Categorías
Ser Familia

Estudio revela que los hijos únicos son más propensos a ser obesos

¿Tienes solo un hijo y no planeas concebir otro?, pon mucha atención a su alimentación, pues de acuerdo con estudios recientes podría estar en riesgo de padecer de obesidad durante su niñez.

El ‘Center for Disease Control and Prevention’, en Estados Unidos, señala que los hijos de madres solteras, así como los hijos únicos, tienden a sufrir de obesidad a partir de los siete años; situación que disminuye en los niños que viven en familias con ambos padres o que tienen hermanos.

El estudio ‘Nutricion and Diabetes’ realizado por la Universidad de Gothenburg, Suecia, señala que ser hijo único aumenta en 50% el riesgo de ser obeso. Por desgracia, México es el segundo país con más niños que tienen sobrepeso: 1 de cada 3 pequeños de entre 5 y 17 años lo padecen.

Ten en cuenta estos factores de riesgo que promueven el aumento de peso en tu hijo o hija:

Cuida su dieta. Generalmente, a los niños les cuesta trabajo comer alimentos nutritivos, sin embargo debes tratar que tu hijo los consuma por su bien. El exceso de comida chatarra sólo contribuye al aumento de su peso, considéralo.

Promueve la actividad física. De acuerdo con la investigación de la Universidad de Gothenburg, los hijos únicos hacen menos actividades al aire libre, por el contrario les llaman más la atención los videojuegos o la televisión. Procura integrarlo a equipos deportivos en los que conviva con más chiquillos y al mismo tiempo haga ejercicio.

Consentirlo demasiado lo perjudica. En una familia donde sólo hay un niño es normal que se convierta en el centro de atención. Cuida que los gestos de cariño que reciba tu hijo no se conviertan en golosinas y postres que terminen por afectar su peso.

La ansiedad y depresión son grandes enemigos. Hay hijos únicos que conviven muchas horas en compañía de adultos y esto puede acarrearles depresión ya que fácilmente pueden absorber la tensión de problemas de la gente mayor. El consumir alimentos por ansiedad es una de las consecuencias que tu hijo puede sufrir.