Categorías
Embarazo

Muchas mujeres no saben que están embarazadas

Muchas mujeres no saben que están embarazadas, ¿te pasó? 

A pesar de tener más de seis semanas de embarazo, muchas mujeres no saben que están embarazadas, ¿cómo puede ser posible?

Muchas mujeres no saben que están embarazadas

La realidad es que el 49% de los embarazos no es planeado, es decir, la mayoría de las mujeres no tienen un control o monitoreo específico sobre sus ciclos menstruales ni cada mes se hacen una prueba de embarazo si tienen un retraso, entonces, los embarazos suelen ser una sorpresa.

Las razones por las que muchas mujeres no saben que están embarazadas

Aunque estés en un tratamiento anticonceptivo, debes tener en mente que todos tienen un margen de error del 1%, esto quiere decir que una persona de cada 100 saldrá embarazada aún usando métodos anticonceptivos. Pero también pueden influir estas razones:

  • No experimentaste ningún síntoma en las primeras semanas.
  • Tienes ciclos menstruales irregulares.
  • Eres muy joven o ya pasas de los 40 años
  • Debido a tu ritmo de vida tan rápido, no pones atención a tus ciclos menstruales.
  • Experimentas un sangrado leve y asumes que es tu periodo.
  • Piensas que después de tanto tiempo de no cuidarte no puedes quedar embarazada.
  • Te hiciste una prueba de embarazo pero salió negativa, cuando debía ser positiva.
  • Si estás cerca de la menopausia es más complicado conocer tus periodos porque tienes ciclos variables.
  • Si tienes síndrome de ovario poliquístico que causa desequilibrio hormonal.
  • Estás usando medicamentos.
  • Padeces alguna enfermedad como hipotiroidismo o diabetes.
  • Haces mucho ejercicio.
  • Estás bajo mucho estrés.
  • Sufres de ansiedad o epilepsia.
  • Tienes desórdenes alimenticios.
  • Has sufrido cambios de peso drásticos.
  • Padeces obesidad.

Si sospechas de que estás embarazada, acude al ginecólogo. Un ultrasonido y una prueba de sangre son los únicos métodos 100 seguros para saber si estás embarazada.

¿Cuántas semanas tenías cuando supiste que estabas embarazada?

¿Por qué tú y tu pareja pueden sentir más deseo sexual durante el embarazo?

Categorías
Embarazo

Cómo mejorar tus hábitos en el embarazo

Cómo mejorar tus hábitos en el embarazo, es posible en pocos pasos.

Si has llevado una dieta saludable antes, durante y después del embarazo ayudarás a tu bebé a que tenga un desarrollo adecuado.

Cómo mejorar tus hábitos en el embarazo

  • Sigue las indicaciones de tu doctor al tomar ácido fólico, calcio y hierro adicionales.
  • No comas por dos.
  • Disfruta de algunos antojos de vez en cuando, pero no abuses de grasas, comida rica en azúcares o te malpases.
  • Si subes mucho de peso podrías poner en riesgo tu salud y la de tu bebé.
  • Come verduras de hoja verde como espinacas y leguminosas como frijoles y soya, son ricos en ácido fólico.
  • El calcio es básico para ayudar a la formación de dientes y huesos de tu bebé. Incluye en tu alimentación lácteos (leche, queso, yogur), verduras verdes, almendras, frijoles, sardinas y tortillas de maíz.
  • Consume frutas y verduras frescas para que te aporten vitaminas y minerales.
  • Haz ejercicio siempre y cuando tu doctor lo recomiende.
  • Descansa bien, al menos ocho horas al día.
  • Manténte hidratada, pregunta a tu doctor por la cantidad ideal de agua que debes tomar.
  • No cargues nada pesado, pide ayuda siempre que lo necesites.
  • Bájale al estrés, trata de estar tranquila y bajarle el ritmo a tu rutina.

En el embarazo debes modificar ciertas actividades o costumbres con el fin de que tú y tu hijo gocen de buena salud.

¿Qué es lo que más te ha costado trabajo del embarazo?

