Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Especiales

¡Ojo con la manipulación! es una forma de violencia psicológica

Identificar este tipo de violencia es un tanto complejo; las maniobras de alguien que ejerce la manipulación son tan sutiles que cuesta mucho trabajo notarlas, por lo que pueden dañarte física, emocional y mentalmente sin que te des cuenta, ya que crean confusión.

¡Ojo con la manipulación!

En su libro Vidas sometidas, las autoras Gloria Husman y Graciela Chiale afirman que la manipulación es el hecho en el que una persona doblega la voluntad de otra en beneficio propio; todos la ejercemos en algún momento porque siempre buscamos nuestro propio bienestar o conseguir lo que deseamos, pero cuando causa daño a tu autoconcepto y autoestima, no puede permitirse de ninguna manera.

Y como es común que la manipulación comience siendo sutil, lo mejor es estar muy alerta; para ello, te compartimos estas señales.

La persona no tiene límites

Está acostumbrada a hacer lo que se le antoja, para ella no existen las reglas. Es el típico hombre que cambia de planes sin consultarte, e intenta convencerte de que su nueva propuesta es la mejor opción.

Se hace la víctima

Siempre te echa la culpa de sus errores y, si lo responsabilizas, te dice que no lo quieres y que aprovechas cualquier oportunidad para discutir. Te hace sentir una persona conflictiva y te confunde con muchos argumentos para desarmarte.

Recurre a las amenazas

Cuando siente que pierde el control de la relación, hace hasta lo imposible por someterte, incluso puede llegar a la violencia física. Es común que te intimide diciendo que revelará tus secretos o que si no cumples sus caprichos te arrepentirás. Quiere hacerte creer que te es indispensable.

Le gusta impresionarte

Para hacerte creer que es un partidazo, sobreestima sus habilidades y cualidades. En ocasiones recurre a la mentira con tal de que lo admires. También le encanta alardear con dinero, regalos e historias a su favor para llamar tu atención.

Usan diferentes artimañas

Se muestran amables ante los demás y a solas con su víctima actúan de manera opuesta. Nunca se sabe qué les enoja. Inducen a las personas manipuladas a realizar cosas que ellos no harían. Pueden llegar a la amenaza o al chantaje de manera encubierta o directa. Pueden ser muy celosos y controladores. Seducen vendiendo una imagen de seguridad o protección. Les es fácil detectar el “talón de Aquiles” o debilidad de su víctima.

Solo tú debes tener control de tu vida, no permitas que nadie te manipule, ni que te violente de este modo. Recuerda: si te suprimen para no ser la protagonista de tu propia vida y dejar el poder en otras manos es resultado de una relación de manipulación.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

11 formas en que los hombres pueden llegar a ejercer la violencia

Categorías
Especiales

Tipos de violencia en niños que debemos prevenir

Enseña a tu hijo los posibles riesgos que puede correr frente a situaciones que impliquen algún tipo de violencia o abuso en niños. Te decimos qué tipos de abusos y violencia necesitas prevenir por su bien. 

Violencia en niños

Entre los diferentes tipos de abusos y violencia a niños se puede reconocer la negligencia, maltrato físico, abandono, maltrato psicológico, abuso sexual, explotación sexual comercial, explotación laboral, matrimonio forzado y maltrato económico.

Asimismo, situaciones que no necesariamente se dan en una constante convivencia cara a cara, también se pueden dar a través de herramientas tecnológicas como lo son redes sociales, teléfonos, computadoras e Internet en general, en las que se pueden presentar algunos tipos de abuso o violencia como cyberbulling, grooming y/o pornografía.

Es importante comprender que estos tipos de abuso y violencia no son ajenos a nuestro país, ya que México se encuentra entre los países con mayor grado de violencia en la sociedad, no solo a nivel infantil sino en general.

