Categorías
Salud

5 enfermedades que los dispositivos móviles provocan a los niños

5 enfermedades que los dispositivos móviles provocan a los niños

Los celulares y otros dispositivos no son juguetes. Al contrario, pueden poner en peligro la salud de tu hijo ocasionándole diversos problemas o enfermedades.

5 enfermedades que los dispositivos móviles provocan a los niños

Es muy común ver a los niños, desde muy pequeños, jugar y entretenerse con celulares y otros dispositivos móviles. Sin embargo, es importante que los papás estemos conscientes de que estos aparatos no son juguetes. Estas son 5 enfermedades y/o problemas que los dispositivos móviles le causan a los niños si no se les brinda el cuidado y atención necesarios:

1.-Diversos tipos de cáncer

Los dispositivos móviles emiten energía de radiofrecuencia, es decir, una especie de radiación, la cual puede absorber la piel y convertirse en células cancerígenas. En la etapa de desarrollo, los niños se encuentran en el proceso de crear anticuerpos y defensas, por lo que se ven más vulnerables ante este tipo de energía.

2.-Problemas visuales

La iluminación de las pantallas podría causar problemas de visión, especialmente a los niños. Este problema se presentará paulatinamente sin que lo notes.

Ten esto en cuenta…

Cómo cuidar tus ojos y los de tu hijo

3.-Insomnio

La luz de los celulares y demás dispositivos provocan que disminuya la liberación de la melatonina, hormona que provoca el sueño. La luz provoca un estado de alerta en la mente, que con el tiempo provoca, además, cambios en el ritmo cardiaco.

4.-Ansiedad

Si se te hace fácil entretener a tu hijo con el celular, ¿qué pasa cuando no se lo prestas? Quizá cuando se lo prohibes, es muy fácil que se desespere y muy difícil entretenerlo con cualquier otra actividad. Esto le puede provocar mucha ansiedad y conflictos.

Estos consejos pueden ayudarte…

12 consejos para evitar la ansiedad

5.-Quemaduras

Es común que en el automóvil, en alguna sala de espera o en cualquier sitio en que los niños permanezcan sentados, coloquen las tablets sobre sus piernas. Éstos aparatos se calientan y les pueden ocasionar quemaduras.

El uso de los dispositivos móviles implica mucha responsabilidad y cuidados sobre la salud.

¿Le das tu celular a tu hijo para que esté quieto?

Foto: Getty Images

¿Tu hijo es un huérfano digital?

Categorías
Salud

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

¿Revisas constantemente tu celular durante el día y te causa ansiedad si no lo tienes contigo? Podrías tener nomofobia, que es la adicción al celular. 

Los dispositivos móviles, tales como los smartphones o teléfonos inteligentes, forman parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y resulta muy difícil separarnos de ellos. Si observas muy bien, hay quienes los están utilizando mientras comen, van en el transporte público o incluso mientras van caminando por la calle.

Y no falta quien se sienta ansioso si ha salido de casa y ha olvidado llevar consigo su móvil.

Si esta ansiedad es incontrolable, puede tratarse de nomofobia (no-mobile-phone-fobia), un miedo irracional de salir a la calle sin celular. También puede tratarse de comportamientos como nerviosismo al no poder revisarlo si suena un zumbido, si se enciende una luz o aparece una notificación en pantalla.

La adicción al celular puede ir más allá y afectar nuestras relaciones personales: muchos papás pasan más tiempo con su celular que con sus propios hijos. ¿Cuántos papás no has visto en el parque revisando su celular sin disfrutar cómo juegan sus hijos y vigilándolos?

Es importante desprender la mirada del móvil y fijarnos en lo que estamos perdiendo a nuestro alrededor, empezando con una pregunta. ¿Soy dueño de un celular o el celular es mi dueño?

