Categorías
Ser Mamá

5 consejos para despedirte de tu hijo sin que llore

Si siempre que ya vas a salir de casa para ir a trabajar tu hijo comienza un gran berrinche, estos consejos son para ti. ¡Adiós lágrimas! Mira cómo despedirte de tu hijo sin que llore.

Es muy común que las mamás se sientan culpables cuando tienen que regresar al trabajo y tienen que separarse de sus hijos. Sin embargo, recuerda que ser una mujer profesionista no está peleado con tu papel de mamá, el que vayas a trabajar no significa que estés abandonando a tu hijo y mucho menos que esto provoque un daño emocional gravísimo e irreparable en él.

Al contrario, tienes la oportunidad de enseñar a tus hijos e hijas que eres una mujer que puede ser exitosa en lo laboral y ser la mejor mamá del mundo, ¡al mismo tiempo!

Si tu hijos está llevando mal tu ausencia, la solución no radica en que dejes de trabajar. Habla con él y explícale los motivos por los cuales vas a trabajar; habla con el corazón y verás como él te entenderá.

Cómo decir adiós sin que tu hijo llore

1. Un día antes prepara junto a tu hijo la cena, el lunch, revisa sus tareas, etc. El objetivo es que te hagas presente en su día a día.

2. Siempre sonríe cuando te vayas, evita las caras tristes y de preocupación. No hay por qué hacerlo, vas a trabajar y en la tarde regresarás contenta a casa. ¡Olvídate de la idea del abandono!

3. Cuando te despidas, dale un beso grande y dile que «disfrute su día», «qué la pase genial» en lugar de hacer un «drama» y decirle que los vas a extrañar o que la vida es injusta porque te vas.

4. No prolongues la despedida; entrar y salir sólo empeorará la situación. Si dices adiós, te marchas. Si tu hijo se queda muy mal, justo antes de irte prométele que llamarás en cuando llegues al trabajo (o antes de meterte en el coche) para comprobar que ya está jugando (y lo haces, claro).

5. Usa la tecnología a tu favor; llama para saber como va todo, mándale un mensaje donde le digas cuánto lo quieres, haz un video chistoso de tu trabajo, comparte con ellos tus logros, etc.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

4 técnicas para serenarte y poder ayudar a tu hijo en berrinche

Categorías
Así Crece Ser Mamá

Cómo manejar los berrinches en público

Cómo manejar los berrinches en público

Los berrinches en público pueden ser bastante embarazosos, por ello te dejamos esta guía para poder manejarlos sin regaños.

Cómo manejar los berrinches en público

Cuando tienes un hijo pequeño, los berrinches forman parte de tu vida y ante tal situación, lo mejor es evitar en lo posible aquellas situaciones que provoquen una rabieta. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero estos consejos pueden ayudarte.

Ten calma y lee esto…

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

1. Es casi inevitable que tu hijo haga un berrinche cuando lo llevas al súper si está cansado o tiene hambre, así que deja este tipo de salidas para después de la siesta o la comida. No olvides tener un refrigerio a la mano.

2. La frustración es una de las principales causas de los berrinches en los niños. Si sabes que tu hijo va a querer un helado en cuanto pasas por la tienda, piénsalo dos veces antes de pasar por ahí. Esto no es someterte a tu hijo, sino predecir cómo reaccionará y sopesar las posibles consecuencias y las alternativas.

3. Evitar los berrinches no siempre es posible. Una vez que comienza, es complicado hacer entrar en razón a tu hijo. Si encuentras embarazoso un berrinche en público, lo mejor es que te vayas del lugar. Si te enojas, gritas e incluso le das una nalgada, eso no mejorará la situación, al contrario. Lo mejor que puedes hacer es mantener la calma.

