Categorías
Especiales

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

¿Se acerca el día en que tu hijo vaya a la escuela? Estos tips de especialistas te ayudarán a hacer esa transición más fácil.

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

Según los especialistas, comenzar la escuela representa para los niños un cambio de 360 grados en sus vidas y es el momento en el que como papás deben desarrollar la confianza en sí mismos y el sentido de la responsabilidad, ya que de esto dependerá la forma en la que se enfrente a la vida y la  formación de su autoestima para el futuro que le espera.

¿Pierdes la paciencia fácilmente?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Por ello, los expertos recomiendan seguir estos consejos cuando se acerca el momento de dar ese primer paso fuera de casa.

Motívalo a tomar riesgos y a sentirse autosuficiente

Tu hijo debe aprender a solucionar sus problemas y cada que lo logre tendrá una sensación de satisfacción agradable. ¡Déjalo vivir experiencias que lo hagan crecer a través del juego!

Estimúlalo a practicar actividades en las que tenga talento

No debe hacer miles de cosas, pero es importante que tome una clase de algo que le guste, así descubrirá para qué es bueno y sentirse hábil en algún deporte, música, baile o canto ayuda a formar su autoestima.

Enséñale a fijarse expectativas reales

Esto debe ir en relación a sus capacidades, ya que tampoco es bueno que como papás esperen demasiado de él y le exijan mucho. Recuerda, retos realistas para su edad.

Desarrollar buenos y malos hábitos

Esto se logra por medio del elogio y ser su ejemplo, de esta forma aprenderá a mejorar y encaminarse hacia los buenos hábitos y sobre todo mantenerlos, aunque no estés cerca de él.

Te ayudamos con los límites…

Pon límites sin llorar en el intento

Dale responsabilidades desde pequeño

Estas tareas deben ser sencillas e ir acorde a su edad. Puede empezar con recoger sus juguetes, darle de comer a su mascota, poner la ropa sucia en el canasta, doblar su ropa limpia.  Es importante que sepa que puede hacer ciertas cosas solo y entender su autonomía.

Establece rutinas y reglas

Un hogar sin rutinas ni reglas se convierte en un caos y desorden que no le permiten al niño desarrollarse adecuadamente.

Poner límites es parte de un buen desarrollo infantil.

¿Cómo ayudas a tu hijo a ser más independiente?

Foto: Getty Images

Este el primer pilar con tu hijo en edad escolar…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Así Crece

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

La forma con la que tu hijo recibe estímulos del mundo es la base de la formación para el futuro.

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Todos los seres humanos somos emocionales y aprendemos por medio de lo que sentimos, de nuestras sensaciones. La infancia es la etapa en donde los niños desarrollan sus habilidades para sentir y amar.

El crecimiento emocional dependerá de los primeros intercambios emocionales, los cuales les enseñan qué les gusta y que no.

Aumenta su autoestima

Las muestras de cariño aumentan la autoestima en los pequeños y les ayudan a construir una personalidad emocionalmente adaptada, estable e inteligente.

Es decir, recibir amor les ayuda a manejar los miedos naturales que surgen en las diferentes edades, logrando una sensibilidad saludable y equilibrada.

Esto podría ayudarte…

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Al sentirse amados, los niños tienen una confianza natural en sí mismos, pueden superar y enfrentar fácilmente algunas desventajas y fracasos, sin rendirse.

Son más persistentes, optimistas y entusiastas. Por ello es importante educarlos desde el respeto, la empatía, la expresión y la comprensión de sentimiento, el control del enojo, la capacidad de adaptación, la amabilidad y la independencia.

Buena salud emocional

Para lograr una buena salud emocional, debemos cambiar la forma en la que se desarrolla su cerebro y esto se logra a través del amor y de la educación emocional.

Los especialistas creen que criar a los pequeños en un ambiente amoroso y donde aprendan a expresar sus sentimientos, es la mejor forma de lograr que en su edad adulta no tengan miedo a expresar su amor.

¿Cómo le demuestras tu amor a tu hijo?

Foto: Getty Images

¿Crees que estás cometiendo alguno de estos errores?

9 errores comunes de crianza

 

 

Categorías
Así Crece

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

Entender cómo funciona y se desarrolla su cerebro te ayudará a tomar decisiones y acciones más acertadas en la educación de tu hijo. Te invitamos a adentrarte en su ¡mundo neuronal!

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

1. Tiene mil millones de neuronas
Al nacer, cuenta con casi la totalidad de los cien mil millones de neuronas que tendrá cuando sea adulto y antes de sus seis años, esas neuronas habrán desarrollado trillones de conexiones entre sí; lo mejor: cada una de esas conexiones se traducen en un aprendizaje.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para que decidas qué le quieres enseñar, pues cada aprendizaje que le ofrezcas se le va a quedar grabado en forma de conexión neuronal y lo acompañará a lo largo de toda su vida.

2. El cerebro opera en tres niveles.
Reptiliano, nos orilla luchar por nuestra supervivencia; emocional, nos facilita la capacidad de distinguir emociones agradables y desagradables; y racional, nos permite comunicarnos, razonar, empatizar o tomar decisiones.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para saber qué necesidad debes satisfacer en tu hijo para darle bienestar:

• Un bebé necesita satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, frío o sueño; si quiere comer…

• A partir del primer año, necesitas dialogar tanto con su cerebro reptiliano como con sus necesidades emocionales de amor y seguridad; cuando tenga hambre o sueño, apapáchalo también.

• Al tercer año, ya controla sus instintos básicos y se deja guiar por su razón, intuición y voluntad; ya puedes pedirle que espere un momento a que termines de preparar la cena.

3. Desarrolla sus habilidades intelectuales y emocionales a través de la observación y la imitación.
Gracias a las neuronas espejo imagina que sus reacciones toman la misma posición de quien observa en situaciones similares.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que le ofrezcas buenos modelos de comportamiento, según aquello que deseas reforzar en él, las conductas positivas o aquellas que te gustaría que hiciera o dejara de hacer.

4. Las recompensas positivas activan.
La región del cerebro que controla la motivación, donde se segrega dopamina, neurotransmisor que regula el placer.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para motivar a tu hijo hacia las conductas que consideras correctas. Esto lo lograrás si consigues asociar esas acciones con la recompensa que le cause satisfacción; puede ser desde un juguete hasta una sonrisa, aunque la que más valora un niño es el reconocimiento de sus padres.

Mira cómo estimular a tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

5. La región encargada de interiorizar normas (los límites) dentro del cerebro de tu bebé es la más importante para conseguir la felicidad.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que no temas establecer límites a tu niño. Poner límites a las conductas poco adecuadas ayuda a evitar que tu niño establezca conexiones entre sus neuronas que no lo van a favorecer; los límites son básicos para guiarlo hacia aquellas conductas que lo pueden llevar a lograr sus metas: constancia, responsabilidad, persistencia…

6. La empatía activa
La empatía activa una de las regiones (la ínsula) que sirven de puente entre su cerebro racional y el emocional, lo cual pone en paz sus emociones.

¿Para qué te sirve saberlo?

Cuando tu niño tiene sus emociones muy intensas (como en el berrinche), literalmente está fuera de sí; para ayudarlo, lo mejor es empatizar con él para hacer que su cerebro racional apacigüe sus emociones.

7. Percibe la injusticia
La ínsula -que entiende las sensaciones desagradables- se activa frente a aquello que puede causar daño; por ello, los niños sienten desconfianza de quien perciben falsedad o injusticia.

¿Para que te sirve saberlo?

Para evitar incumplir tu palabra o utilizar la mentira para conseguir lo que quieres; faltar a la palabra acaba provocando que el niño se aleje y no cree vínculos duraderos.

8. Miedos VS. Confianza
El niño vive una constante pelea entre sus miedos y la confianza de enfrentarlos; mientras su amígdala se encarga de detectar amenazas y sentir miedo, su cerebro racional le ofrece la posibilidad de dominar sus miedos y seguir.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para saber que la sobreprotección le resta independencia a tu hijo, porque aprende que necesita a sus padres para sentirse bien: sin miedo. Cuando le das la confianza para que él mismo los afronte, lo ayudas a sentirse capaz.

Datos del cerebro de tu hijo… En exprés

  • Sus necesidades básicas y el sentirte empático llevan la batuta de sus acciones. 
  • Las emociones son como la materia oscura del universo: con frecuencia no pueden verse, pero suponen 70% de la energía cerebral. 
  • La confianza del niño es igual a la confianza de los padres en el niño elevada al cuadrado. 
  • Su cerebro emocional es vital en los seis primeros años de vida en la relación entre padres e hijos.

Fuente: El cerebro del niño explicado a los padres. Dr. Álvaro Bilbao. Plataforma editorial.

Debes tener un equilibrio entre cubrir las necesidades básicas de tu hijo con las emocionales.

¿Qué es lo que más te sorprende de tu hijo?

Foto: Getty Images

Esta es la razón por la que tu hijo debe dormir bien…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

Categorías
Así Crece

¿Por qué mi hijo es tan obstinado y… qué hago?

Tu niño pequeño se obstina en conseguir lo que quiere hasta que das tu brazo a torcer; o si no cedes, te hace berrinche. ¿Cuál es la causa? Descúbrelo a continuación.

