Categorías
Salud Ser Bebé

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

Balanitis en bebés y niños pequeños: qué es y cómo se trata esta inflamación del pene.

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

La balanitis es el término que se utiliza para referirse a la inflamación del glande. También puede utilizarse como término para hacer referencia a la inflamación del clítoris, aunque de manera menos frecuente.

Mira lo que puedes hacer con los juguetes…

10 consejos para reciclar los juguetes de tu hijo

Se trata de una balanitis, una inflamación del glande que se acompaña de:

  • Mucho dolor
  • Molestias al orinar
  • Enrojecimiento del pene
  • Infección

Las causas

Son diversas, y el pediatra será quien determine el tratamiento. Te contamos cómo se produce la balanitis y qué hacer en estos casos.

La principal causa de la balanitis es la sobreinfección de las secreciones acumuladas debajo del prepucio cuando existe fimosis. Es decir, como el prepucio no se puede retraer, se dificulta la correcta higiene y esto provoca que las gotitas de orina se queden acumuladas entre el glande y el prepucio. A veces no llega a ser fimosis, sino adherencias prepuciciales las causantes de la sobreinfección y de la inflamación.

La principal forma de prevención es llevando un buen hábito de higiene y mantener la zona limpia y seca.

¿Tu hijo ha tenido una infección?

Foto: Getty Images

Ayuda a tu hijo a descansar…

5 juegos para relajar a tu hijo

Categorías
Salud

10 síntomas de cáncer infantil que debes conocer

10 síntomas de cáncer infantil que debes conocer

Conocer más sobre esta enfermedad permite un oportuno diagnóstico, que es la clave para su tratamiento y cura.

Infórmate más…

¿Cómo detectar cáncer infantil?

10 síntomas de cáncer infantil que debes conocer

La incidencia en niños es mucho menor que en adultos, sin embargo, en ocasiones corren mayor riesgo debido a que su detección suele ser tardía, lo que agrava el problema.

El diagnóstico no es sencillo, ya que algunos de sus síntomas pueden confundirse como parte de otras enfermedades, virales principalmente. Es por ello que la oportuna identificación de los síntomas y diagnóstico es fundamental para que tu hijo reciba tratamiento de inmediato.

Consume más de este alimento y ayuda a tu familia…

Comer arándanos previene el cáncer

Estos son los síntomas a los que deben estar alertas

  • Baja inmunidad e infecciones frecuentes 
  • Fatiga y anemia 
  • Pérdida de peso sin motivo aparente y recurrente 
  • Manchas rojas llamadas petaquias, consecuencia de hemorragias de vasos sanguíneos 
  • Dolor en los huesos y articulaciones 
  • Inflamación (chichones) en cuello, axilas, ingle y abdomen 
  • Dolor de cabeza frecuente 
  • Vómitos matutinos 
  • Hematomas: manchas violetas en la piel sin causa aparente 
  • Fiebre persistente de origen desconocido

¿Le hago una prueba genética?

Hay que evaluar los patrones de herencia que indican el riesgo de padecer la enfermedad:

  1. Baja probabilidad de transferencia genética: cuando pocos o ningún pariente cercano (abuelos, padres, hermanos, tíos o primos) lo ha presentado.
  2. Riesgo modesto (cáncer familiar): si algunos familiares lo han tenido a una edad inusualmente temprana, ya sea del lado materno o paterno.
  3. Recomendable (cáncer hereditario): cuando uno o varios familiares cercanos lo han padecido antes de los 50 años y en un sólo lado de la familia.

Es vital la identificación de estos síntomas para acudir de inmediato al especialista para un diagnóstico oportuno, ya que ésta es la clave de su tratamiento y cura.

¿Has notado algo diferente en la salud de tu hijo?

Foto: Getty Images

Haz que tú y tu familia consuman más de este alimento…

El betabel previene el cáncer y aporta otros 15 beneficios

 

Categorías
Ser Bebé

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

Es normal que los bebés saliven en exceso a partir de que comiencen a salirle los dientes. ¡No te alarmes! Aquí te decimos qué hacer.

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

No hay una fecha concreta en la que los pequeños dejan de salivar. En general, suelen hacerlo cuando aprenden a tragar saliva, alrededor del año de edad, y cuando termina la etapa de la dentición, entre los 18 meses y  los dos años. Así que no te preocupes si tu hijo de un año sigue salivando como cuando era un bebé.

¿Qué puedo hacer?

  1. Lo que sí puedes hacer, si el niño babea mucho y moja su ropita, es colocarle un babero. Es importante que su ropa no esté húmeda para que no se resfríe.
  2. También puedes darle algunas mordederas frías (sacadas del refrigerador) para calmar el dolor de la dentición.
  3. Trata de limpiar el exceso de saliva para que no se rocen sus mejillas o le salga alguna alergia.

