Categorías
Salud

4 técnicas de relajación para niños y sus beneficios

¿Sientes a tu hijo con frecuencia tenso, ansioso, cansado, o con insomnio? Estas complicaciones no son tema sólo de adultos, un gran número de niños las experimentan debido a las exigencias escolares, sociales (de sus amigos) o por su propia personalidad. Afortunadamente, mediante técnicas de relajación para los niños puedes ayudar al tuyo. 

Si quieres conseguir efectos positivos a largo plazo con estas técnicas, los momentos de relajación deben ser continuos, para que tu hijo vaya tomándolos como algo cotidiano y lo ayuden al desarrollo de su inteligencia emocional, al mismo tiempo, adquiera hábitos saludables que podrá poner en práctica en toda su vida.

Estos son los efectos positivos de las técnicas de relajación para niños:

  • Disminuyen la tensión muscular y mental y les ayuda a canalizar su energía.
  • Reduce la ansiedad
  • Mejora los problemas de sueño
  • Mejora la memoria y la concentración
  • Aumenta la confianza en sí mismo
  • Los ayuda a alcanzar un estado de bienestar general

Mediante las técnicas de relajación puedes lograr que tu hijo sea capaz de reconocer la tensión o ansiedad, o actitudes negativas, como cuando se enoja o se pone agresivos, y sepa cómo responder y actuar cuando esto pase.

4 técnicas de relajación para niños

Respiración

Guíalo en su respiración. Dile que se siente en una posición cómoda y que, en silencio o con música suave, inspire profundamente por la nariz y exhale poco a poco por la boca. Él puede poner una mano en su pecho y otra en el estómago, para observar cual de los dos se mueve.

Relajación del cuerpo

Es un método divertido, entendible y agradable para los niños más pequeños al hacerla como un juego porque debe usar su imaginación. Consiste en tensar y relajar diferentes partes del cuerpo. Para relajar las manos, pide a tu hijo que actúe como si tuviese que exprimir una naranja o limón, para los brazos y pies que haga como si se estuviese hundiendo en el barro, para los hombros que se proteja como lo haría una tortuga, para los brazos que se estire como un gato, para la mandíbula que piense que está mascando chicle, para la cara que intente espantar una mosca sin usar nada más que la cara y para el abdomen que lo tense para evitar que lo aplaste un elefante o que haga como si tuviese que pasar por un espacio muy estrecho.

En la zona de seguridad

Los niños buscan sentirse seguros, por lo mismo, esta técnica les dará mucho confort. Se trata de crear en la imaginación «su lugar seguro»: una casa de madera en la montaña, una selva llena de animales o una playa, en su tipi. Guíalo para que en su lugar seguro ponga elementos de su realidad que le agradan y le transmiten emociones bonitas.

Cantar juntos 

La música es un elemento que estimula las emociones humanas; por ello, una música tranquila puede calmar a tu hijo igual que a ti. Ya sea que le cantes o canten juntos, una canción simple, corta, que le guste y conozca bien y que exija un ligero esfuerzo para controlar el tono y el ritmo ayudará a mejorar el estado de tensión y relajar al infante.

Con información de Psicología y Mente

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Meditación en las escuelas? En Uruguay la usan con éxito para eliminar la violencia

 

 

 

Categorías
Ser Bebé

Tu amor potencia el desarrollo del cerebro de tu bebé

Hoy sabemos que son las experiencias las que modelan la estructura única del cerebro de cada persona. Por ello, las vivencias que tu hijo tenga desde bebé (incluso desde que está en el útero) pueden potenciar el desarrollo del cerebro de tu bebé. 

En este sentido…

Tu amor puede ayudarlo a potenciar el desarrollo de su cerebro

Es uno de los últimos descubrimientos de la neurociencia: aunque la genética determina en buena parte la anatomía del cerebro, son las experiencias las que modelan . Y lo hacen durante toda la vida, para permitirle a tu hijo adaptarse a las circunstancias y al medio.

El cerebro de tu bebé contiene todas las estructuras de un cerebro adulto, pero es inmaduro. Esto quiere decir, en parte, que puede desarrollarse en muchas direcciones. Por ejemplo, esta inmadurez es la que hace posible que los bebés puedan aprender cualquier idioma con perfecto acento, en función del lugar en el que nacen.

