Categorías
Así Crece

Enseña a tu hija desde ahora a detectar a los patanes ¡y a ponerles un alto!

Darle una sana autoestima es parte de esta lección. Se trata de enseñar a tu hija a que proteja su amor propio y hasta integridad, a que elija vincularse con personas que la respeten simplemente por su condición de ser humano. Por eso importa darle los recursos para que sepa alejarse y ponerle un alto a los patanes. 

Un patán se define como una persona tosca, grosera o vulgar; carente de tacto en su comportamiento. Una persona así es proclive a lastimar los sentimientos de aquellos con quienes interactúa y, en el peor de los casos, puede llegar a ejercer violencia, en cualquiera de sus modalidades: física, psicológica, económica.

Tales características son relativamente fáciles de detectar en hombres adultos, pero sabemos que la personalidad se va gestando desde la más tierna infancia y, aunque en los niños en general solemos ver cualidades de generosidad, ternura y empatía, existen focos rojos que podemos enseñar a nuestras hijas a detectar.

Focos rojos

  1. Un niño que tiende a usar un lenguaje soez, que habla con groserías o ideas ofensivas, por alguna razón no está aprendiendo a distinguir que existen sólo algunas situaciones y personas con quienes puede resultar adecuado usar “malas palabras”.
  2. Los golpes no deben tolerarse ni como juego, pues se tolera y favorece el uso de la violencia.
  3. La burla constante hacia otros evidencia la falta de conciencia de que absolutamente todos merecemos respeto y consideración.
  4. La falta de solidaridad y el egocentrismo, que manifiestan que el niño no puede tomar en cuenta ni responder a las necesidades de otros, sólo las suyas.
  5. La agresividad en general. Nada justifica ni mucho menos compensa que un hombre recurra a la agresión o hasta la violencia, en lugar del diálogo para solucionar las situaciones problemáticas.

Si nos fijamos, la constante de los anteriores focos rojos es la carencia de respeto a la dignidad humana. ¿Qué más puedes hacer al educar a tu hija?

  • Todos los días muéstrale que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y valor como personas. Ningún género es mejor o peor.
  • No es una princesa, sino una mujer tan digna, fuerte y valiosa como un varón.
  • Permítele expresar sus opiniones, aunque difieran de las tuyas. Y a hacerlo dialogando, con con berrinches o a punta de gritos.
  • Enséñale a respetar siempre a los demás, hombres y mujeres, niños y ancianos, tal como ella quisiera ser respetada.

Lo más importante: ponle el ejemplo.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409

Te invitamos a leer estos consejos para trabajar la autoestima de tu niña.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Padres e Hijos

Gracias a una app de geolocalización, un papá salva a su hija de ser violada

¿Tu hija o hijo tiene en su celular alguna app que te ayude a localizarl@? ¿Le has pedido que te envíe su localización cuando salga con sus amigos, vaya a llegar más tarde a casa o tenga una actividad distinta de la habitual? Esta historia es un buen ejemplo de cómo estas apps de geolocalización pueden ser de gran ayuda para cuidar de tu hij@ y familia. 

Gracias a una app de geolocalización

A través del portal de Televisa News nos enteramos de esta historia. De acuerdo con la nota publicada el 11 de junio, cuando el padre de Debbie Ford, de 25 años de edad, se percató de que el viaje en Uber de su hija estaba retrasado, la buscó de inmediato por medio de una aplicación de geolocalización; una vez que la identificó, acudió al lugar donde la situaba y descubrió que el conductor estaba abusando sexualmente de ella.

Esto sucedió en la ciudad de Baltimore, en Maryland, Estados Unidos, el sábado pasado, después de que la chica saliera de su trabajo y quien declaró que ella siempre pedía el servicio de Uber «para llegar segura a su destino, pero en esta ocasión no fue así».

De acuerdo con la nota mencionada, «Uber calificó este caso como “espantoso” e indicó que trabajará con la Policía para investigar el abuso sexual que sufrió Debbie Ford».

Asimismo, que el conductor de Uber fue identificado como Joshua Jamaal Robinson, de 31 años de edad, quien está acusado de violación, fue detenido y encarcelado, sin derecho a fianza.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Cómo ayudar a tu hijo después de sufrir un acto de delincuencia?

