Categorías
Embarazo

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Aunque hay métodos científicos que permiten elegir el sexo del bebé, hay otros que son puras charlatanerías que pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y al futuro bebé. Aquí la verdad. 

¿En qué momento se define el sexo del bebé?

El sexo del bebé se determina en la concepción, aunque su diferenciación se produce entre la séptima y novena semana de gestación. La naturaleza siempre tiende a crear embriones femeninos. Durante las primeras semanas de la gestación los órganos sexuales del embrión aún no están diferenciados.

Cuando un espermatozoide con cromosoma X fecunda el óvulo, el proceso diferenciador lleva «por defecto» al desarrollo de un cerebro y órganos genitales femeninos (útero, ovarios, etc.).

Sin embargo, cuando el espermatozoide lleva el cromosoma Y, este da una orden específica para que ese proceso natural se altere y comience la formación de los testículos. Estos, a su vez, activan una serie de hormonas que inhiben definitivamente el desarrollo de los genitales y el cerebro femeninos y hacen que el embrión se convierta en varón.

¿Hay predisposición genética para tener hijos varones o mujeres?

En algunas familias predominan las niñas y en otras los niños. Esto puede llevar a pensar que la descendencia de solo un sexo viene determinada genéticamente. Sin embargo, los expertos afirman que depende del azar.

Lo que sí está comprobado es que, en casos muy excepcionales, algunas familias son portadoras de síndromes letales para un determinado sexo (normalmente masculino), que puede trasmitirse o no. El embrión afectado no suele sobrevivir y por ello se reducen las posibilidades de tener hijos de ese sexo.

¿Es posible elegir el sexo del bebé mediante manipulación genética?

En algunos países está permitido elegir el sexo del bebé solo con fines terapéuticos, es decir, para evitar que los padres transmitan una enfermedad letal o grave para el futuro bebé, como por ejemplo la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne (entre otras muchas).

Existen dos técnicas para elegir el sexo del bebé: la selección de espermatozoides y el diagnóstico genético preimplantacional.

1. La selección de espermatozoides se realiza antes de la concepción. Se eligen los espermatozoides que llevan el cromosoma X o el Y, y se fertiliza el óvulo con el que interesa, mediante inseminación artificial.

2. El diagnóstico genético preimplantacional requiere que la pareja se someta a una fecundación in vitro. Se extraen dos células de los embriones obtenidos y se analiza su componente sexual, para diferenciar los que son XX o XY. Una vez identificados, se implanta en el útero el embrión del sexo que no esté afectado por la enfermedad.

Ambas técnicas son manipulaciones de estructuras muy sensibles y por el riesgo que puede conllevar para el futuro bebé deben realizarse únicamente en casos de riesgo genético grave.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Gender reveal party: la nueva tendencia para anunciar el sexo del bebé

 

Categorías
Ser Mamá

Lo que debes saber de la fertilidad a los 40 años

Tienes 35 años o más y ¿quieres un segundo bebé? Quizá tu médico ya te ha platicado acerca de las condiciones, probabilidades, riesgos… de la fertilidad a los 40 años. ¿Y esto te causa algunos temores para cumplir tu deseo de un segundo bebé? Te presentamos una opción que podrías considerar para hacer este sueño realidad.

Es un hecho que conforme la edad “avanza” hay una mayor probabilidad de tener embarazos de riesgo o dar a luz a niños con alguna alteración cromosómica. Aún así, probablemente sabes de alguna amiga que ha aplazado su maternidad aun pasando los 35 años por distintos motivos, por realización profesional, trabajo, asuntos financieros o hasta no tener pareja estable. Tú misma, quizá, has aplazado el tener un segundo bebé por disfrutar bien a bien el primero, por tu trabajo, porque te divorciaste de tu anterior pareja, o porque antes no querías pero ahora ya.

9 argumentos que necesitas considerar antes de decidir tener un segundo hijo

Como sea, en medio de este panorama, el congelamiento de óvulos es una alternativa para tener hijos en el momento que desees.

La congelación de óvulos implica extraer óvulos y criopreservarlos para su utilización a futuro en un procedimiento de reproducción asistida, específicamente en una fertilización in vitro (la fecundación en laboratorio de un óvulo por un espermatozoide y luego transferirlo al útero materno, donde se desarrollará para convertirse en un bebé).

Así que cuando estés decidida a embarazarte, tu médico descongelará tus óvulos en función de tu ciclo menstrual. Con un estudio se procede a la fertilización in vitro (los óvulos son inyectados con semen de la pareja para aumentar las probabilidades de fecundación).

¿Cómo sabes si eres candidata a utilizarlo?

Si quieres aplazar el embarazo unos años más (después de los 35) si has sido diagnosticada con cáncer, tienes baja respuesta ovárica o si eres propensa a la llegada de la menopausia antes de los 40 años.

¿Cuánto tiempo pueden mantener congelados tus óvulos?

Toda una vida. Normalmente, los criobancos hacen contratos de cierto número de años según lo requieras, pero ten la seguridad de que gracias a las técnicas de vitrificación, los óvulos pueden conservarse por mucho tiempo en buenas condiciones.

¿Cuánto te costaría?

Varía de una mujer a otra en función de la edad y las condiciones médico-ginecológicas particulares (tener un solo ovario o endometriosis) o si estás completamente sana.

¿Cuándo puedes considerar congelar tus óvulos?

Desde que eres mayor de edad es posible.

¿Cuál es el número ideal de óvulos para ser congelados?
De 15 a 20 óvulos maduros.

¿EN QUÉ CONSISTE ESTE PROCESO? CRIOPRESERVACIÓN PASO A PASO

1. Realízate una valoración médica ginecológica y hormonal con un especialista.

2. Inicia un tratamiento con medicamentos para estimular la función ovárica y hacer madurar al menos 10 óvulos.

3. Cuando tus óvulos estén lo suficientemente maduros, te realizarán una aspiración transvaginal.

4. Una vez aspirados, los folículos se evalúan y preparan en el laboratorio.

5.Luego, los folículos son colocados en una cámara de congelación que será monitoreada.

6. Los óvulos son almacenados en un criobanco, donde permanecen durante los años que quieras esperar.

Por Armando Ayala

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Alimentos para la fertilidad, ¿cuáles ayudan y cuáles no?

 

Categorías
Ser Mamá

Bebé on demand, un programa sobre el sueño de ser mamá

Bebé on demand, un programa sobre el sueño de ser mamá, habla de diferentes métodos para concebir.

La periodista y escritora argentina Luciana Mantero viajó a México, Argentina y Colombia para reunir distintas opiniones y testimonios, a favor y en contra, sobre los métodos de asistencia reproductiva en un programa especial llamado “Bebé on demand”.

Bebé on demand

El programa hablará sobre el avance de la tecnología par ayudar a la concepción, podrás ver historias de personas cuyo deseo por ser papás es muy grande, quienes buscan varias alternativas y sus opciones para superar escenarios complejos.

A veces el ser papá o mamá implica un camino lleno de obstáculos.

¿Qué tipo de historias verás?

La periodista retrata la realidad de las nuevas familias y el mundo de la reproducción asistida.

Podrás ver cómo funciona el método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja)

El proceso de vientre subrogado

La fertilización in vitro

El ser mamá soltera por elección

La historia de una mujer de 40 años que después de once intentos, finalmente logró embarazarse de mellizos

Para algunas mujeres, ser mamá es un gran sueño y varias deben de pasar muchos obstáculos para lograrlo.

¿Cómo fue tu historia para convertirte en mamá?

¿Tienes mala memoria en el embarazo? Mira por qué

Foto: Getty Images

Categorías
Ser Mamá

Mujer se embaraza in vitro y de manera natural… ¡y resultaron tres bebés!

Una mujer británica con problemas para concebir terminó embarazada dos veces en la misma semana, luego de acudir a una clínica de fertilidad.

Beata Bienias de 36 años, tenía casi 10 años tratando de tener un bebé con su esposo sin conseguirlo, por lo que acudieron al médico para practicarse un embarazo in vitro.

Lo que nadie sabía es que la pareja había concebido mellizos pocos días antes de practicarse el tratamiento de fertilidad. Cuando le realizaron su primera ecografía descubrieron con mucha sorpresa que ya estaba embarazada de forma natural y con el procedimiento in vitro había quedado fecundada por segunda vez.

YOUTUBE

El embarazo prosiguió su curso natural y no presentó problemas. Al paso de los meses Beata se convirtió en madre de tres bebés: Amelia, Matylda y Borys.

“Fue el milagro más grande. Nunca imaginé que algo tan increíble pudiera sucederme”, dijo Beata Bienias con mucha emoción, mientras sostenía a sus tres hijitos.