Categorías
Salud

Deportes que pueden afectar el oído de tu hijo

¿Cuáles son los deportes de mayor riesgo en cuanto a lesiones de oído se refiere, es decir, deportes que pueden afectar el oído de tu hijo? El doctor Gonzálo Corvera Behar responde esta pregunta.

¿Por qué es importante cuidar el oído de tus hijos?

La razón principal radica en que cualquier afección en la audición repercute en los estudios y en la capacidad de comunicación. Una pérdida de audición no tratada en un niño puede afectar su capacidad de aprendizaje, ya que si no alcanza a entender lo que el maestro le dice, difícilmente podrá hacer frente a todos los retos que la escuela representa.

Asimismo, la cuestión social es muy dependiente de la audición. El hecho de poder convivir en familia o con amigos, participando en conversaciones, engloba el aspecto social que nos hace humanos, lo cual gira alrededor de la audición.

Deportes que pueden afectar el oído

Box, judo e, inclusive, fútbol

Los deportes de más riesgo son los deportes de más contacto. Hay deportes que son de contacto directo como el box, el judo e, inclusive, el fútbol. Llamamos deportes de contacto directo a aquellos en los que dentro de las reglas del juego está permitido el contacto físico entre los jugadores, lo que provoca mayor riesgo. En el box se pueden producir golpes directos a la oreja, así como en el judo y en el fútbol.

Ciclismo, Esquí acuático, Clavados

Hay deportes que no son de contacto directo pero que también ponen en riesgo el oído, ya que existe riesgo de caídas o traumatismos craneoencefálicos; me refiero a deportes como el ciclismo, bien sea de ruta o de montaña; el esquí acuático que puede poner en riesgo una perforación del tímpano o los clavados, aunque no son tan frecuentes.

Buceo

Existen otros deportes riesgosos respecto a lo que llamamos “Barotrauma”, que se produce a causa de un cambio de presión. En este sentido, hablamos de deportes como el buceo. Este deporte es aún de mayor riesgo cuando se trata de buceo libre o buceo de apnea, que implica que los buceadores deben descender lo más rápido posible, y, generalmente, al hacerlo, no se compensa la presión, por lo que la persona se pone en riesgo de perforarse el tímpano o de romper las membranas internas del oído.

Llamamos barotrauma al daño que se genera en el oído por cambios bruscos de presión. Si, en cambio, buceamos con tanque, tenemos tiempo suficiente para compensar el cambio de presión y lo podemos hacer con toda tranquilidad, por lo que el riesgo se reduce.

Para prevenir que tu hijo sufra alguna lesión de oído

  • Es importante que tu hijo use equipo de protección, o sea, cascos para el ciclismo, por ejemplo.
  • Usar siempre el equipo de protección, acorde a cada deporte. Cuando el deporte permite o requiere uso de protección, nunca se lo brinquen.

Es importante que cualquier lesión de oído sea tratada por un especialista en oído, ya que horas de retraso en el diagnóstico y tratamiento pueden hacer que algo que es tratable se haga permanente.

¿Pediatra o especialista?

Existen lesiones en las que el médico de primer contacto es el pediatra cuando se trata, por ejemplo, de una otitis media, después de una gripa. En esos casos está perfecto que sea el pediatra quien lo trate inicialmente pero cuando se trata de un accidente sí es muy importante acudir directamente con un especialista.

Por Dr. Gonzalo Corvera Behar, Director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C., y Presidente y Fundador de la Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdanos a Oír”, A.C. (Amaoír)

Tel: 55-5081-8249 / Twitter: IMON_salud / Facebook: oires.amaoir / www.imon.com.mx

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Es gripa o infección de oído?

 

Categorías
Embarazo

Cómo afecta la contaminación la salud de tu bebé y tu embarazo

Cómo afecta la contaminación la salud de tu bebé y tu embarazo en estos días en donde los índices de CO2 han estado hasta el tope y en la mayor parte del planeta se registra mala calidad del aire.

La contaminación sí afecta a tu bebé, mira qué puedes hacer. Durante el embarazo no pensamos en los riesgos que puede tener la contaminación para nuestro bebé, a veces, es un tema que sí llega a afectar.

En las grandes ciudades, los índices de contaminación son altos y el aire contiene una serie de sustancias que han resultado ser dañinas para la salud.

La mayoría de las mujeres que viven en áreas con niveles altos de contaminación tienen bebés sanos, pero protegerse de cierto tipo de contaminación durante el embarazo ayuda a que el riesgo para tu bebé sea mínimo.

Te interesa: Beneficios de comer al aire libre para tu salud

Cómo afecta la contaminación la salud de tu bebé y tu embarazo

Riesgos para mamá

  • La toxicidad puede dañar las células y aumentar el riesgo de un menor flujo de sangre a la placenta y una disminución de transferencia de nutrientes al bebé. 
  • Desarrollo de hipertensión, parto prematuro o recién nacido de bajo peso. 
  • Ojos irritados o vista cansada. 
  • Malestar en general del cuerpo. 
  • Dolor de cabeza, náuseas o más mareos.

Riesgos para el bebé

  • Bajo peso al nacer. 
  • Daño en el desarrollo pulmonar. 
  • Tendencia a padecer asma o alguna enfermedad respiratoria. 
  • Alteraciones en el desarrollo del sistema inmunológico. 
  • Podría padecer de infecciones de oído.

Cómo protegerte y a tu bebé

  1. Descarga una app que mida la calidad ambiental del aire. Los días de alerta por mayor contaminación sal a la calle muy temprano o cuando anochezca.
  2. Evita hacer cualquier tipo de ejercicio al aire libre cuando haya alerta de mala calidad del aire.
  3. Instala filtros de aire que aíslen de tu casa las partículas contaminantes.
  4. Evita la exposición al aire acondicionado. 
  5. Si te es posible y tu médico lo aprueba, da un paseo por el campo o la playa al menos cada dos meses. Al respirar aire puro se favorece la oxigenación celular, lo cual elimina las toxinas del organismo, reduce el estrés, relaja el sistema nervioso, contribuye al estado de bienestar general y mejora el rendimiento físico por la reducción de la contaminación en CO2.

Una buena alimentación ayuda

Una dieta equilibrada y rica en estos nutrientes te ayudará a mejorar tu estado de salud y el de tu bebé. Consume alimentos ricos en…

Vitamina E protege contra el daño celular y aumenta el suministro de oxígeno a las células, por lo tanto, fortalece el sistema inmunológico. Los alimentos que más vitamina E poseen son las hojas verdes, los cereales de grano entero, la yema de huevo,

Vitamina C ya que fortalece los vasos sanguíneos, esto te ayuda sobre todo a sanar más rápido. Las principales fuentes de vitamina C son la naranja, la fresa, el mango, el brócoli y la papaya.

Selenio protege al cuerpo contra el daño de los radicales libres, que pueden producir cáncer en el hígado y los pulmones. Lo encuentras en el huevo, cebolla, ajo, cereales de grano entero y pescado.

Vitamina A y betacaroteno ayudan en la formación y mantenimiento de las membranas mucosas que recubren los conductos nasales y el tracto intestinal, haciéndolos más resistentes a las infecciones. Algunas fuentes buenas de esta vitamina son la mantequilla, las zanahorias y el hígado.

Cuidar la salud de tu bebé y la tuya es muy importante para evitar padecimientos futuros y complicaciones en el parto.

¿Vives en una gran ciudad?

Te puede interesar…

Caminar durante el embarazo, mejor para la salud si es al aire libre

Categorías
Salud

¿Qué es la otitis de piscina en los peques?

La otitis de piscina o externa en niños puede ser muy recurrente durante las vacaciones, por eso te decimos sus síntomas y cómo prevenirla.

La llamada otitis de piscina o nadador en niños es en realidad una otitis externa causada por hongos o bacterias y que infecta el canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano.

La otitis de piscina ocurre, como su nombre lo indica, por pasar demasiado tiempo en el agua, lo cual genera inflamación y que las bacterias u hongos infecten la piel del canal, causando dolor al tacto o, incluso, por roce y al masticar o hablar.

Las molestias por la otitis externa se pueden acentuar en los niños también cuando duermen sobre el oído infectado.

Debido a la infección y como parte de los síntomas de la otitis de piscina, es posible que haya un poco de supuración del oído y que la audición de los peques se vea afectada de manera temporal hasta recibir tratamiento. Cabe destacar que no es contagiosa tal cual para otros pequeños.