La inmadurez de tu bebé le permite una mejor adaptación y le confiere una mayor capacidad de aprendizaje. ¡Y eso es una buena noticia! Puedes hacer mucho por él brindándole amor, cubriendo sus necesidades básicas y ofreciéndole un ambiente rico en estímulos.

Lo que se usa, se desarrolla, esta es la clave para comprender el cerebro. Pero, ¿qué pasa al principio de la vida? 

A los tres meses de gestación, el sistema nervioso está prácticamente formado y el bebé in utero tiene casi todas las neuronas del cerebro adulto. Los estudios realizados en el vientre materno han demostrado que ya le afectan los estímulos que provienen del cuerpo de la madre y algunos del exterior.

En el momento del nacimiento, se encuentran especialmente activas las áreas que rigen las funciones vitales y los reflejos que le ayudarán a sobrevivir (tiene capacidad para buscar el pecho de la madre y succionar, capacidad para respirar, para dormir). Estas son las áreas del cerebro más antiguas en términos de evolución.

¿Cómo se desarrolla el cerebro del bebé?

El cerebro cuenta con varias estructuras. En una primera aproximación, se puede distinguir dos hemisferios. Cada hemisferio percibe la realidad de una forma.Normalmente el hemisferio izquierdo está gobernado por el pensamiento lógico y analítico, alberga las matemáticas y el habla. El hemisferio derecho funciona con un pensamiento intuitivo y global, aloja la imaginación y la creatividad.

Simplificando mucho, a veces se habla de ellos como el hemisferio racional y el hemisferio emocional. Ambos están unidos mediante el llamado cuerpo calloso, lo que nos permite actuar de manera unitaria, coordinada y coherente.

El cerebro se desarrolla de derecha a izquierda. Es decir, cuando nace tiene más activo y desarrollado el hemisferio derecho (el pensamiento global e intuitivo), que regirá su vida durante varios años, mientras se desarrolla el izquierdo.

Esto permite al bebé comprender globalmente las situaciones y hace también que esté a merced de sus emociones, justo por lo cual necesitas ayudarle a manejarlas: siente, empatiza con nosotros, y todos sus procesos de aprendizaje estarán regidos por ellas. Por esto, en sus primeros años de vida tu bebé aprende mejor y potencia más su desarrollo a partir de la experiencia emocional.

¡Dale empatía, contención emocional, seguridad, confianza, todo tu amor,
para se desarrolle plenamente!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

Categorías
Así Crece

«¿Por qué debo hacer tarea, mami?», esta es la razón por la que existe la tarea escolar

¿Tu hijo te ha hecho esta pregunta y tú le has respondido «porque sí, es para que aprendas, porque es tu obligación»? Según este estudio, ¡no estás muy alejada de la verdad! Y hacer tarea guarda para tu hijo una importante lección. Te contamos.

La revista Journal of Research in Personality publicó una investigación en la que revela que hacer la tarea escolar tiene un efecto muy positivo en el desarrollo de los niños.

Este estudio analizó a 2760 estudiantes en Alemania, en el periodo de transición de la primaria a la secundaria,  durante tres años. Todos los estudiantes respondieron un cuestionario que evaluaba cómo habían entregado sus últimas 10 tareas de matemáticas y lengua; y se cruzaron sus respuestas con los informes que entregaron sus padres acerca de la responsabilidad de sus hijos y una métrica de la misma.

Tras el análisis, se encontró que los niños que hacían la tarea con constancia tenían un incremento en el factor de responsabilidad, mientras aquellos que no cumplían con la tarea reportaron poco nivel de responsabilidad en su personalidad.

¿Y, por qué debo hacer tarea, mami?

Aunque el resultado del estudio pueda resultar evidente, adquirir sentido de la responsabilidad desde esta temprana etapa ayuda a tu hijo a desarrollar otras tantas virtudes para una vida adulta equilibrada y exitosa.

Así, si bien las tareas puedan ser una carga tanto para el niño como para sus padres que las deben revisar diariamente, aportan a tu hijo auto-control, planificación, organización, ejecución y persistencia. Así también con la confiabilidad, puntualidad y escrupulosidad.

¡Y todas estas virtudes tu hijo las está asimilando con sólo hacer tarea! 

Fuente: Psyciencia

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

El éxito económico no depende de las calificaciones, revela estudio