Categorías
Padres e Hijos

¿Qué duele más a un niño: el abandono de papá, o mamá?

Suponemos que el abandono de una madre sucede menos y el dolor de un hijo al perderla sería mayor con relación a la ausencia del padre, sin embargo, cualquiera de los dos vínculos y/o pérdidas pueden ser igualmente dolorosas. Por ello, frente al abandono de papá, o de mamá, lo importante es saber orientar al niño para transitar bien por esta pérdida. 

Una de las circunstancias que más tememos los seres humanos es la pérdida del amor de alguien,  puede ser equiparado con el miedo a la muerte y para los niños tiene que ver con la pérdida del amor de quien los cuida, es decir, sin ese amor no habría cuidados ni alimentos, eso significaría la muerte, de ahí la importancia y significado que los niños dan a sus padres; existen, sobreviven, se reconocen y comprueban su existencia gracias a ellos, sus cuidadores principales.

En este sentido, perder cualquiera de los dos vínculos puede ser igualmente doloroso para un niño. Un buen padre puede desarrollar un gran vínculo con sus hijos, al igual que una madre podría abandonarlos. La pérdida del ser querido genera dolor, no importa si fue el padre o la madre, la diferencia en cómo se enfrenta ese dolor, dependerá de cómo lo maneje la persona que quedó al cuidado del niño.

Cómo ayudar a un niño frente al abandono de papá, o mamá

  • Primero que nada, necesitas entender que está pasando por un momento doloroso, negar el dolor sólo empeora las cosas, distorsiona la realidad y, por lo tanto, la oportunidad para afrontar el problema.
  • El dolor es una reacción a la pérdida, el duelo es cómo se procesa ese dolor.
  • Negar lo que está pasando no sirve, impide llegar al duelo, solamente genera aislamiento y soledad.
  • Al aceptar el dolor, podrás entender el de tu hijo, habla con él, permítele que exprese lo que siente, compártele que a ti también te está doliendo; hablar de ello da la oportunidad de acercarse, compartir, empatizar y por lo tanto crecer. Ya perdieron un padre o madre, que no sientan que te pierden también.
  • No le digas mentiras ni inventes fantasías, no generes falsas esperanzas, la realidad, aunque sea dolorosa, le ayuda a enfrentar los problemas, no le digas “pronto volverá” “se fue de viaje”,
  • Por último, ¡BUSCA AYUDA! La terapia es la mejor manera de comprender lo que está pasando y poder ayudar a tu hijo, el abandono es un suceso muy doloroso para toda la familia y necesita ser tratado de manera profesional.

Por Psic. Iskra Salcido Valle, psicoterapéuta. Presidenta de la asociación de Egresados de psicología de la Universidad Iberoamericana. iskrasalcidovalle@hotmail.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Cómo aceptar la pérdida de un ser querido

 

Categorías
Ser Mamá

Orgasmos en el parto, ¿cómo son posibles?

Parece increíble, pero tu cuerpo tiene esta capacidad de sentir orgasmos durante el parto y muchas posibilidades de lograrlo. Te contamos acerca de experiencia. 

Para muchas mujeres, acostumbradas a asociar ese momento con horas de sufrimiento, gritos y dolorosas contracciones, la idea resulta imposible. Sin embargo, los llamados partos orgásmicos están lejos de ser una fantasía y, en realidad, constituyen uno de los grandes misterios que aún guarda el cuerpo femenino.

Tú puedes ahuyentar el fantasma del dolor y hacer del parto una experiencia físicamente deliciosa. ¿Qué podría ser más maravilloso que dar a luz en medio de una estremecedora sensación de éxtasis?

Cómo definen los expertos el orgasmo en el parto

Se habla de parto orgásmico, cuando en el momento del alumbramiento la mamá experimenta una sensación de placer, plenitud y completud equiparable al del clímax sexual. No es, según quienes la han vivido, una experiencia de gritos, arañazos y revolcones, sino más bien una expresión más suave, delicada y emotiva.

Por otro lado, no se puede ignorar que no se trata de algo común. ¿Será solo para unas cuantas privilegiadas?

