Categorías
Ser Familia

Niños violentos con sus padres, ¿por qué ocurre?

¡No te calles! Padres y madres también pueden ser abusados por sus propios hijos; los niños violentos con sus padres es un fenómeno social y psicológico necesario de atender por el bienestar de ellos mismos y de la familia.

En su portal, el psicólogo Andrés Cánivas explica que las causas de los niños violentos son, sobre todo, la baja tolerancia a la frustración, impulsividad, falta de habilidades en resolución de conflictos, distorsiones cognitivas y problemas relacionados con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), queno se han logrado trabajar adecuadamente con ellos.

Igualmente, la separación o divorcio de los padres podría despertar en los niños ira y, por tanto, conductas agresivas hacia ellos. Otro factor importante es el estilo educativo excesivamente permisivo, en el que los padres no ponen límites claros a los niños para mostrarles las conductas correctas, o el estilo autoritario, en el que el niño suele ser tratado por sus padres con violencia física y psicológica.

El experto señala que la edad en que los niños violentos suelen manifestarse es entre los 13 y 16 años: inicialmente puede ser que tu hijo se niega a hacer lo que le indicas o que cuando quiere algo que no le das reaccione con palabras hirientes y actitud grosera, pero pococ a poco el tono de su violencia sube y puede  llegar a ser realmente violento, lastimarlos físicamente.

Sin duda, es una conducta que puede prevenirse desde temprana edad manteniendo un canal de comunicación abierto con tu hijo, cercanía y contención emocional, así como un equilibrio familiar aún dentro de un entorno de separación de la pareja.

Sin embargo, lo que tu hijo debe sentir en su entorno familiar es la seguridad de que siempre podrá contar con sus padres, su protección y amor. Esto es lo que los niños buscan en sus progenitores.

¡No te calles! Es una manifestación de violencia intrafamiliar que muchos optan por callar por la misma razón de siempre: vergüenza y culpa

Si eres un padre o madre que está viviendo tal situación, no lo pienses más: tu hijo necesita ayuda de un profesional de la conducta humana, y tú también. Necesitan aprender a resolver la ira que podrían estar guardando por esta situación conflictiva.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo saber si mi hijo hace bullying?

 

 

Categorías
Así Crece

7 formas para criar niños y niñas independientes y seguros

Sentirse seguros de sí mismos les permitirá lograr sus sueños y metas. Y esto nos es cuestión de género; tanto niños como niñas merecen tener una vida llena de satisfacción, bienestar y felicidad. Mira cómo lograr criar niños y niñas independientes y seguros.

Ayuda a tu hijo a convertirse en una persona independientes y segura de sí misma, capaz de cuidar de sí; ¡eso lo hará también saber cuidar de los otros, en el mundo!

Hazle saber que es capaz de cualquier cosa

¡Ayúdale a darse cuenta de sus fortalezas! Es lindo decirle lo hermosa o guapo que es, pero además hazle saber que es inteligente, capaz y con un enorme potencial para hacer realidad sus sueños.

Celebra sus logros

Todos los niños necesitan ser valorados, ¡hazlo tanto con tu hijo como con tu pequeña! Y también busca la oportunidad para demostrarle que es capaz de hacer lo mismo que cualquier otro niño o niña. Cuéntale de importantes mujeres médicos, científicos, líderes, empresarias y políticas; o de exitosos bailarines, gimnastas, músicos, artistas…

Fomenta su independencia

Anímalos a probar cosas nuevas, arriesgarse a nuevos retos y que intenten resolver las cosas por sí mismos. Hazle saber que confías en él o ella, en sus decisiones y en que es capaz de hacer lo que le apasione. ¡Si descubres una habilidad por algo, como un deporte, las matemáticas o la ciencia, ¡busca actividades que refuercen su talento!

Deja que falle

¡De los errores también se aprende! Puedes enseñarle que no siempre será fácil, pero debe confiar en sus propias capacidades y aprender a manejar la decepción, esto le  ayudará a intentarlo de nuevo.

