Categorías
Ser Mamá

Mamá burnout, ¿quién es ella y por qué ha llegado a tal condición?

¿Te has sentido realmente agotada las últimas semanas? Incluso triste, desesperanzada y con pocas ganas de realizar las actividades de su vida diaria. Quizá estás pasando por un episodio de estrés extremo, justo lo que caracteriza a la mamá burnout. 

Mamá burnout, ¿quién es ella?

Las bisabuelas, las abuelitas y nuestras mamás, todas han pasado por lo mismo: ser mamá es una tarea que implica mucho tiempo y dedicación, además de partirse en 100 para realizar otras actividades.

Entonces, ¿por qué en esta época, a diferencia de las otras, se habla de síndromes como el de “burn out” o “mamá quemada” y de tanto estrés al ser mamá?

La diferencia más clara es que hoy en día vivimos en una época con exceso de acceso a la información, la cual recibimos de forma inmediata y de muchas fuentes.

Por eso ya no sólo es que nos pongamos expectativas sociales, sino que lo que vemos y leemos, en especial en redes (“mamás perfectas” o que eso aparentan), nos genera autoexigencias mayúsculas: queremos alcanzar esa “falsa perfección” que observamos y muchas mujeres nos vemos envueltas en una fuerte presión por controlar cada aspecto de la vida: hijos, casa, trabajo, eventos sociales y escolares…

Toda esta exigencia lleva a un ciclo de agotamiento e insatisfacción y termina en un estado de estrés que puede llegar a ser muy dañino.

¿Cómo es la mamá burnout?

  • Siente agotamiento físico y mental
  • Tiene problemas para dormir y de alimentación, dolores de cabeza, estómago y de espalda
  • Siente desilusión constante, tristeza, pocas ganas por actividades que antes disfrutaba
  • Mantiene un constante contacto con sus redes sociales
  • Siente falta de satisfacción por lo que logra como mamá o en lo personal
  • Poco tiempo personal y de pareja

POSIBLES EFECTOS EN LA FAMILIA

  • Inseguridad en los hijos al ver que mamá intenta resolverles todo.
  • Sentimientos de culpa, tanto de la pareja como de los hijos, al ver que por ellos, mamá se encuentra mal.
  • Dificultades en la relación de pareja.
  • Pleitos constantes.
  • Dinámica familiar disfuncional.

Una de las características emocionales más importantes de la mamá burnout es la culpa: las mamás que experimentan este cansancio nunca se sienten satisfechas de lo que hacen o logran y, más aún, sienten vergüenza por lo que no logran hacer o saben que no están haciendo al máximo.

Por Ericka Reyes

FOTO GETTY IMAGES

Te compartimos estos consejos para superar esta etapa, no te angusties, poco a poco te sentirás mejor. 

Cómo ser más libre

También te invitamos a leer esta nota para averiguar que no se trata de un cansancio crónico:

¿Sientes que vives cansada? Averigua si tienes el Síndrome de la Fatiga Crónica

Categorías
Especiales

¿Qué tipo de mamá eres? Descúbrelo y mira cómo puedes ayudar más a tu hijo

Dron, gallina, best friend o… la madrastra de cuento. Conocer qué tipo de mamá eres no solo es muy bueno, es vital. Porque la manera en que educas a tus niños es el cimiento de su desarrollo social y emocional. Averigua si eres una mamá que les permite todo; conciliadora o impositiva; flexible, amigable, divertida… 

La comunicación emocional que estableces con tus pequeños tiene un poderoso impacto en su desarrollo, asegura John Gottman, uno de los 10 terapeutas más influyentes de las últimas décadas y profesor emérito de psicología en la Universidad de Washington. En este sentido, es precisamente la forma como reaccionas y respondes a las emociones de tus hijos —así como el apoyo que les brindas y el control que ejerces sobre ellos— lo que revela tu estilo de crianza.

MADRASTRA DEL CUENTO si…

Sin duda, eres clara con las reglas, exigente, autoritaria y esperas que tu hijo obedezca sin protestar.

“Una mamá o un papá autoritario ofrece poco apoyo emocional y mucho control a través de amenazas o castigos… Este estilo de crianza a la larga tiene efectos negativos en los niños, al no fomentar su autonomía”, asegura la doctora Patricia Andrade Palos, profesora titular de la Facultad de Psicología de la UNAM. Aunque obediente, eventualmente un hijo de padres autoritarios, se torna irritable, aprehensivo, inseguro e incapaz de manejar sus emociones y pensar por sí mismo, habilidades indispensables para la vida.

Te toca aprender…

Ser más afectuosa con tu peque y hacerle saber con palabras y gestos como abrazos, caricias y juegos, lo mucho que lo amas, recomienda Cristina García, pedagoga experta en educación emocional, en Edúkame. Procura tomar en cuenta sus necesidades emocionales e inicia una comunicación efectiva con él “ejerciendo una escucha respetuosa, mínimo 10 minutos al día”.

Pregúntale cómo se siente, qué ha hecho en el día o qué le ha disgustado, dice la experta. Muy importante: evita disciplinarlo desde tus emociones, lo ideal es “aplicar consecuencias lógicas y naturales en lugar de castigos”.

MAMÁ GALLINA si…

Te gusta apoyar a tus hijos, pero también ejercer un control sobre ellos a través de reglas, diálogo, negociación y razonamiento.

Este tipo de padres resguardan mucho a sus polluelos; siempre saben qué hacen, dónde están y con quién; sí les brindan una guía y una estructura, para que sepan por dónde caminar, sin imposiciones, pero con mucha preocupación. Son cálidos y escuchan lo que sus hijos tienen qué decir; por ello, los niños suelen respetar la autoridad, ser amistosos y cooperativos.

Te toca aprender…

Sabemos que no es fácil ser mamá, pues se necesita mucha energía y autocontrol sobre tus propias emociones, así que de vez en cuando date un respiro. Tu reto es saber adaptar los límites y tu apoyo de acuerdo con la etapa de desarrollo de tu hijo.

DRON MOMMY si…

Eres como una detective o una hacker; imposible que se te vaya algún detalle de los minutos de su vida, o de todo lo que lo rodea.

Mostrarte muy interesada y pendiente es tu forma de amarlo, sin embargo, frecuentemente puedes ignorar sus sentimientos y respetar su individualidad.

Te toca aprender…

Toma la oportunidad de crear una relación con tu peque, desde el respeto de su ser; si bien necesita de tu orientación, límites y apoyo, también es sano para su crecimiento emocional que le des espacio para cometer sus errores y aprender por sí mismo.

BEST FRIEND si…

Das a tu peque mucho cariño y cedes ante sus deseos con la esperanza de evitar la confrontación y lograr convertirte en su mejor amiga, pero a veces, pierdes de vista que necesita límites firmes.

Te toca aprender…

Hoy en día, muchos padres son permisivos, no obstante, “es importante enseñar a los niños normas y reglas que cumplir”, recomienda la doctora Patricia Andrade. Porque los niños con padres permisivos, con el tiempo se vuelven dominantes, consentidos, desordenados, rebeldes, impacientes y creen que tienen el derecho de obtener lo que quieren, en lugar de lo que necesitan: autocontención y paciencia, ingredientes vitales para ser exitosos en la vida.

Cuando estés tentada a sucumbir ante sus demandas, piensa en las consecuencias a largo plazo y empieza a marcar límites. Busca explicarle por qué rechazas sus peticiones y sé firme a la hora de disciplinarlo. Con constancia, verás cambios muy positivos en su conducta y en ti misma.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Afrodita, Artemisa, Atenea… ¿qué diosa de la antigüedad te rige como mamá?