Categorías
Ser Bebé Ser Familia

8 consejos para dormir con un recién nacido

8 consejos para dormir con un recién nacido

Independientemente de las ventajas o inconvenientes que pueda tener el colecho, si vas a dormir con tu bebé debes tomar en cuenta lo siguiente.

8 consejos para dormir con un recién nacido

En torno al colecho se han realizado un montón de estudios con rigor científico y en todos hay datos a favor y en contra.

Cuando es una decisión libre de los papás, tiene pocas consecuencias en el apego y la seguridad del niño. Pero si el niño tiene problemas para dormir o se despierta mucho, entonces sí puede tener consecuencias negativas en el desarrollo del pequeño.

Ten esto en cuenta…

5 alimentos prohibidos para bebés de un año

En cualquier caso, si has decidido dormir con tu peque debes adoptar algunas medidas de seguridad:

  1. Los padres nunca deben tomar bebidas o fármacos que favorezcan un sueño profundo.
  2. No deben dormir con el pequeño si uno de los dos padece sonambulismo, epilepsia o trastornos similares.
  3. Tampoco conviene que fumen, pues el tabaquismo en los padres aumenta el riesgo de muerte súbita en los bebés
  4. La cama debe ser amplia para poder albergar a tres personas y hay que evitar tapar al niño en exceso con edredones o prendas que den mucho calor.
  5. Es preferible que el bebé duerma a un lado, junto a mamá y no entre ambos padres.
  6. Usa un colchón duro, pues a veces, los colchones con el tiempo suelen curvarse por el centro y el bebé podría asfixiarse.
  7. Para prevenir caídas, es bueno colocar una barrera en el lado donde duerme el niño. Cuando empiece a gatear, incluso conviene proteger el otro lado y proteger el suelo con cojines.
  8. Hay que vigilar que no queden huecos entre el colchón y la pared donde el bebé pudiera quedar atrapado.

Toma esto en cuenta…

Lactancia materna con mucho amor

Recuerda que nunca debes dejar a tu bebé solo en una cama de adulto, aunque esté profundamente dormido, porque se podría despertar y caerse.

¿Tu bebé tiene problemas de sueño?

Foto: Getty Images

¿Te haces esta pregunta?

¿Mi bebé está creciendo bien?

Categorías
Lactancia

Pros y contras de dar el pecho por más de dos años

La OMS recomienda la lactancia hasta esta edad, pero no todas las mujeres lo hacen. ¿Qué efectos tiene en la mamá y su bebé, en realidad?

Con información de la Dra. Geraldine Loredo Fuentes, médico general, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal 

Hoy en día podemos encontrar mucha información de lactancia materna, tanto en la red como en la experiencia de otras mamás. Sin embargo, mucha de esta información aún está llena de mitos. Esto lleva a algunas mamás y a sus bebés a privarse de los beneficios físicos y emocionales que la lactancia materna tiene para ofrecer.

Organizaciones de salud internacionales, como la OMS, la AEP y UNICEF, entre otras, recomiendan que la lactancia materna sea exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé y a partir de tal periodo se vayan agregando gradualmente los alimentos sólidos (según las recomendaciones pediátricas), llevando la lactacia hasta los dos años o más.

No obstante, todavía escuchamos con frecuencia que tras cierto tiempo, la leche no sirve más o que la lactancia puede afectar psicológicamente a los niños: hoy sabemos que nada es más alejado de la realidad.

Ahora se conocen los beneficios de llevar la lactancia materna incluso más allá de los dos años, pero muy pocas mujeres llegan a amamantar por arriba de los seis meses, y aún menos son las que llegan a mantener la lactancia durante algo más de un año o año y medio, debido, principalmente, a la reincorporación al trabajo, y por otro lado a la información confusa que pudiese tener.

De los estudios a niveles emocionales, físicos y nutricionales, se ha observado un buen número de ventajas de la lactancia materna hasta los dos años de edad e incluso más allá. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Un aumento moderado en las tasas de lactancia materna podría prevenir hasta 10 % de las muertes de niños menores de cinco años: amamantar tiene un papel esencial, aunque a veces subestimado, en el tratamiento y prevención de las enfermedades infantiles”.

En realidad, independientemente de los pros o contras que puedan mencionarse, la lactancia debe durar tanto como la mamá y el bebé lo decidan; al final, un infante que pide pecho y una mamá que se siga sintiendo cómoda con ello pueden extenderla tanto como deseen porque es un tema por completo personal y privado que debemos apoyar y, sobre todo, respetar.

PROS  para la salud

  • Aporta cantidades importantes de nutrientes, sobre todo proteína, grasa y vitaminas.
  • Los factores inmunológicos aumentan en concentración durante el segundo año de LM.
  • Menos enfermedades, menos duraderas y con menos complicaciones.
  • Menor riesgo de alergias, enfermedades y asma conforme la lactancia se prolongue.
  • Entre más tiempo de lactancia, mayor protección contra el cáncer de mama, ovario y endometrio para ti.

EFECTOS EMOCIONALES Y DE APRENDIZAJE

  • Mayor desarrollo intelectual, mejor desempeño escolar y laboral cuando adulto.
  • Comunicación abierta y profunda.
  • Mayor desarrollo emocional y psicosocial.
  • • Menores desórdenes de conducta.
  • • Buena relación con los papás (y la autoridad) en la adolescencia.
  • • Mayor percepción de cuidado y protección por parte de sus papás.
  • • Desarrollo emocional equilibrado en la adultez.
    • Mayor independencia.
  • • Facilidad para calmar frustraciones, dolor, obstáculos y estrés.
  • • Transición gradual hacia la niñez plena.

CONTRAS

• Mientras la lactancia dura, hay ropa que quisiéramos ponernos pero que no facilitaría el proceso.

• Puede ser que tu bebé grande tenga necesidad de comer en lugares o momentos un poco incómodos.

• Las mujeres que amamantan a bebés mayores pueden verse envueltas en juicio social.

• Exceso de opiniones de familiares, amigos e incluso del personal de salud.

• Despertares nocturnos, que si bien no dependen directamente de la lactancia, ocurren porque estás a la expectativa de tu niño.

• Mordidas no intencionales por momentos de distracción y exceso de entusiasmo por parte del bebé.

• Bebés activos que buscan el pecho al mismo tiempo que quieren ver tele, oír música, un juego… haciendo de la lactancia una verdadera acrobacia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué es la lactancia mixta?

Categorías
Lactancia

5 problemas en la lactancia y su solución

Durante los primeros días de lactancia pueden surgir complicaciones, sobre todo si eres mamá primeriza. No te angusties. Todas tienen solución y no son motivo para abandonar esta maravillosa experiencia.

Existen circunstancias añadidas, por una enfermedad del niño o de la madre, o por otros motivos, que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Lo ideal es empezar a amamantar cuanto antes y, si en el hospital no te sido posible, buscar ayuda al llegar con tu bebé a casa; puedes preguntar a una enfermera o a un grupo de lactancia. No te rindas, intenta estas soluciones.

Aquí los problemas más frecuentes de lactancia que tiene solución:

1. Mamas congestionadas:

Los pechos se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche y la inflamación de los tejidos. Muchas veces se juntan los dos factores y uno u otro predomina según el caso. Cuando predomina la acumulación de leche, el mejor tratamiento es sacarla. Pero cuando predomina la inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido hacia el pezón y dejar la zona todavía más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga la leche.

Por eso, en la ingurgitación suele ser más útil sacarse la leche con la mano que con un sacaleches. Con la mano, el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. Muchas veces, es necesario comprimir durante diez minutos la zona de la areola para desbloquear los conductos y poder sacar la leche.

2. Pezones planos e invertidos:

Los bebés, en general, pueden mamar aunque el pezón sea plano o invertido. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que le indica a tu hijo dónde debe succionar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, sí le costará más encontrar el sitio exacto; pero lo encontrará si le ayudas. La mayoría de los pezones que son planos o invertidos, salen por sí solos a lo largo del embarazo sin necesidad de hacer nada y sobresalen totalmente normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días al succionar.

3. Sale mucha:

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no succiona bien, por una mala posición o por culpa del frenillo, el cuerpo de la mamá responde produciendo un exceso de leche, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante. Poco a poco, la toma se normalizará, igual que la cantidad de leche que produces.

4. Sale poca:

El peso de tu bebé es lo único que te puede decir si de verdad come suficiente, o no. Si tu hijo engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo, y punto. Si no engorda, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que te ayude a encontrar la causa del problema y, mientras tanto, sacarte la leche y ofrecérsela a tu bebé.

5. Infecciones del pezón:

Normalmente, las grietas solo duelen mientras el niño succiona, pero siconsigues una buena posición te dejarán de doler. Cuando el dolor persiste e incluso aumenta, aunque tu bebé suelte el pecho, puedes sospechar que el pezón está infectado. Antes se pensaba que eran infecciones por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son hongos, sino bacterias.

Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, o antibióticos por vía oral, o incluso lactobacilos por vía oral. En todo caso, es preciso buscar la causa, que suele ser una mala posición.

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas
y también molestias si el bebé no toma bien. Una buena opción es resolverlas
en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca de la lactancia:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

 

Categorías
Ser Bebé

Tips para prevenir accidentes en la cuna

De acuerdo a los pediatras, el 25 por ciento de las muertes que se dan durante el primer año de vida ocurren en la cuna del bebé. Te compartimos algunos tips de los expertos para evitar accidentes en la cuna. 

Tips para prevenir accidentes en la cuna

Evita poner objetos en la cuna 

Los pediatras recomiendan no tener nada en la cuna de tu bebé. Dile adiós a los protectores, almohadas, peluches y frazadas gruesas.

Evita dormir con tu bebé los primeros cuatro meses

Aunque quieres cuidarlo de cerca, los expertos advierten que no debes dormir con ellos, mucho menos durante los primeros cuatro meses de vida, si es prematuro o muy pequeño y si los padres han tomado medicamentos para conciliar el sueño.

Controlar su espacio

El uso de barreras en la cuna es ideal para evitar que se caigan, éstos deben estar separados por unos 6 centímetros para evitar que meta su cabeza entre ellos.

Elige la cuna adecuada

Debido a que pasará mucho tiempo en ella, la recomendación es adquirir una nueva y verificar su solidez. Además, que no tenga decoración en su armazón, así evitas que se caiga o tu bebé lo arranque.

El colchón

Asegúrate de que el colchón quede ajustado, sin huecos por los que quepan los dedos de tu hijo. Cámbialo por uno de menor grosor cuando crezca, para evitar que pueda trepar por lo barrotes de seguridad.

La ubicación importa

Colócala lejos de ventanas, persianas y cortinas.

Por Odeth Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 mitos sobre la muerte súbita del lactante

 

Categorías
Así Crece

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

El apego es el vínculo afectivo que todos desarrollamos desde niños y que determina el modo como nos relacionamos afectivamente con las personas a lo largo de la vida. por eso es importante vigilar que tu hijo desarrolle un apego seguro, Te ayudamos a identificar si su apego es seguro, o no.

Adultos con vínculos afectivos sanos

Síntomas de un apego inseguro:

• Tu hijo no expresa deseos de cariño, aunque cuando te vas hace berrinches y pataletas.

• Suele ser hostil y agresivo con todos en general.

• Se muestra incómodo con el contacto físico.

• Sus reacciones emocionales son exacerbadas; llega a la ira o al llanto imparable.

• Te ignora cuando le hablas; continúa enfocado en sus actividades.

EJEMPLO DE SU ACTITUD:

Cuando quieres ayudarlo a armar su juguete él se enfada; te arrebata el objeto u opta por retirarse para irse a otro lugar él solo. Tampoco comparte sus actividades con otros niños.

Tips para ayudarlos a crear apego seguro:

  • Ten mucho contacto físico con él: abrázalo, hazle cosquillas, juega con él.
  • Cuando le des pecho o su biberón, platica con él, puedes contarle de tu día, qué hiciste, qué sentiste…
  • No lo rechaces cuando llore, al contrario, atiende sus necesidades, puede ser frío, hambre, o solo quiera tu atención. Es normal porque requiere tu protección.
  • Date momentos para conectar afectivamente con él, en el baño o en las noches, para mirarlo, acariciarlo o puedes leerle un cuento; escuchar tu voz le ayudará a sentirte cerca.

¿Qué pasa con un bebé cuando su mamá no se muestra cercana con él?

El tipo de apego que desarrolla es inseguro. Los bebés comienzan a sentirse rechazados, por lo que -inconscientemente- «deciden» no pelear por su atención, no angustiarse y resolverse solo. Tienen la sensación de que no puede confiar en nadie, la gente lo desplaza, por lo que mejor él se desplaza a sí mismo.

Cuando sea adulto quizá será solitario y pragmático, nada asertivo, carente de compromiso, lejano emocionalmente y con marcadas dificultades para afianzar lazos afectivos con las personas.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Estimulación en el séptimo mes: Ayúdalo a crear lazos afectivos

Categorías
Ser Mamá

Amiga tira a bebé ¡y se ríe!

Amiga tira a bebé ¡y se ríe! ¿Qué harías tú?

¿Como mamá primeriza ha cruzado por tu mente el temor a que tu bebé se te caiga? Es común que los primeros días te sientas un poco insegura en cómo agarrar a tu bebé, es tan frágil, es tan pequeño…

Amiga tira a bebé ¡y se ríe!

Una mamá en Estados Unidos reportó en sus redes sociales que su mejor amiga tiró a su nena de cuatro meses y estaba muy confundida porque lo único que le dijo su amiga fue: «Lo siento y comenzó a reírse».

La mamá de la bebé comentó que en ese momento se quedó en shock y no pudo decirle nada a su amiga, lo único que hizo fue tomar en brazos a su bebé.

La mamá pedía un consejo a sus amigos de redes sociales para que la orientaran para saber si debía decirle algo a su amiga o sólo aceptar que los accidentes ocurren. ¿Cómo hubieras reaccionad?

Cuida la cabecita de tu bebé

La mayoría de las personas sabe que la cabeza de un bebé es muy frágil y debe tratarse con mucho cuidado. Sigue estos consejos:

  1. Al cargar al recién nacido en brazos es muy importante sujetarle bien la cabeza con una mano atrás, hasta que el niño sea capaz de sostenerla por sí solo, evitando movimientos bruscos del cuello y zarandeos.
  2. No se debe nunca sacudir a un bebé, ni jugando ni por enfado ni para que se calme, podría provocarle una contusión cerebral.
  3. Las andaderas son una causa frecuente de golpes en la cabeza en lactantes. La andadera podría dificultar que podamos acudir en su auxilio mientras ocurre el accidente. Los estudios demuestran que la mayoría de estos accidentes tienen lugar en presencia de un adulto.
  4. En el coche es fundamental colocar a los niños en sillitas de seguridad especiales para la etapa y peso de tu hijo y ademas, debe estar correctamente sujeta.
  5. A medida que tu hijo crece, siempre que practique deporte (bicicleta, patinaje…) debe hacerlo equipado con un casco adecuado. 

La cabeza de tu bebé es muy frágil pero con tus cuidados y amor, todo saldrá bien.

¿Tú qué harías en un caso así?

Te recomendamos:

Evita accidentes cuando tu bebé aprenda a caminar

Tips para prevenir accidentes en la cuna

¿Qué hacer en el caso de quemaduras?

Categorías
Ser Mamá

Las reglas que Meghan Markle debe seguir para amamantar a su bebé

Las reglas que Meghan Markle debe seguir para amamantar a su bebé, ¿te parecen adecuadas o exageradas?

Sin duda, desde que Meghan Markle se casó con el Príncipe Harry ha tenido que aprender mucho sobre el protocolo de la realeza y tras el nacimiento de su hijo, serán más actividades las que deba poner en práctica.

Las reglas que Meghan Markle debe seguir para amamantar a su bebé

Según la corona inglesa, al amamantar a un bebé real, la mamá no puede comer estos alimentos con el fin de no “afectar” el sabor de la leche para el bebé. Entonces, Meghan Markle no puede:

  • Comer ajo
  • Comer alimentos con especias
  • Tomar bebidas alcohólicas

Cuando Archie Harrison pueda comer papillas…

Los primeros alimentos sólidos que el bebé comerá serán peras y manzanas de la granja de la Reina y las papillas serán hechas a mano por chefs reales.

En la cocina real trabajan al menos 20 personas y dos ellas están dedicadas especialmente a la alimentación de los bebés reales. Uno de ellos se encargará de hacer las papillas con carne de res, ternera, pollo, cordero… y otro de los vegetales y las frutas.

Te interesa: Tips de alimentación durante la lactancia

¿Bebé vegano?

Todos los alimentos que el bebé coma, deben ser de origen orgánico.

El niño nunca debe comer comida empacada ni enlatada.

Las nanas se encargan de controlar el menú de los niños reales y se aseguran de que sea balanceado.

Se ha mencionado que los Duques de Sussex planean que su bebé sea vegano y se alimente de los frutas y verduras que Meghan cosechará en casa.

Foto: Instagram Sussexroyal

¿Cómo has vivido la lactancia materna?

Te puede interesar…

6 claves para una alimentación vegana sana para niños

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo le quito el hipo al bebé?

Todos sufrimos de hipo alguna vez, pero cuando le ocurre a nuestro bebé nos asustamos. No te preocupes, si lleva varios minutos y te preguntas: ¿cómo le quito el hipo al bebé? Sigue estos consejos para aliviarlo.

¿Qué es el hipo?

El hipo es una respuesta natural del sistema nervioso que incluso puede ocurrir cuando el bebé está en el útero. ¿Te pasó? Es una contracción involuntaria del diafragma debido al reflejo del nervio frénico cuando el bebé, por ejemplo, traga mucho aire al comer. El diafragma se contrae para forzar a los pulmones a expulsar el aire. Es algo normal y se debe a la inmadurez del sistema nervioso y del sistema digestivo. No es doloroso, pero sí puede sorprender al bebé, que puede acabar riéndose o llorando del susto. Normalmente somos los papás los que nos agobiamos más que ellos. Aunque hay muchas maneras de quitar el hipo en los adultos, en caso de un bebé conviene no hacer nada y dejarlo pasar ya que suele durar solo unos minutos.

¿Cómo aliviarlo?

Si es lactante

Ofrécele pecho o biberón. También puede funcionar ponerlo verticalmente o balancearlo con suavidad.

Si es mayor

Podemos darle un poco de agua o darle un masajito en la pancita, en el sentido de las
manecillas del reloj.

Totalmente prohibido

No lo asustes, ni le des golpes en la espalda ni le tapes la nariz para que contenga la respiración. Puede causarle problemas graves.

¿Cuáles son las causas?

No se sabe con exactitud cuál es la causa exacta pero se sospecha que el modo en el que come puede influir. Cuando está tomando pecho, puede no estar bien colocado y hacer que trague aire. Si está tomando el biberón, puede ser que el chupón sea demasiado grande y no se ajuste bien a su boca con lo que también tragará aire y eso puede desencadenar el hipo. También puede ocurrir que tenga mucha hambre y coma demasiado. En ese caso su estómago se hincha y esta distensión estira el diafragma, que se contrae causando un espasmo y por consiguiente el hipo. Incluso el pañal mojado o si tiene frío puede provocarlo ya que los músculos se contraen y, a su vez, el diafragma

¿Es normal que tenga siempre hipo o puede ser síntoma de que algo va mal?

Es normal que los bebés tengan hipo frecuentemente debido a su inmadurez, por lo que no debes asustarte. Sin embargo, hay ocasiones en las que es conveniente prestar más atención y acudir al centro médico si lo consideramos oportuno. Por ejemplo, cuando el bebé está muy nervioso, si tiene fiebre o el hipo no se le va en unas tres horas tras la digestión, sí es conveniente consultarlo. Podría sufrir reflujo gastroesofágico o tener alergia a la proteína de la leche.

Para evitar que ocurra, puedes darle de comer antes de que tenga hambre y hacerlo poco a poco para que no coma demasiado y muy rápido. Si le da hipo cuando está comiendo, lo mejor es ponerlo en vertical y esperar a que le pase.

¿Le ha dado hipo a tu hijo por un periodo largo? ¿Qué te funcionó a ti?