Categorías
Lactancia

¿Qué es la lactancia mixta?

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por la lactancia mixta. Te explicamos en qué consiste y cómo practicarla.

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula decimos que la lactancia es mixta. ¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

1. Por deseo de la mamá cuando ella decida.

2. Por imposibilidad de la mamá de darle todas las tomas a su bebé.

3. Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no gana peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos: prematuros, bebés con alguna patología, etc.

¿Cómo hacer la lactancia mixta?

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

1. Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que deben separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando mamá regrese lo pondrá al pecho.

2. Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y fórmula simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen subir de peso por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No hay que confundir este caso con aquellos en los que parece que la leche está aguada o no se tiene leche. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la mamá.

Antes de implementar la lactancia mixta debes saber:

1. Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que tu bebé esté mucho tiempo al pecho y otras en las que con poca leche se habrá saciado.

2. Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerlos al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

3. Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula.

FOTO GETTY IMAGES

Conoce los beneficios para ti y para tu hijo de la lactancia materna en este video:

Te invitamos a leer también: 

5 problemas en la lactancia y su solución

 

Categorías
Lactancia

5 problemas en la lactancia y su solución

Durante los primeros días de lactancia pueden surgir complicaciones, sobre todo si eres mamá primeriza. No te angusties. Todas tienen solución y no son motivo para abandonar esta maravillosa experiencia.

Existen circunstancias añadidas, por una enfermedad del niño o de la madre, o por otros motivos, que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Lo ideal es empezar a amamantar cuanto antes y, si en el hospital no te sido posible, buscar ayuda al llegar con tu bebé a casa; puedes preguntar a una enfermera o a un grupo de lactancia. No te rindas, intenta estas soluciones.

Aquí los problemas más frecuentes de lactancia que tiene solución:

1. Mamas congestionadas:

Los pechos se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche y la inflamación de los tejidos. Muchas veces se juntan los dos factores y uno u otro predomina según el caso. Cuando predomina la acumulación de leche, el mejor tratamiento es sacarla. Pero cuando predomina la inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido hacia el pezón y dejar la zona todavía más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga la leche.

Por eso, en la ingurgitación suele ser más útil sacarse la leche con la mano que con un sacaleches. Con la mano, el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. Muchas veces, es necesario comprimir durante diez minutos la zona de la areola para desbloquear los conductos y poder sacar la leche.

2. Pezones planos e invertidos:

Los bebés, en general, pueden mamar aunque el pezón sea plano o invertido. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que le indica a tu hijo dónde debe succionar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, sí le costará más encontrar el sitio exacto; pero lo encontrará si le ayudas. La mayoría de los pezones que son planos o invertidos, salen por sí solos a lo largo del embarazo sin necesidad de hacer nada y sobresalen totalmente normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días al succionar.

3. Sale mucha:

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no succiona bien, por una mala posición o por culpa del frenillo, el cuerpo de la mamá responde produciendo un exceso de leche, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante. Poco a poco, la toma se normalizará, igual que la cantidad de leche que produces.

4. Sale poca:

El peso de tu bebé es lo único que te puede decir si de verdad come suficiente, o no. Si tu hijo engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo, y punto. Si no engorda, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que te ayude a encontrar la causa del problema y, mientras tanto, sacarte la leche y ofrecérsela a tu bebé.

5. Infecciones del pezón:

Normalmente, las grietas solo duelen mientras el niño succiona, pero siconsigues una buena posición te dejarán de doler. Cuando el dolor persiste e incluso aumenta, aunque tu bebé suelte el pecho, puedes sospechar que el pezón está infectado. Antes se pensaba que eran infecciones por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son hongos, sino bacterias.

Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, o antibióticos por vía oral, o incluso lactobacilos por vía oral. En todo caso, es preciso buscar la causa, que suele ser una mala posición.