¿Los berrinches de tu hijo te desesperan?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Irte del lugar es lo mejor para todos, incluso para los que están alrededor. Si tienes que hacer algo importante, date unos minutos para respirar y continuar con tus actividades. Está comprobado que los niños se calman más rápido entre menos gente vean.  Por ejemplo, no es lo mismo un berrinche en el pasillo a en la sala de espera del pediatra.

5. Cuando pase el berrinche, tu hijo necesitará que lo abraces y lo hagas sentir seguro, ya que perder el control puede asustarlo. Puedes abrazarlo pero no cambies las reglas después de un berrinche. Si le dijiste que era hora de irse del parque y respondió con una rabieta, sigue siendo hora de irse cuando se le pase el berrinche.

6. Es posible que la gente los mire mientras el niño hace berrinche, ¡tranquila! Es  posible que simpaticen con ustedes, y no que sean críticos. Sin importar si te miran o no, recuerda que tu hijo no comprende tu vergüenza. Ten presente que tu hijo no hace berrinches en público para humillarte, así que trátalo de la misma manera que lo harías si el berrinche ocurriera en casa.

Ten en cuenta que la frecuencia de los berrinches disminuirá según tu hijo vaya creciendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Foto: Getty Images

¿Tienes poca paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Padres e Hijos Ser Bebé

5 tips para decirle NO a tu hijo

5 tips para decirle NO a tu hijo

Todo le llama la atención y no tiene noción del peligro. ¿Conclusión? Hay que estar todo el día detrás de él para evitar accidentes.

5 tips para decirle NO a tu hijo

La lista de cosas peligrosas o inadecuadas que se le pueden ocurrir a un pequeño es tan larga como los minutos que anda por ahí correteando.

Esto podría interesarte…

7 razones por las que se pierde el interés por la pareja

El universo de posibilidades a cada paso es ilimitado: «Oh, un árbol, voy a ver qué hay dentro de este agujerito. Vaya, ¿qué son estos animalitos negros? ¿Se comen?». Así debes explicarle que hay cosas que no se pueden hacer:

1. Dale información adecuada y precisa

«Si metemos los dedos en los cajones o entre las puertas y cerramos, los deditos se machucan» (lo puedes ilustrar con una zanahoria, que aunque resulta un poco impactante, cuando el pequeño ya ha tenido algún accidente, funciona).

2. Enseñarle a hacer las cosas bien

Subir y bajar un escalón, bajarse de la cama (con la barriga apoyada en el colchón y deslizando los pies hacia abajo), empujar las puertas suavemente, cerrar los cajones con las manitas en el tirador, son algunas acciones que puedes «ensayar» con él.

3. Modificar el espacio

El que amerita la ocasión. Todavía es pequeño para eludir según qué tentaciones y por ese motivo es mejor que retires de su vista todo aquello que puedas anticipar como un futuro «no toques eso» (desde objetos de porcelana hasta aparatos eléctricos  o medicinas).

También es el momento de proteger los espacios (venden cierres para cajones y tapas de inodoro, topes para las ventanas, protectores para enchufes, etc.).

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Distracción

A veces es necesario llevar a cabo un «cambio de escenario». No se trata de un castigo y por tanto no debes enfadarte ni plantearlo como tal («nos vamos al parque porque no paras de tocar la computadora de papá»), si no de un cambio de aires que ayude al pequeño a interesarse por otras cosas más adecuadas.

5. Distinguir entre situaciones negociables y aquellas que no lo son

Si tu hijo es menor de 3 años, no puedes hablar de «negociación», pero sí puedes hacer un acto de reflexión sobre qué cosas puedes permitirle y cuáles claramente no.

Explícale con palabras sencillas a tu hijo las consecuencias de ciertas cosas.

¿Le pones límites a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando aparecen los primeros dientes del bebé?

Llegó el séptimo mes y ya le están saliendo los primeros dientes a tu bebé. Te dejamos algunos consejos para disminuir sus molestias.

Los primeros dientes del bebé

La salida del primer diente es todo un acontecimiento en la vida del bebé y de su entorno familiar: «¡Mira,mira!, ya se le ve», exclama emocionada mamá. Ha terminado la prolongada y a veces molesta espera hasta que la primera piececita erupciona.

¿Cómo le irán saliendo sus primeros dientes?

En la mayoría de los niños, los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores (entre los seis y los diez meses) y superiores (entre los siete y los 12 meses). Los colmillos superiores suelen aparecer bastante más tarde (entre los 16 y los 24 meses) y los inferiores un poco antes que éstos (entre los 15 y los 21 meses).

Pero cada nene tiene su propio patrón de desarrollo. En muchos bebés la salida de los dientes se retrasa o adelanta a esas fechas sin que ello resulte un problema.

¿Le dolerá?

En realidad, mucho se dice sobre la dentición de los bebés, pero lo cierto es que cada pequeño es un mundo. Algunos están más molestos y otros ni se enteran. En todo caso, lo que sí provoca es: aumento de la saliva, necesidad de morder, encías inflamadas y, en ocasiones, irritabilidad, problemas de sueño y rechazo al alimento.

Y lo que no produce son enfermedades, fiebre o dolor (aunque es una creencia muy extendida durante generaciones). Sí está más irritable y llora más, lo que le puede estar ocurriendo al bebé de siete meses es que esté atravesando un proceso infeccioso (catarro, faringitis) que sí puede provocar fiebre alta.

Y, al subir la temperatura corporal, el metabolismo se acelera causando que el diente que estaba a punto de aparecer salga más deprisa.

¿Cómo aliviar sus molestias?

Los trozos de fruta y las mordederas alivian las encías inflamadas. Dan la posibilidad al niño de llevarse a la boca algo duro para frotar sus doloridas encías. Además, cumplen la función de limar «poco a poco» la piel, dejando salir antes el diente. Y si el mordedor está fresco, mejor: así se insensibilizan sus encías y se reducen las molestias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Categorías
Así Crece

Soluciones para la mamitis aguda

Soluciones para la mamitis aguda

A partir de los dos años, los niños sufren por una fase de fuerte apego a su mamá llamada comúnmente como: «mamitis aguda». ¿De qué se trata? ¡Descúbrelo!

¿Qué es la mamitis aguda?

De pronto el bebé cumple dos años y quiere estar todo el tiempo con mamá, incluso rechaza al papá. El niño no es consciente de que esta actitud puede estar lastimando a su papá o a otras personas. Los niños esta edad aún no son capaces de generar empatía.

Simplemente, estar al lado de mamá les da seguridad y les permite atreverse a experimentar cosas nuevas.

Es una fase normal del desarrollo del niño, sin embargo, es una etapa que se puede aprovechar para potenciar la confianza y la independencia.

Nutre a tu hijo con estas opciones…

Colaciones saludables para tu hijo

Soluciones para la mamitis aguda

¿En casa, con tu pareja se reparten las tareas por igual? Los niños necesitan rutinas y necesitan hacer las cosas todos los días de la misma forma para que estas se conviertan en un hábito. Si mamá, es quien siempre se encarga de cuidar al pequeño, es normal que rechace al papá si de repente, sin previo aviso, pretende ‘usurpar’ el puesto de mamá.

Los niños que desde pequeños están acostumbrados a quedarse a cargo de los abuelos, los tíos… suelen ser más independientes. También pasan por fases de mamitis aguda, pero tienen más recursos para superarlas.

Aunque todavía son pequeños para hacer ciertas cosas, si muestran interés por hacer actividades por sí solos como comer con cuchara o vestirse solos, hay que dejar que lo intenten. De esta forma, irán desarrollando la autonomía que necesitan para ser independientes.

Los niños van aprendiendo poco a poco a separarse de sus padres. Pero también los padres tienen que aprender a separarse de sus hijos. Si los adultos toman esa etapa de separación con calma, transmitirán tranquilidad y seguridad a sus hijos y todo resultará más sencillo.

