Categorías
Nutrición

¿Decidida a bajar de peso? Libérate de las tentaciones «engordadoras»

Tal objetivo amerita que hagas una depuración en tu alacena y en toda tu cocina para eliminar lo que ya no va con el nuevo estilo de alimentación que necesitas para bajar de peso. Te decimos lo que ya no necesitarás. 

  1. Todas las fuentes gluten, incluyendo granos enteros y el pan de cualquier tipo de grano entero, junto con fideos, pastas, pastelitos, productos de panadería y cereales.
  2. Todo lo que contenga carbohidratos procesados, azúcar y almidón: maíz, camotes, papas, pasteles, donas, bocadillos azucarados, dulces, barras energéticas, helados, yogur congelado, sorbetes, mermeladas, gelatinas, alimentos en conserva, cátsup, quesos para untar procesados, jugos, frutas secas, bebidas energéticas, refrescos, alimentos fritos, miel agave, azúcar blanca y morena, jarabe de maíz y jarabe de maple.
  3. Alimentos empacados y etiquetados como «sin grasa» o «bajos en grasa» (salvo que sean auténticos y entren en el protocolo, como el agua, la mostaza y el vinagre balsámico).
  4. Margarina, grasas vegetales y cualquier marca comercial de aceite de cocina (sea de soya, de maíz, de canola, de cacahuate, de cártamo, de semilla de uva, de girasol, de arroz o de germen de trigo), incluso si son orgánicos.
  5. Soya sin fermentar (tofu o leche de soya) y alimentos procesados con soya; busca «proteína aislada de soya» en las listas de ingredientes y evita los quesos, las hamburguesas, los hot-dogs, el yogur y los helados fabricados con soya.
  6. Si tienes productos con la etiqueta «sin gluten», te cuidado. hay algunos que son seguros porque, para empezar, jamás contuvieron gluten. pero hay muchos otros que son etiquetados así porque fueron procesados: su gluten ha sido remplazado por algún otro ingrediente, como la maicena, la harina de maíz o el almidón de arroz, de papa o de tapioca, los cuales pueden ser igual de agresivos y elevan en exceso el nivel de azúcar en la sangre, además de que pueden tener residuos de gluten.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Nutrición

4 ingredientes que realmente hacen un sándwich saludable

¿Por qué el sándwich es perfecto para un lunch escolar? La alimentación es uno de los temas que más preocupan a los padres, por eso nos hemos dado a la tarea de investigar cuáles son los alimentos que sí o sí debe tener el sándwich de tu hijo para hacerlo verdaderamente saludable y aprovechar que es el clàsico de la lunchera de todos los niños. ¡Toma nota!

Pan de granos enteros

Comparados con los granos refinados (como el arroz blanco y el trigo que se usa para hacer el pan blanco), los granos enteros contienen más antioxidantes, como la vitamina E y el selenio. Además, aportan más minerales como potasio, magnesio y zinc, así como una mayor cantidad de fibra. Consumir granos integrales reduce el riesgo de padecer males como cáncer (ciertos tipos), diabetes y presión alta, tan comunes ya desde la infancia.

Hojas verdes

A pesar de que no tienen el pigmento amarillo-naranja, característico de otros vegetales, también son ricas en betacaroteno. El consumo frecuente de hojas verdes impide que se deteriore la retina. Contienen ácido fólico y vitamina B, que ayudan a controlar enfermedades del corazón, y minerales que son capaces de revertir la presión alta. Además, sus potentes antioxidantes combaten y reparan los daños causados por los radicales libres.

Vegetales amarillos y naranjas 

Los vegetales de estos colores contienen betacaroteno, un elemento que el cuerpo convierte en vitamina A. El betacaroteno es un antioxidante que defiende al cuerpo de las moléculas de oxígeno que dañan la estructura de las células; es decir, a los niños los protege de las enfermedades (y a los adultos del envejecimiento prematuro). Además, los vegetales amarillos y anaranjados son excelente fuente de fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Pescados

Desde luego con la autorización del pediatra, los mariscos son una inmejorable fuente de proteína para tu niño, ya que además contienen bajos niveles de grasa saturada y son muy buena fuente de ácidos grasos Omega-3, un tipo de grasa muy importante porque disminuye el riesgo de desarrollar problemas cardiacos y porque controla los niveles de triglicéridos.

Fotos Getty Images