Categorías
Ser Mamá

Consejos para ser mejor mamá

Consejos para ser mejor mamá

La maternidad hace que a veces sintamos que estamos caminando por una cuerda floja, haciendo equilibrio sobre un precipicio.

Consejos para ser mejor mamá

Ser mamá es una experiencia muy intensa. Todos los días, prácticamente desde que te enteras que estás embarazada y durante varias etapas de la vida, te harás esta pregunta: ¿cómo puedo ser una mejor mamá?

¿Tú y tu pareja pelean mucho?

Los 10 errores más comunes que generan peleas de pareja

Estos aspectos pueden ayudarte a serlo sin morir en el intento…

  1. Comprende que todas cometemos errores. Esto no significa que seas negligente, sino que simplemente eres humana.
  2. Confía en ti misma, en tus valores y las capacidades que has desarrollado. Ten la certeza de que a pesar de que ser madre es algo nuevo para ti, podrás resolver las situaciones a las que te enfrentes, siempre de una manera exitosa.
  3. Evita compararte, ya sea con la vecina, tu mamá, tu hermana o con algún contacto de Facebook, no califiques tus esfuerzos en función de lo que hace alguien más.Las redes sociales están llenas de imágenes de «mamás perfectas», que han bajado de peso en seguida luego de dar a luz, que no tienen problemas de crianza y que están siempre sonrientes. No te dejes llevar por esta pantalla que podría esconder algún conflicto.
  4. No te exijas más de lo que puedes, nadie nació sabiendo, lamentablemente, en muchas ocasiones la sociedad nos exige demasiado. La idea es relajarte en medio de las tormentas, darte un respiro y brindar lo mejor de ti, cosa que no lograrás si estás midiéndote o juzgándote a cada momento.
  5. Permítete llorar o sentir enojo. Deja que cada cosa siga su curso dando lo mejor de ti pero sin querer la perfección, sin pretender que las cosas se resuelvan de una vez y para siempre o tener la respuesta para todo.
  6. Acepta los problemas como desafíos y así lograrás el equilibrio emocional.

¿Sientes ansiedad? Mira estos consejos…

12 consejos para evitar la ansiedad

Tip por salud mental

A veces olvidamos que todos cometemos errores y que buscamos la perfección, lo que puede llevarnos al desequilibrio y hacernos sentir muy mal. La perfección no existe, sólo podemos procurar ser mejores cada día y atender las necesidades de nuestros hijos de la mejor manera posible.

Cierra los ojos y respira, tú tienes la fuerza para salir adelante y ser siempre una mejor mamá.

¿Qué haces para ser mejor mamá cada día?

Foto: Getty Images

Mejora la salud de tu cuerpo…

Beneficios del agua de sábila y cómo se prepara

 

Categorías
Embarazo

¿Qué es la depresión prenatal?

¿Qué es la depresión prenatal?

Por Odeth Figueroa y Mayra Martínez

Es común escuchar sobre la depresión posparto, lo que ha hecho que su detección y tratamiento te ayuden; sin embargo, poco se habla de la depresión prenatal, ya que se supone una alegría para las mujeres esta etapa de su vida.

Que no te falte esta vitamina…

Que durante tu embarazo no te falte vitamina D

¿Qué es la depresión prenatal?

De acuerdo a diversos estudios, cada día aumentan más los casos de este padecimiento, ¿la razón? Las futuras mamás creen que no pueden afrontar el día a día, sufren ansiedad, falta de fuerza, tristeza por su aspecto físico, cansancio y ganas de llorar.

Un estudio realizado en la Universidad de Bristol, Reino Unido, apunta a que las mujeres jóvenes tienen alrededor del 51 por ciento más de probabilidad de experimentar depresión prenatal.

Sigue estas recomendaciones…

Beneficios del reposo durante el embarazo

Hoy se sabe que la depresión en el embarazo causa que el ritmo de crecimiento del bebé sea más lento de lo habitual. Aunado a ello, puedes vivir una incapacidad que no te ayuda a su vida cotidiana, ni su trabajo, mismos que podría descuidar.

De acuerdo a los investigadores, las principales razones por las que las mujeres padecen este tipo de depresión son: las crisis financieras, estrés, altas expectativas laborales, así como el el tabú que representa aceptar que padecen depresión, cuando deberían estar felices.

¿Qué puedes hacer?