 

 

Categorías
Padres e Hijos

Los niños no pueden casarse, la ley prohibe el matrimonio infantil en México

Gracias a un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación con el que se reformó el Artículo 148 y otros del Código Civil Federal, se estableció los 18 años como edad mínima para contraear matrimonio en toda la República mexicana, excepto Baja California.

¡No más matrimonio infantil! Con esta reforma quedaron derogadas diversas disposiciones que permitían el matrimonio a partir de 16 años para los hombres y 14 años para las mujeres, así como la posibilidad de que autoridades locales y familiares concedieran dispensas o consentimiento para que se llevara a cabo.

Este hecho salvaguarda los derechos de los niños y niñas en México y les garantiza la posibilidad de vivir libres de violencia física, sexual y económica; de vivir en condiciones de bienestar.

El 21 de marzo pasado, la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, que preside la senadora Josefina Vázquez Mota, aprobó por unanimidad diversas modificaciones al Código Civil Federal para prohibir el matrimonio infantil a nivel nacional, lo cual significó que todos los estados de la República deberían adecuar sus legislación al respecto. El dictamen también fue aprobado en la Cámara de Diputados.

De esta manera, se otorga la protección a niñas, niños y adolescentes para considerarlos sujetos de derechos, y al mismo tiempo se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y fundar una familia siempre que tengan la edad y condiciones requeridas para ello.

Datos en México que demuestran la importancia de esta prohibición

  • México ocupa el octavo lugar en matrimonios infantiles a nivel mundial.
  • En 2015, 24 mil 338 niñas, niños y adolescentes contrajeron matrimonio.
  • Cuatro de cada cinco niñas menores a 15 años se casan con hombres mayores de 17.
  • Una de cada cinco mujeres se casa antes de cumplir 18 años y  49%o de las menores que contraen nupcias sufre violencia física y 68% violencia sexual.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Conoce los derechos de los niños

Categorías
Especiales

¿Cómo criar, cuidar y proteger a tu hijo entre tanta violencia?

Estamos viviendo tiempos marcados por la violencia, tanto a nivel mundial como local. Violencia que no respeta nada y cuya sombra se extiende sobre todos por igual, por lo que es imposible no pensar en nuestros niños y en cómo protegerlos. Y justamente es lo que te invitamos a descubrir. 

Una de las acepciones de infundir es “causar en el ánimo un impulso moral o afectivo”; justamente, al no poder protegerlos desde lo externo con un escudo, la idea es fortalecerlos internamente.

Quizá nuestra percepción sea que la violencia se ha incrementado en años recientes; pero si nos detenemos a pensarlo, hemos escuchado de muerte y destrucción a través de crímenes, guerras, masacres, hambrunas, etc. desde siempre, pues el ser humano es así.

En nuestra naturaleza está la creación y la destrucción. No obstante, es nuestro deber proteger a los más vulnerables; o en todo caso, ayudarlos a procesar la exposición a la violencia cuando no podemos evitarla.

Una de las primeras áreas que se ve afectada ante sucesos violentos es el sentido de seguridad interno. Tanto adultos como niños pueden sentirse desolados, con una aflicción que se traduce en angustia. ¿Qué podemos hacer cuando no es posible evitar que nuestros niños se enteren o hasta padezcan las consecuencias de actos violentos que afecten nuestra ciudad, colonia, familia o comunidad? Infundirles seguridad.

¿Cómo?

  1. Recordemos que lo más importante siempre será reconocer y poner en palabras aquello que nos causa malestar; pues hablar de las cosas que nos hacen sufrir nos ayuda a “digerirlas” y que nos hagan menos daño. Además, esto requiere tiempo y a veces lo que necesitamos es detenernos para asimilar la experiencia.
  2. También es importante llevar a nuestros hijos a reflexionar sobre los actos violentos, sobre su posible origen y propósito. Claro que habrá que usar un lenguaje y tal vez metáforas adecuadas para su edad, que permitan expresar que no está bien eso que ha sucedido, pues callar lleva a conceder y eso legitima la violencia.
  3. Para algunas personas, es preferible negar lo que ha pasado o restarle importancia, pero no es recomendable. Los niños son perspicaces e intuitivos y casi siempre se dan cuenta de que algo grave ha ocurrido. Si no lo hablamos con ellos, les negamos la oportunidad de confirmar que su percepción era correcta y de tratar de entender, lo cual puede ser fuente de afectaciones psicológicas posteriormente.
  4. Si en definitiva sentimos que no podemos hablar del tema con los niños, podemos pedir ayuda a algún familiar cercano y suficientemente sensible o bien, acudir con un psicoterapeuta calificado. No tenemos que ser superhéroes.
  5. Tener presente que aún cuando los eventos nos sobrepasen, siempre habrá algo que podamos hacer para compensar, reparar, subsanar o mejorar la situación.
  6. Eso nos conduce a tomar una actitud resiliente. Desde la perspectiva psicoanalítica, la resiliencia se puede entender como la capacidad de superar la adversidad y salir fortalecido/a de ella. En el caso de sucesos violentos, puede ayudar a recuperar la sensación de bienestar el hacer un repaso de aquello que sí tenemos, de lo que no hemos perdido, lo que puede continuar.
  7. El apapacho siempre brinda consuelo. Si nuestro hijo nos pide abrazo, cercanía física, “piojito”, etc., es porque los necesita y darlos también puede resultarnos reconfortante.