Dicen algunos que tal vez la explicación es que las mujeres que han tenido esta experiencia han confundido el dolor extremo con placer, como resultado de una defensa psíquica frente al sufrimiento corporal; o que tal vez se trate de una desviación psicológica.

«Yo sentí un orgasmo en el parto.»

Hace algunos ayeres circuló, primero en foros científicos y luego entre el público en general, un documental que causó todo tipo de opiniones y abrió una polémica que pudo revolucionar paradigmas.

Orgasmic birth muestra las imágenes de Amber Hartnell experimentando un orgasmo sutil a la vez que fabuloso y emocionante, durante el nacimiento de su hijo. Esta joven británica fue filmada por su marido cuando llegó el gran momento. Sorprendidos por lo que ocurrió, ambos decidieron dar a conocer la grabación.

Esto desencadenó una oleada de revelaciones de mujeres, doulas y comadronas afirmando que el hecho no era en absoluto una experiencia aislada.

La zona del placer

Las dudas son muchas. Sin embargo, la antropología ha documentado culturas en las que no existe el dolor en el momento del parto, y sí descripciones de sonrojo. ¿Pero hay evidencia científica? Aunque escasa, la existencia del parto orgásmico se ha venido documentando desde mediados del siglo pasado.

Sexólogos como Albert Kinsey o Shere Hite hablan de ello, al igual que importantes ginecoobstetras como Frederick Leboyer o Beverly Whipple. Esta última fue pionera en el estudio del placer en el alumbramiento durante la década de los 90 y sostuvo que éste se debía a que en el momento en que la cabecita del bebé descendía en el canal de parto, presionaba y estimulaba zonas nerviosas relacionadas con los orgasmos femeninos.

Sucede que los centros sensitivos conectados con el clítoris (un órgano cuya función específica es generar placer), se ramifican hacia una zona más extensa de lo que se pensaba. No obstante, cada vez se conoce más acerca de la complejidad química y superespecializado mecanismo de la sexualidad de las mujeres. Aunque no hay estudios concluyentes, se han comenzado a revelar respuestas asombrosas.

¿Te imaginas traer al mundo a tu bebé en medio del placer que significa un orgasmo, en lugar de entre el dolor del proceso? Es una pregunta que te invitamos a reflexionar lejos de tabúes, al fin y al cabo, existe la creencia de que el nacimiento determina también la primera pérdida para el bebé al tener que dejar un ambiente donde se sentía confortable, por lo que cuando su salida es tranquila, sin complicaciones médicas y, en este caso, en un entorno placentero por parte de mamá, hará una transición armónica del útero al mundo exterior que lo ayudará a adaptarse emocionalmente mejor. 

¿Qué opinas de esta información? Cuéntanos…

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

 

Categorías
Salud

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

¿Revisas constantemente tu celular durante el día y te causa ansiedad si no lo tienes contigo? Podrías tener nomofobia, que es la adicción al celular. 

Los dispositivos móviles, tales como los smartphones o teléfonos inteligentes, forman parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y resulta muy difícil separarnos de ellos. Si observas muy bien, hay quienes los están utilizando mientras comen, van en el transporte público o incluso mientras van caminando por la calle.

Y no falta quien se sienta ansioso si ha salido de casa y ha olvidado llevar consigo su móvil.

Si esta ansiedad es incontrolable, puede tratarse de nomofobia (no-mobile-phone-fobia), un miedo irracional de salir a la calle sin celular. También puede tratarse de comportamientos como nerviosismo al no poder revisarlo si suena un zumbido, si se enciende una luz o aparece una notificación en pantalla.

La adicción al celular puede ir más allá y afectar nuestras relaciones personales: muchos papás pasan más tiempo con su celular que con sus propios hijos. ¿Cuántos papás no has visto en el parque revisando su celular sin disfrutar cómo juegan sus hijos y vigilándolos?

Es importante desprender la mirada del móvil y fijarnos en lo que estamos perdiendo a nuestro alrededor, empezando con una pregunta. ¿Soy dueño de un celular o el celular es mi dueño?