  • Hidrátate mejor. Tomar al menos dos litros de agua al día, mejorará la salud de tu cuerpo.
  • Come bien. Los nutrientes de los alimentos te ayudan a recuperarte de la fatiga.
  • Medita. Practicar mindfulness puede ayudarte a reponer tu equilibrio.
  • En contacto con la naturaleza. Ya sea que des una caminata por el parque o que riegues una planta o camines con tu perro, el contacto con lo natural, te devolverá la paz y alegría.
  • Haz yoga. Practicar yoga te ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Escucha música. Cuando te sientas más tensa, escucha tu música favorita, te llenará de energía.
  • Camina. Al menos 20 minutos de caminata te ayudarán a mejorar tu actitud y evitarán la fatiga.
  • Haz ejercicio. Aunque sea una vez al día, haz un par de sentadillas o algo de cardio, para mantenerte sana, siempre y cuando tu doctor lo indique.
  • Habla con alguien. Ya sea un especialista, tu pareja, una amiga y habla de lo que sientes…

Si estás embarazada y te sientes triste, ¡no dudes en pedir ayuda!

¿Te has sentido mal en el embarazo?

Foto: Getty Images

Mira este tipo de parto…

Conoce cómo es un parto humanizado

Categorías
Ser Bebé

10 nombres para gemelos que amarás

Si elegir uno no es sencillo, ahora imagina que tienes gemelos. Si es tu caso, recuerda escoger sus nombres cuidadosamente, porque tus bebés querrán saber que fueron elegidos con amor y que son únicos y especiales. Aquí te dejamos algunos nombres para gemelos, tanto para niños como niñas.

La elección del nombre de nuestros pequeños no es cosa fácil ni tarea de uno de los dos, pues los definirá en muchos aspectos de su vida

Algunos de los nombres más hermosos y significativos para gemelos, niños y niñas:

Alejandra y Bárbara. Son nombres con una gran tradición y proceden del griego, además tienen similar extensión.

Alberto y Fernando. Además de tener una extensión similar, comparten su origen, pues son nombres germanos avalados por su popularidad y tradición.

Judith y Noemí. Dos nombres de origen hebreo cuya tradición pertenece a la de personajes de la bibilia. Su extensión remite a delicadeza de las niñas, son musicales y con una gran fuerza.

Alejandro y Sebastián. Los dos son nombres de origen griego y tienen parecida extensión. Son muy populares y elegantes, que les permitirá a cada uno distinguirse por sí mismos.

Patricia y Beatriz. De origen latino, siguen siendo muy tradicionales para gemelas aunque se han empleado en gran medida de forma histórica.

Mario y Claudio. Ambos nombres son de origen latino, de tradición romana, pero son muy distintos y reflejan diferentes personalidades.

Julia y Claudia. Son dos nombres para niñas de origen latino y pertenecientes a la misma tradición romana. Destacan por su elegancia y por resultar modernos y frescos a pesar de su larga tradición.

Bruno y Adrián. Son dos nombres modernos y actuales, de origen latino considerados elegantes y distinguidos.

Esther y Raquel. Estos nombres comparten su origen hebreo y tradición bíblica, pero mantienen su independencia en cuanto a significado.

Rubén y David. Inscritos en la tradición bíblica y de origen hebreo, ambos nombres siguen siendo vigentes en la actualidad, pues han pasado de generación en generación.

Cuando vayas a elegir nombres para tus gemelos, procura que sean armónicos
y evitar ponerle nombres de familiares o de alguno de ustedes, sus padres,
pues el otro gemelo puede sentirse excluido. Lo mejor es que sin importar su origen, aporten personalidad a tus pequeños.

Mira estos hermosos nombres de origen maya para tu bebé…

Los nombres mayas más bonitos para tu bebé

Categorías
Embarazo

Beneficios del reposo durante el embarazo

Beneficios del reposo durante el embarazo

Por Mayra Martínez, Asesoría Carmen García Olid, psicóloga

En el transcurso del embarazo a veces surgen alteraciones que te obligan a llevar una vida más relajada durante un tiempo para salvaguardar tu salud y la de tu bebé.

Beneficios del reposo durante el embarazo

Estar inmóvil durante días o semanas no es fácil. Procura ver el lado positivo de este descanso obligado y busca actividades que distraigan tu mente y te ayuden a pasar el tiempo. Permanecer en reposo suele provocar pensamientos negativos y debes luchar contra ellos, pues ese malestar se lo transmites al bebé e influye en él negativamente. Aunque estés en tu casa, vístete bien, reposo no significa estar enferma, toma este periodo como un regalo de tiempo extra. Si te indicaron reposo absoluto, el apoyo de quienes te rodean, y en especial de tu pareja, es fundamental.

Consume esta vitamina en tu embarazo…

El poder del ácido fólico

Sácale partido al reposo

No te angusties, será necesario aprender a delegar y esforzarte por ver las ventajas del descanso inesperado.

Los expertos coinciden en que tener una actitud positiva es bueno, incluso llega a reducir la duración del reposo necesario.

A veces, la obligación de guardar reposo suele provocar pensamientos negativos y debes luchar contra ellos, pues ese malestar se lo transmites al bebé e influye en él negativamente.

