Categorías
Nutrición

5 cosas que necesitas sí o sí conocer del ácido fólico antes de tomarlo

Desempeña un papel primordial en el embarazo: el ácido fólico reduce el riesgo de tener un hijo con espina bífida, graves anomalías del corazón y otros defectos. Estas alteraciones se producen en las primeras semanas de gestación, cuando la mujer aún no sabe que está esperando un hijo. Si empieza a tomar ácido fólico cuando el embarazo se ha confirmado, es tarde para prevenir esos defectos.

  1. ¿Durante cuánto tiempo antes debes tomarlo?

Como mínimo durante un mes antes. Dado que es imposible saber cuándo va a producirse la concepción, la futura madre debe tomar esta vitamina cuando la pareja todavía no ha dejado de utilizar un método anticonceptivo seguro. Solamente de esta forma la mujer podrá estar completamente segura de que está tomando ácido fólico durante las primeras etapas del desarrollo embrionario de su hijo.

2. ¿Pasa algo por tomarlo mucho tiempo debido a que el embarazo no llega?

No solamente no pasa nada, sino que es bueno para la mujer. El consumo de dosis bajas de ácido fólico en la edad adulta reduce el riesgo de padecer problemas cardiovasculares y, muy posiblemente, de cáncer de colon.

3. ¿Hasta que mes hay que tomarlo?

Para prevenir defectos congénitos sólo es necesario ingerir ácido fólico hasta el final de la semana 14 de gestación, contando desde el primer día de la última regla.

4. ¿Por qué en algunos casos hay que tomarlo a lo largo de toda la gestación?

En algunas situaciones, cuando la embarazada tiene anemia el médico le recomienda seguir tomando ácido fólico. No hay ningún problema. Ciertos estudios han demostrado que esta vitamina puede disminuir el riesgo de complicaciones durante el embarazo, como las alteraciones placentarias o la hipertensión.

5. ¿Cuál es la dosis sugerida?

Depende de las circunstancias de cada pareja. Si han tenido un hijo afectado de espina bífida u otro defecto del tubo neural (lo han perdido durante la gestación), la mujer debe tomar una pastilla de 4 miligramos. Si no tiene antecedentes familiares de esos defectos, basta con que tome 0,4 mg.

6. ¿No basta con el que se encuentra en los alimentos?

Algunas frutas y verduras contienen ácido fólico, pero esta vitamina se disuelve en el agua de la cocción y se destruye con el calor. Por tanto se tendría que consumir cinco o más raciones de verdura o fruta todos los días, para estar segura de tomar suficiente. Pero como esto es difícil, se recomienda ingerirlo en pastillas. En ciertos países se ha añadido ácido fólico a la harina para asegurarse de que esta vitamina llega a toda la población. Una medida preventiva adicional consiste en alimentarse bien antes del embarazo.

Categorías
Embarazo

¿Por qué no debes automedicarte durante el embarazo?

Los riesgos que conlleva la automedicación cuando una mujer está embarazada o en posibilidad de hacerlo son muy grandes, tanto para la madre como para el feto.

De acuerdo con una encuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 86% de las mujeres embarazadas consumen algún medicamento durante los nueves meses de gestación, sin embargo lo que realmente es preocupante es el alto número de casos de automedicación, lo que puede constituir un grave riesgo para la salud.

PEXELS

Los casos de malformaciones congénitas mayores en recién nacidos se estima en 3%, de los cuales un 5% estarían relacionadas con el uso indebido de fármacos, sobre todo en periodos cruciales del embarazo como la primera semana de gestación o el período de formación de los órganos vitales, que ocurre en los dos primeros meses.

La OMS recomienda considerar a toda mujer fértil como “potencialmente embarazada” al momento de recetar medicamentos y evitar, si es posible, la prescripción durante el primer trimestre de gestación, pues cuando existen mayores posibilidades de malformación fetal.

Categorías
Salud

¿Qué es la espina bífida?

La espina bífida es un defecto de la columna vertebral que puede dar como resultado diversos grados de incapacidad: desde desviaciones casi imperceptibles de la columna hasta parálisis de los miembros inferiores, e incapacidad de controlar funciones como el orinar y defecar.

Es una malformación del tubo neural, la cual se produce en la gestación. El tubo neural es la estructura embrionaria que, al desarrollarse, se convierte en el cerebro y la médula espinal. Dicha estructura, que se origina como una capa plana de células, se cierra para formar un tubo antes del día 29 de gestación, pero cuando no lo logra, se generan malformaciones como espina bífida y anencefalia.

En la anencefalia, el cerebro no se desarrolla adecuadamente y el bebé no puede vivir. Algunos estudios sugieren que el ácido fólico puede ayudar a prevenir algunos otros defectos como el labio leporino y paladar hendido.

Causas

Influyen varios factores: tener antecedentes familiares, un déficit de ácido fólico en los primeros meses del embarazo o una alteración en su metabolismo por el consumo de ciertos fármacos u otras sustancias.

Tipos de espina bífida

• Oculta: Hay un defecto en la formación de una vértebra que no suele afectar a la médula ni a los nervios. No hay síntomas y ni siquiera se nota. Es la forma más frecuente y leve.

• Meningocele: A través de una apertura de la columna vertebral sale un quiste que contiene meninges y líquido cefalorraquídeo. El bebé tiene problemas para controlar la orina.

• Mielomeningocele: A través de las vértebras sale un quiste que contiene médula, meninges, líquido cefalorraquídeo y nervios. El niño tiene parálisis en las piernas, entre otros problemas.

Diagnóstico

Se puede realizar durante la gestación, mediante amniocentesis. El ginecólogo recomienda hacer esta prueba cuando el feto tiene un riesgo elevado de sufrir espina bífida.

Tratamiento

Se inicia desde el parto (o antes) con una intervención quirúrgica para cerrar la lesión. Esta operación no cura al pequeño, pero mejora el pronóstico. Además, el bebé tendrá un seguimiento en una unidad médica especial.

Prevención

El riesgo de concebir un hijo con espina bífida disminuye si la mamá y el papá toman ácido fólico antes del embarazo (hay que empezar tres meses previos) y la madre sigue tomándolo durante el primer trimestre de gestación.