Categorías
Salud

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

En los bebés, el 70% de su cuerpo es agua, es por eso que una deshidratación puede poner en riesgo su vida. Aquí te develamos algunos mitos acerca de cómo hidratar a los bebés.

La hidratación es «el proceso mediante el cual se reemplazan los líquidos que el cuerpo ha perdido por el sudor, la respiración y la eliminación de deshechos del organismo», señala la nutrióloga García. Al mantener bien hidratado a tu bebé le aseguras su buen estado de salud.

Y es que la infancia es una etapa fundamental para el desarrollo intelectual y físico; y el agua constituye más del 60% del organismo, por lo que forma parte fundamental de varios procesos: mantiene la eficiencia de los impulsos eléctricos, regula la temperatura
corporal, elimina sustancias tóxicas del cuerpo y favorece el aprovechamiento de
nutrimentos.

LOS MITOS QUE RONDAN LA HIDRATACIÓN

Además de la leche materna, durante sus primeros meses de vida, el nene necesita agua o tés para estar bien hidratado.

Al contrario, «es importante saber que para un bebé la leche tanto materna como la de fórmula son la fuente más importante y única de hidratación, así como de alimentación. Es decir, un bebé no necesita agua ni té». Por eso se recomienda que las mamás que lactan también tengan una correcta hidratación.

Previo al primer año de edad no se pueden dar otros líquidos. 

Darle a tu bebé pequeñas cantidades de agua simple de los seis a los 12 meses favorece el hábito de consumirla. Lo apropiado «antes de los diez meses, es que el bebé tome el agua en mamila para evitar que ingiera tragos muy grandes. Posteriormente se puede hacer el cambio paulatino de la mamila a un vasito entrenador. Lo ideal es dársela entre las comidas, para evitar que se llene de líquido y ya no quiera consumir otros alimentos que le proporcionarán nutrimentos importantes».

La hidratación sólo se logra con agua.

«De los seis a 12 meses la introducción de alimentos diferentes a la leche también forma parte del aporte de líquidos; las verduras y frutas son ricas en agua que, al incrementar la ingesta de nutrimentos, entre ellos el agua, contribuyen a cubrir la demanda». Pero la leche en esta etapa sigue siendo la principal fuente de hidratación y se complementa con los líquidos que contienen los alimentos que empieza a consumir.

Los niños requieren menos hidratación cuando hace frío.

Esto es totalmente falso, ya que el nivel de agua en el cuerpo se debe mantener siempre. En la época invernal es muy común que como mamás tapemos mucho a los pequeños, sin embargo, esto hace que puedan perder agua por medio de la sudoración. Es importante mantenerlos hidratados en frío y calor.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

Categorías
Especiales

Conoce la forma correcta de darle agua a tu bebé

En un bebé «el agua juega un papel fundamental en su crecimiento y desarrollo. Si no ingiere las cantidades apropiadas de ésta, podría deshidratarse fácilmente y, por consiguiente, poner en riesgo su salud», advierte María Fernanda García, licenciada en Nutrición y educadora certificada en Diabetes.

Y es que los niños eliminan más agua que los adultos, ya que están sometidos a un continuo y rápido crecimiento que requiere de una constante reposición de líquidos. Además, están más expuestos a trastornos como: diarrea, vómitos y fiebre, que contribuyen a eliminar agua del cuerpo. También presentan menor tolerancia al calor y su temperatura corporal se eleva más rápidamente, por lo que tienen un mayor riesgo de deshidratación.

¿Cómo hidratar a tu bebé?

De los 0 a los seis meses no se recomienda dar ningún otro tipo de líquidos, la leche materna o de fórmula aportan la cantidad necesaria para la hidratación de tu chiquitín. Ofrecer otro tipo de líquidos podría ser contraproducente debido a la inmadurez del aparato digestivo del bebé.