Si la respuesta de esta pregunta te incomoda, posiblemente necesites cambiar tus hábitos respecto a tu teléfono móvil y dejar de depender de él. Para lograrlo, te damos los siguientes tips:

  1. No contrates planes de megas ilimitados: al saber que tienes un límite, gestionarás mejor su uso y reducirás el tiempo y la forma en que lo utilizas.
  2. Elimina apps innecesarias: si crees que hay juegos o aplicaciones que absorben mucho tu tiempo, lo mejor es eliminarlas.
  3. Desactiva las notificaciones de las apps.
  4. No lleves contigo el cargador. Déjalo en casa. Así aprenderás a ahorrar la energía y lo usarás menos.
  5. Procura revisar tus redes sociales cuando no estés en compañía de tu familia.
  6. Salte de grupos de WhatsApp que sean innecesarios, explica a tus contactos que no puedes estar tan al pendiente del celular.
  7. Haz un propósito de descansar, por lo menos, los fines de semana de la tecnología.
  8. Lleva otro recurso para entretenerte: si te gusta revisar el celular mientras vas en el transporte, lleva una alternativa contigo, como un libro.
  9. Haz otras actividades entretenidas: compra pinturas, un libro de mandalas, repara o pega algo en tu hogar… estas pequeñas actividades podrán entretenerte y controlar la ansiedad de revisar tu celular.
  10. Dale tu atención a cada actividad: no tengas el celular en la mesa a la hora de la comida, ni lo conectes cerca cuando te vayas a dormir. De preferencia, apaga el Wi-fi por las noches y enciéndelo cuando te despiertes.

Por Josselin Melara

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a ver este video en nuestro canal de You Tube: Nuestra experta te da buenísimos consejos para aprender a convivir con tu hijo en medio de la conectividad del mundo actual. Recuerda que no es malo usar ni entretenerte con este medio, tampoco te hace mala mamá, pero puedes aprender a ponerle límites a tu comportamiento para que no llegue a afectar tu vínculo afectivo con tu familia ni hijo. No te pierdas esta entrevista… 

Te invitamos a leer también:

https://www.padresehijos.com.mx/asi-crece/estudio-redes-sociales-generan-ansiedad/

Categorías
Así Crece

Los miedos más comunes en los niños

Los miedos más comunes en los niños

El miedo en los niños es normal y con el tiempo lo pueden superar.

En cualquier etapa infantil, los niños sufren de miedo o temor, ya sea a cosas desconocidas, animales o a una simple imagen de la televisión que les haya impactado de manera sorpresiva.

¿Qué es el miedo?

El miedo es una sensación peligro y se deriva por distintas causas, desde alguna cosa del pasado, algo en el presente o del futuro, sus máximas representaciones son el terror y la ansiedad.

Los miedos más comunes en los niños

El miedo en los niños en sí es una reacción normal del ser humano, es un fenómeno universal que se manifiesta desde temprana edad y está presente en todas las culturas.

Estas sensaciones desagradables que experimentan los niños es una reacción natural que ayuda al humano a luchar con experiencias nuevas y protegerse de los peligros.

Los miedos infantiles obedecen a cierta situación que el niño haya experimentado y el resultado es el sufrimiento por parte del niño, además de alterar su capacidad para afrontar situaciones cotidianas, que pueden ser desde estar solo, dormir con las luces apagadas, ir a la escuela, etc.

¿Le pasa a tu hijo?

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Algunos de los miedos más comunes en los niños son:

  • La oscuridad
  • Los truenos
  • Animales
  • Payasos
  • Estar solos
  • A la separación

Los temores en los niños son evolutivos y normales a cierta edad, ya que conforme vayan creciendo, estos irán desapareciendo con el tiempo.

Este artículo salió impreso en la edición de Abril de 2018 de Padres e Hijos.

¿A qué le tiene miedo tu hijo?

Estos consejos pueden ayudarte…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

 

Categorías
Belleza

Síntomas de que el estrés está dañando tu piel

El estrés no solamente afecta tu salud mental, también le causa daño a ciertas partes del cuerpo, como tu piel.