De acuerdo con un estudio realizado por la OCDE nos encontramos en el primer lugar a nivel mundial en casos de bullying, del cual 22% ocurre online. Esta es la razón por la cual debemos tomar conciencia y medidas para prevenir que nuestros pequeños queden expuestos. ¡Debemos cuidarlos!

Por Berenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Cómo criar, cuidar y proteger a tu hijo entre tanta violencia?

 

Categorías
Celebs

El hijo de 3 años de este cantante murió en su alberca

El hijo de 3 años de este cantante murió en su alberca, una terrible noticia.

El cantante de música Country, Granger Smith anunció en su cuenta de Instagram que su hijo más pequeño, de 3 años, River Kelly Smith murió por un accidente en la alberca de su casa.

El hijo de 3 años de este cantante murió en su alberca

El pequeño River se ahogó en la alberca familiar. El cantante y su esposa decidieron donar los órganos a niños que esperaban un trasplante para darles una oportunidad de vida y pidió a sus familiares y fans que en lugar de regalos o flores, hagan donaciones el Dell Children’s Medical Center en Texas, en honor a su hijo.

¿Quién es Granger Smith?

El cantante Granger Kelly Smith tiene 40 años y su nombre artístico es Earl Dibbles Jr. es compositor y cantante que tiene nueva álbumes de estudio. Nació en Dallas, Texas y desde los 14 años le interesó la música. Aprendió solo a tocar la guitarra y a los 19 años se mudó a Nashville, Tennessee (la capital del country) para seguir su sueño en la música.

 

View this post on Instagram

 

I have to deliver unthinkable news. We’ve lost our youngest son, River Kelly Smith. Following a tragic accident, and despite doctor’s best efforts, he was unable to be revived. Amber and I made the decision to say our last goodbyes and donate his organs so that other children will be given a second chance at life. Our family is devastated and heartbroken, but we take solace in knowing he is with his Heavenly Father. Riv was special. Everyone that met him knew that immediately. The joy he brought to our lives cannot be expressed and his light will be forever in our hearts. If there are words to say more, I cannot find them in this moment. Love the ones close to you. There has never been a more difficult moment for us than this. . . In lieu of flowers or gifts, please send donations to Dell Children’s Medical Center in River’s name. The doctors, nurses and staff have been incredible.

A post shared by Granger Smith (@grangersmith) on


Lo que puedes hacer para evitar accidentes en una alberca

Nunca, por ningún motivo permitas que tu hijo esté solo en la alberca, ni por un segundo, siempre debe haber un adulto acompañándolo, aún si sabe nadar, los accidentes pueden pasar en un abrir y cerrar de ojos.

Golpes, calambres, mareos e irritación de ojos son las lesiones más comunes en la piscina. Aquí te decimos qué hacer.

Calambres

Es cuando los músculos de la pierna, el muslo o el pie se contraen. El peque llora y se queja de que le duele mucho una pierna.

¿Qué hacer?

Primero debes sacarlo de la alberca. Estira su pierna y los dedos, después fricciona su piel con suavidad. Masajea hasta que el dolor haya cesado.

Golpes

Si tu hijo se resbala y se golpea con el borde de la piscina.

¿Qué hacer?

Si está herido: lava la lesión en la ducha con agua y jabón, desinféctala con y déjala al aire. Si no tiene heridas: aplica hielo envuelto en un paño sobre la lesión. Si se queja de dolor, dale un analgésico.

Mareos y malestar general

Son los síntomas de lo que popularmente se conoce como corte de digestión, algo que puede suceder cuando tu hijo se baña o hace ejercicio físico intenso poco después de haber comido.

¿Qué hacer?

Tranquilízalo, pídele que descanse hasta que se le pase el malestar y no permitas que vuelva a entrar en la alberca. Si no mejora, llévalo al centro médico.

Ojos irritados

Ocurre cuando el agua tiene una cantidad excesiva de cloro.

¿Qué hacer?

Lávale la cara con abundante agua de la llave y llévalo a un centro médico, ya que una dosis elevada de cloro puede causar problemas graves.