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas
y también molestias si el bebé no toma bien. Una buena opción es resolverlas
en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca de la lactancia:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

 

Categorías
Ser Bebé

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

Te decimos de qué manera puedes emplear el aceite para que tu bebé disfrute sus propiedades.

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

Las esencias y aceites naturales siempre han sido grandes aliados para nuestra salud, y a partir de su uso es que obtenemos grandes beneficios debido a sus propiedades. Y en el caso de los bebés, el aceite de coco brinda muchas ventajas para el cuidado del pequeño.

Mira cómo aliviar las rozaduras…

https://www.padresehijos.com.mx/ser-bebe/5-tips-para-aliviarlasrozaduras/

¿Por qué coco?

El coco es un fruto con reconocidas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas, cuyos beneficios para los bebés van de la mano con su empleo. Aquí te dejamos algunos de ellos:

1. Combate la costra láctea, condición similar a la caspa en el cabello de los bebés que puede ser combatida mediante masajes con aceite de coco en su cabeza.

2. Reduce la dermatitis del pañal aplicando un suave masaje con el aceite en la zona afectada.

3. Humecta y fortalece el cabello del bebé, aplicando un poco de aceite luego de cada baño.

4. Humecta sus labios con aceite de coco, de esta manera evitarás que se formen grietas debido a la resequedad.

5. Por sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de coco ayuda a reducir las molestias ocasionada por piquetes de insectos, como los mosquitos, en los bebés.

6. Gracias a sus propiedades antibacterianas y beneficios para la piel, el aceite de coco puede ser empleado para limpiar a tu pequeño, en caso de que algún jabón provoque reacciones alérgicas.

7. Si conforme tu bebé crece comienza a mostrar brotes o marcas por acné, el aceite de coco ayudará a sanarlas y evitar cicatrices, además de calmar las molestias que éstas ocasionan.

8. En caso de resfriado, un masaje en el pecho de tu bebé con aceite de coco puede ayudar a calmar el malestar, además de favorecer una mejor relajación.

9. En ocasiones un bebé puede presentar aftas durante la lactancia, para ello, el aplicar un poco de aceite en el pezón y areola ayudará a calmar las molestias que ésta generan en el pequeño.

10. Humecta la piel de tu bebé aplicándole de manera frecuente masajes relajantes después del baño.

El aceite de coco puede aportar grandes beneficios a la salud de tu pequeño, no obstante debes tener un uso adecuado y consultar previamente a tu médico para asegurarte de que no haya ninguna condición adversa.

¿Tu bebé tiene piel delicada?

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar la piel de tu bebé…

Cómo cuidar la piel de tu bebé

 

Categorías
Lactancia

¿Cómo iniciar la lactancia?

Lo ideal es amamantar al bebé en su primera hora de vida, pero si no te es posible, puedes iniciar la lactancia más tarde. Te decimos cómo disfrutar de esta etapa tan especial desde el nacimiento de tu bebé.

 ¿Cómo empezar la lactancia?

1. Conviene iniciar la lactancia a solas o en compañía de una persona cercana que te haga sentir cómoda, o bien con el apoyo de un experto en lactancia.

2. No tengas prisa. Algunos bebés se enganchan rápidamente, pero otros necesitan su tiempo. A veces es bueno disfrutar del contacto con tu hijo, él se va acercando al pezón olfateando y chupando, guiado por su instinto.

3. Ponte cómoda, ya sea acostada en la cama o sentada, con la espalda bien apoyada y el pie un poco elevado sobre un taburete bajo. Puedes dejar al bebé al pecho todo el tiempo que quiera. Cuanto más succione, más estimulará la producción de leche. Las primeras tomas son a veces un poco difíciles, pero luego, en general, los bebés acaban por soltar el pecho cuando no quieren más.

4. Ofrécele el pecho cada vez que esté despierto, activo o emita sonidos. No esperes a que llore, es un signo tardío de hambre y de que tiene poca glucosa en el cerebro.