Déjalos pensar

Según una obra del Dr. Janet Rose Wojtalik llamada Los Siete Secretos de Parenting Girls, sugiere que los padres pidan las opiniones de sus hijos sobre cualquier tema: ¿Qué piensas de eso? ¿Por qué crees que pasó? ¿Cómo darse cuenta de eso? Tu atención y aprobación le darán la confianza para expresar sus pensamientos siempre.

Equidad en casa

Tu hijo e hija son tus mejores imitadores. Cuando las niñas ven a que su padre participa en las labores de la casa, asumen que el género  no importa y el trabajo de una familia debe ser equitativo. Si tu hijo ve que papá respeta el trabajo de su mamá, existe amor entre ustedes y su mamá es una imagen de independencia, ¡él se convertirá en un hombre fuerte e independiente, capaz de valorar al género femenino, además.

Darse a respetar

Aunque es un tema muy importante para niñas y niños, hazles saber que su cuerpo es su templo, su mayor tesoro y que nadie puede lastimarlos. ¡La violencia no debe estar permitida, ni de juego!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

8 cosas que NO debes permitir le digan a tu hijo varón

 

 

Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Categorías
Así Crece

Virtudes que tu hijo debe aprender antes de los 12 años

Como parte de un plan de vida para convertirse en un adulto sano y maduro, según David Isaac, pedagógo y autor de La educación de las virtudes humanas, hay una serie de habilidades emocionales y sociales que tu hijo debe aprender antes de los 12 años de edad. Te decimos cuáles son. 

 10 virtudes para ser un adulto sano

  1. Justicia: capacidad de dar a cada persona lo que le pertenece o corresponde.
  2. Sinceridad: autenticidad en lo que se dice o se hace.
  3. Orden: manera coordinada y regular de hacer las cosas; dar a cada cosa el uso para el cual fue fabricada.
  4. Fortaleza: ánimo firme; capacidad para sobreponerse a problemas y adversidades.
  5. Solidaridad: sentimiento que impulsa a ayudar a las demás personas en situaciones complicadas para su bienestar.
  6. Perseverancia: constancia, firmeza o tesón en la realización de una tarea. 
  7. Laboriosidad: buena disposición al trabajo. 
  8. Paciencia: capacidad para soportar dificultades o situaciones críticas con tranquilidad. 
  9. Responsabilidad: capacidad de cumplir obligaciones y el cuidado que se tiene al hacer o decidir algo. 
  10. Generosidad: tendencia a ayudar a los demás y a ceder pertenencias sin esperar nada a cambio.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a ser solidario con estas 7 lecciones

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Padres e Hijos

5 acciones de los papás que generan ansiedad en sus hijos

La ansiedad, estrés, miedos, inseguridades y problemas de conducta son cada vez más frecuentes en los niños. Y una de las causas que se ha encontrado son algunas acciones de los papás. Te compartimos cuáles son estas acciones para que revises si podrías estar haciendo alguna de ellas. 

Aunque todas estas acciones de los papás  son sin querer y con el afán de proteger a sus hijos, recuerda que los extremos pueden ser contraproducentes.

Estas acciones resultan tóxicas en la crianza y aquí te decimos cuáles son:

La sobreprotección

Ésta les causa daños emocionales a los pequeños y los hace ser incapaces de hacer algo por sí mismos, por lo que son desconfiados y el tener que intentar algo, sin ayuda de mamá o papá les genera ansiedad y sentimientos de inseguridad. Debemos protegerlos, pero darles libertad de explorar, de vivir, de conocer y de tomar sus propias decisiones.

Permisividad

Cuando los padres permiten que los niños hagan lo que quieran también puede ser una causa de ansiedad ya que en el fondo tienen un sentimiento de abandono emocional por parte de sus padres así como una poca atención en sus obligaciones como padres y eso lo resienten los niños.

Autoridad implacable

Es el polo opuesto de la permisividad y en estos casos una autoridad fuerte hace que los niños sientan ansiedad porque no les permitirán ser ellos mismos, quieren hacer cosas pero todo les causa miedo por ser regañados y  también sentirán abandono emocional porque pensarán que su criterio y sus opiniones nunca son correctos.