Te puede interesar…

7 beneficios del agua mineral en el embarazo

Categorías
Embarazo

Cómo ayudar a mamá contra los malestares matutinos del embarazo

Entre 50 y 90% de las mujeres embarazadas experimentan malestares matutinos del embarazo, como náuseas; en la mayoría de ellas se presentan al pasar entre cuatro y seis semanas desde la concepción y desaparecen entre la semana catorce y quince.

Te presentamos varias cosas que puedes hacer para ayudar a tu pareja con estos malestares matutinos del embarazo:

  1. Procura que beba bastantes líquidos, ponle una botella con agua cerca de la cama. Evítale el café, que inicie su mañana con un jugo de fruta poco ácida, de manzana o uva.
  2. Cuida lo olores o cosas que pueden hacerla sentir mareada, mantenlos lejos de ella, como los alimentos grasosos o muy condimentados.
  3. Procura que haga varias comidas pequeñas a lo largo del día, cada dos o tres horas. Una baja cantidad de azúcar en la sangre puede empeorar el asco. El arroz o el yogur tienen menos probabilidad de causarle ascos.
  4. Salgan a caminar, el ejercicio puede reducir las náuseas.
  5. Asegúrate que tome sus vitaminas prenatales, si su médico las ha indicado.
  6. Pon algunos pretzels, galletas saladas, pasteles de arroz cerca de la cama, ella necesitará algo para empezar y terminar el día, y estos alimentos poco calóricos son ideales.
  7. Ayúdala a probar métodos alternativos: las pulseras o bandas de acupresión, comer o beber jengibre, suplementos de vitamina B6. Claro, primero consulta al médico.
  8. Ella necesita mucho descanso, ayúdala a tenerlo encargándote de más tareas en casa.

Fuente: Armin A. Brott, Voy a ser papá. Ed. Aguilar

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Embarazo

¿Ya tienes a tu doula? Es vital para vivir un parto menos doloroso

Será tu inseperable guía, amiga y motivadora en el embarazo; vital para que aprendas cómo tener un parto menos doloroso, también durante la lactancia;   experiencias únicas que pueden vivirse de mejor manera con apoyo emocional, físico y educativo de una persona capacitada: tu doula.

Doula significa “mujer que está al servicio”. Su propósito es ayudar a las parejas a tener una experiencia de la parentalidad segura, memorable y empoderada.

¿Para que tener una doula?

1. Resuelve las dudas y capacita a los futuros papás.

No proporciona ningún tipo de atención médica. Sin embargo, está bien preparada en muchos aspectos médicos. Ayuda a obtener una mejor comprensión de los procedimientos y las posibles complicaciones en el embarazo, en el nacimiento o durante la lactancia.

2. Facilita a la madre experimentar un parto positivo y seguro.

Le proporciona comodidad con técnicas para el alivio del dolor: de respiración, relajación, masajes y posiciones en trabajo de parto; la alienta y ayuda a cumplir deseos específicos que podría tener para el nacimiento de su bebé.

3. Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad durante el parto.

Gracias a los masajes se estimula la producción de oxitocina natural. La glándula pituitaria secreta oxitocina natural al corriente sanguíneo (que causa contracciones uterinas) y el cerebro (que resulta en sentimientos de bienestar y somnolencia, junto con un umbral de dolor más alto).

4. Enseña al papá a sostener emocionalmente a su pareja antes, durante y después del parto.

Lo alienta a utilizar técnicas de confort e interviene cuando él requiere un descanso o disfrutar la experiencia sin la presión de tener que recordar todo lo que aprendió en la clase de parto.

5. Para una madre en cesárea, es un apoyo constante y estímulo.

La doula estará atenta a ella en todo momento, haciéndole saber lo que está pasando durante el procedimiento.

6. Acompaña a la mujer durante la lactancia.

Preparándola y orientándola ante cualquier duda o complicación.

Categorías
Nutrición

Consume estos alimentos y evita la anemia

¿Te detectaron anemia en el embarazo? A veces, aparece en el embarazo pero con estos alimentos evita la anemia y los peligros para ti y tu bebé.
La clave: incrementa tu consumo de hierro.

Con el embarazo, tu metabolismo cambia y tu cuerpo requiere más nutrientes para alimentar a tu bebé en gestación.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una insuficiencia de glóbulos rojos (dificultad para transportar oxígeno).

Hay varios tipos de anemia:

Gravídica: los glóbulos rojos disminuyen por el aumento en el volumen sanguíneo.

Megaloblástica: es un déficit de vitamina B12, hay mayor probabilidad de que mujeres vegetarianas lo presenten.

Deficiencia de ácido fólico: trabaja con el hierro en la formación de los glóbulos, si hay un déficit se complica esta acción.

Síntomas de anemia

Si presentas uno o varios de estos síntomas, ve con tu médico de inmediato.

Fatiga

Palpitaciones

Somnolencia

Taquicardia

Sudoración

Palidez

Dificultad para respirar

Pérdida de sangre (requiere hospitalización inmediata)

¿Cómo sé si tengo anemia?

Además de presentar alguno de los síntomas descritos, los análisis de sangre que te haces cada mes durante el embarazo indican tus niveles de hemoglobina.

¿Cómo afecta mi embarazo?

El tipo y grado de anemia determinan los problemas:

Cuando las cantidades de hemoglobina y glóbulos rojos están por debajo de los valores normales, el diagnóstico apunta a un embarazo de alto riesgo. Puede haber sufrimiento fetal o riesgo de parto prematuro. Incluso podrías padecer preeclampsia, infecciones urinarias o riesgo de infecciones posparto.

Todas las mujeres podrían presentar anemia durante el embarazo, pero estos son los factores de riesgo:

* Mujeres que no llevaban una buena alimentación antes del embarazo

* Mujeres que vomitan con frecuencia

* Si tienes muchos mareos los primeros meses de gestación

* Si has tenido varios hijos en menos de dos años

* Si tu embarazo es gemelar o múltiple

* Si de adolescente tuviste menstruaciones abundantes

* Ser mamá adolescente

Recomendaciones

Realízate todos los estudios médicos que tu médico señale, por lo general, la anemia aparece en la semana 20 de embarazo, cuando aumenta tu volumen sanguíneo y tu bebé necesita más hierro.

Consume más alimentos ricos en hierro

CARNES: res, cerdo…

AVES: pollo, pavo…

PESCADOS: pescados azules, mariscos, sardinas y anchoas.

VEGETALES: de hojas verdes, col, brócoli…

LEGUMBRES: habas, chícharos, frijoles y semillas.

PAN: pasta, arroz y cereales integrales.

YEMA de huevo y nueces.

FRUTAS: elige las que son ricas en vitamina C, como naranja, fresa, toronja, ya que favorecen la absorción del hierro.

Ten en mente que bebidas como tés y café dificultan la absorción del hierro, tómalos después de una hora de consumir alimentos ricos en hierro.

Si tienes un déficit de hierro, tu medico te recomendará lo que es mejor para ti y tu bebé, sigue al pie de la letra todas las indicaciones.

¿Te han detectado anemia en el embarazo? ¿Qué dice tu doctor?

Categorías
Ser Bebé

Sorprendentes curiosidades sobre los ojos de los bebés

 ¿Quieres conocer más sobre los ojos de tu bebé? La vista es el sentido que se desarrolla de manera más tardía después del nacimiento. Según estudios, un bebé reconoce más a sus papás por el sentido del tacto y el oído que por la visión. Sin embargo, no significa que en la primera etapa de su vida no puedan ver, simplemente mira de forma distinta.

 A continuación, te compartimos 10 datos curiosos acerca de los ojos de los bebés:

 1. En las primeras semanas de vida, la visión de los bebés es casi nula y sólo pueden distinguir cambios de iluminación.

 2. Durante los primeros 3 meses de vida pueden diferenciar entre luz y oscuridad, y diferenciar los colores verde, negro, blanco y rojo. Además, ya pueden seguir cosas con la mirada.

 3. Logran enfocar objetos hasta los 4 meses de edad.

 4. A los 8 meses pueden sincronizar sus movimientos con la mirada, por tanto es cuando toman más confianza y comienzan a gatear.

 5. Hay bebés que nacen con los ojos azules o grises. Esto se debe a la baja producción de melanina que con el tiempo irá aumentando y cambiará el color de sus ojos.

 6. Hay mayor posibilidad de que los bebés nazcan con ojos verdes que azules.

 7. Según estadísticas, es más probable que los bebés hereden la forma y el color de los ojos de su papá que de su mamá.

 8. Los ojos son el único órgano que no crece; es decir, permanecen del mismo tamaño desde el nacimiento.

 9. Los bebés parpadean menos de 2 veces por minuto, mientras que los adultos lo hacen de 15 a 20 veces por minuto.

 10. Las lágrimas de los bebés limpian y lubrican sus ojos de manera natural, es por eso que en ocasiones parecen llorosos.

 Recuerda que la mirada de un bebé, especialmente si es recién nacido, es muy sensible. Cuida sus ojos evitando exponerlo de manera brusca a la luz u otras incandescencias.

Josselin Melara

Categorías
Ser Bebé

Evita estos problemas respiratorios en tu bebé prematuro

Bien sabemos que los cuidados de un bebé prematuro son más delicados que los de otros recién nacidos, en lo que a su salud se refiere. Los especialistas han indicado que hay que poner mayor atención en las enfermedades de las vías respiratorias, tales como la bronquiolitis y la neumonía, que son un riesgo mayor para ellos en esta época del año.

Los bebés prematuros son más susceptibles a padecer el Virus Sincicial Respiratorio (VSR), según el especialista Carlos Castellanos, infectólogo pediatra y neonatal del Hospital Civil de Guadalajara. Explica que el cambio estacional incrementa el riesgo de afectar las vías respiratorias de los pequeños.

Según investigaciones, el VSR es el causante del 75% de los casos de bronquiolitis, y el 40% de la neumonía en los bebés prematuros.

“Los padres de familia deben saber que este virus puede poner en riesgo la vida de los bebés prematuros, es decir, los que nacen antes de las 37 semanas de gestación, ocasionando su reingreso a cuidados intensivos”, señala el especialista.

Esto se debe a que los prematuros no han madurado lo suficiente sus pulmones y su sistema inmunológico, lo que provoca que sean susceptibles a padecer este tipo de enfermedades. Y si no son tratados a tiempo, corren un alto riesgo de requerir hospitalización, cuidados intensivos y la ventilación mecánica.

Cómo identificar el VSR en bebés

Los síntomas del VSR son muy similares al de un resfriado común: fiebre, goteo nasal y tos son los signos más frecuentes de este virus. Si un bebé prematuro los presenta, es necesario acudir a un centro de salud para descartar o atender el problema.

Recuerda seguir los cuidados de un bebé prematuro en casa necesarios para evitar que sufra estas enfermedades y se desarrolle plenamente.

Por Josselin Melara

Categorías
Embarazo

Diabetes gestacional: sí es posible controlarla

La diabetes gestacional (DG) es la complicación número uno a nivel metabólico durante el embarazo, con una incidencia de 7% en nuestro país y una tendencia preocupante pues, según las estadísticas, ha tenido un aumento promedio de 32% en los últimos años. Lo ideal es hacer todo lo posible para prevenirla desde antes del embarazo pero, si la gestación ya está en curso, ten en cuenta las precauciones que a continuación mencionamos, a fin de que el problema no se salga de control.

¿Qué es la DG?

Es un tipo específico de diabetes que únicamente se puede presentar en mujeres embarazadas. Por definición, implica una acumulación anormal de glucosa o azúcar en la sangre, entre otras alteraciones, y suele desaparecer durante el puerperio.

