Categorías
Ser Familia

El poder de los abrazos

El poder de los abrazos

El contacto físico con tu bebé lo ayuda a crecer y madurar bien. Acúnalo y abrázalo cada que puedas, no temas a “malcriarlo” en esta etapa lo necesita mucho.

¿Tienes mascota?

Tu perro y tu recién nacido, ayúdalos a conocerse y amarse

El poder de los abrazos

Cientos de veces quizás has oído “se acostumbrará a los brazos, no lo cargues”. Es un mito. Los niños que pasan su primer año de vida en brazos o en porteo, son más cariñosos, alegres y resistentes a las enfermedades comunes.

El bebé aún no entiende palabras, pero sí siente tus gestos. Tu hijo sólo sabe sentir amor a través de la piel, mediante un abrazo, besos o una caricia. Hay muchos estudios que demuestran el efecto positivo del abrazo amoroso de los padres en la salud de los pequeños.

Bebé sabio

Los niños nacen sabiendo qué necesitan. Si tu bebé llora es porque tiene  una necesidad básica no satisfecha. La necesidad primaria es el amor que le dan sus papás y necesita recibirlo en grandes dosis todos los días. Piénsalo: ¿qué tan malo puede ser que se acostumbre a los abrazos de la persona que ama? Cuando crezca, ante alguna dificultad que se le presente, ten por seguro que tus brazos le calmarán.

Mira por qué debes tener contacto con tu bebé…

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Acude a su llanto

Los abrazos son un “alimento” para los corazones, significan amor y aceptación.

Por mucho que te critiquen familiares o amigas, ¡no dejes llorando a tu bebé! Piensa que es su forma de comunicación y si lo hace es porque algo no anda bien.

Tu hijo se está adaptando al mundo y busca reafirmar que es amado y aceptado: todos necesitamos cariño y un bebé, ¡mucho más!

¿Cuántas semanas tiene de nacido tu bebé?

Foto: Getty Images

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE 2018.

Esto puede interesarte…

8 consejos para dormir con un recién nacido

Categorías
Ser Familia

Paternidad amorosa

Tu papel como padre es muy importante: tu pareja te necesita y tu hijo también. Desde el parto, tu familia es cosa de tres. ¡Disfrútala al máximo!

Por Armando Ayala

Cuando un hombre se convierte en papá, el papel de su propio padre en su educación se vuelve relevante. Puedes repetir un modelo paterno por imitación o irte al extremo opuesto por rebeldía o reacción. La paternidad es una situación nueva, estresante, que requiere una respuesta rápida ante lo desconocido, pero en conciencia.

 

¿CÓMO ERA TU PAPÁ?

Poco responsable. Si el modelo paterno que tuviste no estuvo presente, puede ser que seas así.

Autoritario. Gritos, castigos físicos, ofensas… es posible que tengas dificultad para controlar las conductas impulsivas.

Adicto al trabajo. Nunca lo veías por su trabajo. Quizá también tienes un fuerte compromiso con tus labores. Ante la responsabilidad, te refugias en tu oficina también con la excusa de trabajar por tu hijo y familia y darles lo mejor.

Cooperativo e igualitario. Tú le cambias los pañales de maravilla, haces los biberones, los lavas… ¡en serio que la pasas genial!

Ajeno, pensaba que los hijos son cosa de mujeres. Permite que tu niño se vuelva parte de tu vida. Si sales a correr, lleva a tu bebé en la carreola, deja el “yo” y conviértelo en “nosotros”. Date la oportunidad de ser distinto de lo que viviste.

Paternidad amorosa
iStock

Los psicólogos opinan: “Por lo general, los hombres tienen cierta neutralidad en su paternidad, una manera distinta de afrontar la relación con su hijo y de cuidarlo; eso es muy enriquecedor para el niño”.

Todos podemos crecer si nos planteamos la situación de tal manera que nos permita aprender. Siéntete más conectado con tu hijo: te dará tranquilidad y, además, éstas son las cosas que, como papá, fomentas en tu hijo:

•Independencia.

•Lo estimulas a esforzarse más.

•Apoyas su agilidad física.

•Lo animas a confiar en sus capacidades.

Por último, haz equipo con tu pareja. Tener la misma autoridad para formar un frente unido a favor de la buena educación de su hijo, ¡es la mejor opción! Si el niño percibe que sus papás se contradicen, abusará de la situación y su mal comportamiento sólo les traerá más desacuerdos. Es vital estar juntos y de acuerdo para suavizar la tensión de ejercer la paternidad y disfrutarla desde el primer día.

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE OCTUBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS