Categorías
Padres e Hijos

Frases que NO debes decir a tu hijo cuando «no puede» hacer algo

Las palabras que usas para corregir, acompañar, motivar o calmar será su diálogo interno que lo acompañará durante toda su vida. Entonces ¿qué frases usar y no debes decir a tu hijo cuando se enfrenta a un reto? 

Ojo! Eso no significa que tu rol sea el mismo que una porrista que sólo quiere hacer sentir bien y animar, es más bien una oportunidad para generar frases en su mente que lo lleven a dirigir sus acciones.

Cuando te enfrentas a un reto en tu día a día, cometes un error o te sientes confundido escuchas una voz interna. Es algo dentro de tu mente que a veces te anima y a veces te hace sentir un poco peor con frases como “¡Claro! Siempre es lo mismo conmigo”.

¿De dónde viene ese diálogo? Se construye en los primeros años de vida, es una interiorización de las frases que otros nos repitieron. Durante la infancia la brújula moral se va creando conforme los límites son marcados, los impulsos manejados y la motivación externa se convierte en interna.

Lo mejor, antes de decir algo, es observar ¿a qué reto se enfrenta? ¿qué es lo que lo lleva a creer que “no puede” hacerlo? ¿es realmente un reto más difícil de lo que puede lograr? Y lo más importante, como decía María Montessori, ¿cómo lo puedes ayudar para que lo haga solo?

NO debes decir a tu hijo

“Ya, yo lo hago”

Con esta frase estamos comunicando que efectivamente, el niño no puede hacerlo. Habrá veces que el reto sea muy difícil para la etapa evolutiva en la que está y necesita que nosotros lo hagamos. En esos casos, es más aconsejable decir algo como “cuando te enfrentas a un reto, puedes pedir ayuda” o “yo te puedo ayudar, seguro luego lo vas a poder hacer tú solo”.

“No digas no puedo”

Cuando un niño dice “no puedo” hay que observar si realmente necesita que lo hagamos nosotros o está buscando un camino fácil para algo que realmente ya sabe hacer. Una buena idea es guiarlo con palabras específicas paso a paso por lo que debe hacer para lograrlo, siempre siendo muy claros. Por ejemplo: “para ponerte el calcetín primero ábrelo, mete primero tus dedos y luego acomódalo para que cubra tu pie”.

“O lo haces o no hay…”

Condicionar las acciones esperando una recompensa o intentando evitar un castigo es muy efectivo a corto plazo porque los niños “obedecen”, pero realmente no se está ayudando a crear una disciplina interna que lo ayude a largo plazo.

Busca cambiar este discurso por una motivación, frases como “yo sé que estás cansado pero ya casi acabas” o “estoy segura que tu puedes con esto” lo ayudan a superar la frustración entendiendo que lo debe hacer, no por algo que viene sino porque eso se debe hacer. Más adelante esto es lo que nos ayuda a mantenernos en un camino para alcanzar nuestras metas.

En suma, lo ideal es hacer conciencia y reflexionar hoy sobre los mensajes que das a tus hijos. ¿Qué diálogo interno estás formando? Y lo más importante,
cómo puedes ayudar a fomentar su autoconfianza.

Por Lic. María Cristina Fernández, Gerente Pedagógico de Advenio

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 frases que no debes decirle a tu hijo

Categorías
Nutrición

4 alimentos que te elevan el ánimo al 100 (y te dan felicidad)

La felicidad es un estado que todos deseamos y las mamás/papás, sobretodo, lo desean para sus hijos porque, sin duda, los quieren ver bien. Y aunque no existe fórmula alguna para lograrla, sí existen algunas acciones que, incluso, la ciencia ha descubierto son efectivos para elevar el estado anímico, por consiguiente, la felicidad.

Entre estas investigaciones puedes encontrar las que hablan acerca del efecto de ciertos alimentos en el organismo, los cuales favorecen la disminución del estrés o el aumento de energía, incluso la producción hormonal que beneficia el buen ánimo.

Te compartimos estas cuatro:

Maca

Es conocida por ser una fuente de nutrientes naturales, así como por su alto contenido de calcio y vitamina C. Al consumirla favorecerás tus músculos y disminuirás el estrés natural de la rutina.

Además, se le reconoce su beneficio sobre el cansancio y la estimulación de la libido, por lo que es una excelente aliada para disfrutar más del sexo; ¿¡y a quién no pone feliz el sexo!?

Espirulina

Muchas personas la conocen como “la súper alga milagrosa”, pues aumenta la producción de anticuerpos y se encarga de prevenir virus y enfermedades respiratorias. Además, por la cantidad de proteínas que contiene, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda para combatir la malnutrición aguda.

Pero su poder para hacerte sentir feliz es que uno de sus principales ingredientes es el triptófano, un aminoácido que actúa como llave para que el organismo segregue serotonina, la hormona de la felicidad. Al actuar como precursor de la serotonina, regula el estado de ánimo, el estrés y el apetito.

Matcha

El matcha se origina de las hojas del té verde y cuenta con un gran valor nutricional por las vitaminas A, E y K que posee. También contiene l-teanina, que te impulsa a mantener el enfoque y la concentración, sin un efecto negativo en tu sistema nervioso, así como a la vez brinda energía, te relaja y, por supuesto, te ayuda a diminuir el estrés.

Agua de coco

Es una bebida llena de vitaminas, minerales y antioxidantes, aporta potasio, calcio, sodio, magnesio y fósforo. Asimismo, se ha descubierto que tiene un efecto positivo a nivel cognitivo, por lo que se ha revelado como un alimento que podría ayudar a mejorar los casos de Alzheimer.