5. Durante la noche,puedes amamantar acostada; resulta muy cómodo. A veces, al producirse una descarga hormonal de prolactina, a la madre la invade un sueño irresistible, necesario para su descanso y recuperación, y se queda dormida. No pasa nada. No es malo compartir la cama con el bebé siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Categorías
Lactancia

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

El contacto amoroso ayuda a que tu bebé se recupere; lo ideal es que le des pecho durante el máximo tiempo posible.

Por Mayra Martínez

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Además de la leche materna, tu pediatra te recomendará una nutrición especial compuesta por un fortificador con aditamentos nutricionales; tu bebé requiere una mayor cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes que lo protejan de posibles enfermedades.

Respondemos tus dudas…

Mitos de la lactancia

¿Crece el apego con la lactancia?

Sí, tu bebé sentirá tu amor de mamá a través de tu leche.

También toma en cuenta que…

  • Tu bebé puede requerir tomas más frecuentes que un nacido a término, ya que su estomaguito es muy pequeño.
  • Quizá tenga menos fuerza de succión y pueda necesitar más tiempo en cada toma o cansarse y no vaciar los pechos.
  • Por eso, en las primeras semanas debes usar un sacaleche después de alimentar a tu pequeño y sobre todo tenerle mucha paciencia.
  • Si sigues al pie de la letra las indicaciones médicas, conservas la calma y extremas algunas medidas, en pocos meses tú y el niño lograrán superar este difícil período.

Con tu bebé en el hospital

Lo mejor es que empieces a sacarte leche lo antes posible y varias veces al día. Según la edad, puede que tu bebé la tome por sonda o que esté sólo con nutrición parenteral (por vena); en algunos hospitales usan este método durante largo tiempo.

En las primeras semanas suele sobrar leche porque tu bebé toma muy poquita. La que sobra es muy apreciada porque es muy rica en proteínas, y los hospitales la guardan congelada para, semanas más tarde, añadirla a la leche que te saques.

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE PADRES E HIJOS DE NOVIEMBRE DE 2018

Ponte en contacto con algún grupo de apoyo a la lactancia: te darán consejos prácticos y compartirás con otras mamás que vivieron el mismo caso.

¿Tu bebé nació prematuro?

Foto: Getty Images

Consume estos alimentos…

Alimentos posparto que debes consumir

Categorías
Ser Bebé

Hasta el año de edad, esto vivirás al dormir a tu bebé

Esto es a lo que te enfrentarás al dormir a tu bebé, los primeros meses. Aunque, conforme más lo conozcas y aprendas a identificar sus necesidades, sabrás qué hacer para dormirlo y ayudarlo a conciliar el sueño. 

Es bien cierto que a muchos padres les preocupa el sueño del bebé antes de que incluso nazca: «¡Ojalá duerma bien!» o «a ver si hay suerte y nos da mejores noches que su hermana». Los quebraderos de cabeza provocados por las profecías del entorno («aprovechen ahora, que luego no van a pegar el ojo») junto con consejos diversos (y a veces contradictorios entre sí), convierten el sueño en uno de los temas más controvertidos de la crianza en los primeros meses.

Sin embargo…

Cuando conoces a tu bebé es más fácil saber cómo solucionar este tema en cada etapa:

Los primeros tres meses 

Los bebés ya duermen en el útero materno y cuando nacen, su sueño es casi igual al que tenían dentro de la pancita de mamá. Por ese motivo, nuestros esfuerzos en esta etapa deben centrarse en conseguir recrear un entorno con condiciones parecidas a las de su vida dentro del útero materno, para que tu bebé duerma tranquilo y en la cantidad que necesite.

¿Qué puedes hacer? Al igual que en la pancita de mamá, necesita que se le ofrezca comida cuando tiene hambre (la lactancia materna a demanda es lo ideal), mucho contacto físico y balanceo (mecerlo es una excelente idea para calmarlo cuando está inquieto), una temperatura agradable y sonidos monótonos (nanas, cantos, susurros..).