Aunque estés en tu casa, vístete bien, péinate, maquíllate… incluso si no sales a la calle, te levantará el ánimo. Trata de distraerte y hacer actividades como:

  1. Leer
  2. Escuchar música
  3. Hacer punto de cruz o algún tejido.
  4. Organizar tus papeles, recibos, etc.
  5. Buscar información interesante por internet.
  6. Iniciar un diario y anota tus pensamientos.
  7. Hablar con viejas amistades o con otras futuras mamás.

Consume en tu dieta esta fruta…

El mango es un gran aliado durante tu embarazo

Casos en los que tu médico te indicará reposo para evitar amenazas de aborto

  • Tienes hemorragias en el primer trimestre: debes guardar reposo absoluto hasta que cese el sangrado.
  • Tu embarazo es múltiple: debes llevar una vida tranquila durante todo el embarazo y especialmente a partir de la semana 28.
  • Presentas contracciones prematuras: el descanso favorece la relajación de los músculos y disminuye la presión del bebé sobre el cuello uterino.
  • Padeces de trastornos en la placenta o placenta previa: pueden ocasionar hemorragias y debes guardar reposo absoluto mien- tras dure el sangrado.
  • El cuello uterino no se cierra durante la gestación: pueden producirse pérdidas de sangre y riesgo de parto prematuro. Para impedirlo se cierra con puntos quirúrgicos y se aconseja el reposo moderado.
  • Tienes crecimiento intrauterino retardado debido a una rara insuficiencia placentaria.
  • Sufres preeclampsia: es cuando la presión arterial se eleva anormalmente. Suele ser causa de hospitalización. El reposo ayuda a bajar la tensión arterial y mejora el riego sanguíneo del útero.
  • Tienes pérdida del líquido amniótico antes de la semana 34; se aconseja reposo absoluto para prolongar el embarazo.
  • Padeces alguna enfermedad: cardiopatías o problemas respiratorios; esto te obligará a limitar al máximo la actividad física para no arriesgar la gestación.

Niveles de reposo

Aclara bien todas tus dudas con el ginecólogo sobre qué cosas puedes hacer y cuáles no.

Tranquila

Evita esfuerzos; nada de estrés. El médico valora si puedes seguir trabajando.

Moderado

Puedes ir de la cama al sofá y al revés, sin salir a pasear.

Absoluto 

Recostada las 24 horas del día, imprescindible abandonar la actividad.

Mira cómo evitar las infecciones…

Cómo prevenir las infecciones vaginales durante el embarazo

¿Y si tienes otro hijo?

Si tienes otro niño puedes sufrir más estrés. El miedo a perder al bebé se suma al sentimiento de culpa por no atender adecuadamente al otro hijo. Ten especial cuidado en que el pequeño no relacione la llegada de su hermano con una enfermedad tuya, es mejor darle cualquier explicación sobre el reposo que no esté relacionada con el futuro bebé. Dedica este tiempo de descanso a tu otro chico: léele cuentos, vean juntos una película y delega cuidados (baño, cena…) a otra persona.

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE OCTUBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Si tu médico te indica reposo, aunque sea absoluto, sigue al pi de la letra sus indicaciones.

¿Te indicaron reposo en el embarazo?

Foto: Getty Images

Mira cómo conectarte con tu bebé…

14 consejos para consentir a tu bebé in utero

Categorías
Especiales

Reír en pareja hace feliz a tu hijo

Evita que tu relación de pareja caiga en un letargo aburrido y triste; haz más divertidos los problemas del día a día. ¡riendo! Te decimos los beneficios de reír en pareja y cómo fomentar la risa en tu hijo. 

Reír en pareja

Los niños que ven a sus papás reír desarrollan una personalidad más segura, ven la vida con optimismo, se enfrentan a los problemas de modo más creativo, tienen más éxito en sus relaciones sociales, encuentran el lado gracioso de las situaciones y celebran las ocurrencias de los demás.

Para vivir en un clima relajado es básico no perder la capacidad de reír en pareja; esto crea complicidad, unión y una comunicación que produce en los niños una gran confianza y alegría. El humor ayuda a resolver muchas situaciones, restándole seriedad a asuntos menos importantes.

Beneficios de la risa

•Equivale a 30 minutos de carrera a ritmo moderado.

•Aumenta la oxigenación del cuerpo.

•Facilita la correcta circulación sanguínea.

•Relaja los músculos.

•Propicia el bienestar mental.

•Facilita la curación de numerosas enfermedades cardiovasculares, alergias, asma, artritis y cáncer.

•Ayuda a romper barreras psicológicas, de edad y género.

•Disminuye el estrés acumulado y libera todas las tensiones del día a día.

•Causa la liberación de endorfinas, las cuales mitigan el dolor físico.

•Combate la depresión y tristeza.

TÚ PUEDES CULTIVAR EN TU PEQUEÑO LA CAPACIDAD DE REÍR.

0-2 AÑOS

Sácale la mejor carcajada a tu bebé, cubriéndote la cara con un pañuelo y luego quitándotelo rápidamente.

2 AÑOS

La base de su humor es la incongruencia física: tu pequeño no parará de reír si ve que te pones una sábana o una canasta en la cabeza.

3 AÑOS

La incongruencia verbal lo hará reír: cambia el nombre a las cosas; por ejemplo, dile “oso” al perro.

4 AÑOS

Le divierten las incongruencias conceptuales; por ejemplo, que papá llore como bebé, que mamá brin- que como un grillo o cantar una melodía distorsionada.

5-7 AÑOS

Los niños empiezan a desarrollar mayor capacidad lingüística y a comprender que las palabras pueden tener más de un significado. Por ello disfrutan las adivinanzas y los chistes.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Juegos para estimular la risa de tu bebé

 

 

Categorías
Ser Familia

9 errores comunes de crianza

9 errores comunes de crianza

Ser papá y mamá no es fácil, pero con estos consejos, disfruta más de tu maternidad y paternidad para vivir en una familia feliz, llena de respeto y mucho amor.

9 errores comunes de crianza

1. Consentir en exceso

Si le resuelves todo, sólo le quitas la oportunidad de aprender por sí mismo, puedes volverlo intolerante y probablemente se deprima en la adolescencia, ya que el mundo real no le dará todo lo que pide.

2. Dar un mal ejemplo

No es válido pedirle a tu hijo autocontrol, si vas en el tráfico gritándole a los demás o peleándote por el paso. Sé congruente y más consciente de tus acciones, en especial, las que realizas enfrente de él.

3. Creer que es un niño perfecto

Asumirlo generará que él crea que todas sus acciones y actitudes son buenas y que merece todo, puedes hacerlo arrogante e irresponsable. Es mejor que sepa que todos tenemos errores y defectos.

4. Querer ser su mejor amigo

Si le permites todo por ser “buena onda”, puedes llevarlo a un comportamiento no deseado cuando crezca. Piensa en que tú eres la mamá o papá y debes enseñarle a ser responsable.

5. Desautorizarte

Si uno le pone ciertos límites o castigos al niño y el otro no los respeta, se aprovechará de estas discrepancias y crecerá haciendo lo que quiera. Tengan una buena comunicación como pareja al momento de educar.

Mira cómo impulsar la autoestima de tu hija…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días

6. Sobreprotección

Deja a tu hijo ser niño; equivocarse, jugar, caerse, lastimarse, levantarse y curarse. Enséñale que toda causa tiene un efecto para que esté consciente de sus acciones, si no, será dependiente e inseguro.

7. Castigar

Si le aplicas un castigo y se lo levantas (no permites que lo cumpla), generarás que el niño note cierta incongruencia en la autoridad y entonces no entienda que ciertas cosas que hace son incorrectas.

8. Elogiarlo por todo

Es normal sentirte orgulloso, pero creer que cualquier cosa que hace es extraordinaria y que ningún otro niño lo hace, no es muy bueno, sólo harás que cuando cometa un error, se vaya al otro extremo, ¡pensará que es el peor!

9. Compararlo

Si le dices “debes portarte mejor, así como… ” o “deberías de aprender de tu hermano”, el niño se percibe como “malo”. Estas frases impactan negativamente en él; lo hacen sentir no querido, además, generan celos y envidia.

Tú eres el ejemplo de tu hijo, ¿cómo quieres que sea en un futuro?

¿Has incurrido en alguna de estas situaciones?

TEXTO: Arturo Rosas, psicólogo clínico de NEUROingenia

Foto: Getty Images

Mira cómo ser una mamá «mala»

12 tips para ser la mamá más mala del mundo

Categorías
Especiales

¿Qué tipo de mamá eres? Descúbrelo y mira cómo puedes ayudar más a tu hijo

Dron, gallina, best friend o… la madrastra de cuento. Conocer qué tipo de mamá eres no solo es muy bueno, es vital. Porque la manera en que educas a tus niños es el cimiento de su desarrollo social y emocional. Averigua si eres una mamá que les permite todo; conciliadora o impositiva; flexible, amigable, divertida… 

La comunicación emocional que estableces con tus pequeños tiene un poderoso impacto en su desarrollo, asegura John Gottman, uno de los 10 terapeutas más influyentes de las últimas décadas y profesor emérito de psicología en la Universidad de Washington. En este sentido, es precisamente la forma como reaccionas y respondes a las emociones de tus hijos —así como el apoyo que les brindas y el control que ejerces sobre ellos— lo que revela tu estilo de crianza.

MADRASTRA DEL CUENTO si…

Sin duda, eres clara con las reglas, exigente, autoritaria y esperas que tu hijo obedezca sin protestar.