Mira lo que el aceite de oliva puede hacer por ti…

7 beneficios del aceite de oliva para ti y tu hijo

Si tu hijo ya va en la guardería y sufre una crisis aguda de mamitis, lo mejor es que la separación sea gradual y poco a poco. 

¿A tu hijo le ha pasado?

Foto: Getty Images

Ayuda a tu hijo así…

Potencia su autoestima desde pequeño

 

 

Categorías
Ser Familia

El poder de los abrazos

El poder de los abrazos

El contacto físico con tu bebé lo ayuda a crecer y madurar bien. Acúnalo y abrázalo cada que puedas, no temas a “malcriarlo” en esta etapa lo necesita mucho.

¿Tienes mascota?

Tu perro y tu recién nacido, ayúdalos a conocerse y amarse

El poder de los abrazos

Cientos de veces quizás has oído “se acostumbrará a los brazos, no lo cargues”. Es un mito. Los niños que pasan su primer año de vida en brazos o en porteo, son más cariñosos, alegres y resistentes a las enfermedades comunes.

El bebé aún no entiende palabras, pero sí siente tus gestos. Tu hijo sólo sabe sentir amor a través de la piel, mediante un abrazo, besos o una caricia. Hay muchos estudios que demuestran el efecto positivo del abrazo amoroso de los padres en la salud de los pequeños.

Bebé sabio

Los niños nacen sabiendo qué necesitan. Si tu bebé llora es porque tiene  una necesidad básica no satisfecha. La necesidad primaria es el amor que le dan sus papás y necesita recibirlo en grandes dosis todos los días. Piénsalo: ¿qué tan malo puede ser que se acostumbre a los abrazos de la persona que ama? Cuando crezca, ante alguna dificultad que se le presente, ten por seguro que tus brazos le calmarán.

Mira por qué debes tener contacto con tu bebé…

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Acude a su llanto

Los abrazos son un “alimento” para los corazones, significan amor y aceptación.

Por mucho que te critiquen familiares o amigas, ¡no dejes llorando a tu bebé! Piensa que es su forma de comunicación y si lo hace es porque algo no anda bien.

Tu hijo se está adaptando al mundo y busca reafirmar que es amado y aceptado: todos necesitamos cariño y un bebé, ¡mucho más!

¿Cuántas semanas tiene de nacido tu bebé?

Foto: Getty Images

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE 2018.

Esto puede interesarte…

8 consejos para dormir con un recién nacido

Categorías
Embarazo Ser Mamá

Cómo superar la pérdida de un bebé

Cómo superar la pérdida de un bebé

Sobrellevar la pérdida de un ser querido es muy difícil, más aún si es la de tu bebé.

Cómo superar la pérdida de un bebé

¿Cómo sanar si sucede? Los embarazos siempre traen alegría e ilusión para los futuros papás y pocas veces se tiene en mente que hay probabilidades de pérdida.

La realidad es que es dificilísimo sobrellevar la pérdida de un bebé, sobre todo cuando uno se llena de expectativas y esperanzas.

Abortos espontáneos

Los abortos espontáneos son más comunes de lo que se piensa y el dolor y la angustia que se siente por la pérdida de un bebé puede convertirse en el momento más oscuro de la vida de los papás.

¿Cómo te sientes? Esto puede ayudarte…

12 consejos para evitar la ansiedad

Cómo aceptar la pérdida de un bebé

Es muy importante que expreses tu dolor

No es bueno hacerse fuerte ante estas situaciones, tu cuerpo necesita liberar la tristeza, enojo y todo lo que sientes ante la pérdida de un ser querido, sólo así podrás hallar paz.

No te aisles

La muerte de un ser querido es sin duda un momento muy doloroso en el que quisieras estar solo, pero aunque te cueste trabajo, trata de estar rodeado de personas importantes para ti y que te den consuelo.

