Categorías
Ser Pareja

Nunca compartas esto con tu pareja, ¡ni por error!

La confianza entre las parejas es un elemento que no puede faltar para que todo resulte bien hasta que dure la relación, sin embargo, hay algunos detalles que es mejor no compartas con tu pareja, ya que la mayoría de los hombres suele sentirse atormentados con cierto tipo de información.

¿Qué es mejor no compartir con tu pareja?

Detalles sobre tus relaciones pasadas

El peor error que las mujeres cometen es hablar a detalle sobre sus relaciones pasadas. Y es que todos tenemos pasados, tenemos personas que quisimos y que nos quisieron, pero la realidad es que es tema del pasado y recordarlos podría provocar celos y un sentimiento de competencia de tu actual pareja por ser mejor que tu ex ante tus ojos.

Lo que todavía sientes por tu ex

Si consideras que todavía tienes sentimientos importantes hacia tu ex, compártelo con tu pareja, no se merece estar en segundo plano, de hecho, convendría en tal caso que primero superaras esa relación para poder estar emocionalmente disponible para un nuevo amor.

Pero, si de repente extrañas a tu ex, no compartas tal información. Los sentimientos complicados hacia las exparejas son completamente normales, pero muy personales.

Tu atracción hacia otros hombres

Es normal que de repente sientas atracción por algún hombre que te resulte interesante, al final del día eres humana, pero a menos de que sientas algo más allá y seas correspondida, háblalo con tu pareja, si no podrías incomodarlo al decirle cada cinco minutos que te gustó otro caballero.

Defectos mínimos de tu pareja

Todas las personas en el mundo tenemos defectos, es por eso que no tenemos derecho a juzgar a nuestra pareja y menos porque se trata de alguien con quien compartimos todo en la vida; el hacérselos notar a cada momento podría generar falta de seguridad y baja autoestima.

Historial de tu vida sexual

Algunas personas no tienen ningún problema en compartir este tipo de cosas. Pero otros no quieren conocer el historial sexual del otro. Aunque sí deberías compartirle los detalles de tu salud sexual, los pequeños momentos sexys podrían causar problemas. Tu pareja no quiere escuchar sobre todas tus aventuras sexuales, especialmente si fueron muy buenas.

¿Qué le puedo confiar a mi pareja? 

Pasatiempos favoritos, quienes son tus mejores amigos, deseos sexuales, miedos, gustos personales e información con la que te puede complementar y ayudar.

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Categorías
Ser Pareja

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Las mentiras en una relación de pareja dañan ¡y mucho! Grande o pequeña, blanca o negra, provocan un daño que muchas veces resulta irreversible. Y es que destruyen una de las bases más importantes de toda relación: la confianza.

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Mentir no sólo significa ocultar o tergiversar la realidad: también es burlarse de una persona, creyendo que esta es lo suficientemente ingenua como para creer lo que le decimos, y por lo cual, de una manera falsa, nos creemos superiores y con derecho de engañar a alguien que confía en nosotros y usar la manipulación. Visto así, ¡es más grave de lo que parece!

Mira cómo fortalecer a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

Tipos de mentiras

Es cierto que hay de mentiras a mentiras. Pero, si lo reflexionamos, todo tipo de mentira es dañina con el paso del tiempo. Por ejemplo, las mentiras “blancas”, van destruyendo poco a poco nuestra imagen y la confianza que nos tienen los demás. Es como una bola de nieve que va colina abajo: va creciendo hasta hacerse un problema realmente grande.

En la pareja, las mentiras blancas tal vez no sean tan graves en un principio, pero van afectando los lazos afectivos si estas son recurrentes: “no te llamé porque me quedé dormida”; “me siento mal como para ir a verte” u otras mentiras blancas van construyendo una imagen que nuestra pareja va asociando con el desinterés que tenemos hacia ella.

Las mentiras grandes o negras pueden destruir nuestra relación en el momento de ser descubiertas. Estas normalmente van acompañadas de infidelidad, desequilibrios emocionales, celopatías, etc. Con ellas, se destruye por completo la confianza, la cual es muy difícil de volver a recuperar.

Mentirle a la pareja es lo mismo que no procurar su paz o tranquilidad. Y tampoco estamos procurando la nuestra, pues siempre estaremos buscando los medios de encubrir nuestro engaño, y esto resulta muy cansado. Y la mentira tiene la naturaleza de descubrirse a sí misma: la verdad, tarde o temprano, sale a la luz.