“Una mamá o un papá autoritario ofrece poco apoyo emocional y mucho control a través de amenazas o castigos… Este estilo de crianza a la larga tiene efectos negativos en los niños, al no fomentar su autonomía”, asegura la doctora Patricia Andrade Palos, profesora titular de la Facultad de Psicología de la UNAM. Aunque obediente, eventualmente un hijo de padres autoritarios, se torna irritable, aprehensivo, inseguro e incapaz de manejar sus emociones y pensar por sí mismo, habilidades indispensables para la vida.

Te toca aprender…

Ser más afectuosa con tu peque y hacerle saber con palabras y gestos como abrazos, caricias y juegos, lo mucho que lo amas, recomienda Cristina García, pedagoga experta en educación emocional, en Edúkame. Procura tomar en cuenta sus necesidades emocionales e inicia una comunicación efectiva con él “ejerciendo una escucha respetuosa, mínimo 10 minutos al día”.

Pregúntale cómo se siente, qué ha hecho en el día o qué le ha disgustado, dice la experta. Muy importante: evita disciplinarlo desde tus emociones, lo ideal es “aplicar consecuencias lógicas y naturales en lugar de castigos”.

MAMÁ GALLINA si…

Te gusta apoyar a tus hijos, pero también ejercer un control sobre ellos a través de reglas, diálogo, negociación y razonamiento.

Este tipo de padres resguardan mucho a sus polluelos; siempre saben qué hacen, dónde están y con quién; sí les brindan una guía y una estructura, para que sepan por dónde caminar, sin imposiciones, pero con mucha preocupación. Son cálidos y escuchan lo que sus hijos tienen qué decir; por ello, los niños suelen respetar la autoridad, ser amistosos y cooperativos.

Te toca aprender…

Sabemos que no es fácil ser mamá, pues se necesita mucha energía y autocontrol sobre tus propias emociones, así que de vez en cuando date un respiro. Tu reto es saber adaptar los límites y tu apoyo de acuerdo con la etapa de desarrollo de tu hijo.

DRON MOMMY si…

Eres como una detective o una hacker; imposible que se te vaya algún detalle de los minutos de su vida, o de todo lo que lo rodea.

Mostrarte muy interesada y pendiente es tu forma de amarlo, sin embargo, frecuentemente puedes ignorar sus sentimientos y respetar su individualidad.

Te toca aprender…

Toma la oportunidad de crear una relación con tu peque, desde el respeto de su ser; si bien necesita de tu orientación, límites y apoyo, también es sano para su crecimiento emocional que le des espacio para cometer sus errores y aprender por sí mismo.

BEST FRIEND si…

Das a tu peque mucho cariño y cedes ante sus deseos con la esperanza de evitar la confrontación y lograr convertirte en su mejor amiga, pero a veces, pierdes de vista que necesita límites firmes.

Te toca aprender…

Hoy en día, muchos padres son permisivos, no obstante, “es importante enseñar a los niños normas y reglas que cumplir”, recomienda la doctora Patricia Andrade. Porque los niños con padres permisivos, con el tiempo se vuelven dominantes, consentidos, desordenados, rebeldes, impacientes y creen que tienen el derecho de obtener lo que quieren, en lugar de lo que necesitan: autocontención y paciencia, ingredientes vitales para ser exitosos en la vida.

Cuando estés tentada a sucumbir ante sus demandas, piensa en las consecuencias a largo plazo y empieza a marcar límites. Busca explicarle por qué rechazas sus peticiones y sé firme a la hora de disciplinarlo. Con constancia, verás cambios muy positivos en su conducta y en ti misma.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Afrodita, Artemisa, Atenea… ¿qué diosa de la antigüedad te rige como mamá?

 

Categorías
Especiales

¿Tu hijo ya te tomó la medida? Contesta este test y ponle solución

¿Deseas saber a ciencia cierta si tu pobre angelito ya te tomó la medida? Lee y contesta con sinceridad este test…

El arte de educar a los hijos tiene sus secretos, ya que en ocasiones no crees que tu pequeño pueda llegar a probarte con sus actitudes, pero ten cuidado, ya que estás frente a un maestro que te está poniendo a prueba día a día para ver hasta dónde puede o no ganar terreno.

Por esta razón, te aconsejamos que contestes este test, así sabrás si le estás poniendo los límites correctos o tienes que jalarle las riendas.

En la tienda de autoservicio tu hijo te pide que le compres un juguete, pero tú le dices que en ese momento no puede comprarlo, él comienza a hacer un enorme berrinche, al grado que tú ya no puedes seguir haciendo tus compras por tratar de calmarlo.

a) Lo miras a los ojos y le dices: «no te compraré el juguete que quieres, deja de llorar y ayúdame a seguir comprando», mientras tratas de distraerlo y le das un momento para que se tranquilice.

b) Comienzas a gritarle cosas como: «deja de llorar, ¡no te compraré nada!», «guarda silencio o te daré una nalgada para que tengas motivos para llorar».

c) Le compras el juguete de inmediato con tal de evitar un berrinche y que te deje comprar en paz.