Cuando la ansiedad se encuentra presente en tu vida, tu piel se puede ver afectada por granitos o imperfecciones, además pierde luminosidad, provocando que se vea opaca o oscura.

Por otra parte, están las ojeras marcadasel primer síntoma de que debes relajartes un poco, pues estas molestas manchas se harán más visibles y oscuras, además no vienen solas, también aparecen bolsas e inflamación en la zona.

En seguida, llega la resequedad y deshidratación, la piel se ve más seca tras la rutina de limpieza, otro síntoma es cuando la piel absorbe muy rápido la crema que se le aplica e incluso puede haber aparición de descamaciones en algunas zonas.

El estrés puede perjudicar al colágeno y la elastina que componen la piel, por lo que algunas líneas de expresión se pueden comenzar a marcar o hacer más visibles de lo que ya son, provocando la apariencia de rasgos más duros y, en ocasiones arrugas que se vuelven definitivas.

¿Qué puedes hacer?

Para estos tipos de problemas en la piel, primero debes tratar de relajarte más, manejar tu estrés y ansiedad. Por otra parte, existen algunos elementos que te pueden ayudar a contrarrestar los efectos que ya hemos mencionado, como un gel o roll-on antiojeras, tratamientos faciales, tratamientos naturistas o masajes.

También existe el rodillo masajeador de jade, instrumento que ayuda a la sangre de tu rostro a circular correctamente, busca alternativas, ¡pero recuerda estar relajada!

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

13 formas de consentirte antes de dormir

 

Categorías
Belleza

5 beneficios de mantener tus piernas arriba

5 beneficios de mantener tus piernas arriba

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Poner las piernas hacia arriba es uno de los ejercicios más conocidos para mejorar la circulación. Sin embargo, al tomar esta postura, existen otros grandes beneficios para tu salud y belleza que debes conocer. Aquí te los decimos:

Mira cómo aliviar ciertas molestias…

13 tips para aliviar las molestias del embarazo

5 beneficios de mantener tus piernas arriba

Mejora la circulación y drena los fluidos: como ya mencionamos, es uno de los beneficios principales. al levantar las piernas, la gravedad hace que la sangre vuelva más rápido al corazón, lo cual facilita la circulación, no sólo de las piernas, sino de todo tu cuerpo. Además, ayuda a drenar el exceso de fluido acumulado en las piernas.

Beneficia la digestión: los músculos que ayudan al estómago a hacer la digestión se ejercitan cuando pones las piernas en alto, lo cual mejorará tu digestión y te ayudará a tener un vientre más plano.

Relaja el sistema nervioso: levantar tus piernas logra que te relajes rápidamente y respires más aire. en esta postura, tu tejido orgánico recibe más oxígeno y disminuye la tensión de los músculos.

Mejor calidad de sueño: esta postura puede ayudarte a combatir el insomnio, ya que, factores como la circulación óptima de la sangre y el aumento de oxígeno te relajan.

Alivia el dolor de los pies: si te gusta usar tacones, pero al regresar a casa sufres por el dolor e hinchazón que te causan, un buen remedio es colocar las piernas hacia arriba para desinflamar los pies.

Recomendaciones para poner las piernas hacia arriba:

  • Hazlo durante 20 minutos diarios, puede ser antes de dormir.
  • Se recomienda que las piernas sean totalmente estiradas hacia arriba, con los glúteos lo más pegados a la pared.
  • Procura que la superficie donde te acuestes sea lo más plana y cómoda posible.

Mira lo que el chocolate puede hacer por ti…

15 beneficios de comer chocolate

Categorías
Ser Pareja

¿Tu pareja sufre el síndrome de las piernas inquietas?

Es un simple cosquilleo en las piernas, pero un trastorno neurológico que acarrea molestias como no poder dormir bien, no poder estar sentado cuando llega la tarde ¡y sentirse ansioso e irritado! por la incomodidad. ¿Conoces a alguien que padezca esta condición: tu pareja, hijo, padres, tú…?