Ve superando la tristeza

¿Tienes otro hijo? Por más triste que te sientas, dedícale tiempo a tu hijo y llénalo de amor.

Si es menor de seis años, piensa muy bien en llevarlo al sepelio y entierro o cremación, pues será un recuerdo que le quedará por toda la vida y podría marcarlo.

Si tiene ocho años o más y tu hijo vive la pérdida de un hermanito debe asistir a una terapia infantil para que sobrelleve un duelo menos complicado.

No menosprecies la ayuda

Si tus amigos o familiares te llaman o quieren pasar un rato contigo, acepta, aunque no tengas ganas, no tengas fuerza o quisieras quedarte todo el día en pijama y en cama.

Come bien

Es verdad que en un momento tan difícil te será casi imposible comer, sin embargo, tu cuerpo necesita nutrientes para seguir su buen funcionamiento.

Si tu tristeza se transforma

Tal vez tu tristeza se haya convertido en depresión, angustia y ansiedad y necesitas acudir a una terapia que te ayude a sobrellevarla.

También puedes hacer una rutina de ejercicio para que tu mente piense en otra cosa y se distraiga.

Recupera a tu pareja…

9 claves para tener una pareja estable a través de los años

No caigas en adicciones

La pérdida de un ser querido es un impacto muy fuerte y podrías caer en la debilidad de tirarte al alcohol o las drogas y pensar que te hará olvidar o ayudará con tus problemas. Ten en mente que esto solo agravará la situación, mejor vete de vacaciones o haz alguna actividad que te relaje.

Llora

Si tienes ganas de llorar, hazlo con toda la libertad. Aunque amigos o algún miembro de tu familia te diga palabras como: “Debes ser fuerte”.

Sé tolerante

A veces las personas no saben qué decir en una situación tan dolorosa como esta, si algún comentario te hirió, mejor has oídos sordos.

Cuida la salud de tu corazón…

9 tips para cuidar la salud de tu corazón

6 pasos hacia la aceptación

Estas son las etapas por las que una persona que ha sufrido una pérdida suele pasar antes de aceptar lo que está viviendo.

  • Negación. Pensar: “no es cierto” y abrir una esperanza falsa con tal de no aceptar el hecho.
  • Frustración. Reclamarse como un mecanismo de defensa psicológica.
  • Minimización. Pensar: “no es importante”, para esconder el deseo de continuar con la vida que llevabas antes.
  • Desplazamiento. Dirigir la culpa hacia otras personas con el fin de retrasar la aceptación total del hecho vivido.
  • Racionalización. Justificar lo que pasa mediante explicaciones divinas, brujería o karma.
  • Aceptación. La única forma positiva de reaccionar es aceptar plenamente el hecho y actuar, no es fácil, pero debes buscar alternativas para seguir adelante.

Superar una pérdida nunca es fácil, pero sólo tú tienes la solución en tus manos para seguir adelante.

¿Has perdido recientemente a un ser querido?

Foto: Getty Images

Estos consejos podrían ayudarte…

19 enseñanzas de Mary Poppins

Categorías
Especiales

Te decimos qué hacer si tu hijo, ¡no quiere volver a la escuela!

Te decimos qué hacer si tu hijo, ¡no quiere volver a la escuela!

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

Para muchos niños es muy difícil el regreso a clases, ya que se acostumbran a estar en el hogar, haciendo actividades distintas, de paseo o simplemente descansando, sin embargo, pueden existir otros factores por los cuales no quieren volver al colegio.

Mira cómo hablar con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Te decimos qué hacer si tu hijo, ¡no quiere volver a la escuela!

Lo primero que debes hacer como papá o mamá es preguntar si sucede algo, por ejemplo:

  • Saber si alguien le está haciendo bullying psicológico o físico.
  • Cuestionar si el profesor o la profesora le generan miedo o desconfianza y cuáles son las razones, probablemente debas hablar con el director sobre los aspectos que le inquietan a tu hijo.
  • No logra concentrarse en la clase, de ser así podría requerir terapia de conducta.
  • Simplemente no se siente a gusto a causa de la inseguridad, pánico a convivir con los demás o algún otro padecimiento que también requiere terapia psicológica.

