Categorías
Lactancia

¿Qué es la lactancia mixta?

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por la lactancia mixta. Te explicamos en qué consiste y cómo practicarla.

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula decimos que la lactancia es mixta. ¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

1. Por deseo de la mamá cuando ella decida.

2. Por imposibilidad de la mamá de darle todas las tomas a su bebé.

3. Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no gana peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos: prematuros, bebés con alguna patología, etc.

¿Cómo hacer la lactancia mixta?

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

1. Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que deben separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando mamá regrese lo pondrá al pecho.

2. Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y fórmula simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen subir de peso por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No hay que confundir este caso con aquellos en los que parece que la leche está aguada o no se tiene leche. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la mamá.

Antes de implementar la lactancia mixta debes saber:

1. Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que tu bebé esté mucho tiempo al pecho y otras en las que con poca leche se habrá saciado.

2. Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerlos al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

3. Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula.

FOTO GETTY IMAGES

Conoce los beneficios para ti y para tu hijo de la lactancia materna en este video:

Te invitamos a leer también: 

5 problemas en la lactancia y su solución

 

Categorías
Salud

6 tips para prevenir la obesidad en tu hijo

6 tips para prevenir la obesidad en tu hijo

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

Alimentación balanceada y ejercicio son la fórmula ideal para evitar este padecimiento.

México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, seguido de Estados Unidos. La razón es que 1 de cada 5 menores de 2 a 5 años padecen sobrepeso u obesidad, reveló el Primer informe de Políticas de prevención de la obesidad para niños menores de 5 años, publicado por el Instituto de Medicina Estadounidense.

6 tips para prevenir la obesidad en tu hijo

Por ello, te damos algunas recomendaciones para prevenir que tu hijo padezca de sobrepeso:

1. Ingerir sólidos antes de tiempo. Los estudios demuestran que los bebés alimentados con leche de fórmula y a los que se les da alimentos sólidos antes de los 4 meses de edad tienen mayor riesgo de padecer obesidad.

2. Dar leche materna por más tiempo. De acuerdo con el consejo de la Academia Americana de Pediatría, la lactancia debe prolongarse hasta el año de edad y no sólo administrarse durante los primeros 6 meses, ya que los bebés aún no adquieren los nutrientes necesarios para desarrollarse adecuadamente.

3. Reduce los alimentos ricos en grasas y azúcar. Si desde tu casa procuras que en la alacena y despensa haya productos saludables, tu hijo comerá eso que encuentre. Procura que sean cereales integrales y alimentos ricos en fibra.

Mira cómo hacerle un postre saludable a tu hijo

Cómo hacer paletas de hielo de sandía

4. Muévete. Es necesario que los adultos alienten a los menores a realizar algún deporte. Como padres de familia programen tiempos para jugar al aire libre, correr y/o crear un hábito de actividad física.

5. Eres lo que comes. Otra recomendación es que como adulto, des un ejemplo de una nutrición saludable, por lo que debes alentar a los niños a consumir frutas, verduras, proteínas magras, granos integrales y lácteos bajos en grasa o sin grasa.

6. 8 horas de sueño. Cuando los niños duermen entre 8 y 10 horas al día, tienen menos probabilidades de subir de peso; al tener un descanso pleno se hace mejor elección de los alimentos y no se come de más.

De acuerdo con el Instituto de medicina estadounidense, los niños con obesidad tienen,  alteraciones metabólicas en la insulina, enzimas del hígado y colesterol; problemas usualmente detectados en adultos mayores. Además, su autoestima y rendimiento escolar disminuyen. Por ello, es importante prevenir el sobrepeso y obesidad infantil. 

¿Tu hijo es propenso a padecer sobrepeso?

Foto: Getty Images

Incluye estos jugos en el desayuno de tu hijo

Tips para hacer jugos saludables y aprovechar su valor nutricional

 

Categorías
Especiales

Conoce la forma correcta de darle agua a tu bebé

En un bebé «el agua juega un papel fundamental en su crecimiento y desarrollo. Si no ingiere las cantidades apropiadas de ésta, podría deshidratarse fácilmente y, por consiguiente, poner en riesgo su salud», advierte María Fernanda García, licenciada en Nutrición y educadora certificada en Diabetes.

Y es que los niños eliminan más agua que los adultos, ya que están sometidos a un continuo y rápido crecimiento que requiere de una constante reposición de líquidos. Además, están más expuestos a trastornos como: diarrea, vómitos y fiebre, que contribuyen a eliminar agua del cuerpo. También presentan menor tolerancia al calor y su temperatura corporal se eleva más rápidamente, por lo que tienen un mayor riesgo de deshidratación.

¿Cómo hidratar a tu bebé?

De los 0 a los seis meses no se recomienda dar ningún otro tipo de líquidos, la leche materna o de fórmula aportan la cantidad necesaria para la hidratación de tu chiquitín. Ofrecer otro tipo de líquidos podría ser contraproducente debido a la inmadurez del aparato digestivo del bebé.

A partir de los seis meses puedes darle a tu bebé agua simple y, con medida, jugos naturales, principalmente en situaciones de deshidratación como vómitos, fiebre, diarreas, calor excesivo, etc. La cantidad dependerá del grado de pérdida de líquido, edad y características del nene.

La excepción a la regla: 

  • En caso de que un bebé de esta edad se encuentre en un clima muy cálido y sude demasiado, es necesario incrementar el número de tomas al día para evitar la deshidratación.
  •  En los pequeños que se alimentan con otro tipo de sustitutos de leche, con sus tomas cubren sus requerimientos de manera apropiada, ya que para diluir la fórmula se requiere un aporte de agua importante. Por eso, no se recomienda darles más agua u otro tipo de líquidos como jugos, refrescos y tés.
  • En caso de que el niño se encuentre enfermo, es importante consultar al médico, y entonces probablemente será necesario ofrecer agua adicional a la aportada por la leche, o bien, incrementar el el número de biberones al día.

Por Felipe Salinas