Categorías
Salud

¿Qué es el reflejo del Moro? Descubre si tu bebé lo tiene

El reflejo del Moro hace que los bebés se sobresalten a la hora de dormir. ¿Quieres saber más? 

Para evitar que el bebé se sobresalte cuando duerme es necesario acunarlo y darle todo tu amor.

¿Qué es el reflejo del Moro?

Cuando el bebé nace, deja de sentir los límites del vientre materno y esto le produce una desagradable sensación de inseguridad, de «caída», por ello cuando duerme se sobresalta y brinca.

Además, le molestan la luz y los sonidos a los que todavía no está acostumbrado y el cambio de temperatura entre el organismo materno (36 ºC) y el exterior (unos 24 ºC) lo hace sentirse muy vulnerable y desprotegido.

Poco a poco se sentirá mejor

A todo ello hay que sumarle las maniobras del médico, el contacto de su piel con la ropa, el traslado de una sala a otra, la sensación de hambre, que no conoce… Con este cúmulo de sensaciones nuevas es normal que el bebé se sobresalte con frecuencia.

Por ello, los primeros meses de vida del bebé, necesitas cuidarlo con especial delicadeza. Esto no significa sobreprotegerlo, solo tomar ciertas precauciones:

1. Cuando lo dejes en su cuna o sillita hazlo con movimientos suaves. Si lo haces muy deprisa, tendrá sensación de vacío y se asustará mucho.

2. Dale de comer cuando lo pida, para que no se ponga ansioso. A partir de los 3 o 4 meses poco a poco establece un horario de tomas, pero de momento es él quien manda.

3. No lo pases rápidamente de un cuarto oscuro a otro que tenga mucha luz.

4. Evita los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire.

5. No pongas la tele con volumen muy alto cuando él esté cerca.

6. Vístelo con ropa de tejidos naturales, como el algodón, que lo protegen de rozaduras y le permiten sentirse cómodo.

7. Acuéstalo en un moisés o en una cuna pequeña, en lugar de hacerlo en un espacio muy grande. Al ser un espacio más reducido, se sentirá más seguro.

8. Evita que las personas que lo visitan lo despierte para ver el color de sus ojos ni permitas que se lo pasen de unos a otros.

El reflejo del Moro

El sobresalto que lo bebés tienen a la hora de dormir, se denomina reflejo del Moro, que es cuando los bebés tienen la sensación de «caer» y abren los brazos y piernas para no caerse. Es un acto reflejo para «agarrarse» de ti.

Por ello, es necesario que hasta que tu hijo controle su cuerpo le des las seguridad que necesita en tus brazos, tu calor y refugio le brindarán la seguridad que necesita.

También le gusta mucho que lo arrulles suavemente, porque el vaivén le recuerda su vida intrauterina, cuando era acunado constantemente por tus movimientos, y además le ayuda a desarrollar el sentido del equilibrio, que aún está muy inmaduro. Si le acurrucas contra tu hombro izquierdo, mejor, porque sentir los latidos de tu corazón, que le resultan familiares, le brindan calma y seguridad.

Por todo ello, carga a tu hijo todo el tiempo que desees. La piel es el órgano más importante en la transmisión y en la recepción de las emociones y si el pequeño nota que tú estás a gusto, feliz y tranquila, no tardará en sentirse como tú: relajado, feliz y ajeno a los sustos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de arrullar a tu bebé

 

Categorías
Embarazo

¿Por qué te dan tantos antojos durante el embarazo?

Hay quienes se empeñan en asegurar que los antojos durante el embarazo son un mero mito. Lo cierto es que sí dan… ¡y vaya que dan fuerte! La verdadera cuestión es qué los provoca, por ello, la pregunta es… ¿por qué te dan tantos antojos durante el embarazo?

Usualmente se le echa la culpa al futuro bebé, pero todo apunta a que los antojos ocurren a causa de cambios hormonales propios de la gestación.

Algunos especialistas defienden la idea de que dichos antojos aparecen por una necesidad nutricional de la madre. Un ejemplo sería: la madre ‘muere’ por comer chocolate, por tanto tiene una deficiencia de vitamina B.

¿Te has puesto a pensar por qué se te antoja tanto, por ejemplo, el pan, las paletas de hielo, o lo picosito? 

Tengo muchos antojos, ¿y ahora qué?

Esta teoría suena convincente, pero hasta ahora no se ha hallado una verdadera relación entre el apetito de una embarazada y lo que su cuerpo realmente necesita en términos de nutrientes.

En este sentido, la Universidad de Oxford se dio a la tarea de investigar a un grupo de futuras mamás y encontró que los alimentos más buscados por las embarazadas eran golosinas, frutas ácidas, productos lácteos y comida muy especiada.

El estudio también reveló que las gestantes consumen con mucha regularidad productos a baja temperatura, tales como el helado y refrescos. Se encontró que estos alimentos ayudan a mitigar las náuseas y vómitos, tan comunes durante el embarazo.

Los expertos señalan que no hay algo de malo en que las embarazadas remedien sus antojos, pero deben ser muy observadoras de que esos alimentos no atenten contra su salud y la de su hijo.

Justamente por esto, te compartimos estos tips para lidiar con el picoteo o los antojos: 

6 snacks saludables que te ayudarán a evitar el picoteo

¿Cuáles fueron o son tus mayores antojos durante el embarazo?

¿Estás embarazada y sueles tener antojo de helado de chocolate?

FOTO GETTY IMAGES

 

Categorías
Lactancia

¿Cómo iniciar la lactancia?

Lo ideal es amamantar al bebé en su primera hora de vida, pero si no te es posible, puedes iniciar la lactancia más tarde. Te decimos cómo disfrutar de esta etapa tan especial desde el nacimiento de tu bebé.

 ¿Cómo empezar la lactancia?

1. Conviene iniciar la lactancia a solas o en compañía de una persona cercana que te haga sentir cómoda, o bien con el apoyo de un experto en lactancia.

2. No tengas prisa. Algunos bebés se enganchan rápidamente, pero otros necesitan su tiempo. A veces es bueno disfrutar del contacto con tu hijo, él se va acercando al pezón olfateando y chupando, guiado por su instinto.

3. Ponte cómoda, ya sea acostada en la cama o sentada, con la espalda bien apoyada y el pie un poco elevado sobre un taburete bajo. Puedes dejar al bebé al pecho todo el tiempo que quiera. Cuanto más succione, más estimulará la producción de leche. Las primeras tomas son a veces un poco difíciles, pero luego, en general, los bebés acaban por soltar el pecho cuando no quieren más.

4. Ofrécele el pecho cada vez que esté despierto, activo o emita sonidos. No esperes a que llore, es un signo tardío de hambre y de que tiene poca glucosa en el cerebro.

5. Durante la noche,puedes amamantar acostada; resulta muy cómodo. A veces, al producirse una descarga hormonal de prolactina, a la madre la invade un sueño irresistible, necesario para su descanso y recuperación, y se queda dormida. No pasa nada. No es malo compartir la cama con el bebé siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Categorías
Especiales

Pensamientos positivos que te ayudan a ser mejor mamá

A veces, uno mismo se pone muchas limitaciones y obstáculos, son pensamientos negativos que te pueden impedir apreciar lo maravilloso de la etapa que estás viviendo. Por eso, es importante traer a la cabeza pensamientos positivos que sí te ayudan a ser mejor mamá. Te contamos de qué hablamos.

Pensamientos positivos para ser mejor mamá

Ser mamá no es solo cambiar pañales, disciplinar a tu hijo, encargarse de la casa, la comida, el trabajo… te proponemos cambiar el chip por estas ideas…

«Quiero realizarme como mamá.» 

De seguro alguna vez en tu vida te habrás cuestionado: «¿Y para esto estudié? ¿Cambiar pañales, lavar trastes y pasar la aspiradora? ¿Para esto tanto sacrificio?» Al hacerte estas preguntas –cada vez con más frecuencia–, la idea del derecho que tienes de realizarte empieza a agigantarse hasta que se vuelven más fastidiosas las tareas del hogar, en tanto que la de madre, con su enorme responsabilidad, cada vez pesa más.

La psicóloga Verónica Rojo recomienda que primero debes realizarte como madre, porque nadie podrá sustituir tu ternura, tu calor y tus atenciones. Además, te perderás de esos momentos inolvidables que jamás volverán a repetirse, como escuchar sus primeras palabras o ir a su primer baile en el kínder.

