Categorías
Ser Bebé

Juegos para fomentar el gateo en tu bebé

Hay condiciones que favorecen el gateo, pero normalmente basta con cubrir una: ¡libertad de movimiento! Dásela a tu bebé con estos juegos para fomentar el gateo. 

Gatear es positivo para el desarrollo de un bebé porque es una etapa normal en su crecimiento. Estimula en tu hijo esta actividad con algunos juegos.

LA RANITA

A partir del mes ya puedes probar poner boca abajo al niño (nunca después de comer). Reposar sobre su barriga lo obliga a estirar el cuello al intentar levantar la cabeza. Al principio protestará porque no le gusta estar así (no ve nada), de modo que basta con dejarlo unos segundos. Ve aumentando el tiempo poco a poco.

VIBORITA

Ofrécele diferentes objetos atractivos (musicales) para que intente alcanzarlos, girar sobre su ombligo (en círculo) o arrastrarse un poco. Cuando sostiene su peso sobre las manos fomenta una gran estabilidad en los hombros y va ganando fuerza.

CARRETILLA

Para potenciar la fuerza en sus bracitos colócalo boca abajo y, con sus manos apoyadas en el suelo, sujétalo por la cadera. Bájalo poco a poco hasta sostenerlo por los pies. Mantenlo un rato en esta postura, sin forzar su cadera, y cuando lo veas seguro, balancéalo hacia delante y hacia atrás.

VOLANDO EN LA ALMOHADA

Coloca al pequeño boca abajo sobre un cojín, con una mano por debajo de sus piernas y otra debajo de sus axilas. Balancéalo sobre la almohada hacia adelante y hacia atrás.

5 PROS DEL GATEO

• Ayuda a coordinar ambos hemisferios cerebrales.

• Desarrolla una mejor visión.

• Fortalece músculos que luego le ayudarán a caminar.

• Estimula el tacto.

• Toma autonomía.

¿Si no gatea?

Le será más difícil aprender a caminar y podría sufrir más caídas, ya que le faltó ir ganando confianza. Aunque si tu bebé no lo hace, no te agobies: no quiere decir que tenga algún problema neurológico.

ENEMIGO DEL GATEO

Si sientas a tu bebé muy pronto, podría empezar a desplazarse sentado y no aprender a gatear. Además, le impides fortalecer sus músculos fundamentales para la hora de caminar; deja que él lo haga solo (algo que ocurre hacia los ocho meses de vida).

Por Jessica López

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios del gateo en los bebés

Categorías
Ser Bebé

Cómo es y cómo estimular a mi bebé de 10 meses

Cómo es y cómo estimular a mi bebé de 10 meses

Es un poco más independiente, juega, se divierte y las expresiones faciales son más claras… Anima a tu pequeño explorador, pero siempre con precauciones.

Cómo es y cómo estimular a mi bebé de 10 meses

Se divierte mucho y no podía ser de otro modo, ya que es capaz de jugar, experimentar y conectar con la gente. Ya es consciente de qué le gusta y qué no.

Señala, mueve la cabeza para negar y usa la mirada directa para expresar sus sentimientos de enfado o alegría.

Precisamente en la etapa en la que empieza a comer cada vez más sólidos.

¿Tu bebé podría ser zurdo?

¿Cómo saber que tienes un niño zurdo?

Un poco más independiente

Muchos bebés ya gatean, se levantan tomados de los muebles… Avanzar por sí mismo no sólo es un hito en su desarrollo (pues el mundo se convierte en algo muy distinto de lo que era hasta ahora), sino que es un mensaje muy importante del niño hacia mamá y papá.

Habla con el cuerpo: «¡Me interesa el mundo y me siento libre, capaz, poderoso… y estoy emocionado con mis nuevas habilidades!». De ahí que durante esta etapa, el pequeño esté en movimiento constantemente. Su seguridad crece y trata de dar pasos cada vez más grandes.

Mediante sus tímidos avances (cada vez un poco más lejos de mamá o papá), lo que te está comunicando es que empieza a explorar emocionalmente la posibilidad de separarse más de ustedes. Caminar un metro y medio más que ayer es una auténtica expresión de independencia para tu bebé, que ha encontrado la suficiente seguridad en sí mismo como para hacerlo.