Además, posee electrolitos, que son buenos para sentirse con ánimo y energía: facilitan el funcionamiento del sistema nervioso y la transmisión nerviosa, así como un mejor funcionamiento cognitivo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Espirulina, una proteína similar a la carne con muchos beneficios para tu hijo

Categorías
Ser Familia

10 cosas que puedes hacer estas vacaciones para darle amor a tu hijo

Aprovecha este tiempo libre en casa, con tu hijo y familia para llenarlos con tu amor, hacerles saber que son lo más importante que tienes en tu vida. Te compartimos estas 10 ideas para darle amor a tu hijo.

¡Es el momento! Ahora que estás tranquila, sin la prisa de la escuela, los deberes en el trabajo, la presión de tu jefe, el tránsito vehicular y todo lo demás de tu cotidianidad, te será más natural transmitirles tu afecto, porque no estas pensando en los miles de pendientes; te sientes más en calma. Así que… respira, trae a tu cabeza los sentimientos bonitos que tu hijo, tu pareja, tu familia te inspira y recuérdales que estás ahí para ellos. ¿Cómo? Es muy fácil…

  1. Deja que duerma contigo en tu cama y abrázalo ahí acostados.
  2. Juega con ellos almohadazos y llénalos de mordizcos, cosquillas y besos.
  3. Salgan a pasear al perro, a llevarlo al veterinario a una revisión, a correr junto con él; báñenlo y revuélquense con él.
  4. Cocinen postres; deja que tu hijo experimente con ingredientes, pregúntale qué le gustaría ponerle a la receta.
  5. Juega con tu hijo a lo que a él le gusta; aprovecha para conocerlo más, pregúntale de sus amigos, pídele que te cuente qué hace en su día a día, qué siente, qué piensa…
  6. Vean películas en casa acurrucados en un sofá, preparen palomitas, mini hamburguesas, papitas, platanitos o camote frito.
  7. Hagan un picnic en casa o campamento con su tipi, cuenten historias chistosas o de miedo, platícale de tu infancia, de tus travesuras, de tus papás, tus amigos…
  8. Invita a los abuelos a desayunar a tu casa o vayan todos a un restaurante; hagan una tarde de cine o una mañana de caminata por un parque; piensa en eso que no has hecho aún con ellos y hazlo junto con tu hijo.
  9. Lleva a tu hijo a la colonia donde vivías de pequeña, muéstrale tu escuela, el parque donde jugabas, tu calle…
  10. Desayunen, coman o cenen en casa, prepara la mesa, ponla bonita, cocina algo especial; se trata de que tu hijo recuerde sus vacaciones como un tiempo en que él, mamá, papá y sus abuelos están unidos, en familia. Y si son solo tú y él, es lo mismo; el caso es que tu niño sienta que las vacaciones son para estar en familia, demostrarse su amor y llenarse de memorias repletas de felicidad.

Y asegúrate de decirle… ¿Sabes que te amo? Pues sí, eres el regalo más sorprendente y maravilloso que la vida me pudo dar. Gracias por ser parte de mi vida. Te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para que sigas cuidando tu salud en vacaciones

Categorías
Nutrición

Tips para hacer jugos saludables y aprovechar su valor nutricional

¿Eres fan de los jugos? Estos tips te ayudarán a aprovechar todo su valor nutricional para cuidar la salud de tu familia y enseñar a tu hijo hábitos saludables. Haz de los jugos parte de una alimentación equilibrada, correcta y muy saludables. 

Tips para hacer jugos saludables

Utiliza de preferencia una mezcla de verduras y frutas.

Las verduras y frutas nos dan una gran cantidad de importantes nutrimentos como vitaminas y minerales; las frutas nos aportan también energía a través de la fructosa (azúcar propia de las frutas), por lo que te recomendamos mezclar verduras y frutas en una proporción de 3 a 1 para disfrutar de sus nutrimentos sin aumentar de manera importante tu consumo de calorías.

Te interesa: Recetas de jugos de verduras y sus principales beneficios

Evita los extractores, prefiere las licuadoras.

La fibra es uno de los aportes más importantes de las verduras y frutas que está primordialmente presente en las partes que se descartan en un extractor; por lo tanto, te recomendamos licuar las verduras y frutas completas para poder obtener todos sus beneficios. 

Cuida las porciones.

Recuerda que si bien los jugos nos ayudan a la hidratación ya que sus ingredientes son principalmente agua, también nos aportan energía, por lo que deben ser considerados un alimento líquido; y como alimento debemos cuidar la cantidad que consumimos. Para evitar excesos, te recomendamos no exceder de una porción de un vaso de tamaño estándar, es decir 240 ml.

No agregues endulzantes o utiliza aquellos que son bajos en calorías.

Disfruta del sabor naturalmente dulce de las frutas que utilizas para preparar tus jugos. Escoje frutas maduras que son más dulces, y si requieres que sea un poco más dulce, utiliza sustitutos de azúcar para no aumentar la cantidad de energía. 

Aprovecha la variedad y las verduras y frutas de temporada.

Para tener una dieta saludable es indispensable que sea variada, por lo tanto, te invitamos a hacer uso de tu imaginación y probar diferentes combinaciones de verduras y frutas aprovechando aquellas que son de temporada.

Por último recuerda siempre manejar los alimentos cuidando la higiene en la preparación y la conservación; especialmente en la época de calor.

Por Ana María González, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutrición.

FOTO: GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Chocolate, jugo, té, licuado, café…? Descubre la bebida más saludable para tu hijo