A partir de los seis meses puedes darle a tu bebé agua simple y, con medida, jugos naturales, principalmente en situaciones de deshidratación como vómitos, fiebre, diarreas, calor excesivo, etc. La cantidad dependerá del grado de pérdida de líquido, edad y características del nene.

La excepción a la regla: 

  • En caso de que un bebé de esta edad se encuentre en un clima muy cálido y sude demasiado, es necesario incrementar el número de tomas al día para evitar la deshidratación.
  •  En los pequeños que se alimentan con otro tipo de sustitutos de leche, con sus tomas cubren sus requerimientos de manera apropiada, ya que para diluir la fórmula se requiere un aporte de agua importante. Por eso, no se recomienda darles más agua u otro tipo de líquidos como jugos, refrescos y tés.
  • En caso de que el niño se encuentre enfermo, es importante consultar al médico, y entonces probablemente será necesario ofrecer agua adicional a la aportada por la leche, o bien, incrementar el el número de biberones al día.

Por Felipe Salinas

Categorías
Nutrición

Tips para elegir la mejor fórmula láctea para tu bebé

¿Te has encontrado en el supermercado frente al anaquel de las fórmulas lácteas sin tener claro cuál es el producto idóneo para tu bebé? No te preocupes, a continuación contarás con unos útiles tips dados por Vanessa Hernández, nutrióloga pediátrica, para que elijas correctamente.

+Proteína optimizada. Siempre revisa que el producto que adquieras tenga esta leyenda; significa que la fórmula es mucho más parecida a la leche materna.

+Hierro. Es muy indispensable para el bienestar de tu bebé que la fórmula esté fortificada con este elemento.

+Ácidos grasos esenciales. Resultan importantísimos para el desarrollo de tu hijo, fíjate que en la etiqueta especifique que la fórmula contiene EPA y DHA.

PEXELS

La especialista también recomienda tomar en cuenta la elección de las etapas en las que vienen divididas las fórmulas: 1, 2 y 3.

Hernández señala que durante los primeros 12 meses de vida de tu bebé le corresponde la etapa 1. Después podrás alimentarlo con fórmula de etapa 3, pues tiene mayor cantidad de ácidos grasos esenciales, los cuales contribuyen con el neurodesarrollo de tu hijito.

¿Dónde queda la etapa 2? La doctora Vanessa explica que puedes saltártela, ya que generalmente la diferencia entre la primera y la segunda es la cantidad de proteína:

“Hoy hemos visto que si damos una cantidad mayor de proteína a los pequeñitos en los dos primeros años de edad, se le programa metabólicamente para el sobrepeso u obesidad”, indicó la nutrióloga Vanessa Hernández.

Recuerda que es muy importante seguir las indicaciones de tu pediatra, pues cada bebé es diferente y el tuyo podría necesitar más proteína por prescripción médica.

Categorías
Salud

¿Por qué los bebés de pocos meses no deben beber agua en absoluto?

Aunque existen pediatras que recomiendan que los bebés en sus primeros meses de vida tomen agua, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre los riesgos de esta práctica en la salud del menor.

La OMS indica que la lactancia materna exclusiva es importantísima en la primera etapa de vida de los bebés, pues los dota de todos los nutrientes necesarios para su desarrollo y les previene de enfermedades.

PEXELS

Hay que recordar que el agua puede no estar del todo purificada y podría provocarle una infección al lactante. El estómago a esta edad es pequeñito y darles agua podría provocar que queden satisfechos antes de tiempo; de tal suerte que consumirían menor cantidad de leche materna.

La leche materna contiene un 80% de agua, misma que el bebé consume. Siempre se recomienda a las madres que si su hijito tiene sed, lo lleven directo a su pecho.

Ni siquiera en lugares de calor extremo se aconseja que los lactantes beban agua. La OMS señala que lo único que un bebé menor a 6 meses puede tomas, además de la leche materna, son las soluciones de rehidratación, gotas, jarabes u otros, siempre y cuando sean con prescripción médica.