Categorías
Belleza

20 consejos para un cabello sano, largo ¡y brillante!

20 consejos para un cabello sano, largo ¡y brillante! Tener el cabello que deseas, ¡es posible! Sigue estos tips para ti y toda tu familia.

El corte de pelo ideal para ti

¿Quieres cambiar de look? Los expertos dicen que debes jugar con tu cabello cuando esté limpio y seco, piensa en cómo lo vas a peinar, y toma en cuenta si lacio, ondulado, seco, fino….

  1. Elige una foto de lo que deseas, ten en cuenta que debe ser algo de acuerdo a tu tipo de cabello y rasgos faciales.
  2. Pídele al estilista consejos sobre cuidados y técnicas para mantener tu corte y pelo en buen estado, así como productos para tu tipo de pelo.

Un cabello saludable

Cada día el pelo pierde proteínas por eso se vuelve débil y quebradizo. Con el calor y la contaminación ambiental, tu pelo es propenso a quebrarse y a debilitarse.

20 consejos para un cabello sano, largo ¡y brillante!

  1. Cambia periódicamente el lado hacia el cual lo peinas  para que no esté expuesto al solo un mismo lado.
  2. Si vas a un lugar con mucho sol, protégelo con protectores solares para el cabello (con filtros UV) y usa sombrero.
  3. Usa acondicionadores para mantener el pelo hidratado.
  4. Si vives en un sitio con mucha humedad, usa productos que tengan silicona.
  5. Si vives en un lugar lluvioso, deja la secadora de pelo a un lado, ten en mente que lavarte el pelo diario y secarlo lo dañarán, prefiere secarlo al natural.
  6. En el embarazo, tu cabello luce más espectacular, asegúrate de tener una alimentación rica en vitaminas y usa tratamientos naturales.
  7. Comer sano es la clave para tener una cabellera fuerte, sana y abundante. Elige alimentos que contengan vitaminas del grupo B, ya que le dan fuerza, lo hacen más resistente, incrementan su brillo y sedosidad. Las encuentras en el huevo, lácteos, hígado, vísceras, carne, pollo, cerdo, atún y salmón. Todas las vitaminas del complejo B, que se encuentra en productos de origen animal  y leguminosas (frijoles, lentejas, habas, alubias…), en algunos cereales integrales (arroz, trigo, avena…), en el germen de trigo, los vegetales de hoja verde oscura, las setas y nueces. Puedes obtenerlas también de la espinaca, semillas de gira- sol, lechuga romana, col de Bruselas, berenjena, almendras, aguacate, arándanos, cerezas, champiñones, apio, berros, pimiento, cacahuate, jitomate, zanahoria, coliflor, papa, melón y guayaba.
  8. ¿Embarazada y quieres teñirte el cabello? Los expertos recomiendan que esperes hasta el cuarto mes de embarazo para teñirte el cabello, después de que tu bebé desarrolle la mayor parte de los órganos vitales. Deberás buscar tintes sin amoniaco y con sustancias naturales: aceite de oliva, jojoba, uva y aguacate, que protegen las fibras capilares y nutren el cuero cabelludo.
  9. Lava tu cabello sólo cinco días a la semana. 
  10. Utiliza champús y acondicionadores específicos para tu tipo de cabello. 
  11. Lávalo con agua tibia o fría para evitar que el calor lo deshidrate.
  12. Consulta al dermatólogo ante cualquier anomalía, como caída difusa o por zonas, caspa o seborrea e irritación en el cuero cabelludo.
  13. Evita frotar el cabello cuando lo estés secando.
  14. No lo desenredes con cepillo cuando esté mojado, mejor usa un peine de dientes anchos.
  15. Evita el uso de secadora lo más que puedas. 
  16. No es recomendable el cabello recogido, con trenzas o colas de caballo a diario.
  17. Elige champús con vitamina E, antioxidantes y filtro UV, que protegen el cabello y mantienen tu tono natural más brillante.
  18. Cepíllate en la noche, antes de dormir, para eliminar el polvo, las fibras capilares rotas y sueltas, así como las células muertas.
  19. Utiliza un cepillo de cerdas naturales para estimular el riego sanguíneo en el cuero cabelludo y en las raíces.
  20. Masajea el cuero cabelludo cada noche o antes de bañarte. Hazlo con unas gotitas de aceite esencial de jojoba o lavanda: estimulará la circulación en el cuero cabelludo.

Te interesa: Mascarillas para el cabello con aceite de coco

Tu tipo de cabello

Es importante que conozcas cómo es tu cuero cabelludo para darle el cuidado que necesita.

GRASO
Se ve seboso y apelmazado. Lava cada tercer día con un champú astringente sin sal y agua fría para cerrar los poros del cuero cabelludo, y así disminuir la secreción sebácea.

SECO
Es áspero, apagado y frágil. Para volverlo a la vida, lávalo cada tercer día con un champú y acondicionador hidratantes; luego aplica tratamientos ricos en vitamina B y queratina.

NORMAL
Se ve brillante y con mucho volumen. Para mantenerlo sano, lávalo diario con un champú suave, rico en vitaminas o proteínas, y aplica acondicionador para desenredarlo.

Ten en cuenta que el sol directo reseca tu cabello o aclara su color. Después de meterte a la alberca o al mar, enjuaga tu cabello con agua dulce para eliminar el cloro o el salitre. 

¿Usas alguna mascarilla natural para nutrir tu cabello?

Mira cómo cuidar el cabello de tu bebé