Categorías
Ser Bebé

¡Bebé feliz, adulto sano!

Enseña a tu bebé a reconocer sus emociones. Es un buen momento, porque sus sentidos están muy despiertos. Este aprendizaje lo ayudará a ser un bebé feliz y después, un adulto con mayor seguridad y confianza en sí mismo; un adulto sano y feliz. 

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales, ya que es el momento en el que descubren el mundo a través de sus sentidos y la vez, aprenden a expresar sus emociones. En esta etapa es importante, transmitirle pautas correctas de comportamiento, que favorezcan su desarrollo psicológico.

Por ello, los padres deben conocer la importancia de comunicarse correctamente con sus hijos desde que son bebés, para que los niños desarrollen una adecuada utilización de las emociones como instrumento de interacción con el entorno y con otras personas. De esta manera, los bebés generan pautas de comportamiento adecuadas ante situaciones determinadas, sacando provecho de las emociones.

El resultado de este tipo de comunicación es que los bebés se desarrollen como individuos emocionalmente estables, evitando desórdenes de la conducta y depresiones. Se puede decir que un bebé feliz se desarrolla como un adulto psicológicamente sano.

Foto: Pinterest

Para conseguir que tu bebé tenga un desarrollo emocional adecuado…

Checa los siguientes consejos:

1. El bebé nace con un gran potencial para el afecto positivo, pero tiene que aprenderlo y desarrollarlo.

2. Las emociones positivas hay que practicarlas y mimarlas todos los días, si no es así, se habitúan y desaparecen con gran rapidez.

3. Afecto positivo no es igual a placer o posesión de bienes materiales, estos no siempre hacen a un bebé más feliz.

4. El bebé disfruta tanto o más cuando camina hacia una meta, que cuando la obtiene.

5. Padres y cuidadores son las principales fuentes de afecto positivo para el bebé.

6. El afecto positivo crea vivencias agradables, guía el comportamiento y genera importantes vínculos de apego seguro con los padres.

7. El afecto positivo mejora la mente del bebé.

8. El afecto positivo favorece la comunicación entre padres e hijo, y potencia el comportamiento prosocial.

9. El afecto positivo desarrolla y madura al bebé, y le dota de la capacidad de enfrentarse a situaciones emocionalmente negativas y estresantes.

10. El afecto positivo es fuente de salud física y mental.

 Fuente: Guía del Bebé Feliz

Por Berenice Villatoro