De 4 A 7 meses

El bebé va creciendo y madurando, por lo que su sueño también. En esta etapa, en la que ya diferencia el día de la noche, tu bebé hará un par de siestas diurnas y por la noche dormirá un periodo de tiempo más largo. El número total de horas de sueño se reduce (entre diez y quince horas diarias), pero se van concentrando en la noche, lo que te permitirá disfrutar de sus lindezas durante el día y, por la noche, descansar un poco más. Aun así se trata de una fase bastante inestable y con frecuentes despertares.

¿El motivo? En primer lugar, se incrementan las fases del sueño (de dos a cuatro), por lo que hay una maduración neurológica que conlleva cierta adaptación. Y en segundo lugar, las experiencias diurnas van adquiriendo unos tintes mucho más movidos: tu bebé ya puede sentarse (por lo que su campo visual cambia por completo, ¡ahora puede ver algo más que el techo!) o agarrar cosas con las manos, y sus relaciones con los demás son más intensas y recíprocas (ya sonríe cuando se le saluda, hace ruiditos cuando mamá le susurra tiernas palabras, etc.).

El resultado de todo ello es que los niveles de atención y excitación alcanzados durante el día (además del tono muscular, que se incrementa por el desarrollo postural), son más complicados de regular que durante la noche.

De 8 A 12 meses

Alrededor de los ocho meses aparece en los bebés la angustia de la separación (algunos pequeños la manifestarán con más intensidad que otros), por lo que aquellos que hasta ahora habían dormido más o menos bien, puede que ahora empiecen a tener más despertares. Y es que la necesidad de comprobar que tiene cerca a mamá es suficiente para que todo su cuerpo se ponga en alerta solo con dejar de «olerla» en la misma habitación pueden inquietarse.

Si a esto le sumamos que comienzan a asomar los primeros dientecitos y que el gateo (o el comienzo de la locomoción) le da acceso a todos los rincones del mundo (y no quiere dejar de explorar ni de día ni de noche), tienes como resultado un sueño que no termina de ser tranquilo ni estable, aunque hay bebés que precisamente por el desgaste diario, comienzan a dormir ahora mejor –y, a veces, por un mayor periodo de tiempo–.

Uno de los cambios más significativos asociados a sus nuevas habilidades motoras es precisamente que se mueven mucho más por la noche: dan patadas, reptan por la cama (amaneciendo, casi siempre, justo al revés de como se acostaron), se giran sobre sí mismos e incluso se ponen de pie, cosa que altera el sueño… ¡pero de los padres! Por eso en esa etapa la opción de cuna pegada a la cama de los mayores suele ser la preferida.

FOTO GETTY IMAGES

Conocer los estados del sueño de tu bebé también te permitirá ayudarlo a dormir mejor. 

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Crear un ambiente y hábitos adecuados le permitirán conciliar el sueño profundo, ¡más pronto! Te invitamos a ver este video con tips para lograrlo. 

 

Categorías
Salud

¿Es malo calentar en el microondas la comida del bebé?

Si tu hijo ya está en la etapa de la alimentación complementaria quizá tengas esta duda. Es muy cierto que actualmente la mayoría de las personas calientan sus alimentos en el microondas, pero ¿es saludable para los niños? ¿Está bien calentar en el microondas la comida del bebé?

A muchos padres les gusta calentar la comida de sus bebés en el microondas, o muy probablemente lo hacen por practicidad, para ahorrar tiempo. ¿Es bueno o malo?

La llegada del microondas a los hogares supuso un antes y un después en el cocinado y recalentamiento de comida. Aunque muchos se resistieron a su utilización, a día de hoy es poco frecuente encontrar una cocina que carezca de este electrodoméstico.

Todos los que tenemos microondas, no todos los alimentos se calientan igual de rápido ni todos se calientan de la misma manera. Ello depende del contenido de agua, de la densidad y de la cantidad de alimento que metamos dentro.