Están pensando por sí mismos

Lo primero que hay que hacer es no olvidar que lo normal es que sea así de terco y que no puedes exigirle, de entrada, que vaya por la vida como un guante de seda. Por ejemplo, se meta en la cama a las ocho sin replicar y que él solo lea un cuento. Lo normal es que no quiera irse a dormir , que haga rabietas para ponerse las zapatillas de andar por casa o que se niegue a bañarse.

Es que a esta edad, los pequeños están llevando a cabo una de las tareas más apasionantes de su corta existencia: están aprendiendo a pensar por sí mismos.

Llegó el momento de la independencia

Por eso, aunque resulte un poco paradójico, necesitas entender su rebeldía y terquedad como signos positivos que expresan una personalidad en evolución y ser comprensiva. Si un niño de esta edad no diera ninguna señal de oposición o terquedad, si se conformara con todo, dejara sus juguetes sin problema alguno, o no protestara, estarías ante un niño que tiene un gran temor a exponer sus deseos y su mundo interior.

Así que el hecho de que tu hijo sea, cuando menos, necio, significa que goza de una estupenda salud mental y que hace lo que hace (y debe hacer): ser insoportable.

¿Qué puedes hacer con tu hijo obstinado?

Tu gran reto es permitir que tu hijo exprese sus deseos, su ritmo, vitalidad y desacuerdo sin ahogar su personalidad y sin dejarlo exento de referencias y a merced de sus locos impulsos. Estas son algunas ideas para lograrlo.

1. Saber ceder.

Pues sí, a veces hay que ceder. Y no debes tener miedo, porque precisamente los peores padres son los que prohíben constantemente. El auténtico reto está en saber poner pocos límites pero totalmente eficaces.

Por ejemplo, tu hijo se niega  a probar el mismo puré que hace una semana le volvía loco, y por más que utilizas trucos y más trucos, no hay manera. Intentar que un niño  comprenda que las espinacas tienen mucho hierro es misión imposible. Así que en estos casos quizá lo mejor sea no complicarse la vida y ofrecerle otra cosa, así de sencillo y fácil para todos.

2. Explicar y explicar.

Los niños quieren y necesitan saber por qué no pueden hacer aquello que les da la gana y qué esperan sus papás de ellos. No vale de nada prohibir sin explicar. Por ejemplo, si no queremos que se acerque a una peligrosa escalera deberíamos decir: «no quiero que te acerques ahí porque si te caes te haces mucho daño y mamá no quiere verte malito».

3. Negociar.

La mejor manera de evitar que acabe en un berrinche es la persuasión. A veces funciona, aunque cueste creerlo. Veamos, si ya estamos frente al escaparate de la juguetería y el niño señala con insistencia un juguete, en vez de negárselo, puedes decirle: «Claro, por tu cumpleaños lo tendrás» (ojo, luego hay que cumplir).

Todo vale: ofrecer recompensas, utilizar el sentido del humor, «engañarle» un poquito. Se trata de reconducir su terquedad por caminos un poco más llevaderos para todos.

Por Berenice Villatoro

FOTO: GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Pon límites sin llorar en el intento

 

Categorías
Así Crece

¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular

¡Ya no sé qué hacer! ¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular en todo el día

Si tu hijo no suelta el celular en todo el día, ¡calma! Existe una diferencia entre espiar y estar informado, si le diste a tu hijo un smartphone mira las siguientes recomendaciones.

Si tu hijo ya tiene smartphone y lo usa para hablar con amigos o estar en redes sociales, recuerda que…

1) Tú se lo diste con todo y conexión a Internet.

2) Tu hijo está bajo tu tutela.

3) No puedes darle más autonomía digital de la que tiene en el mundo real.

Tips de uso sugeridos

Lo ideal es que estés pendiente de quién lo sigue en redes sociales, con quién mensajea y qué tipo de mensajes son.

Es tu responsabilidad revisar el uso que le da a su nueva vía de comunicación.

Checa sus grupos de WhatsApp.

Verifica que sus redes sociales sean “privadas”.

Platica con él sobre qué tipo de comentarios o publicaciones son adecuados.

Es básico que hables con él sobre privacidad.

Recuerda que algunas redes sociales como Facebook requieren del consentimiento de los padres.

Deja que tu hijo sepa y que asuma con naturalidad que revisas su smartphone.

No dejes que agarre el teléfono a escondidas.

Platica de forma positiva sobre la vida digital de tu hijo.

Igual que lo haces con otras actividades: primero, vigila; luego, acompaña y finalmente dale la confianza e independencia que necesita.

¿A qué edad le diste un smartphone a tu hijo? ¿Crees que es bueno que los niños tengan celulares?