Medidas de seguridad

Pero este afán exploratorio trae consigo un incremento del peligro. Ha llegado la hora de guardar cualquier objeto peligroso (productos tóxicos, bolsas de plástico, medicinas, elementos cortantes…) y acondicionar la casa para que transite seguro (tapar enchufes, colocar esquineras en las mesas…).

Cómo estimular a tu bebé

Más autonomía

Su grado de autonomía es cada vez más grande: se desplaza a gatas por la casa, sostiene el biberón y se incorpora él solo.
¿Cómo estimularlo?
Ofrécele juguetes y objetos llamativos para que los alcance.

Empieza a entender el «no».

Al principio, suele responder quedándose quieto y mirando a la persona que se lo ha dicho. Después, puede incluso llegar a enojarse.
¿Cómo estimularlo?
A pesar de su corta edad,valida sus emociones, dile «está bien que te enojes, pero mira, estírate para agarrar la pelota»

Muchas risas

Aunque tiene sus momentos de rabia y frustración, en general, está contento: se ríe mucho. Se encuentra desarrollando el humor y entiende bromas sencillas.
¿Cómo estimularlo?
Hazle cosquillas en la pancita, en los pies, nombra las partes de su cuerpo, juega a esconderte con una mantita o sólo cubriéndote la cara,¡se reirá mucho!

¿Sigues con la lactancia? Mira los beneficios…

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

Más comunicación

Emplea el lenguaje corporal con más intención y creatividad. Las expresiones faciales son más claras e intensas.
¿Cómo estimularlo?
Juega con él y haz muchos gestos,ve nombrando las expresiones que hagas.

Muchos abrazos

Devuelve los abrazos gracias a su mayor control del cuerpo y porque entiende el impacto que hay en el cariño.
¿Cómo estimularlo?
Inventa una frase especial para los abrazos o dilo con un tono de voz distinto, para que tu bebé aprenda que los abrazos son especiales.

Ya juega

Le gusta mover cosas por el suelo, descubre las pelotas y cochecitos.
¿Cómo estimularlo?
Ofrécele pelotas con diferentes texturas, colores y tamaños,también cochecitos con personajes llamativos y que hagan ruido, juega con él cuando gatee.

Estimula a tu hijo con música

Los mejores instrumentos musicales para niños

Categorías
Ser Bebé

¿Qué necesita tu bebé para gatear?

En las condiciones adecuadas, la mayoría de los niños gatean. Basta con cubrir el mínimo: libertad de movimiento. Te contamos acerca de qué necesita tu bebé para gatear. 

Existe la creencia generalizada de que el gateo puede darse o no, y de que las condiciones necesarias para que se dé son una especie de misterio que no depende de los papás. Es un error. Las condiciones sí dependen de ti. Los estudios demuestran que la mayoría de los bebeés pueden gatear en las condiciones adecuadas. Pero, ¿cuáles son estas condiciones?

¿Qué necesita tu bebé para gatear?

Desde luego, no estar recostado en una cama, sino lo que todos los seres vivos necesitan para moverse: un medio dónde hacerlo y un motivo. El motivo es intrínseco, es decir, un bebé sano, sin duda, deseará moverse.

Te compartimos estos tips para facilitar que tu hijo comience a gatear: 

1. Hasta los tres meses: cuando no esté en tus brazos, tu bebé debe pasar la mayor parte del tiempo acostado boca arriba, en una superficie dura. Los primeros meses se puede en la cuna.

2. A partir de los tres meses: empezará a necesitar más espacio para moverse y darse la vuelta; quizá durante un corto periodo de tiempo, uno o dos meses, sirva un corralito. Después necesitará más espacio, ya que empezará a voltearse con agilidad de un lado a otro. También girará sobre su ombligo y más tarde, si le das mayor espacio, a arrastrarse para alcanzar objetos.

3. Uno de los errores más comunes es incentivar al bebé para que gatee cuando piensas que ha llegado el momento. Para entonces se han perdido miles de oportunidades de entrenar los músculos necesarios. No gatea porque haya cumplido X meses, sino porque lleva meses entrenándose secretamente para ello, acostado sobre su espalda y sobre su vientre, dando vueltas y haciendo piruetas.

4. Pon en práctica algunos juegos de estimulación del movimiento con tu bebé. te compartimos algunos en esta nota que los divertirán mucho.

5 Ejercicios para estimular el gateo de tu bebé

¿Sabías que algunos niños no se arrastran, gatean directamente; o al revés?