El tratamiento de la otitis externa depende de la gravedad de la infección y de la cantidad de dolor que siente el pequeño. Es importante no medicarlo sin consultar previamente a un médico y, para prevenirla, lo mejor es que sigan las recomendaciones del especialista; además, limitar un poco el tiempo en la piscina, secarse con cuidado los oídos utilizando una toalla, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua drene de los oídos.

Recuerda, la infección por otitis externa no es grave, pero lo mejor siempre será la prevención para evitar que tu peque padezca dolor. ¡Cuídalo!

 

Categorías
Salud

¿Es gripa o infección de oído?

Si parece que tu bebé sufre de una «gripa eterna», pregúntate, ¿es gripa o infección de oído?

Te explicamos por qué sucede y cómo tratarlo.

¿Qué es la otitis media?

La otitis media aguda (OMA) es un proceso inflamatorio que afecta al oído medio, cuya causa más frecuente es la infección de la vía aérea superior. “Es uno de los problemas más habituales en los niños debido a que su trompa de Eustaquio es más ancha, más corta y más horizontal que en los adultos, por lo que su mecanismo de apertura es menos eficiente y facilita la llegada de gérmenes desde la nariz.

Dos de cada tres niños presentan al menos un episodio antes de cumplir un año.

Los cambios de clima y las lluvias multiplican los casos de infección debido a los catarros. La otitis es una patología y la causa más frecuente de visitas de lactantes y niños pequeños a las consultas de los otorrinolaringólogos quienes ayudan a prevenir el contagio de resfriados y te indicarán que el empleo excesivo de antibióticos puede causar resistencias.

¿Sabías que el 90 % de la población infantil sufre al menos un episodio de otitis antes de los cinco años?

¿Es normal que tenga tantas infecciones?

Antes de los tres años “el sistema inmunológico de defensas todavía no está desarrollado, por eso cuando van a la guardería es común que se contagien de gripa. Después de los primeros días de resfriado, aparece dolor progresivo de oído que suele definirse como pulsátil porque son como latidos o pulsaciones. Además, puede producir fiebre de hasta 40 ºC y, si evoluciona, provoca una perforación de la membrana timpánica. 

¿Por qué lo resfriados derivan en otitis?

Es probable que en más de una ocasión en la que tu hijo se ha resfriado, hayas acabado en urgencias por el dolor de oído. Esto sucede porque, a veces, los catarros inflaman y obstruyen el conducto que comunica el oído con la nariz, que es la llamada trompa de Eustaquio. Por este conducto, se elimina la mucosidad que el oído normal fabrica. Cuando se obstruye (por la inflamación producida por el resfriado), los mocos se acumulan en el oído y puede infectarse fácilmente, transformándose la mucosidad estancada en pus. Entonces provoca una otitis, una enfermedad no contagiosa pero dolorosa.

El mejor tratamiento

En el caso de los niños menores de dos años, la curación espontánea es inferior, por lo que sí están indicados los antibióticos, que son más eficaces también en los lactantes, sobre todo si hay recaídas. De hecho, un estudio reciente publicado en la revista científica ‘Plos One’ concluye que “el tratamiento con antibióticos orales de un primer episodio durante la infancia no afecta en el número de recurrencias. También están indicados cuando hay una OMA severa, en casos de mucho dolor o fiebre elevada y con complicaciones.

Ve a urgencias si…

…El dolor o las secreciones están acompañados de vértigos y ganas de vomitar.

…El dolor de oídos es muy fuerte y el niño grita de dolor o llora sin motivo.

…El niño tiene el cuello rígido y parece que tiene dolor, se queja de molestias en la cabeza o está aletargado.

…No camina de forma normal.

…El dolor dura más de dos horas.

Tips para reducir la mucosidad y evitar la otitis

Mantenlo erguido. La congestión empeora cuando el bebé está acostado.

Hazle lavados nasales. Puedes usar una solución salina (en spray) o una perilla de succión.

Pon un humidificador. Así mantienes la humedad del ambiente y evitas la sequedad.

Dale un baño caliente. Alivia la congestión. Eso sí, mantén la temperatura de la habitación.

Acuéstalo a dormir con la cabeza elevada. A partir del año de vida.

Si sospechas que tu hijo puede padecer otitis, acude al médico para que lo confirme y administre el tratamiento oportuno que, en algunos casos, puede ser antibiótico.
Nunca lo automediques.

¿Tu hijo parece tener una «gripa eterna»?