Estás en casa jugando con tu hijo cuando, de repente, decide que quiere jugar con otra cosa, pero no hace el menor intento por guardar su juguete y sacar uno nuevo:

a) Le recuerdas que para sacar otro primero debe guardar el que está fuera de su lugar. Dejándole claro que si no lo hace, no podrá jugar con nada más.

b) Intentas que levante los juguetes tirados, pero pese a tu enojo y tus gritos él termina por sacar el juguete deseado y tú levantas el que dejó tirado.

c) Nunca has logrado que levante nada, así que con el fin de no tener problemas, los guardas tú.

Estás de visita en casa de algún familiar, y tu hijo no quiere comer lo que le han servido, por lo tanto tú:

a) Le pides que pruebe antes de decir no y le adviertes que si no come en ese momento, deberá esperar hasta la cena.

b) Lo obligas a comer entre pleitos, gritos y berrinches.

c) Le pides que coma, pero él ya te ha dejado claro que no le gusta y no lo hará, así que se lo permites para no pasar una vergüenza delante de la gente.

Vas en el coche manejando, pero tu hijo no quiere permanecer sentado en su lugar:

a) Le pides que se quede en su silla y no se levante porque es peligroso. Pero como no te obedece, buscas un sitio para detenerte, sentarlo y aclararle que no irán a ningún lado si no permanece sentado.

b) Le gritas «¡siéntate!» pero por supuesto no te obedece, así que sigues discutiendo, gritando sin conseguir nada poniéndose en riesgo porque ni él se sienta ni tú puedes concentrarte para manejar sin distracciones.

c) Le dices que se siente, le pides que por favor te haga caso ya que es peligroso, pero como no lo hace dejas de discutir y solo te preocupas por llegar rápido advirtiéndole que será la última vez que vaya contigo (cosa que no cumplirás).

No quiere ir a la escuela y entonces…

a) Tratas de levantarlo haciéndole cosquillas y aunque te insiste que no quiere ir, le dejas claro que tendrá que cumplir con su obligación y en la tarde le permitirás dormir una siesta si es que sigue cansado.

b) Lo vistes medio dormido, mientras está llorando y reclamando que no quiere ir, pero le dices que va a ir le guste o no y entre gritos y llantos terminas arreglándolo.

c) Intentas vestirlo, pero en verdad llora tanto y está en medio de tal berrinche, que decides que por un día que no vaya a la escuela no va a pasar nada, al fin va en preescolar.

Es hora de irse a acostar, pero tu pequeño está viendo un programa en la televisión y no quiere ir a la cama en ese momento así que tú:

a) Revisas cuánto tiempo le falta al programa y lo dejas que termine de verlo, aclarándole que por esta ocasión le permitirás que termine de verlo si en cuanto acabe se va a la cama sin protestar, pues de no ser así, la próxima vez no lo dejarás hacerlo.

b) Comienzas a discutir con él para que se vaya a la cama, pues tiene un horario para hacerlo y no es hora de seguir viendo tele, pero como no te hace caso, le apagas la tele y no le das opción alguna, más que irse en ese instante a la cama.

c) Lo dejas que termine ese programa de televisión para que después se pueda ir a la cama, pero al terminar ese programa ya quiere ver el siguiente y comienza a llorar porque no se lo permites, así que dejas que se quede dormido viendo la tele para poder llevarlo a la cama sin contratiempos.

RESPUESTAS

5 o más respuestas A: ¡FELICIDADES!, estás tratando de marcar muy bien los límites, dejándole claro a tu pequeño hasta dónde puede llegar consecuencias que pueden tener sus actos.

5 o más respuestas B: Date un tiempo fuera antes de actuar con tu pequeño, puesto que no estás tratando de marcar límites sino de IMPONERLOS, y con esto lo que ocurre en él es una mayor rebeldía, puesto que no logra entender por qué tiene que hacer lo que tú quieres y no lo que él prefiere. Te compartimos estas reglas para ponerle límites. 

5 o más respuestas C: Ya se te subió a la barbas, ¡sin lugar a dudas!, tu pequeño es quien lleva las riendas de su vida y de la tuya, lo cual resulta alarmante. Pero, ¡tranquila, todo tiene remedio!, te recomiendo que comiences por dejar bien claro quién es la mamá y quién el hijo. Esto lo podrás hacer, siendo concreta en lo que pides y cumpliendo lo que dices, si le has explicado que tiene que levantar sus juguetes, deberá hacerlo, no hay otra opción. Revisa estas frases claves para pedir a tu hijo lo que quieres de él ¡y te haga caso!

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Pon límites sin llorar en el intento

 

Categorías
Padres e Hijos

20 frases típicas de mamá

20 frases típicas de mamá, ¿cuántas de ellas has dicho?

¿Has caído en la cuenta de que, sin querer, repites las mismas frases que tu mamá te decía? A veces, resulta inevitable «seguir ese patrón», pero las circunstancias y el día a día con tu hijo te hace soltar alguno de estos enunciados, ¿te ha pasado?

20 frases típicas de mamá

Mira qué puedes hacer para encontrar un equilibrio en tu vida

Cómo aprender a meditar y sus beneficios

Categorías
Especiales

20 retos que mamá sabe vencer, ¿o reconoces alguno que no?

Un reto es una situación difícil o peligrosa con la que alguien se enfrenta. ¡Y justo es lo que hacen las mamás, todos los días! ¿Cierto? Mira estos que enumeramos y cuéntanos de ti, queremos saber cómo has vivido tú estos retos de ser mamá.

LOS MALESTARES DEL EMBARAZO

Te enteras de que estás embarazada, ¡wow, qué emoción! Quieres que cada una de las personas que te rodean sepan de lo que para ti es el acontecimiento más grande que te puede pasar. Pero también esta emoción viene con muchos cambios, sobre todo en tu cuerpo, y con “síntomas”: vómitos, náuseas, cansancio, dolor de piernas, de cabeza, pecho, aumento de peso, hinchazón de pies, demasiado sueño… Lo mejor que puedes hacer es disfrutar cada una de las etapas (aunque parezcan interminables) porque de alguna forma son maravillosas.

CAMBIAR DE TALLA EN CUESTIÓN DE NUEVE MESES 

Pasan los meses, enfrentas los malestares de cada trimestre y de repente, ¡pum! ¡Ya no te queda tu ropa! Tu cuerpo se modificó para darle un hogar a esa nueva vida. Aunque esto, más que un reto, es una ventaja porque puedes ir de shopping; por fortuna ya existen diferentes outfits que nos hacen ver realmente divinas.

DAR PECHO

Duele, cambias tu alimentación, te preocupas porque no te sale suficiente leche, el tema de usar el sacaleches, lo que opina la gente… pero siempre valdrá la pena hacerlo, ¡es el mejor alimento que les podemos dar a nuestros bebés!

APRENDER A CAMBIAR PAÑALES

Cambiar el primer pañal da nervios. Constantemente piensas en si lo estás haciendo bien o si no lastimas al bebé. Después es más complicado porque uno tiene que perder el asco y enfrentar que ocurra algún accidente, como que te hagan pipí en la cara o que debas cambiar las sábanas, ropa… ¡y todo! Ja, ja, ja.

SABER DORMIR SIN PODER DORMIR

Hay un dicho que siempre te cuentan cuando vas a ser mamá: “Por favor, duerme todo lo que puedas porque cuando nazca ya no vas a dormir nunca”. Tú piensas: “¡Qué exageradas!”, pero es verdad: desde que te conviertes en mamá no vuelves a dormir ocho horas seguidas y tienes que aprender a vivir con eso o aprender a dormirte sentada… ¡y hasta parada! Aunque con una pestañita de cinco minutos en el día ya la hiciste.

MI BEBÉ LLORA Y, ¡¿NO SÉ POR QUÉ?!

Como tu bebé no habla ni se puede comunicar, debes volverte adivina, pero te pasan mil cosas por la cabeza, como cuando llora: si tiene hambre, si el pañal está mojado, si tiene sueño, si está enfermo, si no sacó el aire, si tiene calor, si tiene frío, si la ropa le incomoda… Lo más difícil es que a veces llora sin motivo y, como mamá, lo peor del mundo es ver a nuestros hijos llorando: se nos rompe el corazón de saber que algo los pueda hacer sufrir, es una cosa que las mamás no permitimos. ¿Exageramos? No, es algo natural en nosotras protegerlos lo más que podamos; yo creo que por lo menos hasta que tenga 40 años, ¿no? Ja, ja.

PUNTUALIDAD

¿Qué es eso? Llegar a tiempo a diferentes lugares es un superreto por distintas circunstancias, como que el bebé se quedó dormido, se hizo popó, hay que preparar la pañalera, arreglar a los niños y luego arreglarte tú… Debes aprender a bañarte en dos minutos, vestirte en la mitad de ese tiempo, subir carreola, poner el autoasiento en el coche, salir “con tiempo” para evitar el tráfico y ya cuando estás en camino, ¡darte cuenta de que algo se te olvidó!

MI CASA NO ES APTA PARA NIÑOS

Aunque pienses que lo difícil es decidir de qué color pintarás el cuarto de tu bebé, la realidad es otra. Debes modificar casi toda tu casa para que cuando tu niño empiece a gatear o caminar no se lastime. Te haces fan de productos como las gomitas para las esquinas de las mesas, poner puertas de seguridad para las escaleras, seguros para las puertas del refri, cajones de la alacena, topes para las puertas de los cuartos y mucha seguridad para tratar de que no le pase nada, que todo esté limpio, por si se lleva algo a la boca. Sobre todo cuando somos mamás primerizas, esto nos da pavor: ¡queremos tener ojos por todos lados para lograr verlo en cada movimiento que da.

