Categorías
Padres e Hijos

Bebé estuvo a punto de morir a consecuencia de… ¡un beso!

Lucy, una mujer estadounidense, se sentía la mujer más feliz luego de dar a luz a su bebé. Fueron varias los visitan que acudieron a conocer al pequeño Oliver y sin saberlo uno de ellos pondría en peligro su vida tras una demostración de cariño.

Oliver tuvo que ser internado de manera urgente a un hospital, luego de ser contagiado por una persona que tenía herpes labial y lo besó al momento de conocerlo.

El bebé tuvo que estar 21 días con oxígeno y fue alimentado mediante una molesta sonda.

«Oliver nació el 3 de agosto y cuando tenía 11 días dejó de beber leche durante la noche y empezó a tener fiebre. Al día siguiente mi pareja y yo le llevamos al hospital y allí le suministraron oxígeno y le colocaron una sonda para que se alimentara», publicó Lucy en su cuenta de Facebook.

Tras más de una semana luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos, el médico asignado a su caso les confirmó que Oliver tenía un herpes neonatal.

“Él nos explicó que el virus del herpes simple puede contagiarse en un recién nacido si una persona con un herpes labial le da un beso o toca al pequeño después de tener contacto con la infección», explicó la madre.

Por fortuna, Oliver logró reponerse y sanar, pero continuará con consultas y tomando antibióticos por al menos seis meses más. Lucy se decidió a hacer pública su historia en un intento por crear conciencia en el cuidado de los bebés.