Te interesa: 5 alimentos que estimulan el cerebro y te harán más inteligente

El síndrome de las piernas inquietas

Se manifiesta como un hormigueo y una picazón muy molesta en las piernas que ocasiona la necesidad de moverlas con el fin de encontrar alivio. También se conoce como la enfermedad de Willis-Ekbom. 

¿Quién lo padece?

Hombres, mujeres y niños, a cualquier edad.

Los síntomas no desaparecen y pueden intensificarse

  • Hormigueo en las piernas y/o en los brazos.
  • Se siente más por las tardes y se intensifica por la noche, cuando quien lo padece está sentado o acostado.
  • Mover las piernas o brazos disminuye la sensación.

¿Qué hacer si tu hijo o pareja sufren este síndrome?

Lo primero es acudir al médico, pero para aliviar el malestar dale masajes en las piernas y brazos, y recurre a los baños con agua fría y agua caliente después; resultan muy efectivos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Tengo una pareja estable, estoy por cumplir 40 años y no he tenido hijos

 

Categorías
Especiales

¿Ser mamá te estresa? 6 claves para que tu maternidad no te supere

Muchas mujeres sufren una ruptura con su propia identidad, proyectos, trabajo, ambiciones, tiempo libre y cuerpo cuando comienzan la maternidad; sienten que ya no son ellas mismas y poco a poco el ser mamá las supera. ¿Te está pasando? ¿Sientes que ser mamá te estresa?

La maternidad es una tarea que implica amor infinito acompañado de muchos esfuerzos y malabares, pero saber darle a cada cosa su sitio y encontrar el equilibrio es la clave.

Que tu maternidad no te supere

Para lograr el equilibrio que necesitas en tu nueva faceta hay algunas actividades que puedes poner en práctica:

Ponte guapa

Además de una amorosa mamá, eres esposa, pero ante todo mujer y por eso debes de gustarte y sentirte bien con lo que tienes frente al espejo. Para lograrlo, las pequeñas complacencias que antes te permitías para cuidar tu físico debes tenerlas presentes. Cada una tiene esos pequeños detalles y caprichos que le hacen sentir bien; piensa en algo de tu vida de antes de ser madre que te hacía sentir bien y prométete traerlo de vuelta. Es probable que no ocurra con la frecuencia de antes, pero al menos una vez al mes haz algo que te haga sentir guapa.

Promueve tu actitud zen

Un bebé trae muchas alegrías pero también es desconcertante. No sólo ocurre un gran cambio de vida, sino que también tu pequeño cambia con rapidez por lo que constantemente tienes que crear nuevas formas de hacer las cosas; eso agobia con facilidad. Ser consiente de que es normal sentirse de esa manera es fundamental, por lo que crear espacios para tomar perspectiva y tratar de desconectarte de los momentos de estrés es tu nuevo reto: una idea es que cuando pongas a dormir a tu bebé tienes la opción de cerrar los ojos, hacer ejercicios de respiración y meditar concentrándote en como entra y sale el aire de tu cuerpo, intentando evitar cualquier pensamiento al menos durante 15 minutos.

En pareja

Inevitablemente cuando nace el bebé se descuida un poco a la pareja y si antes había que cuidar la relación, ahora hay que hacer un esfuerzo extra. Conforme tu chiquitín crezca será cada vez más sencillo, pero mientras eso ocurre hay que buscar espacio para los dos. Sigan haciendo cosas que hacían antes de que llegara tu hijo y procura conservar la ternura entre ustedes: darle un beso y abrazo cuando llegue y se vaya, comprarle su comida favorita y, por supuesto, procurar el romance.

Diviértete con tu bebé

Es normal que al estar ocupada entre atender sus necesidades básicas, cuidar tu casa, la familia o el trabajo acabes exhausta al final del día y con la sensación de no haber hecho nada. Para contrarrestarlo, no hay nada mejor que hacer una actividad con tu pequeño; nada de celular, televisión y conversaciones de adultos, sólo tu hijo y tú. Las opciones son infinitas: una clase de música o estimulación oportuna para él, yoga mamá y bebé, masaje y reflexología, etc.