Algunos prácticamente no gatean porque se arrastran y llegan a todas partes así. Es igual de válido siempre que utilice los dos hemisferios, es decir, que coordine derecha e izquierda.

Tips para adecuar el espacio donde comenzará a gatear:

  • No vale cualquier suelo. No sirve uno frío por motivos obvios, pero tampoco una mantita que se arruga conforme tu bebé se mueve. Lo mejor son los suelos cálidos, como el parqué.
  • Puedes recubrir su habitación con una alfombra pesada y amplia o con piezas de puzzle de goma dura.

Beneficios de que tu hijo gatee

Los bebés suelen empezar a gatear entre el noveno y el décimo mes, aunque algunos se lanzan a andar sin haber gateado nunca. Cuando tu hijo comience a gatear, busca alargar esta etapa, porque le fomentarás estos beneficios en su desarrollo:

  • Fortalece los músculos y las articulaciones de brazos, piernas, cuello y espalda.
  • Mejora su capacidad de coordinación y equilibrio.
  • Le ayuda a comprender la distancia y el espacio.
  • Satisface su curiosidad y ganas de aprender.
  • Aumenta su autonomía porque comienza a tomar sus primeras decisiones: «¿voy por la pelota o con mi mami?».

Descubre más beneficios del gateo en esta nota:

Beneficios del gateo en los bebés

FOTO GETTY IMAGES

 

Categorías
Ser Familia

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

El síndrome de Rett es un padecimiento que afecta el comportamiento solamente de las niñas.

Suele pasar cuando las pequeñas son muy calladas, prefieren no explorar y les cuesta trabajo socializar, por estas diversas circunstancias, prefieren jugar solas. No se muestran interesadas en hacer amigos, jugar en equipo o tener conversaciones con otros pequeños, según comenta la neuróloga infantil, Liliana Hernández Ordoñez.

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

El síndrome de Rett es una forma de autismo que solo se presenta en mujeres, pues está en el cromosoma X, indicando que los varones no lo presentan puesto que ellos tienen el cromosoma Y.

Mira cómo ayudar a tu hija…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

El síndrome se detecta generalmente entre los 3 y 5 años, y estos son sus síntomas más usuales:

  • Son muy calladas y silenciosas. Sus actividades las hacen sin tanto ruido y con voz baja. Pueden pasar hasta 30 minutos sin abrir la boca.
  • Tienen dificultades al gatear y también para caminar a las edades que usualmente lo hacen.
  • No tienen un lenguaje claro y variado para su desarrollo. Por ejemplo, las pequeñas —entre los 8 y 11 meses de edad— dicen al menos tres palabras adicionales a las clásicas de papá y mamá. Y las niñas con síndrome Rett no las dicen.
  • Se aíslan mucho en su propio hogar, en las guarderías o estancias infantiles, así como en los parques y fiestas.
  • No socializan. Cuando están cerca de personas no se entrometen, ni preguntan o se acercan para hacer amigos, compartir juguetes o intercambiar ideas.
  • Mueven las manos de forma repetida. Los movimientos que no tienen ningún fin, pareciera que se están lavando las manos.
  • Les agradan e interesan los colores brillantes y las figuras que se mueven muy rápido. Lo que prefieren frente a otros juguetes o juegos.
  • Comienzan a desarrollar deformidades ortopédicas en la columna, pies e incluso manos.
  • Les gustan los hábitos y se enfurecen cuando les cambias la rutina. Siempre deben desayunar a la misma hora y lugar, bañarse y dormirse con la persona con las que están acostumbradas.
  • Hacen fácilmente berrinches y pataletas, puesto que no tienen alta tolerancia a la frustración.

Fortalece a tu hija así…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días

Tratamiento

“El síndrome no se cura porque no existe un tratamiento como tal, afecta con mayor fuerza el área social, pero a nivel orgánico no hay afectaciones; por eso, los órganos internos de las paciente funcionan bien. Salvo en algunos casos, que podrían presentar problemas cardíacos leves los cuales tienen tratamiento y solución”, afirma Hernández Ordoñez.

El síndrome Rett se presenta en el gen MECP2, por tanto es una enfermedad genética y hereditaria.

¿Crees que tu hijo pudiera tener este síndrome?

Foto: Getty Images

Mira cómo comunicarte mejor…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo