Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Los gritos no son la mejor forma de educar a los niños; sin embargo, hay días en los que seguro pierdes el control y sin querer lo haces. Si te pasa esto, sigue leyendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Muchos papás se sienten culpables por gritarle a sus hijos, ya que están muy conscientes de que esta no es la mejor manera de educarlos y reprenderlos; sin embargo, muchas veces pierden el control y sin querer lo hacen. ¡Tranquilos!

Los gritos tienen un trasfondo que es importante atender para que no caer en este tipo de prácticas. Recuerda que para hacer sentir bien a tu hijo, primero debes sentirte bien contigo misma.

Mira cómo relajarte…

Cómo ser más libre

1. Estás cansada

La falta de sueño y descanso son una de las principales causas que detonan el nerviosismo y la irritabilidad. Busca la manera de que tú y tu pareja tengan tiempo para descansar y cargar energía. De esta manera, en una situación de estrés podrás reaccionar con mayor tranquilidad evitando así, gritarle a tu hijo.

2. Tienes una vida demasiado exigente 

Otra razón por la que le gritas a tu hijo, que no debería ser una excusa sino para entender que no eres un monstruo, es que la vida actual es excesivamente estresante. ¡El tiempo no alcanza! Sin embargo, para ser feliz debes aprender a simplificar tus días. Las razones por las que gritamos no son los niños, sino nuestras propias expectativas o límites. 

3. Tus padres también te gritaban

Quizá otra de las razones por las que le gritas a tus hijos sea tu propia infancia. No siempre, pero en muchos casos, también recibiste, incluso de  padres amorosos, gritos, palabras duras, chantajes, etiquetas y hasta algún golpe. Es un comportamiento que has interiorizado, forma parte de tu educación y, en los momentos de tensión, cansancio, enfado o menor racionalidad, te dejas llevar por un patrón inconsciente.

4. No me hace caso 

Muchos papás explican que gritan porque si no los niños no les hacen caso y, por eso, aunque no les guste, se «ven obligados» a hacerlo. Una actitud como esta solo significa una cosa: pérdida de control. Lo mejor en este caso siempre es mantener la calma y tener paciencia, ya que de lo contrario la situación se puede tornar violenta y el niño tal vez haga lo que le pides, pero sin entender por qué le gritas.

Cierra los ojos, respira y ten paciencia, tu hijo sólo será niño una vez.

¿Le has gritado a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría servirte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Padres e Hijos

10 frases para calmar a un niño enojado

10 frases para calmar a un niño enojado

¡Está enojado y tú pierdes el control! No es sencillo calmarlo y calmarte, pero te recomendamos estas frases para lograrlo. Bájale a los ataques de ira y aprende junto con tu hijo a adquirir la habilidad de manejar positivamente las emociones.

10 frases para calmar a un niño enojado

En vez de decir…

  • Ya estás grande, no llores.
  • ¡No seas enojón!
  • No avientes la comida.
  • ¡Apúrate ya!
  • ¡Ya no grites!
  • Siempre te quejas de todo.
  • ¿Cuántas veces debo repetirlo?
  • Vete de aquí, ¡mejor enciérrate en tu cuarto!
  • ¡Ya no te aguanto!
  • Estoy muy enojada contigo

Es mejor si le dices…

  • Mamá y papá a veces nos sentimos así también, no te agobies tanto, créeme: pronto pasará.
  • ¿Y si gritamos juntos?
  • Cuando avientas tus alimentos me parece que no te gusta lo que cociné, ¿quieres algún otro platillo?
  • ¿Qué necesitas para estar listo e irnos a la clase de natación?
  • Dímelo por favor con tu tono normal de voz, así me es un poco complicado entenderte.
  • Tienes toda mi atención, ¿cómo podemos solucionarlo?
  • Creo que tus oídos no me escucharon, te lo diré una vez más y luego, por favor, ¿me repites la indicación?
  • Voy a esperar a que te calmes y luego vamos a abrazarnos, ¿está bien?
  • Este es un momento muy complicado, pero lo resolveremos juntos, calma.
  • Estoy enojándome mucho, necesito respirar y relajarme también.
  • ¿Lo intentamos juntos?

Cuenta hasta 10 y lee esto…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Estas frases son positivas porque…

  • ¿Has visto que algunas personas o en películas gritan en almohadas para liberar el enojo? Esta acción alivia la energía y relaja.
  • Apoyas a tu hijo para que recapacite en sus acciones.
  • Permite a tu hijo estar más consciente sobre las rutinas y así adquirirá poco a poco responsabilidades, como guardar sus juguetes…
  • Si tu hijo imagina las mejores soluciones a los problemas que lo agobian, se sentirá satisfecho.
  • Si tu hijo repite tus frases, captará mejor lo que le quieres transmitir.
  • Si aislas a tu hijo pensará que hay algo malo con él: es preferible si le das un espacio pero lo acompañas para cuando esté listo para hablar.
  • Refuerza la emoción que está experimentando (“sé que estás enojado…”).
  • Con tu ejemplo, tu hijo ve que tú también experimentas el enojo y juntos pueden aprender a moderarlo.

No está bien reprimir las emociones; mejor enséñale a tu hijo a trabajar con ellas de manera sana; la verdad es que a cualquier edad a todos nos enoja algo en la vida.

¿Tu hijo es muy enojón?

Foto: Getty Images

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hija…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días