Categorías
Especiales Salud

8 tips para controlar las fobias infantiles

8 tips para controlar las fobias infantiles

Hay escenarios que adquieren el poder de asustar a tu hijo al grado de petrificarlo de miedo.

¿Qué es una fobia?

Un miedo intenso ante objetos o situaciones concretas​ como, por ejemplo, a las arañas.

Mira cómo tranquilizar a tu hijo…

5 tips para calmar a tu hijo tras una pesadilla

¿Se puede controlar una fobia?

Identifica si tu pequeño ha caído preso de una fobia para que lo ayudes a liberarse.

Las fobias infantiles son algo para preocuparse cuando interfieren en la vida cotidiana de los chicos. En estos casos, hay que pedir ayuda profesional.

Es extremadamente nocivo obligar al niño con fobia a estar frente al objeto o situación que la causa este trastorno.

De ser así, sólo se conseguirá que el menor desarrolle aún más pánico e inseguridad.

8 tips para controlar las fobias infantiles

Lo ideal es que tu pequeño se convenza de que puede superar su temor y vaya haciéndole frente de forma gradual para que gane seguridad poco a poco.

La psicoterapia puede ayudar para que el pequeño pueda ir elaborando sus miedos y aprenda a reconocer sus sentimientos, de acuerdo con su edad y entendimiento.

Apoya  a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

Así también, la familia es un elemento crucial para que cada chico pueda lidiar con su pánico. Aquí te damos algunos tips para lograr esta meta:

  1. Hazle sentir a tu hijo que está protegido.
  2. Si es muy pequeño, procura que no esté alejado de ti por periodos prolongados para evitar que el miedo al abandono se traduzca en una fobia.
  3. Disminuye el nivel de ansiedad. Construye relaciones tranquilas y afectuosas.
  4. No minimices sus temores ni lo ridiculices o te burles de éstos.
  5. Busca cuentos donde sus personajes enfrenten los miedos con confianza.
  6. Acepta cuando eres lo suficientemente temerosa como para transmitir ese sentir a tu hijo.
  7. Usa el ejemplo para hacerle entender que el objeto o situación que le da miedo no ofrecen ningún peligro.
  8.  Busca ayuda profesional para que te asesore y solucionen juntos el problema

Tener miedo puede impedir el buen desarrollo de tu hijo.

¿Tu hijo tiene alguna fobia?

Foto: Getty Images

Comunícate mejor con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

Frases que NO debes decir a tu hijo cuando «no puede» hacer algo

Las palabras que usas para corregir, acompañar, motivar o calmar será su diálogo interno que lo acompañará durante toda su vida. Entonces ¿qué frases usar y no debes decir a tu hijo cuando se enfrenta a un reto? 

Ojo! Eso no significa que tu rol sea el mismo que una porrista que sólo quiere hacer sentir bien y animar, es más bien una oportunidad para generar frases en su mente que lo lleven a dirigir sus acciones.

Cuando te enfrentas a un reto en tu día a día, cometes un error o te sientes confundido escuchas una voz interna. Es algo dentro de tu mente que a veces te anima y a veces te hace sentir un poco peor con frases como “¡Claro! Siempre es lo mismo conmigo”.

¿De dónde viene ese diálogo? Se construye en los primeros años de vida, es una interiorización de las frases que otros nos repitieron. Durante la infancia la brújula moral se va creando conforme los límites son marcados, los impulsos manejados y la motivación externa se convierte en interna.

Lo mejor, antes de decir algo, es observar ¿a qué reto se enfrenta? ¿qué es lo que lo lleva a creer que “no puede” hacerlo? ¿es realmente un reto más difícil de lo que puede lograr? Y lo más importante, como decía María Montessori, ¿cómo lo puedes ayudar para que lo haga solo?

NO debes decir a tu hijo

“Ya, yo lo hago”

Con esta frase estamos comunicando que efectivamente, el niño no puede hacerlo. Habrá veces que el reto sea muy difícil para la etapa evolutiva en la que está y necesita que nosotros lo hagamos. En esos casos, es más aconsejable decir algo como “cuando te enfrentas a un reto, puedes pedir ayuda” o “yo te puedo ayudar, seguro luego lo vas a poder hacer tú solo”.

“No digas no puedo”

Cuando un niño dice “no puedo” hay que observar si realmente necesita que lo hagamos nosotros o está buscando un camino fácil para algo que realmente ya sabe hacer. Una buena idea es guiarlo con palabras específicas paso a paso por lo que debe hacer para lograrlo, siempre siendo muy claros. Por ejemplo: “para ponerte el calcetín primero ábrelo, mete primero tus dedos y luego acomódalo para que cubra tu pie”.

“O lo haces o no hay…”

Condicionar las acciones esperando una recompensa o intentando evitar un castigo es muy efectivo a corto plazo porque los niños “obedecen”, pero realmente no se está ayudando a crear una disciplina interna que lo ayude a largo plazo.

Busca cambiar este discurso por una motivación, frases como “yo sé que estás cansado pero ya casi acabas” o “estoy segura que tu puedes con esto” lo ayudan a superar la frustración entendiendo que lo debe hacer, no por algo que viene sino porque eso se debe hacer. Más adelante esto es lo que nos ayuda a mantenernos en un camino para alcanzar nuestras metas.

En suma, lo ideal es hacer conciencia y reflexionar hoy sobre los mensajes que das a tus hijos. ¿Qué diálogo interno estás formando? Y lo más importante,
cómo puedes ayudar a fomentar su autoconfianza.

Por Lic. María Cristina Fernández, Gerente Pedagógico de Advenio

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 frases que no debes decirle a tu hijo

Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando aparecen los primeros dientes del bebé?

Llegó el séptimo mes y ya le están saliendo los primeros dientes a tu bebé. Te dejamos algunos consejos para disminuir sus molestias.

Los primeros dientes del bebé

La salida del primer diente es todo un acontecimiento en la vida del bebé y de su entorno familiar: «¡Mira,mira!, ya se le ve», exclama emocionada mamá. Ha terminado la prolongada y a veces molesta espera hasta que la primera piececita erupciona.

¿Cómo le irán saliendo sus primeros dientes?

En la mayoría de los niños, los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores (entre los seis y los diez meses) y superiores (entre los siete y los 12 meses). Los colmillos superiores suelen aparecer bastante más tarde (entre los 16 y los 24 meses) y los inferiores un poco antes que éstos (entre los 15 y los 21 meses).

Pero cada nene tiene su propio patrón de desarrollo. En muchos bebés la salida de los dientes se retrasa o adelanta a esas fechas sin que ello resulte un problema.

¿Le dolerá?

En realidad, mucho se dice sobre la dentición de los bebés, pero lo cierto es que cada pequeño es un mundo. Algunos están más molestos y otros ni se enteran. En todo caso, lo que sí provoca es: aumento de la saliva, necesidad de morder, encías inflamadas y, en ocasiones, irritabilidad, problemas de sueño y rechazo al alimento.

Y lo que no produce son enfermedades, fiebre o dolor (aunque es una creencia muy extendida durante generaciones). Sí está más irritable y llora más, lo que le puede estar ocurriendo al bebé de siete meses es que esté atravesando un proceso infeccioso (catarro, faringitis) que sí puede provocar fiebre alta.

Y, al subir la temperatura corporal, el metabolismo se acelera causando que el diente que estaba a punto de aparecer salga más deprisa.

¿Cómo aliviar sus molestias?

Los trozos de fruta y las mordederas alivian las encías inflamadas. Dan la posibilidad al niño de llevarse a la boca algo duro para frotar sus doloridas encías. Además, cumplen la función de limar «poco a poco» la piel, dejando salir antes el diente. Y si el mordedor está fresco, mejor: así se insensibilizan sus encías y se reducen las molestias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Categorías
Embarazo

El calor puede reducir las probabilidades de embarazo

El calor puede reducir las probabilidades de embarazo

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Un estudio reciente reveló que el clima caluroso puede afectar las probabilidades de embarazo. 

Este estudio hecho por el Instituto de Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad de California (UCLA), reveló que el clima cálido, empeorado por el calentamiento global, puede reducir las posibilidades de embarazo en las mujeres.

Alan Barreca, miembro del mencionado instituto, observó que en los meses de agosto y septiembre es cuando las parejas de Estados Unidos son más activas sexualmente y buscan el embarazo.

Te interesa: Deliciosas y refrescantes bebidas para combatir el calor

El calor puede reducir las probabilidades de embarazo

El investigador recabó tendencias y datos de 80 años de nacimiento en la nación americana, lo que le permitió encontrar que las temperaturas altas tienen un efecto negativo sobre la fertilidad y la tasa de nacimientos: a medida que aumenta la temperatura y la severidad de las olas de calor, un embarazo es más difícil de conseguir.

¿Podría ser tu caso?

Muchas mujeres no saben que están embarazadas

“Si se miran 9 meses después de una ola de calor en agosto, en el siguiente mes de mayo se verá un número significativamente menor de nacimientos”, observó Barreca, que explicó que no significa que las personas tengan menos relaciones sexuales, sino que la producción de esperma baja en climas cálidos. Lo que quiere decir que quizá aunque estén planeando embarazarse en Verano, no sea la mejor época para hacerlo, no se desesperen, tengan paciencia y mucha comunicación. Sobre todo, relájense, ya que si están dándole vueltas al tema, lo más seguro es que no se dé el resultado que esperan. Disfrútense en pareja.

Se especula que el cambio climático podría cambiar el número de nacimientos desde la primavera hasta el verano, lo que afectaría directamente la salud de los recién nacidos.

¿Quieres embarazarte en Verano?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

Lo que debes saber sobre fertilidad

Categorías
Ser Pareja

¿La vida sexual cambia después de tener hijos?

¿La vida sexual cambia después de tener hijos?

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

Se dice que la vida sexual después de tener hijos cambia, ya sea por cansancio o alteraciones físicas y emocionales.

Te interesa: Alimentos afrodisiacos para mujeres, ¡ponlos a prueba!

¿La vida sexual cambia después de tener hijos?

Por lo regular la vida sexual cambia después de tener hijos, ya sea por el cansancio, trabajo, poco tiempo, alteraciones físicas y emocionales se imponen muchas veces a la pasión.

Tener hijos te cambia la vida; también la sexual. Un 47% de las mujeres y un 43% de los hombres opina que sus relaciones íntimas han disminuido, según una encuesta publicada en 2018.

¿Van a tener otro hijo? Mira este artículo

Sexo en el embarazo por qué es importante

Como afirma el informe, el deseo sexual disminuye en un 61% de mujeres y en un 30% de los hombres tras traer niños y niñas al mundo. Las parejas lo hacen un 47% menos. Y no solo por falta de ganas: encontrar el momento resulta complicado. Un 63% de ellas declara “difícil o muy difícil” disponer de intimidad cuando el hijo está despierto.

En las mujeres, recuperarse del embarazo y el parto lleva tiempo, como indica un informe del Murdoch Children Research Institute basado en una encuesta a 1,500 mamás primerizas.

De esta manera es recomendado el no dejar el sexo de lado por todas las causas mencionadas, piensen en consolidar el vínculo de pareja, la comunicación, la complicidad; conocer y hablar sobre los cambios que se producen a todos los niveles, expresarse, plantear estrategias activas, buscar referentes.

Recuerden que la comunicación en la pareja es vital para que su conexión especial no se pierda.

¿Tienes menos relaciones sexuales que antes?

Foto: Getty Images

Mira cómo puedes sorprender a tu pareja…

Cómo duerme tu pareja revela lo que desea en el sexo

Categorías
Especiales

¿Qué necesita un niño con autismo de sus papás?

Sí, necesita amor, empatía y de la ayuda de sus papás para relacionarse con el mundo, pero… ¿cómo hacerlo? 

Los niños con autismo presentan complicaciones de comunicación, socialización y de conducta que, por supuesto, impactan en su habilidad para interactuar con las personas debido a que su actuar no es el conocido, esperado o aceptado: no puede explicar lo que desea, no sigue las indicaciones, a veces parece oír, pero a veces no, no sonríe cuando alguien le sonríe, hace poco contacto visual, parece estar en su «propio mundo»… entre otras condiciones.