¿Tu bebé podría tener alergia a algún alimento?

5 claves sobre las alergias alimentarias

Heridas o ampollas

A veces la cantidad de saliva es mínima y un mes más tarde vuelve a aumentar, y eso puede deberse a que al niño le está saliendo un nuevo diente o tiene alguna herida en la boca.

Si notas que tu bebé tiene un incremento en la producción de saliva puede haber algún tipo de infección (de encías, de boca o de garganta). En este caso, llévalo al pediatra.

¿Tu bebé saliva mucho?

Foto: Getty Images

¿Le pasa a tu hijo?

A mi hijo le da miedo ir al doctor

Categorías
Ser Bebé

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

El bebé disfruta mucho de su bañerita, pero la alberca es una experiencia nueva, hay más agua y está más fría. Aquí conviene actuar con cautela. Sigue estos consejos para que su primer chapuzón se una gran experiencia.

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

  1. ¿Es el momento?
    ¿Tu pediatra te recomendó que es sano meterlo a una alberca? Sigue sus recomendaciones, cada pequeño es diferente y quizá tu hijo requiera de otros cuidados.
  2. Protégelo del sol
    Aunque el día esté nublado, lo primero que debes hacer es ponerlo protector solar a tu bebé al menos de un FPS 70, cuida todas las partes de su cuerpo, en especial cara, orejas, cuello, pies.
  3. El agua adecuada
    Antes de sumergirlo a la alberca, asegúrate de que el agua esté a una temperatura adecuada. Nunca lo metas a agua fría o demasiado caliente como la de un jacuzzi.
     
  4. Ayúdalo a perder el miedo
    Por ningún motivo (aunque tu hijo tenga más de 12 años) lo dejes solo en la alberca y abrázalo. No lo sueltes ya que tu seguridad le dará confianza.
     
  5. Hazlo sentir seguro
    De ti depende que tu hijo le tenga fobia o gusto al agua. Dale seguridad con tus brazos, háblale tierno, explícale lo que está pasando y si es posible, juega con él.
  6. ¡Juega y aprovecha el momento!
    Pídele a tu pareja o a una persona de confianza que les tome fotos ya que estos recuerdos serán memorables y querrás imprimirlos para decorar tu sala con ellos.
  7. Evita que pase frío
    Inmediatamente después de sacar a tu bebé del agua, ten preparada una toalla y una manta, cámbialo lo más rápido posible y quítale la ropa mojada. Antes de que se duerma, báñalo con agua tibia y dale un medicamento contra la fiebre.
     

Cuida tu salud en vacaciones…

6 tips para no subir de peso estas vacaciones

Si es la primera vez que se mete a una alberca, podría darle fiebre, tómalo en cuenta.

¿Es la primera vez que llevas a tu hijo a una alberca?

Foto: Getty Images

Mira estos consejos para unas vacaciones inolvidables…

¿Cómo viajar en estas vacaciones con tu tesoro?

.

 

Categorías
Salud

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

La fiebre es común en los niños, sin embargo, debe atenderse de inmediato para evitar futuras complicaciones. Checa nuestras recomendaciones.

La fiebre es un aliado del sistema inmunológico del niño, no hay que alarmarse, pero hay que tratarla cuando sea preciso y consultar al pediatra cuanto antes para comprobar el estado general de salud de tu pequeño.

Fiebre, síntomas de alarma

  • Está demasiado somnoliento, no quiere que lo saques de la cuna ni tampoco que lo cargues. 
  • Está ausente y no presta atención.
  • Respira con dificultad y se le hunden las costillas.
  • Rechaza líquidos y no tiene apetito.
  • Tiene manchas rojizas en la piel.
  • Indica de algún modo que le duele la cabeza o las articulaciones.

 

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

  1. Mientras el niño tiene fiebre, primero quítale un poco de ropa para que esté más fresco, ofrécele líquidos y alimentos templados.
  2. Déjalo en un lugar cómodo para que se sienta tranquilo, evita tomarlo en brazos con frecuencia ya que esto lo puede poner irritable.
  3. Si el médico no indica lo contrario, no le des ningún medicamento. 
  4. Si la fiebre excede los 38ºC, a las medidas anteriores puedes añadir un baño con agua tibia, también puedes mojarle la nuca, el pecho, las muñecas y las ingles con una esponja  y darle un fármaco para bajar la fiebre (antitérmico).
  5. No automediques al niño lo mejor es seguir al pie de la letra las recomendaciones del pediatra.
  6. Mientras esté con fiebre ofrécele agua fresca y suero con frecuencia (además de jugos, caldos, leche, etc.), ya que uno de los riesgos de la temperatura corporal alta es la deshidratación.
  7. En el caso de niños con antecedentes de convulsiones o de trastornos neurológicos, el tratamiento medicamentoso de la fiebre debe ser previo a los 38 ºC, a fin de prevenir la aparición de estas sacudidas que tanto preocupan a los padres.