Tu amor es necesario, sobre todo durante los años más formativos, es decir, en las primeras etapas de su desarrollo. Cuando tu hijo pueda asistir a nivel maternal del jardín de niños (a los 3 años) podrás buscar otra realización, ya sea intelectual o profesional. Ten por seguro que lo que estudiaste no se habrá perdido al ser mamá,  ya que abrió el campo de la inteligencia y amplió el criterio, con lo que serás mejor madre, que si carecías de educación.

«Tengo que trabajar, hacerme cargo de la casa, de mi hijo, pero… cuento con ayuda.»

Involucra a tu pareja: Es primordial que ambos estén conscientes de que la responsabilidad de los hijos es de los dos. Que haya más comunicación por parte tuya con tu pareja sobre el comportamiento de los hijos. Que compartas con tu pareja la responsabilidad de la educación de los hijos, ya que se tiene la idea de que por ser mamá tienes el deber de cumplir con este compromiso tú sola. Que tu pareja pueda ser el responsable de revisar los cuadernos de la escuela o de ir a recoger calificaciones.  Que antes de irse a trabajar vaya a dejarlo a la escuela. Que si hubo algún problema con el niño en casa, que él también se encargue de resolverlo junto contigo. Que pase más tiempo a solas con los niños.

«Antes que madre y esposa, soy mujer».

Recuerda que no podrás dar lo que no tienes, por eso la psicóloga Rojo sugiere que realices alguna actividad que te satisfaga, una profesión, una labor social, un pasatiempo o un trabajo, algo que sea exclusivamente tuyo, como un requisito más para ser mejor mamá y mejor compañera. Cuando tus hijos son pequeños te será difícil ocuparte de ello a plenitud, pues tal vez sólo tendrás algunos ratos libres; poco a poco irás disponiendo de más tiempo para ti.

«No soy una madre perfecta, cada día crezco y aprendo a ser mejor mamá». 

La psicóloga Araceli Arredondo explica: «No existe la madre perfecta. Es seguro que al ejercer la maternidad se cometan errores. Criar y educar a los hijos es un proceso complejo y delicado que en ocasiones asusta y provoca angustia». Ocurre que en el momento en que te conviertes en mamá, sigues siendo la misma persona con o sin experiencia de criar. Entonces piensas que por ser mayor y haber vivido mucho más, tienes más conocimiento, ¡es correcto!, pero es un aprendizaje mutuo: tus niños están aprendiendo a ser tus hijos y tú también estás aprendiendo a ser su mamá. eso te hace la mejor mamá.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

20 retos que mamá sabe vencer, ¿o reconoces alguno que no?

 

Categorías
Así Crece

Niños desde 3 años tienen ya el control sobre las decisiones de compra en su hogar

¿Es el caso de tu hijo? Los niños entre los tres y los 11 años de edad tienen “considerable o completo control” sobre las decisiones de compra en su hogar, debido a que, cada vez más, sus padres los involucran a la hora de elegir qué comprar.

Este fenómeno ha llevado a los mercadólogos a definir un nuevo nicho. El estudio de la consultora Euromonitor International “Las 10 principales tendencias globales del consumo para 2017” afirma que no son solo niños tecnológicos o a quienes les encanta seguir las tendencias de moda, marcas, lugares… sino que reclaman tenerlo todo, ¡ya!, y lo obtienen.

¿Tu hijo es parte de este nicho?

1. Ya reconoce marcas y pide productos. Incluso, cuando vas con él al supermercado va con el llamado dedo de Colón señalando qué llevar, ¡o es de los que te lleva el producto hasta el carrito!

2. Es berrinchudo cuando no compras lo que te pide e impaciente; quiere las cosas en el momento y cuando él las demanda.

3. Es asiduo del mundo online, se la vive en películas, apps y juegos de internet. Así ha sido incluso desde niño pequeño.

4. Es muy vulnerable a las novedades, si mira algo que le gusta enseguida te dice, ¡cómpramelo, cómpramelo!

5. Tú sueles consultar su opinión en decisiones como a dónde ir a cenar, qué película ver y hasta qué ropa comprarle.

6. Sueles estar muy a la expectativa de darle todo lo que te pida. Nunca hay un no como respuesta para él.

Estos niños han aprendido que su rol en la familia es protagonista y por tanto, sus demandas deben ser atendidas primero. Necesitan asimilar que hay límites, por lo que es mejor que los papás le digan No cuando no puedan darle lo que pide y explicarle la razón, así como enseñarle que los demás también tienen necesidades y gustos por satisfacer. Además, recuerda que tu amor lo sentirá aunque no le compres todo lo que quiere, sino cuando lo abraces, le digas te amo o lo escuches.

