Categorías
Nutrición

17 alimentos que necesitas en tu refri para sobrevivir a “la cuarentena”

Tu bebé está por nacer y lo mejor para él y tu salud es que permanezcas en reposo por unos días. Es la llamada cuarentena, un tiempo propicio para que tu cuerpo recupere la energía gastada en el parto o, en su caso, la herida de la cesárea cicatrice lo suficiente para que puedas moverte sin dolor.

Pero en este tiempo, necesitarás ayuda en casa para cuidar de ti y de tu bebé; quizá a tu pareja le den algunos días de descanso en su trabajo o tu mamá pueda apoyarte. Cual sea el caso, te recomendamos tener preparados en tu despensa y refrigerador estos productos y alimentos para que te sea menos complejo solucionar el tema de las comidas.

Así, tu pareja o tu mamá (incluso tú misma cuando te sientas más fuerte) podrán prepararte algo delicioso y nutritivo, en cuestión de minutos y en cualquier momento.

La lista

  1. Cereales: amaranto, quinoa, avena, granola o de caja, sin azúcar. Para un tazón con fruta y nueces o almendras.
  2. Pasta de trigo integral, para una ensalada fresca y dar a tu cuerpo calorías.
  3. Jugo de tomate, para cocinar un tazón de pasta con champiñones.
  4. Pan de caja integral o de centeno, ¡qué tal un sándwich de espinacas con aguacate como colación!
  5. Leche light o de soya, necesitas muchas proteínas para regenerar tu organismo.
  6. Queso cottage sin grasa, úsalo para compañar un plato de fruta picada.
  7. Yogur bajo en grasa o griego, combínalo con uvas o kiwi y semillas de girasol.
  8. Huevos fresco y hervidos, añádelos a tu ensalada como proteína, o a tu pasta.
  9. Mantequilla de cacahuate sin azúcar, harás un exquisito sándwich si además le añades fresas.
  10. Mermeladas de frutas (si son orgánicas, mejor), hazte una rebanada de pan tostado cuando sientas hambre, o antojo, o un poco de ansiedad.
  11. Galletas saladas, tostadas de maíz y pan tostado; para acompañar tus ensaladas.
  12. Vegetales variados, necesitas proteína vegetal también y mucha fibra.
  13. Hojas verdes: berros, espinacas, acelgas, lechugas… para recuperar tus niveles de hierro.
  14. Fruta fresca, prefiere sobre todo, papaya, kiwi, manzana verde, pera, uvas…para poner a tu cereal.
  15. Frutas rojas, puedes congelarlas y no pierden sus nutrientes.
  16. Pasas y otras frutas secas, úsalas en lugar de la fruta en tu cereal de la mañana o ponlas en tu pasta o ensalada.
  17. Aceite de oliva, aguacate, chía, semilla de girasol, nueces, almendras y ajonjolí; son la grasa buena que necesitas para aportar a tu organismo las caloría que demanda para recuperarse.
Categorías
Nutrición

7 beneficios del agua mineral en el embarazo

Estos 7 beneficios del agua mineral en el embarazo te dirán por qué es recomendable incluirla dentro de tu alimentación.

El agua mineral brota de un manantial natural, por eso contiene minerales que ayudan a tu cuerpo a funcionar bien.

7 beneficios del agua mineral en el embarazo

  1. Favorece la digestión
  2. Contiene calcio y magnesio los cuales ayudan a prevenir la osteoporosis.
  3. Evita la formación de cálculos renales.
  4. Regula la digestión.
  5. Evita el estreñimiento.
  6. Como no contiene azúcar, no favorece la diabetes.
  7. Sus minerales ayudan a recuperar líquidos y electrolitos.

Diferencia entre tomar agua mineral y natural

Las dos te hidratan pero el agua mineral, además, te aporta nutrientes que tu cuerpo necesita.

¿Puedo tomar agua mineral en el embarazo o lactancia?

Sí, te aportará minerales para que tu cuerpo trabaje bien y se recupere del parto, estos minerales también se los pasas a tu bebé mediante la lactancia.

El agua mineral es rica en propiedades y nutrientes que ayudan a que tu cuerpo funcione mejor.

¿Acostumbras tomar agua mineral?

4 bebidas que tu bebé puede tomar

 

Categorías
Ser Mamá

Mitos de la lactancia

¿Acaba de nacer tu bebé? Seguro tienes muchas preguntas y dudas, aquí resolvemos los mitos de la lactancia más comunes.

A veces lo que te dicen amigas, familiares y conocidas te confunde y te hace dudar, estos son los mitos de la lactancia más comunes.

Amamantar es doloroso

Si tu bebé esta en una posición correcta con tu pezón y areola, no debes sentir dolor. La boca de tu bebé debe estar bien abierta y sus labios cubriendo todo el pezón, la mayor parte de la areola debe quedar dentro de su boca, si tu bebé succiona sólo del pezón, te provocará dolor.

No puedo embarazarme y amamantar

No existe explicación médica que diga lo contrario, puedes amamantar a tu bebé mientras estás embarazada, sólo debes encontrar una posición cómoda. De cualquier manera, consulta a tu ginecólogo.

Debo tener un horario para alimentar a mi bebé

Tratar de tener un horario fijo a la lactancia es uno de los errores más grandes. Tu recién nacido debe alimentarse mínimo ocho veces al día, no trates de poner horarios, tu bebé debe tomar leche a libre demanda sino, interfieres con el ritmo natural de bajada de la leche.

Puedo cambiar de seno sin que lo haya vaciado

La recomendación es que le des un solo seno hasta que lo desocupe, y luego pasarlo al otro. En promedio un recién nacido queda bien alimentado en 40 minutos.

Comer mucho mejora la calidad de la leche

No necesitas comer en exceso, tu alimentación debe ser balanceada. Lo recomendable es tomar más líquidos.

Durante la lactancia, ¿puedo tomar café?

Evita el café y las bebidas de cola pues la cafeína puede producir trastornos del sueño y nerviosismo en tu bebé.

Los cítricos cortan la producción de la leche

Esto es falso, su aporte de vitamina C y ácido fólico, son ideales durante el embarazo y la lactancia.

Dar pecho ayuda a bajar rápido de peso

Esto es real, aunque no esperes un resultado inmediato. Esto se empieza a notar en tres meses más o menos. ¿A qué se debe? A que la grasa que se acumula en el embarazo, puede servir para darte la energía que necesitas para amamantar.

Si mi bebé tiene una mala posición, ¿puedo sufrir grietas en los pezones?

Es cierto, si tu bebé está en una mala posición al comer y te agarra mal del pezón y la areola al lactar, puede lastimar tus senos.
TIP: después de cada toma, humedece tus pezones con leche o aplica una crema rica en vitaminas que sea especial para lactar.

Si tuve una cesárea debo poner rápido el bebé al pecho, de lo contrario no tendré leche

Tras una cesárea se podría retrasar la producción de la leche. ¿Por qué? Porque la oxitocina, hormona encargada de producir las contracciones en el parto, cumple con dos funciones que sirven para la lactancia:

* Indica a la prolactina que empiece a producir leche materna

* Estimula los conductos y bombea la leche

No te preocupes, si tuviste cesáarea, la bajada de la leche se retrasará, por eso, colocas el bebé al seno lo más pronto posible para estimular la producción de oxitocina y prolactina.

Si tengo pezón plano o invertido tendré problemas al lactar

Es cierto que para tu bebé es más fácil alimentarse de un seno con un pezón prominente, pero si tienes una técnica de lactancia adecuada (el bebé no sólo se prensa de tu pezón, sino de toda la areola). Date masajes para ayudarte a crear el pezón o usa pezonera de plástico en lo que se te forma el pezón para que tu bebé no te lastime.

Si tengo senos pequeños no produciré tanta leche

Esto es falso, el tamaño de los senos no indica la cantidad de leche que producen. El tamaño sólo determina la cantidad de tejido graso que tienen, no por la leche que producen. No te preocupes, el tamaño de tus senos producirá suficiente leche para tu bebé.

Lo mejor para una lactancia feliz es relajarte y disfrutar el momento con tu hijo, no te preocupes, lo estás haciendo bien, confía en ti.

¿Has escuchado algún otro mito de la lactancia materna?

4 consejos para una lactancia ideal

Categorías
Embarazo

5 cursos que te ayudarán a prepararte para recibir a tu bebé

Hay algunos cursos que a ti y a tu pareja les convendría tomar para vivir este momento del mejor modo: informados, conscientes de lo que ocurrirá y preparados con algunas técnicas para recibir a tu bebé que les facilitarán el proceso.

Asegúrense de tomarlos con profesionistas y en centros bien establecidos y avalados por alguna asociación o institución.

Curso prenatal.

Permite a los padres estar más informados sobre los procesos fisiológicos del cuerpo durante el embarazo y parto, incluso reducir el miedo que puede generarles el nacimiento de su bebé. Además, los especialistas les aclaran las miles de dudas que seguramente tienen y les enseñan técnicas para sobrellevar más tranquilos el momento del parto.

Yoga para embarazadas.

Ideal para que mamá trabaje la conciencia corporal y el respeto a sus emociones para sentirse más conectada consigo misma y con su bebé. Mientras no haya contraindicación médica, se puede iniciar a partir del tercer mes de gestación (semana 14).

Acomodando al bebé.

Este taller consiste en la enseñanza de técnicas de posicionamiento del bebé para evitar cesáreas innecesarias. Desde el inicio del embarazo, estas técnicas y posturas ayudan a que mamá identifique sola en qué posición está su bebé, asimismo, mejoran la flexibilidad de los tejidos, lo cual prepara el cuerpo para el trabajo de parto.

Técnicas de porteo.

Es una de las experiencias más placenteras que existen para ambos padres. Les enseñan cuáles son las reglas de seguridad y los diferentes tipos de porteo para que encuentren el que les conviene. Conocen más del fular, rebozo o mascada flexible, rígido, o de la bandolera, del mei tai, etcétera.

Lactancia.

A pesar de ser algo muy natural, hay veces que la lactancia puede complicarse en un inicio y vale mucho conocer desde ahora todo lo que tiene que ver con ella. Una doula te podrá ayudar mucho en este tema, enseñándote las técnicas correctas para dar el pecho.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Nutrición

¡No más cucharas!, deja comer a tu hijo al modo Baby Led Weaning

Es una nueva forma de comenzar la alimentación complementaria. Está aprobada por los pediatras porque el Baby Led Weaning es un método en el que el bebé tiene un rol más activo en su alimentación: aprende a regular la cantidad de comida que mete a su boca y a distinguir el hambre y la saciedad, lo cual ayuda a prevenir el desarrollo de la obesidad.

CLAVES PARA HACERLO SIN RIESGOS

• No debes iniciar este método antes de los seis meses.

• Ofrece comida entera al bebé: trozos que pueda manipular con la mano y aplastarlos con la lengua contra el paladar.

• Evita los alimentos con lo que pueda correr el riesgo de atragantamiento (frutos secos, zanahoria cruda, frutos con hueso o semillas).

• Permite que chupe, mastique, azote y juegue con la comida. De este modo aprende a conocer las distintas texturas y los sabores.

• Cuando ya no quiera los alimentos, ofrécele leche materna o de fórmula, así asegurarás su completa nutrición.

• Evita forzarlo a comer lo que has puesto en sus manos; la intención es una alimentación a demanda del pequeño.

Te interesa: 8 papillas para bebé de 6 meses en adelante

Categorías
Ser Bebé

Estimular la vista de tu hijo desde recién nacido, ¡le crea grandes beneficios!

Los bebés vienen al mundo muy preparados para aprender: tienen una enorme capacidad innata de percepción y están ansiosos por recibir estímulos. No hay más que ofrecérselos. Al estimular la vista de tu hijo desde esta edad, despiertas su atención, lo haces feliz y potencias su inteligencia.

Mirar los hace más despiertos

Aprender significa establecer conexiones entre las células nerviosas en el cerebro, que se van haciendo más complejas con el tiempo. Cuanto más variadas sean las impresiones sensoriales que el ser humano recibe, más complejas serán las estructuras que se forman entre las células nerviosas. Por el contrario, las conexiones poco utilizadas se atrofian y se produce un déficit cognitivo permanente.

Michael Kavek, un psicólogo evolutivo de la universidad de Bonn, Alemania, quien investiga la capacidad de percepción de imágenes en profundidad que tienen los niños, explica que a los recién nacidos les gusta ya mirar algo.

“Desde el principio son capaces de distinguir caras y colores”; con lo que ven, ellos se hacen una especie de archivo de imágenes en la memoria. “Si se les muestra la misma imagen una y otra vez, desvían la mirada: no la miran porque ya la reconocen. Pero una nueva imagen o un nuevo color, sin embargo, supone un nuevo estímulo”, explica el Dr. Michael Kavek.

Este especialista recomienda mostrar a los bebés cuentos con sencillas estampas a partir de las seis semanas de vida; lógico, las mismas deben ser grandes y tener contornos bien definidos, si no es así, podrían confundir a los bebés que aún no tienen la visión completamente desarrollada.

También advierte que las representaciones de la televisión no sirven, ya que reproducen imágenes tridimensionales en dos dimensiones y los bebés no son capaces de descodificarlas.

Y añade que la percepción visual del niño también se estimula desde el principio mediante objetos que se mueven, por ejemplo, los móviles que se colocan sobre la cuna o las cajas de música.

Te dejamos estos juegos divertidos para estimular su vista y pases un buen rato con tu bebé; aprovecha después de alimentarlo (si no se queda profundamente dormido), o en esos momentos en que le cueste trabajo dormir para ayudarlo a relajarse. 

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo le quito el hipo al bebé?

Todos sufrimos de hipo alguna vez, pero cuando le ocurre a nuestro bebé nos asustamos. No te preocupes, si lleva varios minutos y te preguntas: ¿cómo le quito el hipo al bebé? Sigue estos consejos para aliviarlo.

¿Qué es el hipo?

El hipo es una respuesta natural del sistema nervioso que incluso puede ocurrir cuando el bebé está en el útero. ¿Te pasó? Es una contracción involuntaria del diafragma debido al reflejo del nervio frénico cuando el bebé, por ejemplo, traga mucho aire al comer. El diafragma se contrae para forzar a los pulmones a expulsar el aire. Es algo normal y se debe a la inmadurez del sistema nervioso y del sistema digestivo. No es doloroso, pero sí puede sorprender al bebé, que puede acabar riéndose o llorando del susto. Normalmente somos los papás los que nos agobiamos más que ellos. Aunque hay muchas maneras de quitar el hipo en los adultos, en caso de un bebé conviene no hacer nada y dejarlo pasar ya que suele durar solo unos minutos.

¿Cómo aliviarlo?

Si es lactante

Ofrécele pecho o biberón. También puede funcionar ponerlo verticalmente o balancearlo con suavidad.

Si es mayor

Podemos darle un poco de agua o darle un masajito en la pancita, en el sentido de las
manecillas del reloj.

Totalmente prohibido

No lo asustes, ni le des golpes en la espalda ni le tapes la nariz para que contenga la respiración. Puede causarle problemas graves.

¿Cuáles son las causas?

No se sabe con exactitud cuál es la causa exacta pero se sospecha que el modo en el que come puede influir. Cuando está tomando pecho, puede no estar bien colocado y hacer que trague aire. Si está tomando el biberón, puede ser que el chupón sea demasiado grande y no se ajuste bien a su boca con lo que también tragará aire y eso puede desencadenar el hipo. También puede ocurrir que tenga mucha hambre y coma demasiado. En ese caso su estómago se hincha y esta distensión estira el diafragma, que se contrae causando un espasmo y por consiguiente el hipo. Incluso el pañal mojado o si tiene frío puede provocarlo ya que los músculos se contraen y, a su vez, el diafragma

¿Es normal que tenga siempre hipo o puede ser síntoma de que algo va mal?

Es normal que los bebés tengan hipo frecuentemente debido a su inmadurez, por lo que no debes asustarte. Sin embargo, hay ocasiones en las que es conveniente prestar más atención y acudir al centro médico si lo consideramos oportuno. Por ejemplo, cuando el bebé está muy nervioso, si tiene fiebre o el hipo no se le va en unas tres horas tras la digestión, sí es conveniente consultarlo. Podría sufrir reflujo gastroesofágico o tener alergia a la proteína de la leche.

Para evitar que ocurra, puedes darle de comer antes de que tenga hambre y hacerlo poco a poco para que no coma demasiado y muy rápido. Si le da hipo cuando está comiendo, lo mejor es ponerlo en vertical y esperar a que le pase.

¿Le ha dado hipo a tu hijo por un periodo largo? ¿Qué te funcionó a ti?

Categorías
Especiales

Conoce la forma correcta de darle agua a tu bebé

En un bebé «el agua juega un papel fundamental en su crecimiento y desarrollo. Si no ingiere las cantidades apropiadas de ésta, podría deshidratarse fácilmente y, por consiguiente, poner en riesgo su salud», advierte María Fernanda García, licenciada en Nutrición y educadora certificada en Diabetes.

Y es que los niños eliminan más agua que los adultos, ya que están sometidos a un continuo y rápido crecimiento que requiere de una constante reposición de líquidos. Además, están más expuestos a trastornos como: diarrea, vómitos y fiebre, que contribuyen a eliminar agua del cuerpo. También presentan menor tolerancia al calor y su temperatura corporal se eleva más rápidamente, por lo que tienen un mayor riesgo de deshidratación.

¿Cómo hidratar a tu bebé?

De los 0 a los seis meses no se recomienda dar ningún otro tipo de líquidos, la leche materna o de fórmula aportan la cantidad necesaria para la hidratación de tu chiquitín. Ofrecer otro tipo de líquidos podría ser contraproducente debido a la inmadurez del aparato digestivo del bebé.

A partir de los seis meses puedes darle a tu bebé agua simple y, con medida, jugos naturales, principalmente en situaciones de deshidratación como vómitos, fiebre, diarreas, calor excesivo, etc. La cantidad dependerá del grado de pérdida de líquido, edad y características del nene.

La excepción a la regla: 

  • En caso de que un bebé de esta edad se encuentre en un clima muy cálido y sude demasiado, es necesario incrementar el número de tomas al día para evitar la deshidratación.
  •  En los pequeños que se alimentan con otro tipo de sustitutos de leche, con sus tomas cubren sus requerimientos de manera apropiada, ya que para diluir la fórmula se requiere un aporte de agua importante. Por eso, no se recomienda darles más agua u otro tipo de líquidos como jugos, refrescos y tés.
  • En caso de que el niño se encuentre enfermo, es importante consultar al médico, y entonces probablemente será necesario ofrecer agua adicional a la aportada por la leche, o bien, incrementar el el número de biberones al día.

Por Felipe Salinas

Categorías
Ser Mamá

Lactancia S.O.S.: Resolvemos todas tus dudas

A pesar de ser una función natural como mamá, al momento de comenzar con la lactancia surgen muchas dudas: Aquí resolvemos las más frecuentes

Por Gabriel Torres Álvarez

Sabemos que tu primera preocupación es cuidar a tu bebé lo mejor posible.Durante los tres primeros meses de su vida es normal que sientas temor a no producir suficiente leche, pero calma: ahora responderemos tus preguntas para que poco a poco ganes más confianza. Búscanos en nuestras redes sociales, ¡estamos contigo!

¿Y CUÁNDO BAJA LA LECHE?

La producción de leche se inicia desde antes del nacimiento (a partir del tercer mes de gestación) y el recién nacido comienza a sacarla en el mismo momento en que empieza a succionar.

¿CUÁNDO EMPIEZO A AMAMANTAR?

Cuanto antes, mejor. Si es posible, debes pegártelo al pecho justo después del nacimiento. Habla con tu médico para solicitarlo así.

¿CUÁNTO DEBE TOMAR DE CADA LADO?

Tú marcas la pauta, pueden ser cinco, 10 o 15 minutos. No importa que quiera alimentarse sólo de un pecho en cada toma, esto no provoca ningún desequilibrio en la producción de leche.

Lactancia S.O.S.: Resolvemos todas tus dudas
PEXELS

¿SE PUEDE DAR PECHO TRAS UNA CESÁREA?

La cesárea no altera la producción de leche ni su composición, pero sí propicia algunas dificultades. Si utilizaron anestesia general, la primera toma deberá retrasarse hasta que haya pasado el efecto por completo. En cambio, si se empleó la epidural, puedes comenzar de inmediato.

¿LE DOY LECHE A LIBRE DEMANDA O CADA TRES HORAS?

Hay bebés que piden leche cada tres horas o menos; si no es el caso de tu bebé, procura estar atenta en los horarios para ponerlo al pecho.

¿POR QUÉ SE ME SALE LA LECHE?

A veces la leche gotea un poco las primeras semanas. Entre otros motivos puede ser que el flujo aún no esté bien regulado. Para evitar mojar tu ropa usa protectores para lactancia.

¿PUEDO DARLE CHUPÓN A MI BEBÉ?

Procura no dárselo, ya que el bebé podría saltarse tomas y aumentar la tensión mamaria. Si debes darle biberón por el trabajo u otra causa, procura sacarte la leche con un sacaleches y refrigerarla para utilizarla posteriormente.

¿Y SI ME DUELE MUCHO DARLE LA LECHE?

Lo más importante para evitar lastimar tus senos durante la lactancia es adoptar la posición correcta para evitar que el bebé succione mal.

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO
Categorías
Ser Mamá

Lactancia y SIDA

Si vives con VIH, alienta de la mejor forma a tu bebé con estos consejos

Por Mayra Martínez

Ten presente que no todos los hijos de mujeres que tienen VIH/SIDA que son amamantados adquieren la infección, ya que los niveles del virus presentes en la leche materna son más bajos que los que se encuentran en la sangre. Sin embargo, debes cuidar muy bien tus senos, pues si tienes mastitis, dolor y grietas, el riesgo de que el bebé contraiga la enfermad es mayor.

RECUERDA SIEMPRE

  • Una mujer infectada con VIH puede transmitir el virus a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.
  • Tienes derecho a recibir asesoría sobre cuál es la mejor alimentación para tu hijo.
  • Debes recibir orientación específica para seleccionar la opción de alimentación que mejor se adecue a tu situación.
  • Conoce los riesgos y ventajas de las distintas opciones de alimentación.
Lactancia y SIDA
iStock

ALTERNATIVAS PARA MAMÁS CON VIH

  • Lactancia materna exclusiva por los primeros meses de vida, con sus riesgos.
  • Leche materna proveniente de donantes o de bancos de leche.
  • Fórmula comercial avalada por el pediatra de tu hijo.

 

¡LA OPCIÓN DE ALIMENTACIÓN PARA TU BEBÉ, LA ELIGES TÚ!

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE