Categorías
Ser Familia

8 tips para cuidar a tu mascota del calor

Las altas temperaturas pueden afectar la salud de tu mascota, te damos 8 tips para cuidar a tu mascota del calor. 

Según datos del Meteorológico Nacional, esta temporada de calor será la más intensa de los últimos años y también a los animales les afecta.

Si tu mascota está expuesto al calor, también puede sufrir de:

  • Insolación
  • Quemaduras solares
  • Golpes de calor

Sigue estos 8 tips para cuidar a tu mascota del calor

1. Dale agua fresca

Revisa que siempre tenga agua en su plato y que el agua no esté caliente. Pon su bebedero en un lugar con sombra.

2. Cuídalo de los cambios de temperatura

Las mascotas no sudan, (la función humana que nos ayuda a regular la temperatura) entonces, no dejes que esté cerca de ventiladores o aires acondicionados.

3. Paséala con precaución

Debido a las altas temperaturas, el asfalto podría estar tan caliente que puede quemar sus patas u hocico. Saca a pasear a tu mascota cuando el sol haya bajado, a partir de las 6 de la tarde.

4. Manténla hidratado

Cuando pasees a tu mascota, lleva agua para mantenerlo hidratado.

5. Métela a bañar

En la temporada de calor pregunta al veterinario qué tan frecuente puedes bañar a tu mascota y sigue las indicaciones. Lo ideal es que lo bañes más seguido para refrescarlo.

6. Seca bien a tu mascota

Ayuda a tu mascota a secarse bien para evitar humedad, generación de hongos y problemas en la piel.

7. Córtale el pelo 

Lleva a tu mascota a que le recorten el pelo a no más de 3 centímetros. No lo rasures porque el pelo lo protege de las quemaduras solares.

8. Cuida su color de piel claro

Si tu mascota tiene un color de piel claro, pregúntale al veterinario por cuidados especiales.

¿Cómo saber si tu mascota tiene calor?

  • Si respira más rápido
  • Si tiene la lengua de afuera
  • Estira las patas traseras cuando toca el piso frío
  • Está más tranquilo de lo normal
  • Si busca sitios con sombra
  • Si toma mucha agua

Si notas algo raro en tu mascota, lo mejor es que lo lleves al veterinario de inmediato.

¿Qué mascotas tienes?

¿Tu hijo perdió a su mascota? Ayúdalo a enfrentar su muerte.

Categorías
Especiales

Conoce la forma correcta de darle agua a tu bebé

En un bebé «el agua juega un papel fundamental en su crecimiento y desarrollo. Si no ingiere las cantidades apropiadas de ésta, podría deshidratarse fácilmente y, por consiguiente, poner en riesgo su salud», advierte María Fernanda García, licenciada en Nutrición y educadora certificada en Diabetes.

Y es que los niños eliminan más agua que los adultos, ya que están sometidos a un continuo y rápido crecimiento que requiere de una constante reposición de líquidos. Además, están más expuestos a trastornos como: diarrea, vómitos y fiebre, que contribuyen a eliminar agua del cuerpo. También presentan menor tolerancia al calor y su temperatura corporal se eleva más rápidamente, por lo que tienen un mayor riesgo de deshidratación.

¿Cómo hidratar a tu bebé?

De los 0 a los seis meses no se recomienda dar ningún otro tipo de líquidos, la leche materna o de fórmula aportan la cantidad necesaria para la hidratación de tu chiquitín. Ofrecer otro tipo de líquidos podría ser contraproducente debido a la inmadurez del aparato digestivo del bebé.

A partir de los seis meses puedes darle a tu bebé agua simple y, con medida, jugos naturales, principalmente en situaciones de deshidratación como vómitos, fiebre, diarreas, calor excesivo, etc. La cantidad dependerá del grado de pérdida de líquido, edad y características del nene.

La excepción a la regla: 

  • En caso de que un bebé de esta edad se encuentre en un clima muy cálido y sude demasiado, es necesario incrementar el número de tomas al día para evitar la deshidratación.
  •  En los pequeños que se alimentan con otro tipo de sustitutos de leche, con sus tomas cubren sus requerimientos de manera apropiada, ya que para diluir la fórmula se requiere un aporte de agua importante. Por eso, no se recomienda darles más agua u otro tipo de líquidos como jugos, refrescos y tés.
  • En caso de que el niño se encuentre enfermo, es importante consultar al médico, y entonces probablemente será necesario ofrecer agua adicional a la aportada por la leche, o bien, incrementar el el número de biberones al día.

Por Felipe Salinas