De preferencia no automediques a tu hijo y sigue los consejos del pediatra.

¿A tu bebé le ha dado fiebre elevada?

Foto: Getty Images

¿Saldrás de vacaciones en familia?

10 cuidados básicos del bebé en verano

Categorías
Salud

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

Cuando los niños presentan diarrea a la hora de ir al baño, muchos papás pueden pensar que algo le cayó mal en el estómago y que probablemente al otro día se encuentre mejor, sin embargo, hay que destacar que este padecimiento es el segundo causante de muerte infantil en México.

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

De acuerdo con cifras de la UNICEF, más de mil 300 niños mueren cada día a consecuencia de la diarrea en México.

Las diarreas tienen diversos orígenes, no sólo son por alguna bacteria o virus, sino también los parásitos la generan, ciertos medicamentos y algunas enfermedades.

Hay más de 15 tipos de bacterias que son las causantes de la diarrea, como la salmonela, el cólera y la shigella, que se presentan principalmente durante la época de calor y lluvias, además de los virus como el rotavirus, el coxsackievirus, adenovirus entéricos, agente norwalk, calicivirus, astrovirus y el pestivirus.

¿Tu bebé ya come papillas?

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

La intolerancia a la lactosa y la enfermedad inflamatoria intestinal así como algunas intoxicaciones por medicamentos y alimentos suelen causar diarreas. La causa de la diarrea es muy variada y por eso es necesario acudir con el experto para una revisión completa, porque algunas personas no se toman nada y pueden llegar a tener una deshidratación catastrófica.

Hay otros pacientes con diarreas por medicamentos, se asustan y pueden llegarse a tomar tratamientos que no le servirán de nada y sí pueden alterar notablemente su digestión. Por lo que las diarreas que causan dolor, fiebre y falta de apetito deberán ser atendidas de inmediato porque ponen en riesgo la vida del enfermo, especialmente si es menor de cinco años o mayor de 60.

¿Tu hijo no quiere comer?

10 consejos para lidiar con niños caprichosos a la hora de comer

¿Cuándo debes acudir al médico?

  • Cuando las deposiciones pasan de ser sólidas a liquidas o acuosas.
  • Cuando hay de tres a siete descargas por día, a veces más frecuente de lo que usualmente se hace del baño.
  • Si se observa sangre o pus en heces, que se acompaña de fiebre, diarrea nocturna y pérdida de peso o apetito.

Asegúrate de que tu hijo coma alimentos cocidos y con higiene, eviten enfermedades. 

¿Tu bebé se ha enfermado en verano?

Foto: Getty Images

¿Saldrán de vacaciones? Mira estos consejos…

10 cuidados básicos del bebé en verano

Categorías
Salud

Convulsiones, la urgencia neurológica más frecuente en pediatría

¿Sabías que las convulsiones no necesariamente son producto de la epilepsia? Aunque la causa más frecuente de las convulsiones es la epilepsia, no todas las personas que las padecen tienen esta enfermedad del sistema nervioso. Pero, ¿por qué es necesario que lo sepas? Justamente porque es un caso recurrente en pediatría y porque suele ser difícil saber si una persona está teniendo una convulsión o no. 

La Asociación Española de Pediatría ha definido a las convulsiones como la «urgencia neurológica más frecuente en pediatría». En México, el IMSS desarrolló en 2017 un protocolo para casos de urgencias por convulsiones: «Diagnóstico y Tratamiento DE LA PRIMERA CRISIS CONVULSIVA en Niñas, Niños y Adolescentes». En este documento, el instituto de salud informó que:

«el riesgo de presentar una convulsión es alrededor de 10% en la población general y una segunda crisis convulsiva cerca de 45% en edad pediátrica».

Como notarás, las convulsiones son más frecuentes de lo que se cree. Pueden ocurrir después de un accidente cerebrovascular, un traumatismo cerrado en la cabeza, una infección, como la meningitis, la fiebre, u otras enfermedades. El problema es que las personas suelen desconocer las causas, sobre todo, cómo actuar frente a ellas, incluso, cómo detectar que se está por entrar a una crisis convulsiva.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades explica en su sitio wen que «a veces es difícil saber si una persona está teniendo una convulsión porque quien tiene una convulsión puede parecer confundido o verse como si tuviera la vista fija en algo inexistente. Otras convulsiones pueden hacer que la persona se caiga, tiemble y no se dé cuenta de lo que sucede a su alrededor».