Busca tu tiempo

Aprende a pedir ayuda a tu pareja y familia no sólo para no llevar toda la carga del bebé y descansar, sino para hacer algo que te guste. Está comprobado que las mamás que desean hacer algo fuera del universo del bebé y no lo hacen, empiezan a sentirse insatisfechas, enojadas con el mundo y frustradas. Reconecta contigo misma y respeta tu tiempo para hacer o aprender algo que no tenga que ver con cambiar pañales.

Reactiva la agenda telefónica y sal con tus amigas.

Nadie cuidará mejor a tu pequeño que su padre, así que ir a cenar o a comer con ellas al menos una vez al mes sin el bebé, te dará un respiro. Aprovecha para desahogarte y ponerte al día de lo que ocurre en sus vidas, eso te ayudará a ver que eres la misma mujer de siempre. También es sano socializar con otras mamás y crear nuevas amistades; primero tendrán sólo el factor común de los hijos, pero con el tiempo verás que hay gente muy interesante a tu alrededor que tal vez no hubieras conocido de no haber sido por el hecho de tener un bebé.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

 

 

Categorías
Así Crece

Rutinas que ayudarán a tu hijo a dormir bien

Para facilitar el descanso nocturno a tu hijo es importante mantener algunas rutinas durante el día y justo antes de dormir. Cumplidos los seis meses, el bebé empieza a sentarse solo, es capaz de darse la vuelta, emite sonidos, le gusta escucharse… Su cuerpo y su cerebro están madurado rápidamente y es un buen momento para asentar las rutinas que le ayudarán a dormir bien con naturalidad.

  1. Procurar que por las mañanas le dé la mayor cantidad de luz natural posible, dando paseos o colocándolo cerca de la ventana de su cuarto. La luz del sol estimula la producción de melatonina, una hormona que ayuda a inducir el sueño.
  2. Debes ayudarle a sentirse seguro y protegido y esto se consigue a través del contacto físico, abrazándolo y respondiendo de inmediato cuando reclama la presencia de mamá y papá.
  3. Mantén a diario costumbres que pueda reconocer fácilmente, como su baño, una cena tranquila y, sobre todo, tener cerca su muñeco o su mantita favorita, ese objeto de consuelo que le da seguridad y le tranquiliza. Su presencia le ayudará a dormir y a volver a conciliar el sueño si se despierta a media noche.
  4. También es aconsejable dejar abierta la puerta de su habitación (si ya duerme solo), los espacios cerrados pueden agobiar y hacerlo sentir aislado. Muchos padres preguntan si el peque puede dormir con luz.
  5. Lo ideal es que el niño asocie el sueño nocturno con la oscuridad y que la claridad del amanecer vaya entrando de manera gradual en su cuarto. Pero si siente miedo, habrá que tratar primero esos temores antes de dejarlo a oscuras, colocando, por ejemplo, una lamparita nocturna en un enchufe toda la noche. El ambiente que hay cuando el niño concilia el sueño debe permanecer igual mientras duerme, así que no debes apagar esa lucecita a mitad de la noche.

Por Felipe Salinas

Te interesa: Los mejores alimentos para dormir

Categorías
Ser Bebé

A dormir bien, ¿se aprende o es un proceso natural?

A pesar de parecer un proceso tan natural, tan biológico (que lo es), en el sueño influyen muchos factores. Conseguir que el bebé duerma bien no debería ser un reto. El pequeño tendrá que aprender a dormir bien igual que aprenderá a comer, hablar o caminar, de una forma progresiva y natural.

¿Porqué es un proceso natural?

Como una computadora en fase de reposo, el metabolismo y la irrigación sanguínea del cerebro disminuyen, los músculos voluntarios se relajan y sólo continúan las funciones inconscientes como el latido del corazón, la respiración y la digestión. Es como si nuestro cuerpo se desconectara del mundo: estamos durmiendo.