La energía del microondas no penetra bien en los alimentos más gruesos y eso podría producir una cocción desigual. Esto quiere decir que si utilizamos un microondas para cocinar alimentos, tenemos que tener en cuenta que si lo dejamos poco tiempo podría haber zonas no cocinadas del todo, quedando crudas o mal hechas y, en consecuencia, no matando microorganismos que podrían ser peligrosos para nosotros o nuestros hijos.

En general, prácticamente todos los alimentos son susceptibles de ser cocinados en el microondas.

Te compartimos estos tips para calentar en el microondas la comida de tu bebé de modo correcto

  • Colócalos en un recipiente apto para microondas.
  • Ten cuidado en remover el alimento con frecuencia ya que no todas las capas del alimento se calientan por igual.
  • Cuida los líquidos, por ejemplo la leche materna, ya que puede haber zonas mucho más calientes que otras y el riesgo de escaldado es muy elevado.
  • Debes tener también cuidado de no introducir elementos metálicos y de no poner en marcha el microondas vacío.
  • No pongas huevos en el microondas, ni crudos ni cocidos.

Por Miguel Soria

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

 

Categorías
Embarazo

Top 10 de alimentos que necesitas para tener un embarazo sano

Top 10 de alimentos que necesitas para tener un embarazo sano

Hay nutrientes muy importantes para tu salud y la de su bebé. Una dieta balanceada y completa puede asegurarte el aporte necesario nutrientes. Aquí te mencionamos los alimentos más completos y recomendados para tener un embarazo sano.

Top 10 de alimentos que necesitas para tener un embarazo sano

  1. Vegetales de color verde oscuro

    La arúgula, perejil, espárragos y alcachofa son ricas en ácido fólico. Las espinacas y el brócoli son además ricos en calcio y los berros además de calcio y ácido fólico contienen yodo, lo que los hace una excelente opción en tus ensaladas.

  2. Frutos naturales

    En especial la naranja, plátano y melón por su contenido de ácido fólico, el aguacate tiene además grasa vegetal muy saludable.

  3. Frutos secos

    Por excelencia, la almendra porque contiene ácido fólico, calcio y hierro en buenas cantidades, la castaña, la nuez y la avellana y el higo seco también son recomendables.

  4. La soya, las lentejas, garbanzos y chícharos 

    Aportan ácido fólico y calcio en buena cantidad, además mezclados con cereales integrales son una buena fuente extra de proteína.

  5. Cereales integrales

    Sobre todo el trigo integral aporta ácido fólico, en general los cereales que conservan toda su estructura aportan fibra, vitamina B, vitamina E, antioxidantes, grasas no saturadas y carbohidratos entre muchos otros.

  6. Productos del mar

    Es importante cuidar el adecuado manejo y preparación de estos alimentos, así, el consumir atún, salmón y sardinas proporciona Vitamina D, esencial para la absorción y fijación del calcio.

  7. Vitamina C

    Importante no sólo para prevenir resfriados sino además porque facilita la absorción del hierro, no solo se encuentra en los cítricos, además en la guayaba, pimiento, kiwi, perejil, col, fresa, entre otros.

  8. Carne magra

    La principal fuente de hierro en la alimentación, además de proporcionarnos una gran cantidad de proteína para el crecimiento adecuado del bebé, al menos un 30 a 40% del aumento de calorías en la ingesta de una mujer embarazada debe de corresponder a proteína y aunque la carne no es la única fuente de ello, es donde la encontramos más abundante.

  9. Vinagre

    ¡Así es! Cualquier tipo de vinagre usado para aderezar tus ensaladas te ayudara a mejorar la absorción del hierro contenido en la hojas verde oscuro.

  10. Sal

    Aunque no en exceso, debes integrarla a tu alimentación diaria, ya que está adicionada con yodo, muy importante para el desarrollo del futuro bebé.

Si estás embarazada, no necesariamente debes «comer por dos”, tómalo en cuenta.

Experta: Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar la salud de tu corazón…

9 tips para cuidar la salud de tu corazón

Categorías
Ser Mamá

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Durante las primeras semanas puedes vivir momentos que quizás opacan la felicidad de tener un recién nacido; no te agobies, poco a poco te adaptarás al nuevo ritmo de vida.

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Sientes que le faltan horas al día para atender al bebé recién llegado a casa; es una sensación que la mayoría de las mamás tienen. A veces el esfuerzo físico, la tensión nerviosa, los cambios hormonales, la fatiga, nuevas responsabilidades y la depresión posparto podrían agravarse al llegar a casa. El apoyo de tu pareja y la paciencia y tolerancia contigo misma te permitirán enfrentar los retos diarios. No te sientas mal: es un periodo de aprendizaje positivo, puedes seguir estos consejos para organizarte y disfrutar tu nueva etapa como mamá.

Recuerda que la maternidad no implica renunciar a cosas divertidas, como ir al cine o al teatro con tu pareja, al concierto de tu grupo favorito, al café con tus amigas, establece rutinas y mantén un equilibrio en tu vida.

 

Establece horarios

Son clave para el bienestar del bebé, en especial durante el primer año de vida. Respeta sus horarios (las tomas de leche, el paseo diario, el baño, los ratos de juego, la siesta, el descanso nocturno…); repítelos cada día más o menos a la misma hora.

Conoce a tu hijo

Conforme pase el tiempo conseguirás distinguir el llanto de tu hijo y reconocer mejor sus necesidades. En tanto, consuélalo en cuanto llore; mientras más tardes en acudir a su lado, más nervioso se pondrá porque ahora él demanda mucha cercanía.

Deja la casa en segundo plano

Después de nueve meses de embarazo y el parto, tu cuerpo merece un descanso. Tu pareja, papás, suegros, tíos o amistades pueden ayudarte a recobrar el aliento. Podrías convocar a una reunión familiar y distribuir las tareas del hogar o contratar a una persona para que realice el aseo. Ahora el bebé ocupa toda tu atención. Tú y tu bebé son lo primero.

Recuperación posparto

Cuídate igual que en el embarazo. Por mucho que hayas subido de peso, no te sometas a ningún régimen alimentario de inmediato. Tu nutrición es muy importante porque te ayuda a reponer fuerzas para hacerte cargo de tu bebé; además, debes ingerir buenos nutrientes para que tu hijo se nutra durante la lactancia. No uses ropa ajustada ni te estreses con tu peso.

Consiéntete

Aparta un día exclusivo para ti, date un baño relajante, duerme unas horas seguidas o sal con amigas. Apapáchate, date un masaje con esencia de aroma rico, ponte una mascarilla… estos mimos tienen efectos milagrosos, ¡y aumentan tu buen humor!

Trata de descansar

Tu sueño nocturno se verá interrumpido durante varias semanas, aprovecha para hacerlo cuando el bebé duerma. Siempre que sea posible, aunque te encuentres bien, evita esfuerzos en las primeras semanas.

Esto podría ayudarte…

13 formas de consentirte antes de dormir

Organiza las visitas

Aunque se escuche un poco feo, dale citas a las visitas: tener todo el día la casa llena de gente podría estresarte. El bebé y tú necesitan tranquilidad; además, tanto tú como tu pareja deben disfrutar a su hijo a solas. Se trata de uno de esos momentos en la vida en los que debes aprender a decir NO. Te agobiarán los invitados inoportunos porque tendrás que atenderlos y tal vez no tengas nada preparado. Tus amigos y familiares sabrán entender que tanto tú como el pequeño necesitan descansar.

Haz ejercicio poco a poco

Si puedes, camina un rato todos los días, da paseos cortos y no hagas mucho esfuerzo para no cansarte. Estas salidas estimulan el desarrollo del niño y te ayudan a recuperarte más rápido, y tu bienestar influye en el bebé. Sigue las recomendaciones de tu médico para retomar tu actividad física habitual.