Justamente por esto, como las convulsiones son un caso importante de salud, es muy importante que si alguien en tu familia o tu hijo sufre alguna de las condiciones que te contaremos, sepas cómo actuar.

¿Qué son las convulsiones? 

De acuerdo con el Instituto Mayo Clinic, una convulsión es una alteración eléctrica repentina y descontrolada del cerebro que puede provocar cambios en la conducta, los movimientos o los sentimientos, así como en los niveles de conocimiento de quin las sufre.

La mayoría de las convulsiones duran de 30 segundos a 2 minutos; cuando duran más de cinco minutos constituyen una emergencia médica.

Conoce las causas de las convulsiones

  • Concentración baja de azúcar en sangre, una infección, un traumatismo craneal, una intoxicación accidental o una sobredosis farmacológica.
  • Un tumor cerebral u otro problema que afecte al cerebro.
  • Cualquier factor que conlleve una falta súbita de oxígeno en el cerebro o una reducción del riego sanguíneo cerebral también puede provocar ataques convulsivos.

Convulsiones febriles en niños

Los niños menores de cinco años pueden tener convulsiones febriles, que llegana ocurrir  cuando tienen una fiebre moderada o alta, generalmente a partir de 38°C. Sin embargo, estas convulsiones suelen ser de corta duración y en contadas ocasiones provocan problemas graves, a no ser que la fiebre se asocie a una infección importante, como la meningitis.

Los berrinches pueden derivar en convulsiones

Durante los berrinches también puede ocurrir una convulsión, ya que el niño además de adoptar un color azulado o muy pálido, pueden presentar una crisis convulsiva completa, donde se les tensa el cuerpo, pierden la conciencia y dejan de respirar. Ocurre que durante los espasmos del sollozo el niño «bloquea la respiración, por tanto, el paso del oxígeno a su cerebro.

¿Qué puedes hacer frente a una convulsión?

La mayoría de los niños se recuperan muy deprisa (al cabo de pocos segundos o minutos) de las convulsiones y no requieren ningún tratamiento especializado; pero lo mejor siempre es que lo revise su médico.

¿Qué hacer si tu hijo o un familiar convulsiona?

  • Colócalo sobre el suelo en un área segura, acostado sobre el lado derecho.
  • Aleja de él los objetos cercanos.
  • Aflójale cualquier pieza de ropa que lleve alrededor del cuello o de su cabeza.
  • No intentes mantener abierta su boca o colocarle un objeto entre los dientes, tampoco retenerlo o impedir que se mueva.
  • Una vez que la convulsión haya terminado, tranquiliza a tu hijo o familiar con mucha empatía y ternura.
  • Deja que siga acostado hasta que se haya recuperado y quiera moverse por sí mismo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

Categorías
Así Crece

Beneficios de que tu hijo juegue bajo la lluvia

Beneficios de que tu hijo juegue bajo la lluvia

La luz solar es necesaria para que la piel fabrique vitamina D, no importa que esté nublado, si tu hijo disfruta de actividades al aire libre un par de horas a la semana, le hará bien.

Beneficios de que tu hijo juegue bajo la lluvia

Ten en mente que tu hijo puede columpiarse y jugar aún cuando llueva, aunque se ensucie o se moje, tu hijo debe moverse y gritar para liberar su energía.

A casi todos los niños les atrae el agua. Saltar en los charcos los divierte muchísimo y hace ejercicio. Si tu hijo lo disfruta, no lo regañes, mejor, llegando a casa, dale un baño con agua calientita para que no se enferme.

El contacto con la naturaleza le hará estar de mejor humor.

Sentir que es libre lo ayudará a aumentar su confianza y autoestima.

Jugar bajo la lluvia le hará pensar en que no hay limitantes para la diversión.

Kit para disfrutar de la lluvia

  • Paraguas
  • Botas de lluvia
  • Impermeable
  • Pantalón de mezclilla

Tips para después de mojarse

  1. Llegando a casa hay que bañarlo de inmediato con agua caliente.
  2. Vístelo con ropa de manga larga de algodón y su pijama.
  3. Frota sus pies con alcohol y ponle un par de calcetines.
  4. Si lo crees pertinente, dale un analgésico contra la fiebre para reforzar sus defensas.
  5. Por la mañana, dale un desayuno rico en cítricos y abrígalo si el día está nublado.