REGRESAR A TRABAJAR

Otro de los retos más difíciles como mamá es regresar a trabajar y saber con quién lo vas a dejar. Que si con tu mamá, la suegra, la cuñada, una nanny o mejor en una guardería, porque ningún familiar lo puede cuidar. Pero el desapego es muy complicado y tomar la decisión de buscar el mejor cuidado, dejar de pensar que nadie lo va a proteger mejor que uno, es demasiado complicado. Y ya cuando resolviste quién cuidará a lo más preciado de tu vida, salir corriendo para ir por él y llegar con la energía de jugar, darle de comer, ayudarlo con tareas, bañarlo, contarle cuentos y dormirlo, ¡para ahora sí darte el tiempo de lavar, limpiar y preparar todo para el otro día.

SER MUJER, ESPOSA, HIJA, MADRE…

No podemos ser efectivas y cuidar de otros si no cuidamos de nosotras primero. Debemos tener claras nuestras metas para trazar un plan y lograr una estabilidad en las tres cosas: mujer, esposa y mamá. Para darle a cada uno su tiempo y su espacio, las mujeres nos podemos dividir en tres; lo difícil es quedar bien con los tres, aunque sí se puede. Nada más hay que organizarnos y creer en nosotras mismas. Es bueno tener tiempo para ti, para tu pareja y para tus hijos: todos y cada uno merecen la misma atención.

DISCIPLINA

Es tener estructura en casa, poniendo límites. Por mucho que duela no podemos decirle a todo que sí. ¿Recuerdas esta frase: “Esto me va a doler más a mí que a ti”? Es real. Tu niño necesita aprender que hay tiempos para todo; incluso en qué momento puede comer su chocolate favorito; sí, algo tan banal es importante.

ALIMENTACIÓN

Enseñarles a comer de todo, para mí, ha sido una batalla no ganada: al principio, cuando son bebés, es más sencillo, pero cuando empiezan a crecer y a detectar qué les gusta y no, es más difícil. Yo he tenido que cambiar varias veces de hábitos para que los niños se vayan acostumbrado a que desde chiquitos se comen verduras, carbohidratos, proteína, granos y comida saludable para que los haga crecer fuertes y sanos, y que lo saludable no está peleado con el buen sabor.

GRACIAS Y POR FAVOR

Es algo con lo que yo he vivido todo el día. Recuerdo que mi mamá nos lo repetía 80 veces al día. Y ahora que soy mamá la estoy aplicando igual: son muy importantes esas palabras, siempre resuelven casi todo. Dar las gracias es un básico, hay que saber agradecer las cosas y siempre pedirlas por favor. Es educación, sencillo.

COMPARTIR

Los niños tienes que estar preparados para compartir, esto ocurre más o menos a partir de los cuatro o cinco años, cuando empiezan a soltarse más. En casa debemos predicar siempre con el ejemplo, deben vernos compartir regularmente, usar palabras que motiven a los niños a ser generosos como amigos, fomentar juegos en grupo y nunca comparar a tus hijos con otros pequeños.

OBEDIENCIA

Es una virtud porque irán por el camino de lo correcto y así evitarán cosas desagradables en el transcurso de su vida. Creo que enseñar a los niños a ser obedientes en esta época es muy difícil. Desde pequeños hay que guiarlos a ser educados; para mí, ser obediente significa felicidad y paz, y ser desobediente trae temor y desconfianza.

EDUCAR HIJOS HOMBRES

Tengo dos hijos varones: siento que ellos son más complicados y no me refiero a cuando son chicos, hablo de toda la vida. Los hombres son más desapegados de la familia, tienen más libertad, son los que se van a ver a la novia o con la familia política. Yo espero lograr que mis hijos hombres sean niños de bien, educados, caballerosos, trabajadores, respeten a las mujeres y sean unidos a su familia. Dicen que el que trata a una mujer como princesa, es porque fue educado por una reina. Como mamá es un orgullo saber que educaste a tu hijo creciendo con estos principios.

FAMILIA UNIDA

Pasar tiempo juntos y compartir momentos que, por pequeños que parezcan, sabes que los marcarán creciendo en un núcleo familiar lleno de armonía. Mamás: por muy ocupadas que a veces estemos, siempre hay tiempo que podemos dedicarles para jugar y convivir con ellos, ir al parque o a tomar un helado. No desaprovechemos cada etapa de su crecimiento, porque estas no vuelven. Este siempre será uno de mis grandes retos: tener una familia unida siempre, que nos amemos, que mis hijos se apoyen, se cuiden, se protejan y se quieran, que sepan que sus papás están siempre para ellos y que ellos también estén para sus padres.

Por Andrea Torre

FOTO GETTY IMAGES