Sus causas no se conocen del todo, pero los expertos creen que durante el embarazo la placenta produce ciertas hormonas (estrógeno, cortisol y lactógeno) que podrían bloquear el trabajo de la insulina (la hormona que secreta el páncreas para regular el nivel de glucosa sanguínea y así controlar la velocidad a la que esta es consumida por las células de músculos, tejido graso e hígado). Lo normal es que al efecto de dichas hormonas el páncreas responda con una producción adicional de insulina, pero ello no siempre ocurre y es cuando se desarrolla la DG.

Problemas que puede ocasionar

Cuando no se trata, la DG repercute en la salud de la mujer y el bebé que espera. A ella la hace más susceptible a las infecciones en las vías urinarias y a presentar preeclampsia, una condición caracterizada por presión arterial elevada y retención de líquidos, entre otros síntomas, que es potencialmente peligrosa tanto para la vida materna como la del bebé en formación. Por ello, cuando se presenta, los médicos suelen interrumpir el embarazo.

Por su parte, los bebés de madres con DG pueden: crecer en exceso y nacer hasta con más de cuatro kilos de peso (macrosomía), lo cual complica el parto y exige un esfuerzo mayor a la mamá; nacer con deficiencia pulmonar que amerite su internamiento en terapia intensiva, hasta que respiren por sí mismos; sufrir hipoglucemia, es decir, una caída drástica en sus niveles de glucosa sanguínea durante el nacimiento, con el consiguiente peligro de padecer convulsiones, y desarrollar ictericia, un exceso en la secreción de la hormona bilirrubina por parte del hígado, lo cual es fácil de remediar, pero puede ser riesgoso.

¿Cómo controlarla?

Dieta. No hay una dieta estándar para la DG, por lo que tu médico, apoyado por un nutriólogo, deberá diseñarte un régimen individual basado en tu peso, talla, etapa del embarazo y resultados de laboratorio. En general, tu consumo de calorías debe provenir 40% a 60%, de carbohidratos complejos o de absorción lenta (cereales integrales y frutas); 20% a 25%, de proteínas (carnes rojas, aves, pescado, leche y derivados, huevo); y 25% a 35%, de grasas insaturadas, como los aceites comestibles de oliva, girasol, maíz, el aguacate, nueces, almendras, avellanas, y ácidos grasos omega 3, disponibles en pescados azules. Otra pauta es hacer tres comidas principales y tomar dos a tres colaciones que pueden consistir en yogur, queso descremado, fruta o verdura.

La distribución calórica diaria ideal es: 15% en el desayuno, 5% en la colación, 30% en la comida, 5% en la colación de media tarde, 40% en cena y 5% en la colación nocturna. Descarta los carbohidratos simples o de absorción rápida (elevan súbitamente tu nivel de glucosa en la sangre): azúcar y todos los productos adicionados con ella (dulces, chocolates, cremas para repostería, postres, catsup, refrescos, helados, leches de sabores, mermeladas, jarabes, miel de abeja).

Ejercicio. Hacer ejercicio te ayudará a suprimir la inyecciones de insulina y/o el uso de medicamentos antidiabéticos, o bien a reducir la dosis al máximo (siempre es bueno evitar las medicinas en el embarazo). Además, reducirás tu probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro. Prefiere las rutinas que no impliquen actividad uterina y sí empleen los músculos de la parte superior del cuerpo, o simplemente camina media hora cada día.

Monitoreo de glucosa. Diario debes medir tu glucosa sanguínea con un glucómetro de fácil uso que no requiera calibración (para brindar resultados precisos) y que extraiga una mínima muestra de sangre. El monitoreo diario te permitirá observar el control adecuado de la diabetes, te involucrará más en tu tratamiento, permitiéndote detectar los momentos de descontrol (hipoglucemia o hiperglucemia) para hacer las correcciones necesarias, ya sea a tu dieta o nivel de actividad física, de manera oportuna. Tu meta debe registrar estos valores: en ayunas, menos de 95 mg/dL; una hora después de comer, menos de 140 mg/dL; y dos horas después de comer, menos de 120 mg/dL.

Controles médicos

El intervalo adecuado entre visitas en general es cada 2-3 semanas hasta la semana 34 y cada 1-2 a partir de entonces.

Entre las semanas 29 y 33, el médico mide la circunferencia abdominal fetal para determinar si hay macrosomía (crecimiento fetal excesivo). En caso afirmativo se inicia tratamiento con insulina.

La hospitalización es necesaria cuando hay repercusiones importantes sobre la madre o el feto (mal control metabólico, hipertensión severa o problemas renales, amenazas de parto pretérmino, pielonefritis…).

Categorías
Embarazo

¿Estas embarazada y haces deporte? ¡Sigue estos tips!

Que sigas practicando tu deporte durante tu embarazo sólo necesita de unos ajustes, sobre todo para cuidar de tu salud y la de tu bebé.

Muchas mujeres amamos hacer algún tipo de deporte y es un mito el que tengas que abandonar tu disciplina deportiva si estás embarazada, pero siempre debes seguir el consejo de tu ginecólogo.

La actividad física no sólo te ayudará a sentirte muy bien durante tu embarazo, también te sentirás más preparada para el momento del parto y te ayudará a recuperarte más rápido. Eso sí: para cuidar de tu salud y la de tu bebé necesitarás hacer unos ajustes a tu rutina.

Para que puedas seguir ejercitándote, cuidar tu salud y la de tu bebé, sigue estos tips:

  1. Consulta a tu ginecólogo: él te puede indicar tu estado de salud y qué tanto puedes hacer de ejercicio. Lo más seguro es que tengas que reducir el tiempo y el impacto de tu rutina física.
  2. Evita los cambios de temperatura: si sales a correr por las mañanas y hay mucha humedad en el ambiente, lo mejor es que cambies de horario. Igual, si hace mucho calor, puede ser peligroso, pues la energía calorífica se disipa con menos facilidad y la temperatura corporal aumenta. También debes evitar los climas fríos para ejercitarte y proteger muy bien tus extremidades.
  3. Toma agua: mantenerte hidratada es vital para que tu bebé se desarrolle saludablemente. Recuerda siempre tomar agua antes y después de hacer ejercicio.
  4. No te exijas tanto: subir demasiado de peso, asusta pero esto es un cambio normal en el cuerpo de todas las mujeres. Evita hacer ejercicio de más.
  5. Adaptación: no siempre llevarás la misma rutina en todo el embarazo. Poco a poco, tendrás que optar por ejercicio más ligero, y de hecho suspenderlo si te sientes mal.

Josselin Melara

Categorías
Embarazo

Conoce el bra invisible, creado por una mamá

¡Fuera complejos! Esta mamá diseñó un bra invisible para sentirse más contenta con su cuerpo.

El embarazo produce increíbles cambios en el cuerpo de una mujer, tanto así que muchas sienten que su propio cuerpo ya no les pertenece, o simplemente ya no se reconocen en él. Esto pasa en muchas mamás, y es normal que lleguen a sentirse abrumadas y hasta tristes, pues la ropa que usaban ya no les queda tan bien como antes.

Esto es lo que le ocurrió a la española Luisa Mula que, después de tener a su tercer bebé, decidió combatir el complejo que tenía con su busto, creando un brasier transparente que separa y eleva el pecho, llamado en el mercado “SOS10”.

“La idea surgió por necesidad. Pensé en operarme, pero tenía mucho respeto a los quirófanos y no quería renunciar a sentirme bien en momentos determinados”, explica la creadora de SOS10.

El SOS10 es un brasier invisible consta de unos adhesivos que elevan el busto y se sujetan desde la espalda. Este producto no lo pensó para escaparates de lencería, sino dentro del sector farmacéutico, logrando que tuviera el sello 3M, que certifica que tiene un grado médico y un uso quirúrgico.

En un principio, Mula quiso vender la patente, pero causó poco interés, por lo que ella misma lo lanzó al mercado. Tal fue su éxito, que las ventas han agotado por varias ocasiones el producto.

¿Qué te parece la idea de esta mamá?

Josselin Melara