Constantes críticas

Las críticas constructivas hacen en los niños y adultos que aprendan y crezcan, pero cuando son agresivas y constantes no resultan para nada benéficas. La crítica constante en forma de acusación, comparación o señalamiento negativo genera sentimientos de inseguridad e incapacidad a los niños. Además, será tanta su inseguridad que dejarán de esforzarse para lograr nuevas metas.

No dejarlos decidir

Hay que permitir a los niños que sean capaces de poder dar su opinión y tomar sus propias decisiones siempre teniendo una comunicación directa con él, así ellos se sentirán que son importantes para la familia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Identifica cuáles son los tipos de ansiedad que afectan tu vida diaria

 

Categorías
Así Crece

Cómo reacciona un niño cuando alguien cercano muere, según su edad

Si a los adultos nos cuesta tanto entender y elaborar un duelo, con más razón a los niños. Por eso es importante conocer cómo tu hijo podría enfrentar la muerte,  según su edad, para poder ayudarlo a vivir este difícil momento. Te compartimos estos puntos acerca de cómo reacciona un niño cuando alguien cercano muere.

¿No sabes qué hacer, cómo reaccionar con tu hijo en un momento como éste?

Si le hablas de la muerte directamente o de modo velado, llevarlo al velorio, esconderle la verdad, hablarle de religión… ¿Qué hacer?

Te comparto una descripción de cómo los niños pueden reaccionar cuando alguien cercano muere, según su edad. Esto te ayudará a tener mayor claridad para entender a tu hijo y poder ayudarlo a entender su emociones y los que está viviendo.

Existen 5 criterios de compresión hacia la muerte de acuerdo con la etapa del desarrollo del niño: 

De 0 a 2 años: No reconoce la idea de la muerte, sin embargo, vive intensamente los sentimientos de separación. Puede captar el dolor de quienes le rodean, cambios de rutinas, tristeza y cambios en el contacto físico. Tip: procura no perder las rutina diaria que llevabas con él antes de la pérdida, en cuanto a sus cuidados, alimentación, hábitos del sueño, etc. 

2 a 3 años: No considera que la muerte sea algo definitivo, confunde la muerte con dormir, aún cree que la muerte es reversible. Tip: evita decirle que la persona que murió está durmiendo o que va a despertar en el cielo, tu hijo lo tomará literal.

3 a 6 años: Todavía percibe la muerte como un estado temporal y reversible, es decir, como que la persona que falleció puede despertar. Si tu hijo tiene su imaginación muy desarrollada, podría experimentar crisis emocionales ante situaciones en la que el muerto pueda regresar. Tip: Háblale de la muerte, dile que es un suceso en el que el cuerpo de la persona deja de funcionar y ya no puede volver a vivir. 

6 a 9 años: Comienza a percibir la muerte como real y que es para siempre (el muerto permanece muerto, no está dormido y no va a despertar). Quizá acepten el hecho de que alguien ha muerto y es definitivo pero aún no aceptan que deba ocurrirle a todo el mundo, sobre todo no a ellos. Tip: ayúdalo a despedirse de la persona; puedes acompañarlo a ver el cadáver, el tiempo que lo tolere y calmando la angustia que esto le provoque. Además, en esta etapa tu hijo mostrará curiosidad por los rituales de la muerte, velorios, entierros etc; permítete hablarle de la tristeza.

9 a 10 años: Comprende que la muerte es inevitable, que no puede hacer nada para evitarla y que no es un castigo, sino que forma parte de la vida. Tip: ayúdalo a entender que ni él ni nadie más tiene la culpa de que alguien muera. Aunque se muestre maduro, tu hijo puede sufrir una regresión ante el impacto de la muerte y no entender con claridad lo que sucedió aunque se lo expliques.

10- 12 años: El concepto de muerte madura casi por completo, en este momento, saber la historia de vida de la persona fallecida permite a los niños llegar al entendimiento de la pérdida. Tip: Busca platicar con tu hijo acerca del tema y observa su comportamiento social para que puedas guiar sus propias emociones.

Si notas que tu hijo reacciona de manera excesiva en sus emociones, actitudes o conducta, al grado tal que afecta sus relaciones sociales (se aísla, por ejemplo,
o está agresivo), podría considerarse un indicador de duelo patológico,
del cual te hablaré en otro artículo.