Si después de un evento violento observas conductas raras en tu hijo,
necesitarás buscar ayuda profesional.

Patricia Osuna @PatriciaOsunaPsicoanalista

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

¡Ojo con la manipulación! es una forma de violencia psicológica

11 formas en que los hombres pueden llegar a ejercer la violencia

Categorías
Así Crece

¿Quieres que tu hija sea “una mujer perfecta” o una mujer feliz?

Algunas de tus conductas pueden estarle enseñando a tu hija a ser la mujer perfecta, aquella que solo siendo «impecable» es aceptada y amada. Te invitamos a identificarlos y cambiarlos.

Ocurre que tenemos muy arraigados patrones conductuales que aprendimos desde niños y que sin desearlo, los enseñamos a los hijos. Revisa si tienes alguno de estos hábitos; te invitamos a cambiarlos por una propuesta que ayudará a tu hija a ser más ella, genuina y feliz. 

Le enseñas a ser la mujer perfecta cuando…

Hábito: Tratas de evitar pleitos con tu pareja o que los miembros de tu familia se enojen. Con esta conducta, tu hija aprende que que el enojo y el conflicto son malos, por lo que cuando adulta hará hasta lo imposible por «mantener la paz» aunque ella sufra maltrato.

Lo que puedes hacer: haz espacio para el enojo, tanto el tuyo como el de los demás. Deja que tu hija esté enojada, trata de no terminar las peleas entre tus hijos, mejor oriéntalos a tratarse con respecto y resolver los conflictos con acuerdos.

Hábito: Necesidad desesperada de ser puntual. Tu hija aprende a no tolerar las imperfecciones de otros, quizá, ni siquiera la de ella misma.

Lo que puedes hacer: Deja de actuar como si llegar tarde fuera una catástrofe. Evita apresurar a tu hija para que llegue a tiempo a la clase de baile y no te obsesiones con llamar para avisar que van tarde.

Hábito: Necesidad compulsiva de arreglar todo en casa constantemente: los cojínes, el papel de baño, el suelo reluciente… Tu hija aprende a preocuparse demasiado por la imagen y por la apariencia de las cosas, en lugar de por su estado interior y necesidades.

Lo que puedes hacer: deja que el desorden se acumule por un periodo más largo, delega responsabilidades al resto de la familia.

Hábito: Rara vez tienes tiempo para ti misma. Tu hija aprende a sacrificar sus necesidades por los demás.

Lo que puedes hacer: haz más por ti misma, di no la próxima vez que en la escuela te pidan hacer algo que no puedes y toma actividades para ti.

¿Qué significa ser la mujer perfecta? En realidad, nadie es perfecto y cuando las personas crecen con tan alta expectativa, suelen sentirse muy insatisfechas consigo mismas y frustradas al darse cuenta que por más que hagan es un objetivo imposible. Porque cada persona tiene su parámetro de perfección.
Entonces, puede llegar a caer en buscar complacer a todos excepto a sí misma, incluso aceptar violencia con ta de ser aceptada. 

Fuente. Rachel Simmons. La maldición de la niña buena.

Te ayudará leer también: 

¿Tienes una Einstein en casa? Descubre si tu niña (o niño) podrían brillar en la ciencia

Por niñas con alta autoestima, evita decirles alguno de estos comentarios

FOTO GETTY IMAGES