Juegos para divertirse bajo la lluvia

Saltar charcos.
Brincar charcos sin pisarlos
Contar los charcos del camino
Dar un paseo sintiendo cómo las gotas de lluvia caen en la cara.
Observar su alrededor, como los gusanos que salen, el color de las plantas, cómo se refugian los pajaritos…
Vayan en busca de un arcoíris.
Crear un barquito de papel y ver cómo va por el agua.
Sacar a jugar algunos juguetes y que un charco sea “su alberca”, de preferencia si es un charco en el jardín de tu casa.
Usar hojas, madera o piedras y dejarlas en charcos para observar si flotan o se hunden.

Recuerda que las actividades al aire libre son importantes para tu hijo, el que le des confianza y libertad, lo ayudarán a crecer sano y fuerte.

¿Dejas que tu hijo juegue bajo la  lluvia?

Foto: Getty Images

Podrías estarle haciendo daño a tu hijo…

7 comentarios que eliminan la creatividad de tu hijo

 

 

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo saber si tu bebé tiene calor o frío?

Entre las lluvias, los días calurosos, o bochornosos, te decimos cómo puedes saber si tu bebé tiene frío o calor de manera práctica y segura.

Una de las preguntas más frecuentes que escuchamos por parte de los papás, sobre todo cuando son primerizos, es cómo saber si su bebé tiene calor o frío. Quizá el sentidos común nos haga pensar que si nosotros tenemos frío, ellos también; lo mismo para el calor. Sin embargo, debemos comprender que no es la manera correcta.

La temperatura de los bebés no es la misma que la nuestra, en gran medida porque aún no pueden regularla y porque su circulación sanguínea apenas se va desarrollando. Por ello, no es bueno que hagas la comparación. Para determinar la temperatura de tu bebé, más allá de usar un termómetro para saber si tiene frío o calor, lo normal es hacerlo a través del tacto.

La mejor manera de averiguar si necesita más abrigo es tocándole las piernas, los brazos o el cuello. La pérdida de color en las mejillas también puede indicar que el bebé está pasando frío. Aún así, debes tener en cuenta que, debido a su circulación, prácticamente todos los bebés tienen fríos los pies y manos.

Para saber si tu bebé tiene más calor de lo habitual, puedes sentir su pancita y frente, además de que posiblemente sude un poco de su cabeza y esté de mal humor. De se así, lo recomendable es llevarlo a una habitación fresca, quitarle la ropa, darle aire con un abanico y hacerle tomar mucho líquido. Si su temperatura no cambia, usa el termómetro y, de ser necesario, acude con su médico.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

¿Cómo prevenir que tu hijo padezca alergia al sol?

Categorías
Salud

Aumenta el brote de Ebola

Aumenta el brote de Ebola

Se han presentado al menos 2,000 casos de Ebola en la República Democrática de El Congo en África. Hasta el momento van 1,300 muertes por la enfermedad.

Aumenta el brote de Ebola

No se ha podido contener la enfermedad debido a que es complicado llegar a las localidades afectadas, también por los movimientos armados que hay en la región y que los recursos son limitados.

Se reportó que la enfermedad no se ha propagado a otros países cercanos aún, pero existe un riesgo y la  posibilidad de contagio es mayor si aumenta el número de personas enfermas. El último brote fue de 2014 a 2016 en donde también hubo brotes de a enfermedad en países como Italia y Reino Unido.

¿Qué es el Ebola?

Es una enfermedad mortal. Fue detectada por primera vez en 1976 en África, en la aldea Yambuku cerca del Río Ebola, de ahí el nombre del virus.

Los murciélagos son portadores del virus, entonces cuando una persona tiene contacto con sangre, secreciones y líquidos corporales de los animales infectados, que se encuentran en la selva ocurre el contagio.

Luego, se contagia por contacto directo de persona a persona a través de la sangre, secreciones corporales, saliva y transmisión sexual.

Síntomas

  • Fiebre
  • Debilidad
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza y garganta
  • Vómito
  • Diarrea
  • Erupciones cutáneas
  • Disfunción renal y hepática
  • Hemorragias internas y externas

¿Qué tratamiento hay?

  • Se rehidrata con líquidos orales e intravenosos. No existe vacuna. La OMS (Organización Mundial de la Salud) apoya prestando servicios a la comunidad afectada y realiza un control de la infección.

De 2014 a 2019 se han presentado algunos casos en Italia, España, Estados Unidos y Reino Unido.

¿Alguien de tu familia o tú han viajado a África?

Foto: Getty Images

El sarampión también es muy contagioso…

Sarampión, conoce a fondo esta enfermedad