Psc. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, orientadora psicológica en el IPN, presidenta de la asociación de egresados de psicología de la Universidad Iberoamericana.

iskrasalcidovalle@hotmail.com Whatsapp 55 8702-1153

Te invitamos a leer también: 

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

Categorías
Así Crece

¿Los niños zurdos tienen alguna dificultad en su día a día?

¿Tienes un niño zurdo en casa? La Organización Mundial de la Salud calcula que aproximadamente un 4.5 por ciento de los ciudadanos del mundo son zurdos. Los neurólogos consideran que esta cifra es mucho mayor (alrededor de un 30 por ciento). Cual sea el porcentaje, los diestros cautivan la mayoría.

Los neurólogos aseguran que la dominancia de una mano sobre la otra se debe en gran parte a los genes y, parcialmente, al ambiente en el que los niños crecen. Dado que el hemisferio derecho del cerebro dirige los movimientos del lado contrario del cuerpo y viceversa, en los zurdos el lado que domina es el hemisferio derecho.

Y aunque cada uno de ellos tiene funciones distintas (el izquierdo suele encargarse de procesar información lógica y numérica, mientras el derecho está más centrado en emociones y sentimientos); los últimos estudios revelan que en los zurdos esas funciones están más repartidas.

En este sentido, ser diestro o zurdo no es una casualidad o un capricho; es la consecuencia de un proceso de maduración del sistema nervioso. Por tanto, el que tu pequeño lo sea no es una anormalidad; el hemisferio cerebral derecho rige los movimientos corporales izquierdos y el hemisferio izquierdo rige los del lado derecho, siendo esto por cuestiones genéticas hereditarias o de posición fetal en el útero, sin que esto tenga que ver con alguna ventaja o desventaja del coeficiente intelectual, así como tampoco con la arraigada idea de creer falsamente que un niño aprende a usar la mano derecha o izquierda de acuerdo a la instrucción recibida en el hogar o en la escuela.

Idea que justamente les traer a los niños varias dificultades que comienzan desde que se levantan por la mañana: los relojes caminan de derecha a izquierda, la palanca del coche está situada a su derecha… Ellos viven enun mundo de diestros.

Posibles dificultades habituales que enfrenta:

❖ Actitud tradicional y errónea de considerar lo izquierdo como algo negativo, ante un ambiente hostil y lleno de prejuicios.

❖ Adaptarse a un mundo creado para diestros.

❖ Tocar algún instrumento musical como la guitarra.

❖ Algo tan sencillo y habitual como lo es el manejo de utensilios o herramientas de trabajo dentro de la vida cotidiana o profesional, como el abrelatas, los cubiertos de la mesa… es un verdadero problema para un zurdo.

❖ El saludo diario de mano debe ser realizado con la mano derecha.

¿Cómo sobrevivir en un mundo diferente?

Es fundamental que estés consciente de que tendrá que ir enfrentando y adecuándose a su entorno; olvídate de comprarle tijeras o pupitre especiales para zurdos, ya que esto no logrará cambiar o aligerar su preferencia ni el mundo que le rodea. Esta actitud, lejos de beneficiarlo, a la larga lo perjudica ya que limita su capacidad para adaptarse a la funcionalidad natural de la sociedad, la cual está hecha para diestros.

También necesitas conocer algunas cosas importantes de cómo funciona su cuerpo y su cerebro, como estas:

7 cosas que necesitas conocer sí o sí de tu hijo zurdo

Te invitamos a saber si tu hijo es zurdo: 

¿Cómo saber que tienes un niño zurdo?

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

Esperar no va con tu hijo, aún no entiende por qué no puede conseguir las cosas de inmediato. Sin embargo, puedes poco a poco enseñarle a tener paciencia; tenemos estos cinco tips que te ayudarán a lograrlo. ¡Toma nota!

Primero, te decimos por qué ¡todo lo quiere ya!

La impaciencia, querer las cosas ya y sin demoras, es algo propio de los niños pequeños. Con un año de edad, son muy exigentes cuando piden algo: la comida, agua, el chupón… También les cuesta mucho esperar a que se cumpla algo: que se llene la tinita para bañarse, que se caliente su leche, etc. En realidad, es una conducta normal de su edad. Aunque, es justo el momento para enseñarle una sabia lección: la paciencia y la tolerancia a la frustración.