Si la respuesta de esta pregunta te incomoda, posiblemente necesites cambiar tus hábitos respecto a tu teléfono móvil y dejar de depender de él. Para lograrlo, te damos los siguientes tips:

  1. No contrates planes de megas ilimitados: al saber que tienes un límite, gestionarás mejor su uso y reducirás el tiempo y la forma en que lo utilizas.
  2. Elimina apps innecesarias: si crees que hay juegos o aplicaciones que absorben mucho tu tiempo, lo mejor es eliminarlas.
  3. Desactiva las notificaciones de las apps.
  4. No lleves contigo el cargador. Déjalo en casa. Así aprenderás a ahorrar la energía y lo usarás menos.
  5. Procura revisar tus redes sociales cuando no estés en compañía de tu familia.
  6. Salte de grupos de WhatsApp que sean innecesarios, explica a tus contactos que no puedes estar tan al pendiente del celular.
  7. Haz un propósito de descansar, por lo menos, los fines de semana de la tecnología.
  8. Lleva otro recurso para entretenerte: si te gusta revisar el celular mientras vas en el transporte, lleva una alternativa contigo, como un libro.
  9. Haz otras actividades entretenidas: compra pinturas, un libro de mandalas, repara o pega algo en tu hogar… estas pequeñas actividades podrán entretenerte y controlar la ansiedad de revisar tu celular.
  10. Dale tu atención a cada actividad: no tengas el celular en la mesa a la hora de la comida, ni lo conectes cerca cuando te vayas a dormir. De preferencia, apaga el Wi-fi por las noches y enciéndelo cuando te despiertes.

Por Josselin Melara

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a ver este video en nuestro canal de You Tube: Nuestra experta te da buenísimos consejos para aprender a convivir con tu hijo en medio de la conectividad del mundo actual. Recuerda que no es malo usar ni entretenerte con este medio, tampoco te hace mala mamá, pero puedes aprender a ponerle límites a tu comportamiento para que no llegue a afectar tu vínculo afectivo con tu familia ni hijo. No te pierdas esta entrevista… 

Te invitamos a leer también:

https://www.padresehijos.com.mx/asi-crece/estudio-redes-sociales-generan-ansiedad/

Categorías
Especiales

Razones por las que jamás debes maltratar a tu hijo

No gritos, golpes, amenazas, castigos hirientes… Aquí te decimos por qué nunca debes maltratar  a un niño.

Pegarle a un niño para educarlo es una práctica muy arraigada en muchas sociedades, de tal forma que una «nalgada» no está del todo mal vista; sin embargo, está comprobado que los golpes, gritos, insultos dañan tanto física como psicológicamente a los niños.

Como adultos y padres responsables, debes saber que pegarle a tu hijo, o gritarle o utilizar palabras insultantes con él es una conducta reprobable que no conduce a nada bueno.

Aquí más razones para nunca pegarle a tu hijo:

1. Demuestra que has perdido el control:

Como padre, eres tú quien siempre debe tener el control de la situación, esto no significa ser autoritario, sino tener la capacidad de guiar al pequeño y explicarle por qué su comportamiento no es el adecuado. Cuando recurres a los golpes le estás demostrando que estás fuera de control y tu referente como autoridad se derrumba.

2. Violencia llama violencia:

¿Cómo le podrás decir a tu hijo que está mal pegarle a otro niño cuando tú lo haces en casa? Educar con golpes es una forma de justificar la violencia y tu hijo aprenderá que esta es la única forma de solucionar los problemas. Además, está demostrado que los niños expuestos a la violencia en el hogar se convierten en niños violentos.

3. No te ayuda a educar:

Pegarle a los niños deja en evidencia que eres poco creativo como padre. Es muy fácil dar un golpe, pero este solo resuelve el conflicto al momento a través del miedo, pero no modifica el comportamiento del niño.Evitará hacerlo para no volver a recibir un golpe, pero no entenderá por qué no debe comportarse de esa manera.

4. Daña la personalidad de los niños:

Los gritos, las humillaciones, y por supuesto, pegarle a un niño deja una huella imborrable en su personalidad. La violencia los hace sentir indefensos y humillados y provoca daños en su autoestima.

5. Porque es delito:

Además de todo lo anterior, pegarle a un niño es un delito que se castiga en la mayoría de los países. No importa el tipo de golpe, la violencia física y psicológica contra un niño está prohibido por la ley.

Por Berenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

5 factores que pueden afectar la vida emocional de tu hijo en su adultez