Te compartimos estos tips para ponerle límites a tu hijo. 

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Celebs

Sandra Bullock pide: “dejemos de decir hijos adoptados, son hijos y punto”

En una entrevista concedida recientemente, Sandra Bullock pidió: “dejemos de decir hijos adoptados, son hijos y punto”.

La actriz, madre de Louis y Laila, fue muy clara en hacer notar que las madres adoptivas tienen que soportar comentarios de mal gusto.

Sandra Bullock recordó las malas experiencias por las que pasó en 2010 cuando adoptó a Louis y en 2015, con Laila.

“Tuvimos un susto con una alergia por la que tuvimos que ir a urgencias y nos siguieron los paparazzis, así que ya se sabía que tenía otro hijo. Y todos querían fotos. Fue desolador”, contó.

“Si Louis escuchaba a un helicóptero o a un dron, salía corriendo para tomar a su hermana y arrastrarla a través del patio para esconderla debajo de un trampolín. La pobre Laila tenía síndrome de estrés postraumático”, recordó la actriz de Gravity.

“Vamos a hablar de estos niños como nuestros hijos. Nunca digan nuestros hijos adoptivos. Nadie llama a un niño, hijo concebido sin buscarlo o hijo de FIV [Fertilización In Vitro]. Solo digan mis hijos porque eso son”, declaró recientemente en entrevista.

La actriz detalló que ella misma ha sido testigo y sufrido las preguntas hirientes y comentarios indiscretos: “¿Cuánto te ha costado la niña?, ¿Se sabe algo de su verdadera madre? ¿No podías tener hijos propios? ¿Vas a decirle algún día que es adoptada? ¿No probaste tratamiento de fertilidad?”, son algunas frases que está cansada de escuchar.

¡Ningún niño debe ser etiquetado y ningún padre tiene por qué explicar la procedencia de su hijo si no lo desea!

Categorías
Ser Familia

¡Ojo, papás! No es que ayuden a las mamás, es su deber de paternidad

Qué delgada es la línea que separa conceptos y qué fácil es confundirse entre ellos. El padre que cuida a su bebé, que lo asea, que lo arrulla, que lo alimenta, que le enseña cosas… no está sólo ayudando a la mamá, sino que está realizando lo mínimo que la paternidad exige al hombre.

Vivimos en una sociedad en la que las tareas suelen sexualizarse, “lo que le toca a ella y lo que le toca a él”. Sin embargo, la tarea de ser padres es compartida, exige deberes mutuos que no pueden ser postergados, mucho menos ignorados por lo varones.

Por supuesto, el cambio comienza en la intimidad de nuestros hogares, en donde la reflexión puede ser profunda y sincera; en donde el diálogo entre los miembros de una pareja encuentra la privacidad que necesita y las voces no temen ser sensatas y francas.

PEXELS

Los papás no “tiran paro”, no “ayudan con el bebé”, pues es una responsabilidad milenariamente esquivada por innumerables generaciones que han observado cómodamente la manera en que las mujeres cargan enteramente con la crianza de los hijos.

La paternidad como hasta ahora se sigue concibiendo, consiste en ejercer la autoridad en casa y proporcionar el sustento básico de la familia. Pero ese modelo fue y continúa siendo injusto, obsoleto y anticuado.

Recuerda: de ti depende, de tus acciones e ideas, que nuestra sociedad mejore realmente.

Categorías
Ser Familia

Abuelas, a un lado; las tías son las segundas mamás

De acuerdo con estudios de psicología, las tías resultan muy importantes para la estructura familiar inconsciente y ayudan a fortalecer aquellos lazos que damos por sentados, tales como los secretos familiares.

Al contrario de los padres, las tías logran crean un vínculo asociado a la amistad, ya que la disciplina no es parte de sus tareas primordiales con sus sobrinos; en cambio, consiguen establecer vínculos de confianza.

PEXELS

Usualmente las tías tienden a encargarse de los bebés de sus hermanas con mucho cariño y para muchos pequeños se convierten en una segunda figura materna, la cual, con el tiempo, se comienza a transformar en una amiga.

¿Será que las tías superen a las abuelitas como mejores segundas mamás?