Mira cómo estimular a tu bebé…

Ejercicios para ayudar a tu bebé a ver mejor

Escucha y toma lo mejor

Cuando hay un recién nacido en casa, todo el mundo es “experto”. Algunas personas te alabarán o criticarán por todo: las horas de sueño del bebé, la lactancia, si debes taparlo, cargarlo, apapacharlo… trata de ser firme. Consulta al pediatra si necesitas ayuda con algún tema o entra a nuestras redes sociales, nuestros expertos pueden darte consejos, estamos contigo 24/7.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
  • Pinterest

Papá en acción

So tienes pareja, el papá de tu bebé debe tomarse sus días de descanso obligatorios en el trabajo tras el nacimiento del bebé y, si puede pedir algunos días de vacaciones, ¡mejor! Así los dos tomarán la llegada del niño con más tranquilidad, pueden aplicarse las 24 horas del día, tomar turnos para descansar y atender al bebé, así como ver entre los dos la mejor forma de atender al pequeño.

No pienses en el trabajo

Algunas mujeres tienen problemas para olvidarse de su trabajo durante la incapacidad por maternidad: no sientas culpa. La incapacidad es un derecho necesario y reconocido legalmente. Ten en mente que tu equipo puede arreglárselas sin ti.

Sobrevive a un mal día

No es raro perder los nervios un día que el pequeño no ha parado de llorar… A veces las responsabilidades y la falta de sueño te sobrepasan y podrías sufrir episodios de rabia. Esto NO quiere decir que seas una mala mamá o que no quieras a tu bebé. Eres un ser humano. Si te sientes así, pide ayuda y desconéctate un rato.

Retoma el sexo con calma

Además de ocuparte del bebé, reserva un tiempo especial para la vida en pareja, a pesar de las tensiones y el cansancio. La maternidad puede producir fatiga física, molestias en la zona genital, disminución del deseo y un aumento de la sequedad vaginal; volver a establecer la vida sexual lleva su tiempo, puede causarte ansiedad o los primeros contactos después del parto pueden resultar dolorosos. Es importante aguardar al momento oportuno, no te sientas presionada ni obligada; sigue las instrucciones de tu doctor, él te indicará si pasando la cuarentena estás lista para reactivar tu vida sexual o si debes esperar y qué tratamiento anticonceptivo será mejor para ti. Recuerda que aparte del coito, existen muchas formas de mostrar cariño y amor.

Si deseas esperar para tener otro bebé, mira esto…

¿Qué anticonceptivo te conviene para después del parto?

 

Algunas mamás te comparten su experiencia…

«Mis papás y suegros llamaban antes de ir a visitarnos y si yo tenía otros planes, como pasear o dormir un poco, les proponía que vinieran a otra hora. Algunos amigos conocieron al niño cuando tenía más de un mes. Terminé dando citas, con día y hora, para que no se juntaran las visitas. Al principio algunas personas me lo tomaban a mal, pero luego lo comprendieron». -Lulú

«En cuanto nació el bebé, las abuelas se presentaron en casa listas para ayudar. Entonces, distribuimos las tareas: mi suegra iba al súper y hacía la comida y mi mamá lavaba ropa y trastes. Así pude dedicarme a mi hijo». -Isa.

«No podía dormir durante el día, pero me relajaba mucho acostarme en el sillón y escuchar música mientras mi hija hacía sus siestas. También me tomaba con mucha tranquilidad la lactancia. Siempre que podía, amamantaba a mi bebé en la cama y luego me quedaba un rato allí descansando. -Brenda. Mi hijo se calmaba fácilmente cuando lo cargaba y lo tenía pegado a mi cuerpo. Por eso, en casa yo hacía muchas de las tareas con él; lo mecía y cuando salía a la calle siempre lo llevaba en el canguro». -María.

Atender a un recién nacido puede ser agotador, date tiempo para ti.

¿Qué medidas has tomado tú con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo recibir más nutrientes…

Alimentos posparto que debes consumir