Tales aspectos dificultan el trato con el niño, pero justamente por ello, quienes conviven con niños autistas requieren poner en práctica la empatía y la paciencia; ellos necesitan que las personas entiendan su forma de actuar sin menospreciarlo o intentar obligarlo a ser como «un niño o un adulto debería ser», pues además, el autismo no desaparece, es una condición de por vida, por lo que es importante enseñar a las personas con autismo a valerse por sí mismas dentro de lo posible.

Así, un niño con autismo necesita que sus padres lo conozcan a fondo para saber cómo ayudarlo y tenga identificadas cuáles son las áreas que tiene más afectadas, así como su grado de desarrollo.

Es así también porque las discapacidades de cada persona autista son distintas: podemos encontrar casos que van desde la discapacidad intelectual, capacidades intelectuales de rango medio, así como también superiores; por tanto, cada situación es diferente y, a veces, lo que le funciona a uno no va a hacer el mismo efecto en el otro.

TIPS PARA AYUDARLO A TENER UN MEJOR DESARROLLO

  1. Dale un spinner o squishy, ya que sirven para reducir los niveles estrés.
  2. Las apps como Autism iHelp lo ayudarán a incrementar sus habilidades y a desarrollar su independencia.
  3. Ponlo a escuchar música de compositores como Bach, Mozart, Vivaldi, Haydn y Händel; está comprobado que la música de Mozart ayuda a la liberación de endorfinas que, al aminorar la presión arterial, disminuyen el nivel de adrenalina y esteroides en el cuerpo
  4. Llévalo a hacer una actividad artística; ayuda a expresar emociones y sentimientos, alivia el estrés y permite un mejor desarrollo de habilidades.
  5. Regálale un animal de compañía para que pueda explorar sus emociones con él.

 

Categorías
Ser Bebé

La razón por la que las manos de los bebés están siempre cerradas

Cada que ves las manos de tu bebé, ¡las tiene cerradas!

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

 

La razón por la cual los bebés tienen las manos cerradas durante el primer mes de vida se llama reflejo de agarre y es una etapa normal.

Tener los puños cerrados es un proceso normal y forma parte del desarrollo del bebé.

Si has observado las manitas de tu bebé recién nacido, notarás que tiene los puños cerrados o las manitas apretadas. Esto es un proceso normal, llamado “reflejo de agarre” y forma parte de su desarrollo.

Según los especialistas, el “reflejo de agarre” es un tiempo en el que el bebé se da cuenta que sus manos son una parte de su cuerpo y que puede controlar sus movimientos.

Es normal que los bebés tengan sus puñitos cerrados durante el primer mes de vida. Pasadas las 6 semanas intentará abrirlas poco a poco, y es cuando notarás que sus pequeñas articulaciones se encuentran más relajadas. Aunque también notarás que si pones tus dedos cerca de sus manos, querrá apretarlos, incluso si le acercas una sonaja ligera, hará el mismo efecto. Esto ayudará a que tu bebé vaya tomando fuerza para sujetar objetos.

De hecho, al tocar sus palmitas, inmediatamente intentará apretarlas, siendo esto parte del efecto reflejo.

 

Para los especialistas, es importante observar este tipo de señales, pues una rigidez anormal en sus manos puede ser indicio de enfermedades, ponte atenta a los movimientos de tu bebé.

Esto se debe a que las manos de tu bebé pasan por un desarrollo en el cual, con el tiempo tu hijo se va dando cuenta de que forman parte de su cuerpo.

A partir de las 12 semanas verás que tu bebé empieza a mover mucho más las manos, a jugar, a controlar más sus movimientos.

A las 15 semanas, verás que tu bebé querrá alcanzar con las dos manos los objetos frente a él.

A las 20 semanas tu bebé tomará los objetos con las dos manos y se las llevará a la boca para seguir explorando.

 

¿Has notado que tu bebé aprieta sus manos? ¡Cuéntanos!