¿Tu relación se ha enfriado?

7 razones por las que se pierde el interés por la pareja

Cómo vencer el hábito de mentir

  1. Para vencer el hábito de mentir, o dejar atrás una mentira que no nos permite vivir tranquilos, es importante tener la voluntad de dejar de hacerlo, sin importar qué tan grande o pequeña es nuestra mentira.
  2. Si la mentira hacia nuestra pareja es debido a una infidelidad, lo mejor es ser sincero, para dejar atrás todo aquello por lo que le estamos ocultando la verdad. Al mentir, no sólo estamos engañando a una persona, sino a nosotros mismos, porque estamos recreando una realidad que no existe.
  3. Piensa que tampoco te gustaría que te hicieran lo mismo. Ponte en los zapatos de la otra persona.¿Descubriste a tu pareja en una mantira? ¡Enfréntalo! ¿Realmente cres que vale la pena vivir así?

Recuerda que no hay mejor relación de pareja que aquella que está construida con confianza, paz y amor. Construye algo así para ti, para ustedes. Lo merecen.

¿Sientes que tu pareja te miente?

Foto: Getty Images

¿Estás pasando por esta crisis?

Así debes de explicarle a tu hijo tu separación de pareja

 

Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Ser Pareja

Si fortalecer su relación quieren, ¡váyanse a un retiro en pareja!

Sirve para una revisión, retomar la relación, volverle a poner energía, interés y gusto. Estos son 13 grandes motivos que los harán vivir un retiro de pareja; el primero, es un espacio que les dará un nuevo impulso y para fortalecer su relación de pareja. 

¿Para qué irse a un retiro en pareja?

Si están sintiendo que su relación de pareja está fría, andan distantes, pelean con más frecuencia o, simplemente quieren fortalecerla aún más, un retiro de pareja los puede ayudar mucho. El servicio lo dan grupos de apoyo psicólogico especial para parejas; lo realizan a distintos destinos y puedes pagarlo por plazos. Así que, incluso puede ser un plan para una escapada de fin de semana, sin los niños.

Es preventivo de una situación que podría salirse de las manos y que podría llegar a la psicoterapia. O cuando se vive una etapa de cambios por un proceso natural en la evolución de la relación de pareja: llegó el primer hijo, llegó el segundo, o los chicos están en la adolescencia.

13 grandes motivos

  1. Un retiro de pareja es un alto en el camino para retomar fuerza, alimentarse, descansar, redefinir estrategias y luego, seguir adelante.
  2. Se hace una revisión de la historia de la pareja para saber cómo va: cómo se conocieron, por qué decidieron estar juntos, cómo les ha ido en el camino desde que empezaron, si están satisfechos o no… Se recogen los aprendizajes del pasado vivido. Es un recuento para llegar al presente con todo lo que han aprendido en el camino.
  3. Se analiza el presente que están viviendo: quiénes son ahora, cuál es su actual forma de pensar, sus valores en este momento, qué necesitan ajustar en su comunicación, personalidad y sexualidad –que son los tres grandes ejes del éxito de una relación de pareja–, qué tanto ajustan o desajustan como pareja, actualmente.
  4. Experimentan una convivencia grupal en charlas teóricas (aunque luego hacen ejercicios individuales de reflexión) que los beneficia porque se crea una comunidad de aprendizaje, la cual los ayuda a darse cuenta de que no están solos, que otras parejas están viviendo lo mismo, por lo que pueden compartir vivencias y formas de solución.
  5. Se crea un ambiente de mucha confianza entre las parejas asistentes porque todas están ahí por el mismo objetivo: impulsar su relación. Llegan como desconocidos, pero tras compartir un tema, consejos y experiencias crean incluso profundas amistades.
  6. Las parejas acuden para tener un tiempo para ellas y lo obtienen; se dan la oportunidad de saber cómo le está yendo al otro en lo personal y en el proyecto familiar, si está satisfecho, si cree que van por el mismo rumbo, los mismos objetivos y metas, si se siente cómodo y contento en la relación o si le gusta estar con su compañero.
  7. Las parejas logran retomar su complicidad y amistad; hacen equipo. Tal parece que a veces no se percatan de que su pareja es el socio más importante de su vida y de proyecto en común que es la familia. Algunos matrimonos luchan por tener el poder y por imponer su voluntad; no trabajan el concepto de equipo. Es básico aprender a esforzarse en conjunto, a comunicarse en pareja, en pro de un bien común.
  8. Se plantean un proyecto de vida, un futuro juntos: “qué vamos a hacer de aquí en adelante, durante el tiempo que estemos vivos”. Aprenden a plantearse metas para ellos y su familia: “¿a dónde vamos, hacia dónde vamos a caminar?”.
  9. Se vuelven a enamorar de su idea original de cuando se casaron. Se dan cuenta de que la persona que eligieron sigue ahí y que su sueño aún no está perdido; eso les da mucha vitalidad, los entusiama. Revaloran sus recursos y aprendizajes, sus avances logrados en pareja y en lo individual, lo que cada uno ha hecho para que ese proyecto de pareja siga vigente.
  10. Aprenden técnicas de comunicación parar llegar a acuerdos, negociar, ser empáticos, asertivos, expresar sus emociones y lograr intimidad, que significa conocer lo que está pasando dentro de cada uno; cuando lo saben, hay una conexión más profunda.
  11. Se realiza un perfil de la personalidad de cada uno, con el fin de saber cómo son, empatar personalidades e identificar cuál es la forma más adecuada de tratarse el uno al otro para sacar lo mejor de cada uno.
  12. Se busca la conexión sexual mediante ejercicios de sensibilización con musicoterapia, en los que la pareja da rienda suelta a la expresión de su
    sexualidad a nivel emocional y físico.
  13. Las parejas consiguen reconocer que ellas son el sostén de la sociedad, la base de la familia, por lo cual, necesitan mirarse con respeto y admiración, por todo lo que se esfuerzan en construir un espacio positivo y nutriente para sus hijos y ellos mismos.

Muchas parejas se quedan con la foto de la boda; no se dan cuenta de que al paso del tiempo cada uno cambia, no son los mismos; el tiempo ha transcurrido y cada uno ha aprendido, ganado y perdido experiencias. Por ello, necesitan una reconexión.

Fuente: Leticia Sánchez, maestra en desarrollo humano y psicoterapia familiar sistémica.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

3 preguntas para saber si tu relación de pareja sigue fuerte

 

Categorías
Ser Pareja

Esto es lo que pasa cuando hay infidelidad en la pareja

La infidelidad se vive como una traición, por lo que las consecuencias emocionales pueden ser devastadoras para la pareja. Estas son las etapas emocionales por la que pasa una pareja cuando hay infidelidad.

Qué pasa cuando hay infidelidad en la pareja

Primera etapa: hay un periodo en el que se crea el clima en el cual la semilla de la infidelidad germina: la insatisfacción, las heridas, los desacuerdos no discutidos ni resueltos.

Segunda etapa: la traición en sí misma; cuando uno de los dos se siente insatisfecho de la relación, puede entrar de lleno a una aventura. El infiel niega la aventura y el otro, ignora los signos de la infidelidad. Según Mario Zumaya, en su libro Infidelidad, el fiel de la relación siempre sabe, a nivel consciente o inconsciente, que el otro está teniendo una aventura, pero entra en una etapa de negación para no sentir el dolor que la realidad le puede producir.

Tercera etapa: llega el descubrimiento de la aventura. Un momento decisivo porque la imagen que tenían uno del otro y de la pareja  que formaban jamás volverá a ser la misma; surge un sentimiento de desilusión.

Cuarta etapa: la crisis de la relación. Quien fue fiel se obsesiona con la aventura del otro pensando en que seguramente ese es el problema; cuando las causas de haber llegado a tal situación tienen que ver más con la dinámica de la relación misma, de una insatisfacción que habría que encontrar y de desearlo, solucionar.

Quinta etapa: la decisión de afrontar los problemas que se encuentran detrás de la infidelidad o enterrarlos.

Sexta etapa: El proceso de perdón.

Séptima etapa: la decisión de continuar juntos o la separación.

Si estás viviendo una situación de infidelidad o crees que te están siendo infiel, lo mejor siempre será enfrentar la realidad, siendo honestos y sinceros. ¿Qué te está haciendo sentir insatisfacción con tu pareja?

Te invitamos a leer:

3 preguntas para saber si tu relación de pareja sigue fuerte

 

Categorías
Ser Pareja

3 preguntas para saber si tu relación de pareja sigue fuerte

Tener una relación de pareja fuerte y sana es base de un familia armónica, algo que todos los niños necesitan. Te dejamos estas preguntas para que descubras si tienes este tipo de relación, o no.

Pregúntate:

¿Mi pareja se interesa en verdad en mí?

Indicios:

  • Te llama, envía mensajes de correo electrónico y de celular para saber cómo estás.
  • Le gusta si tú le llamas y se muestra con gusto de saber de ti.
  • Escoge salidas y regalos que corresponden a tus gustos y personalidad.
  • Hace cosas para facilitarte la vida y estés contenta.
  • Es feliz de darte su tiempo y atención sin enojarse si tú no puedes.
  • Sí te sientes cuidada, respetada y valorada por él.

¿Aún somos compatibles?

Indicios:

  • Nunca se te atora nada, no te quedas sin temas de conversación con tu pareja ni dudas si contarle algo de tu día a día, o no.
  • Se terminó la Luna de Miel y llevan ya algunos años juntos, pero todavía les gusta estar juntos.
  • Cuando se conocieron, sentiste muy fácil la comunicación con él y fluyeron bien.
  • Aunque les gusten cosas distintas, aprueban las decisiones y forma de vida del otro.

¿Estimula lo mejor de mí?

Indicios:

  • Te sientes alentada y sabes que él cree en tus posibilidades.
  • Se entusiasma de que intentes cosas nuevas, aun si hay posibilidad de fracasar.
  • Nunca sientes que tu pareja trata de cambiarte ni de dirigir tu vida.
  • Te escucha pero no da consejos que no solicitas.
  • Sabes que tu pareja confía en que te haces cargo de tu vida.
  • Los dos son francos en cuanto a sus ambiciones y sueños.

Te invitamos a leer:

6 pilares de una relación de pareja que forma una familia feliz

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Pareja

Infidelidad cibernética, cómo superarla

Infidelidad cibernética, cómo superarla, estos consejos podrían ayudarte a salvar tu relación

Ser infiel significa buscar algo en alguien más que no sea tu pareja, puede ir desde el deseo de escuchar palabras cariñosas o sexuales o percibir calidez humana, recibir más atención o hasta un nuevo encuentro sexual.

¿Qué es la infidelidad cibernética?

La infidelidad cibernética es una ansiedad que se experimenta al estar esperando un mensaje o una llamada vía el celular o la computadora. Es cuando tu mente desea y está a la espera de la respuesta de alguien más que no sea tu pareja, es cuando coqueteas en redes sociales, compartes fotos al desnudo o sugerentes con una persona con la que tienes contacto sólo de forma virtual.

Infidelidad cibernética, cómo superarla

Este tipo de infidelidad también causa un daño.

50 % de las personas que viven en pareja han confesado ser infieles cibernéticos gracias a las redes sociales.

Una infidelidad del tipo que sea destruye relaciones porque cuando se descubre, es muy complicado restablecer la relación pues has lastimado la confianza y autoestima de la otra persona.

Si piensas que nadie «se dará cuenta» de tu infidelidad, no estés tan seguro pues siempre existe la forma de verificar y quizá tu pareja pueda echar un vistazo a tus redes sociales, desencadenando la misma situación que si te encontrara con alguien en la vida real. Mira estos consejos:

  1. Primero, sé honesto contigo, ¿qué sientes al actuar a espaldas de tu pareja?
  2. Analiza tu relación, ¿estás feliz con lo que vives en casa?
  3. Habla, entablar una comunicación con tu pareja sobre esto puede ayudarlos a encontrar una solución o dar el siguiente paso.

¿Se puede superar una infidelidad?

Es complicado pero no imposible y depende mucho de las dos personas involucradas.

Se debe tener en cuenta que…

De ahora en adelante no habrá dudas, reclamos ni preguntas si suena o vibra el celular de alguno de los dos.

Las dos partes deben tener una genuina voluntad de hacer un cambio positivo.

Se deben perdonar.

No se vale manipular ni chantajear.

No se justifica el hacer lo mismo “para que se le quite” al otro.

Tomen su tiempo para pensar las cosas y piensen qué es mejor para ambos y su familia.

Llevar una relación de pareja estable requiere de esfuerzo, amor, comprensión, comunicación y se debe alimentar día con día.

¿Tu pareja y tú se han aplicado la «ley del hielo»?

10 acciones que NO debes hacer cuando tu pareja te aplica «La Ley de Hielo»