Vigila en todo momento a tus hijos. Si es pequeño, disfruta con él del agua y si es mayor, quédate cerca mientras juega en la piscina.

¿Qué haces para que tu hijo esté seguro en una alberca?

Foto: Instagram Granger Smith

¿Tu hijo ya sabe nadar?

Tips para aprender a nadar

Categorías
Padres e Hijos

Los niños no pueden casarse, la ley prohibe el matrimonio infantil en México

Gracias a un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación con el que se reformó el Artículo 148 y otros del Código Civil Federal, se estableció los 18 años como edad mínima para contraear matrimonio en toda la República mexicana, excepto Baja California.

¡No más matrimonio infantil! Con esta reforma quedaron derogadas diversas disposiciones que permitían el matrimonio a partir de 16 años para los hombres y 14 años para las mujeres, así como la posibilidad de que autoridades locales y familiares concedieran dispensas o consentimiento para que se llevara a cabo.

Este hecho salvaguarda los derechos de los niños y niñas en México y les garantiza la posibilidad de vivir libres de violencia física, sexual y económica; de vivir en condiciones de bienestar.

El 21 de marzo pasado, la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, que preside la senadora Josefina Vázquez Mota, aprobó por unanimidad diversas modificaciones al Código Civil Federal para prohibir el matrimonio infantil a nivel nacional, lo cual significó que todos los estados de la República deberían adecuar sus legislación al respecto. El dictamen también fue aprobado en la Cámara de Diputados.

De esta manera, se otorga la protección a niñas, niños y adolescentes para considerarlos sujetos de derechos, y al mismo tiempo se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y fundar una familia siempre que tengan la edad y condiciones requeridas para ello.

Datos en México que demuestran la importancia de esta prohibición

  • México ocupa el octavo lugar en matrimonios infantiles a nivel mundial.
  • En 2015, 24 mil 338 niñas, niños y adolescentes contrajeron matrimonio.
  • Cuatro de cada cinco niñas menores a 15 años se casan con hombres mayores de 17.
  • Una de cada cinco mujeres se casa antes de cumplir 18 años y  49%o de las menores que contraen nupcias sufre violencia física y 68% violencia sexual.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Conoce los derechos de los niños

Categorías
Especiales

¿Cómo criar, cuidar y proteger a tu hijo entre tanta violencia?

Estamos viviendo tiempos marcados por la violencia, tanto a nivel mundial como local. Violencia que no respeta nada y cuya sombra se extiende sobre todos por igual, por lo que es imposible no pensar en nuestros niños y en cómo protegerlos. Y justamente es lo que te invitamos a descubrir. 

Una de las acepciones de infundir es “causar en el ánimo un impulso moral o afectivo”; justamente, al no poder protegerlos desde lo externo con un escudo, la idea es fortalecerlos internamente.

Quizá nuestra percepción sea que la violencia se ha incrementado en años recientes; pero si nos detenemos a pensarlo, hemos escuchado de muerte y destrucción a través de crímenes, guerras, masacres, hambrunas, etc. desde siempre, pues el ser humano es así.

En nuestra naturaleza está la creación y la destrucción. No obstante, es nuestro deber proteger a los más vulnerables; o en todo caso, ayudarlos a procesar la exposición a la violencia cuando no podemos evitarla.

Una de las primeras áreas que se ve afectada ante sucesos violentos es el sentido de seguridad interno. Tanto adultos como niños pueden sentirse desolados, con una aflicción que se traduce en angustia. ¿Qué podemos hacer cuando no es posible evitar que nuestros niños se enteren o hasta padezcan las consecuencias de actos violentos que afecten nuestra ciudad, colonia, familia o comunidad? Infundirles seguridad.

¿Cómo?

  1. Recordemos que lo más importante siempre será reconocer y poner en palabras aquello que nos causa malestar; pues hablar de las cosas que nos hacen sufrir nos ayuda a “digerirlas” y que nos hagan menos daño. Además, esto requiere tiempo y a veces lo que necesitamos es detenernos para asimilar la experiencia.
  2. También es importante llevar a nuestros hijos a reflexionar sobre los actos violentos, sobre su posible origen y propósito. Claro que habrá que usar un lenguaje y tal vez metáforas adecuadas para su edad, que permitan expresar que no está bien eso que ha sucedido, pues callar lleva a conceder y eso legitima la violencia.
  3. Para algunas personas, es preferible negar lo que ha pasado o restarle importancia, pero no es recomendable. Los niños son perspicaces e intuitivos y casi siempre se dan cuenta de que algo grave ha ocurrido. Si no lo hablamos con ellos, les negamos la oportunidad de confirmar que su percepción era correcta y de tratar de entender, lo cual puede ser fuente de afectaciones psicológicas posteriormente.
  4. Si en definitiva sentimos que no podemos hablar del tema con los niños, podemos pedir ayuda a algún familiar cercano y suficientemente sensible o bien, acudir con un psicoterapeuta calificado. No tenemos que ser superhéroes.
  5. Tener presente que aún cuando los eventos nos sobrepasen, siempre habrá algo que podamos hacer para compensar, reparar, subsanar o mejorar la situación.
  6. Eso nos conduce a tomar una actitud resiliente. Desde la perspectiva psicoanalítica, la resiliencia se puede entender como la capacidad de superar la adversidad y salir fortalecido/a de ella. En el caso de sucesos violentos, puede ayudar a recuperar la sensación de bienestar el hacer un repaso de aquello que sí tenemos, de lo que no hemos perdido, lo que puede continuar.
  7. El apapacho siempre brinda consuelo. Si nuestro hijo nos pide abrazo, cercanía física, “piojito”, etc., es porque los necesita y darlos también puede resultarnos reconfortante.

Si después de un evento violento observas conductas raras en tu hijo,
necesitarás buscar ayuda profesional.

Patricia Osuna @PatriciaOsunaPsicoanalista

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

¡Ojo con la manipulación! es una forma de violencia psicológica

11 formas en que los hombres pueden llegar a ejercer la violencia

Categorías
Así Crece

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Sientes que tu hijo te lleva al límite? Calma, sólo significa que está experimentando.

Aunque tu hijo sea pequeño, lo mejor que puedes hacer al prohibirle o negarle algo es darle una explicación. Quizá tu hijo no comprenda el motivo de tu enojo o de la regla, pero lo más importante es que tengas buena actitud al hacerlo.

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

Tu hijo no necesita largos sermones para entender que está haciendo algo que podría lastimarle, él requiere que le expliques de forma sencilla: “cuando le pegas a tu hermanito, le duele y se pone triste, por favor, no lo hagas”.

  1. Da tu mejor ejemplo. Tu hijo actúa según lo que observa en casa, tu ejemplo y las explicaciones deben coincidir. Por ejemplo: ¿quieres que tu hijo entienda que no debe pegar, cuando tú le pegas?

  2. No lo dejes hacer lo que quiera. A pesar de que tu hijo haga un gran berrinche, no debes consentirlo en todo.

  3. Es difícil, pero trata de tener paciencia. Tu hijo necesita de ti que le inculques normas y valores.

  4. Siempre con amor. Hagas lo que hagas al momento de corregirlo, siempre hazlo con amor.

  5. No lo etiquetes. Nunca le digas a tu hijo frases como: “eres malo”, tu hijo se está formando una imagen de sí mismo y él se creerá todo lo que le digas. Cuida mucho tus palabras y sobre todo, los apodos o adjetivos que le pones.

  6. No dudes de ti. Si tu hijo percibe que tu orden es dudosa, la evitará. Muéstrate firme y asegúrate de que tu hijo cumpla lo que le pides.

  7. No prohibas todo. Las prohibiciones constantes limitan a tu hijo y se hará rebelde.

  8. Distráelo. Si no quieres que tu hijo algo en especial, distrae su atención, llévalo a otro lugar, ofrécele una opción diferente.

  9. No todo es no. Toma medidas para que evites decirle “NO” todo el tiempo, por ejemplo, quitar todo lo que se pueda romper en tu casa…

  10. Dile palabras alentadoras. Cuando tu hijo haga algo bien, felicítalo y así con cada uno de sus avances. Muestra tu orgullo y felicidad honestas sin caer en exageraciones.

Evita a toda costa esto:

  • Avergonzar, ridiculizar y culpabilizar ya que se quedarán como una huella que lo atormentará por toda su vida.
  • Nunca le digas eres: “malo”, “tonto”, “torpe”, “inútil”…
  • Evita los enojos que duren más de unos minutos.
  • Nunca le hagas sentir que “no lo quieres”.

Cuando se trata de disciplinar a tu hijo, no castigues a su persona, sino sus acciones y ten en mente de que siempre debes apoyar sus cualidades.

¿Frecuentemente le dices a tu hijo «no»?

Mira cómo ayudarle a tu hijo a seguir instrucciones

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Categorías
Ser Mamá

4 técnicas para serenarte y poder ayudar a tu hijo en berrinche

La clave es cambiar tu percepción. Es decir, cuando tu hijo está en berrinche probablemente lo que más se te viene a la mente es la pena de que la gente mira a tu hijo “maleducado” y a ti, su mamá que «no lo puede calmar». Algo que por supuesto te causa ansiedad: “no quiero que me mal-miren”.

Te decimos cómo  hacer para serenarte y desde este punto, poder ayudar a tu hijo a calmarse.

Calmada tú, puedes tranquilizar el berrinche de  tu hijo

  1. Concéntrate en los árboles, en tus compras, en un producto de la tienda, en el color de un carro… cambia tu foco de atención. Quítala del temor, la culpa y de lo mal que se puede llegar a poner tu hijoen berrinche frente a la gente. Piensa de inmediato en algo que te haga sentir bien. Necesitarás tener agilidad mental. Cuando tu ansiedad disminuya (tus reacciones físicas aminoren), estarás lista para decidir cómo actuar.
  2. Convéncete. Háblate con el mismo tono con el que tú misma le hablas a tu hijo para reconfortalo; en verdad hazlo, en voz alta: “todo saldrá bien, ahorita se le va a pasar, tengo paciencia, la gente está en lo suyo”. Mantente así hasta que sientas cómo te relajas y tu energía cambia.
  3. Sé firme contigo. Evita criticarte, regañarte o hablarte mal. Sé compasiva y generosa con tu emoción del momento: “ok, te da pena su berrinche, quieres desaparecer, pero… todas las madres pasan por lo mismo, yo no soy la peor por no controlarlo y ahorita primero me calmo para poder contenerlo a él”.
  4. Verbaliza lo que quieres que suceda. En cuanto tu emoción de enojo, frustración, vergüenza haya disminuido en tu cuerpo y hayas controlado tu mente, piensa en lo que quieres que ocurra, visualízalo y dilo: «mi amor, en este momento no puedo comprarte un helado porque no traigo dinero. Así que necesito que dejes de gritar y patalear para que nos vayamos. Estoy enojada por tu berrinche, porque no es lo correcto”.

Estas técnicas no es para calmar el berrinche de tu hijo, seguramente él continuará llorando, gritando y pataleando, pero si tú consigues serenarte, podrás confrontar
la situación del mejor modo posible para él y para ti.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

3 formas de controlar el enojo

Categorías
Padres e Hijos

3 formas de controlar el enojo

Es muy normal que tras un día de mucho trabajo, tránsito y el montón de obligaciones te sientas rebasada y reacciones con enojo a la primera que te hagan: te dejamos estas efectivas formas de controlar el enojo.

Tu hijo tira la leche y tú, te enojas; no quiere ponerse la pijama y tú le gritas “no te lo vuelvo a repetir”; vaya, que cuando sientes enojo no te agrada siquiera que haga ruido en la casa. ¿Qué hacer?

Te interesa: Alimentos que te hacen feliz

Exprésalo

Cuando estás enojada lo primero que te ocurre es una reacción instintiva hacia la agresión muchas veces contra el primero que te irrite o haga algo que no te gusta (aunque sea tu hijo). Por supuesto, esto no es lo ideal porque entre el enojo puedes herir a tu hijo con palabras o golpes. Necesitas poner en palabras tu emoción: «estoy enojada porque… (ya quería llegar a casa a descansar y hubo muchísimo tránsito, por ejemplo).

Suprímelo

Esto ocurre cuando dejas de enfocarte en el enojo y optas por orientar tu atención en actividades que desfoguen tu energía: jugar con tu hijo, el gym, tener sexo…es  convertirlo en algo constructivo; calro que no se trata de “tragarlo” porque de hacerlo, en cualquier momento puedes explotar por complaeto o de poco a poco con actitudes pasivo- agresivas del tipoenjuiciamiento o control del otro: “ya te dije cariño que lo estás haciendo mal y ahora debes repetir la palabra 100 veces”.

Déjalo ir

Es lo más difícil de lograr, para ello necesitas empezar a reconocer tus reacciones físicas del enojo para, poco a poco, irlas controlando cuando aparezcan con tu respiración calmada y profunda. Por otro lado, lo mejor es hacer conscientes tus pensamientos negativos del momento para no alimentarlos: “estoy harta de que nadie me ayuda, de tener tanta responsabilidad…». Busca callar tales pensamiento ocupando tu mente con ideas que te sumen paz: “voy a abrazar a mi hijo, jugaré un rato con el perro, esta vez voy a respirar, yo puedo…”.

Cuando tu hijo esté en pleno berrinche, tengas una pelea de pareja, mucho trabajo, estés frente a cualquier situación que te despierte el enojo, recuerda estas técnicas y hazlas. En verdad te funcionarán, solo es cuestión de practicarlas.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Pensamientos positivos que te ayudan a ser mejor mamá

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador?

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador? Pon atención porque quizá tenga una tendencia a la violencia.

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador?

A estas actitudes en un niño, se le denominan como «síndrome del emperador» porque por lo general, un emperador es una persona que gobierna para sí mismo, se siente el centro del universo y no toma en cuenta a los demás.

Le cuesta generar empatía con los demás

No siente culpa ni arrepentimiento sincero cuando hizo algo mal

Su comportamiento es déspota hacia sus papás, sobre todo con mamá

Te ha dicho «mamá tonta» o «papá tonto»

La razón o causa

Quizá tu hijo ha vivido pérdidas importantes o traumas que no fueron solucionados en su momento.

Como papá o mamá quizá deseas que tu hijo sea lo que tú no lograste.

Cuando tu hijo se enoja mucho saca su ira al pegar, morder u ofender.

En la familia tienen tendencias narcisistas.

6 consejos para saber cómo reaccionar

  1. Ten paciencia.
  2. Dile frases como «cuando me dices eso o me pegas, me haces daño, me haces sentir triste y yo te quiero mucho, podemos resolver las cosas de una forma diferente…».
  3. Piensa que tu hijo no sabe reprimir sus frustraciones y no sabe comunicar qué siente de una forma efectiva.
  4. Debes dejarle claro que la violencia no es lo correcto, calma, tu respuesta es clave: con ella desactivarás la conducta violenta como forma de canalizar su enojo.
  5. Pregúntale por qué te lo dijo, qué siente, si algo le afecta.
  6. Pregúntale en dónde escuchó la palabra (si en casa no es algo común)

¿Tu hijo te ha dicho «mamá tonta»?

Mira cómo evitar los golpes y gritos en casa