Categorías
Nutrición Salud

Beneficios del agua de coco para mantener a tu hijo hidratado

Mantener el cuerpo bien hidratado lo ayuda a funcionar adecuadamente. Y el agua de coco tiene varias propiedades para lograrlo, además de aportarle energía. 

Agua de coco para mantener a tu hijo hidratado

El cuerpo depende del agua para sobrevivir. El organismo está compuesto por un gran porcentaje de líquido, representa alrededor del 60% del peso corporal en los hombres adultos y el 50-55% en las mujeres, lo que permite a los órganos trabajar correctamente y a las células vivir.

Además, los tejidos y los músculos necesitan agua, ya que ésta lubrica las articulaciones, remueve los productos de desecho y mantiene la temperatura del cuerpo.

Pero, al hidratarte no siempre recuperas las sales y minerales que se pierden después de la actividad física. Día a día, puedes estar en constante movimiento y sudas, razón por la que pierdes electrolitos, pero sobre todo sodio y potasio.

En los últimos años se ha descubierto que las propiedades del coco actúan como filtradores naturales de vitaminas y minerales, por lo que una gran opción para mantenernos hidratados es consumir agua de coco, ya que contiene minerales importantes para nutrir nuestro organismo como son el sodio, potasio, magnesio y calcio.

Beneficios del agua de coco

Al beber agua de coco ayudarás a:

  • Eliminar toxinas
  • Fortalecer el sistema inmune
  • Elevar los niveles de hidratación
  • Nutrir tus huesos, uñas y dientes
  • Mejorar la digestión
  • Hidratarte sin calorías

Te invitamos a leer también:

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Salud

Tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases

Volvemos a la rutina y es un muy buen momento para comenzar nuevos hábitos con opciones saludables; te damos estos tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases. 

Como papás, una de nuestras prioridades es cuidar la nutrición del niño desde la primera infancia, pues esto juega un papel fundamental en su predisposición a desarrollar enfermedades cuando crezcan. Vigilar su alimentación mientras están en casa puede resultar sencillo, pero cuando es época de volver a la escuela la situación se complica un poco.

Si este tema del lunch te preocupa… ¡relax!; aprender cómo brindar a tu hijo la mejor alimentación es más fácil de lo que crees. La Dra. Maya Adams, profesora de Stanford, desarrolló un curso ideal para este tipo de casos llamado «Cocina y Nutrición para los más chicos»en Coursera,  donde aprenderemos cuál es la dieta ideal para los niños y cómo preparar platillos sencillos y deliciosos.

A continuación, te compartimos algunos de sus tips para que logremos que el lunch sea su momento preferido del día:

El secreto está en cuidar las porciones.

No tienes que negarle a tu hijo un dulce o botana, como Maya Adams dice: «si practicas la moderación ningún alimento está prohibido, solamente necesitas crear un buen equilibrio entre carbohidratos, proteínas y grasas.

Aprende a elegir los mejores productos.

Lo mejor es que aprendas a leer las etiquetas, ya que esto te ayudará a identificar más rápido los productos saludables. Además, recuerda que entre menos alimentos con etiquetas consumas es mejor, porque esto significa que estás dando a tu familia productos frescos.

Recuerda que la familia es un equipo.

Ellos son tus mejores aliados para preparar un lunch rápido y saludable, para lograrlo incluye a tu pequeño en la preparación de sus comidas con cosas sencillas como armar un sándwich o lavar la fruta. Lo más importante es que siempre promuevas un espacio divertido y relajado alrededor de los alimentos, por lo que, aunque estés contra el tiempo, permítete disfrutar del momento en un ambiente entretenido y de unión.

La clave está en la planeación.

A veces puede resultar complicado porque con los niños lo que hoy les gustaba mañana ya no, y viceversa, pero un poco de organización nunca viene mal. Trata de enseñarle a tus hijos que hay un orden para la semana, dándoles siempre un espacio para disfrutar de algún antojo durante el día o el fin de semana.

La comida es más que sólo comida.

No es secreto que en ocasiones ellos solamente quieren comer rápido para ir a jugar, por lo que debes esforzate en inculcar a tu hijo que comer es un momento para cuidar de su cuerpo, ayudarlo a crecer y adquirir la energía que necesita para continuar con sus momentos favoritos del día.

Por Berenice Villatoro