Y en el cerebro, ¿qué pasa mientras tanto? Pues que las ondas cerebrales cambian y alteran su ritmo, variando según cada momento de la noche; unas áreas del cerebro disminuyen su actividad mientras otras la incrementan, casi igual que cuando estamos despiertos. Este cambio cerebral cumple una importante función reparadora del organismo, que si no se completa puede acarrear trastornos. Además, el sueño pasa por diversas fases que deben cumplirse, e incluso, hasta soñar tiene su papel.

También se aprende…

Aprender a dormir implica que el bebé se despierte una y otra vez, para que le ayudes a volver a conciliar el sueño y después dejes que, poco a poco, vaya madurando y durmiéndose solo. Es un procesos natural para el cual requeires paciencia. Forzar el aprendizaje del sueño es contraproducente. Cada niño evoluciona de diferente manera, igual que unos aprenden a caminar a los 12 meses y otros a los 15, no todos duermen de un tirón al mismo tiempo.

Por lo tanto…

No te sientas culpable de que tu niño duerma mal. ¡Libérate! Nadie los ha enseñado lo que es normal o adecuado para sus hijos. Respiren profundo, tomen las cosas con calma y consulten sus dudas con el pediatra. Para lograr que sus nenes duerman bien, deben transmitirles calma y seguridad. Aprender a dormir no es algo que se logra en días, con paciencia, cariño y mucha calma. Educar es duro, pero vale la pena.

Por Felipe Salinas

Te interesa: Los alimentos también influyen en tus sueños

Categorías
Ser Bebé

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Cada tres o cuatro horas tu bebé puede cambiar de uno a otro de los siguientes seis estados del sueño. Importa que los conozcas para que puedas satisfacer su necesidad de dormir en ese momento. Recuerda que hasta los seis meses, es vital para él sentirse protegido y con la seguridad de que sus cuidadores están ahí para resolverle sus necesidades y, por supuesto, mejorar que el estrés que puede sentir al no dormir plácidamente.

Michelle Aziz, experta pedagoga afirma que justamente cuando los niños sienten estrés a causa de que tienen una necesidad física o emocional (frío, hambre, sueño, miedo, hambre…) es cuando desarrollan el apego, el cual se torma seguro si su mamá lo atiende, o inseguro si lo deja llorar o no lo ayuda a conciliar el sueño, por ejemplo.

En este sentido, para que tu niño desarrolle un apego seguro y con ello una personalidad fuerte, seguro de sí mismo, empoderado, necesitas conocerlo bien a bien para saber cubrir  sus necesidades, como la de dormir tranquilamente.

Estados de su sueño, cómo los reconoces y qué puedes hacer:

Sueño profundo: la respiración es profunda y regular. Tip: procura mantener el entorno en calma y sin ruidos.

Sueño liviano: los párpados se agitan, la respiración se vuelve más superficial, es posible que el pequeño se asuste o se mueva. Tip: cuando veas que brinca o se mueve, sóbale su pancita para que te sienta presente y se calme.

Somnolencia: es probable que lloriquee, abra soñoliento los ojos, se despierte o vuelva a dormirse. Tip: háblale bajito, cántale y acarícialo.

Despierto y atento: es el estado en que responde mejor, el cuerpo y los ojos están más enfocados. Tip: Si deseas inducirlo al sueño, un truco es dar un paseo con él para cansarlo un poco.

Molesto y despierto: el bebé parece encontrarse demasiado estimulado, por ese motivo llora mucho, voltea la cabeza, se retuerce. Tip: revisa su pañal, dale el pecho y revisa su temperatura, la razón puede ser que necesite comer.

El llanto: el bebé llora, busca la atención de sus padres, si se le tranquiliza es posible que se duerma o que vuelva al estado de atención. Tip: portéalo un rato para que se tranquilice escuchando tu corazón y sintiendo tu calor.

por Felipe Salinas