Toma en cuenta que cada niño es distinto, por lo que debes atender a sus inquietudes.

Ayuda a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

¿Cómo motivarlo a que vaya a la escuela con dedicación y gusto?

  • Tu hijo debe entender que el ir a la escuela es por su bienestar, para tener una preparación a futuro y lograr destacar entre los demás.
  • Pregúntale de vez en cuando, ¿a qué te gustaría dedicarte cuando crezcas?, para que de esta manera vaya idealizando que el estudio es necesario para lograrlo.
  • Dile que es lo que deben cumplir los niños, prepararse académicamente.
  • Menciónale a sus amigos o a los niños con los que se lleve bien, ponle su ejemplo.
  • Enséñale fotos tuyas de cuando eras estudiante, si tienes algún diploma y explícale lo que más te gustaba de la escuela.
  • Vean películas o series de tele para niños en los que los personajes vayan a la escuela y resuelvan distintas problemáticas, quizá esto  inspire a tu hijo.

La comunicación con tu hijo es fundamental para que todo en su vida sea positivo.

¿Tu hijo no quiere ir a la escuela?

Foto: Getty Images

No le mandes esto a tu hijo…

5 alimentos que debes evitar en el lunch de tu hijo

Categorías
Ser Bebé

Hasta el año de edad, esto vivirás al dormir a tu bebé

Esto es a lo que te enfrentarás al dormir a tu bebé, los primeros meses. Aunque, conforme más lo conozcas y aprendas a identificar sus necesidades, sabrás qué hacer para dormirlo y ayudarlo a conciliar el sueño. 

Es bien cierto que a muchos padres les preocupa el sueño del bebé antes de que incluso nazca: «¡Ojalá duerma bien!» o «a ver si hay suerte y nos da mejores noches que su hermana». Los quebraderos de cabeza provocados por las profecías del entorno («aprovechen ahora, que luego no van a pegar el ojo») junto con consejos diversos (y a veces contradictorios entre sí), convierten el sueño en uno de los temas más controvertidos de la crianza en los primeros meses.

Sin embargo…

Cuando conoces a tu bebé es más fácil saber cómo solucionar este tema en cada etapa:

Los primeros tres meses 

Los bebés ya duermen en el útero materno y cuando nacen, su sueño es casi igual al que tenían dentro de la pancita de mamá. Por ese motivo, nuestros esfuerzos en esta etapa deben centrarse en conseguir recrear un entorno con condiciones parecidas a las de su vida dentro del útero materno, para que tu bebé duerma tranquilo y en la cantidad que necesite.

¿Qué puedes hacer? Al igual que en la pancita de mamá, necesita que se le ofrezca comida cuando tiene hambre (la lactancia materna a demanda es lo ideal), mucho contacto físico y balanceo (mecerlo es una excelente idea para calmarlo cuando está inquieto), una temperatura agradable y sonidos monótonos (nanas, cantos, susurros..).

De 4 A 7 meses

El bebé va creciendo y madurando, por lo que su sueño también. En esta etapa, en la que ya diferencia el día de la noche, tu bebé hará un par de siestas diurnas y por la noche dormirá un periodo de tiempo más largo. El número total de horas de sueño se reduce (entre diez y quince horas diarias), pero se van concentrando en la noche, lo que te permitirá disfrutar de sus lindezas durante el día y, por la noche, descansar un poco más. Aun así se trata de una fase bastante inestable y con frecuentes despertares.