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

1. Pon atención en lo que está aprendiendo al imitarte. Debes tener en mente que los niños son grandes imitadores. Intenta hacer gala ante ellos de tu mejor muestra de paciencia. Si te saca de quicio el tráfico, si pierdes los estribos ante cualquier situación,  no estarás dando un modelo de serenidad, y además le estarás transmitiendo tu ansiedad. Ahora bien, si no puedes controlarte es importante ofrecerle una disculpa.

2. Introduce pequeñas esperas. Hacia el segundo cumpleaños puedes enseñarle a esperar unos minutos hasta que le sirvas el postre o mientras preparas ese bocadillo que tanto le gusta. Aunque le cueste trabajo, ya puede empezar a asimilar estas situaciones.

3. Enséñale buenos modos. Demuéstrale que hay que pedir las cosas con educación y, como norma general, no cedas a sus berrinches como medio para conseguir sus deseos (pero sin exagerar, pues muchas veces los berrinches son alertas de atención).

4. Cumple tus promesas. Si le has dicho «después de comer armaremos el rompecabezas», debes cumplir lo prometido, porque sólo así aprenderá que esperar vale la pena.

5. Explica por qué hay que esperar. «Las cosas quedan mucho mejor si se tiene paciencia. ¿Ves?, este sándwich estará más rico si le pones un poco de queso y lo metemos un rato al horno». «Cuando termine de preparar la cena jugamos un poco. Si no, se quemarán las papas», usa un tono tranquilo. No siempre funcionará pero sí a la larga.

Quizá sea complicado en algunos momentos de tus días ser constante en estos consejos, por eso, sé paciente contigo misma también. Tú estás aprendiendo a ser mamá y a criar un niño; muchas veces necesitarás ser generosa contigo misma, comprenderte y abrazarte cuando sientas que estás fallando como mamá. ¡No lo estás haciendo! Recuerda que estás haciendo un gran trabajo y que tú eres la mejor mamá que tu hijo puede tener.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Así Crece

Saber perder, beneficios para tu hijo de enseñarle esta lección

Saber reírse de sí mismo, superar adversidades, aceptar frustraciones, entre otras habilidades es lo que tu hijo puede aprender de saber perder. Mira en qué más esta lección lo pude beneficiar.

A nadie le gusta perder un juego, una competencia, un trabajo, un proyecto… entre otras cosas debido a que genera una gran frustración y daña el autoestima; sin embargo, esta experiencia guarda una gran lección: el aprender a reponerse para convertirse en una persona más fuerte mental y emocionalmente.

Y por esto, es importante aprender a perder, más desde la infancia.

Si tu hijo es de los que se enfadan cuando pierden, si abandona el juego o hace trampas, si se entristece e incluso se vuelve agresivo, te está diciendo a gritos que necesita ayuda para aprender a perder. Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudar a brindarle ese significativo aprendizaje.

1. Perder no siempre tiene por qué ser negativo, enséñale a que comprenda el aspecto positivo. Recuerda que a veces perdiendo se gana.

2. El trabajo y juego en equipo siempre ayuda a aceptar la derrota de mejor manera, además de que siempre es más divertido compartir.

3. Trabajar las emociones es muy importante, más aún cuando se aprende a desarrollar la paciencia y tolerancia.

4. Expresar las emociones permitirá a tu hijo desahogar sus frustraciones antes de que se conviertan en un problema, además de que lo ayudarás a conocerse mejor a sí mismo.

Mira, puedes enseñarle a reconocer sus emociones:

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

5. Practica la coherencia con tu hijo, recuerda que tú eres su ejemplo, así que demuéstrale la mejor manera de aprender a aceptar cuando pierdes.

Ganar o perder no siempre es lo importante, enseña a tu hijo a que lo más importante es competir, pero para ser mejor cada día. Este tipo de aprendizaje le brinda a los pequeños mejores herramientas para ser una persona exitosa en su futuro,
así que no dudes en ayudarlos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

6 estrategias para enseñar a los niños a ser más pacientes