Categorías
Nutrición

Los carbohidratos que sí debes dar a tu hijo

No todos los carbohidratos dañan la salud; de hecho, los niños requieren de carbohidratos saludables en su dieta para mantener una óptima producción de energía y un crecimiento normal. ¡Estos son los carbohidratos que sí debes dar a tu hijo!

Los que sí debes dar a tu hijo

Los carbohidratos son necesarios en la dieta de tu hijo, pues estos son los que le dan energía para correr, saltar, jugar y aprender. Sin embargo, el truco para la alimentación de los niños a partir de carbohidratos es asegurarse de que sean carbohidratos saludables.

Los carbohidratos complejos deben componer la mayor parte de la dieta de un niño debido a que estos no causan un aumento rápido de azúcar en la sangre. Estos se encuentra en el pan de trigo integral y arroz integral.

Otro ejemplo de carbohidratos complejos buenos para la salud de tu hijo son las frutas y verduras. Escoge de preferencia las que sean de temporada.

Una forma de incluir frutas y verduras en la dieta de tu familia es esta, mira:

Beneficios de los jugos naturales

¿Qué otros carbohidratos incluir?

También, los productos lácteos bajos en grasa son ideales para incluirlos en su dieta. De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, una dieta rica en estos alimentos reduce el riesgo de aumento de peso y las enfermedades del corazón en los niños.

Es importante crear buenos hábitos alimenticios desde pequeños para animar a los niños a comer muchos carbohidratos complejos. Por supuesto, siempre consulta a tu pediatra antes de hacer cambios drásticos en la dieta de tu niño.

Los niños requieren de carbohidratos saludables en su dieta para mantener una óptima producción de energía y un crecimiento normal. ¡Inclúyelos en la dieta de tu niño!

Te invitamos a leer también:

Alimentos que incrementan su energía

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Nutrición

Hacer que tu hijo prefiera la comida saludable, ¡es posible!

No hay poder humano que impida que los niños quieran más; más postres, hamburguesas o papas a la francesa. ¿Cómo hacer que tengan la misma reacción frente a la comida saludable? 

La verdad, tiene mucho que ver con la forma como aprenden a comer. Sigue estos consejos para que tu pequeño aprenda a elegir y disfrutar una alimentación saludable, hoy y siempre.

1. Ofrécele recetas creativas y sabrosas.

Ocurre muchas veces que los papás nos preocupamos tanto por darles una alimentación saludable que solo les queremos dar verduras, sin embargo, lo saludable no es sinónimo de insípido, tampoco de sin grasa. De hecho, las grasas ayudan a dar sabor a los alimentos; una pequeña cantidad de grasa vegetal da otro sabor al platillo que, por supuesto, les puede agradar más.

2. Dale variedad nutritiva.

Necesita más energía debido a que está en desarrollo y tiene mayor actividad física; esta demanda lo orilla a buscar más comida porque suele sentirse con hambre. Incluye en su alimentación distintos nutrimentos, sobre todo proteínas, también grasas buenas (como los omegas), para darle saciedad.

3. Evita darle una dieta baja en grasas.

Si bien es cierto que las grasas saturadas causan enfermedades cardiovasculares, hay estudios que avalan que las grasas vegetales en la alimentación mantienen la saciedad entre seis y ocho horas, por lo que si las incluyes en la comida de tu niño, es poco probable que piense en las papitas, galletas o cualquier antojo.

4. Prefiere los alimentos preparados en casa.

Cuando tú cocinas puedes enseñarle a preparar sus alimentos sanamente, sobre todo transmitirle la idea de que puede comer de todo siempre y cuando no caiga en los excesos; porque así como una verdura le aporta vitaminas y fibra, un pan con margarina, un taco de aguacate o una agua con chía le aporta la energía que necesita.

5. Enséñale a disfrutar la alimentación.

Invítalo a hacer la lista del súper contigo, llévalo al mercado, muéstrale los alimentos naturales, ponlo a hacer tareas sencillas en la preparación de su comida; todo esto lo ayudará a desarrollar el gusto por comer sanamente porque lo asociará con el calor materno y el valor de cuidar de sí mismo.

Fuente: Esther Schiffman, nutrióloga especialista en obesidad

Te interesa: 5 tips para cocinar más saludable