¿El motivo? En primer lugar, se incrementan las fases del sueño (de dos a cuatro), por lo que hay una maduración neurológica que conlleva cierta adaptación. Y en segundo lugar, las experiencias diurnas van adquiriendo unos tintes mucho más movidos: tu bebé ya puede sentarse (por lo que su campo visual cambia por completo, ¡ahora puede ver algo más que el techo!) o agarrar cosas con las manos, y sus relaciones con los demás son más intensas y recíprocas (ya sonríe cuando se le saluda, hace ruiditos cuando mamá le susurra tiernas palabras, etc.).

El resultado de todo ello es que los niveles de atención y excitación alcanzados durante el día (además del tono muscular, que se incrementa por el desarrollo postural), son más complicados de regular que durante la noche.

De 8 A 12 meses

Alrededor de los ocho meses aparece en los bebés la angustia de la separación (algunos pequeños la manifestarán con más intensidad que otros), por lo que aquellos que hasta ahora habían dormido más o menos bien, puede que ahora empiecen a tener más despertares. Y es que la necesidad de comprobar que tiene cerca a mamá es suficiente para que todo su cuerpo se ponga en alerta solo con dejar de «olerla» en la misma habitación pueden inquietarse.

Si a esto le sumamos que comienzan a asomar los primeros dientecitos y que el gateo (o el comienzo de la locomoción) le da acceso a todos los rincones del mundo (y no quiere dejar de explorar ni de día ni de noche), tienes como resultado un sueño que no termina de ser tranquilo ni estable, aunque hay bebés que precisamente por el desgaste diario, comienzan a dormir ahora mejor –y, a veces, por un mayor periodo de tiempo–.

Uno de los cambios más significativos asociados a sus nuevas habilidades motoras es precisamente que se mueven mucho más por la noche: dan patadas, reptan por la cama (amaneciendo, casi siempre, justo al revés de como se acostaron), se giran sobre sí mismos e incluso se ponen de pie, cosa que altera el sueño… ¡pero de los padres! Por eso en esa etapa la opción de cuna pegada a la cama de los mayores suele ser la preferida.

FOTO GETTY IMAGES

Conocer los estados del sueño de tu bebé también te permitirá ayudarlo a dormir mejor. 

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Crear un ambiente y hábitos adecuados le permitirán conciliar el sueño profundo, ¡más pronto! Te invitamos a ver este video con tips para lograrlo. 

 

Categorías
Ser Mamá

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

No hay duda de que los berrinches de los hijos, son la situación más bochornosa, estresante y difícil para los papás de bebés, niños e incluso adolescentes, ¡pero no debes permitirlos!

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Suele pasar que como papás somos víctimas de gestos, gritos, jalones, ansiedad o llanto por parte de los pequeños, quienes son especialistas en hacerlo en lugares públicos, frente a la familia o personas que se convierten en espectadores y críticos.

Aunque se escuche como una exageración, seguro te sientes muy atormentada, ya que la presión te invade, ¿qué debes hacer?, si aceptas los chantajes probablemente se repitan, pero si no accedes, la gente mira…

Mira cómo relajarte más con tu hija…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Entender los berrinches

Debes entender que los berrinches son la falta de tolerancia a la frustración y todos los niños pasan por esta inevitable etapa, así la vamos asimilando poco a poco, aunque hay personas que crecen, llegan a la edad adulta y no saben manejarlo y parece increíble pero, ¡llevan a cabo su ritual de berrinches!

Debes tener en cuenta que los más pequeños, se encuentran en ese proceso y apenas está aprendiendo a manejar sus enojos, además, el medio ahora le exige adaptarse a la vida adulta, lo cual no es un fácil y más bien abrumador, por lo que también debes entenderlo.

Lo efectivo

Lo más efectivo es tratar de explicarle a tu hijo, por qué no es posible comprar todo lo que desea, visitar el lugar que quiere o acceder a su petición cualquiera que sea, siempre resultará complejo, pero tiene mucho que ver la manera en la que te has dirigido a él desde el primer momento de la comunicación.

¿Tu hijo te hace muchos berrinches?

Foto: Getty Images

Mira cómo mejorar la comunicación con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo