Categorías
Lactancia

Lactancia, ¿hasta cuándo?

Algunas mamás dan el pecho a su bebé pasado el año de edad, ¿beneficia o perjudica al niño? ¿Hasta cuándo es saludable, o no, la lactancia tanto para el bebé como para ti?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, la introducción de alimentos apropiada a partir de esa edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años como mínimo, pues considera que la leche materna es la forma ideal de aportar a los niños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

Por otro lado, a los dos años, los niños ya deben comer de todo y de forma equilibrada, porque su alimentación en los tres primeros años de vida determinará cómo será su salud futura.

BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA

Más allá de alimentar o reforzar el vínculo, “la leche materna es el mejor alimento para el bebé por sus demostrados beneficios, tanto a nivel nutricional como inmunológico”, señala la pediatra Marta Díaz. Justamente por ello, mientras estés lactando tu bebé y tú recibirán todos sus beneficios. Recuerda que tú decides hasta cuándo continuar la lactancia o cuándo dejarla.

Entre las ventajas está que reduce el número de infecciones gastrointestinales, otitis, infecciones respiratorias y minimiza las posibilidades de muerte súbita del lactante, menor número de casos de obesidad, dermatitis atópica o asma en los niños que han sido amamantados. Además, reduce en ti el riesgo de diabetes, cáncer de ovario y cáncer de mama.

LO QUE DEBES COMER MIENTRAS SIGAS LACTANDO 

Recuerda que mientras estás en etapa de lactancia debes alimentarte sanamente para pasarle esos valiosos nutrientes a tu bebé:

+CALORÍAS. Come más porque necesitarás un extra de calorías.

MÁS CALCIO Y HIERRO. Consume legumbres, lácteos, huevo y carne (fuente de calcio y hierro).

VITAMINA C. Fruta y verdura cinco veces al día. Los cítricos ayudan a mejorar la absorción de hierro y calcio.

+PESCADO. Es rico en omega 3 y yodo, esencial para un buen desarrollo del bebé.

-GRASAS TRANS. Evítalas tanto como puedas ya que son calorías vacías.

TIPS PARA CUIDAR TU PECHO DURANTE LA LACTANCIA

  • Báñate a diario
  • Usa crema hidratante contra las estrías
  • Evita las grietas: limpia el pezón con tu leche y aplica una crema con lanolina
  • Usa bra de algodón
  • Masajéalo a diario

DUDAS FRECUENTES

1) ¿LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA SUSTITUYE A LA LACTANCIA? No. Se llama complementaria porque la leche (sea materna o de fórmula) es todavía el alimento más importante. Hasta el año un bebé se podría alimentar solo con leche y no pasaría nada. Eso no quiere decir que la alimentación complementaria no sea importante.

2) SI ME REINCORPORO AL TRABAJO, ¿QUÉ HAGO PARA DARLE EL PECHO? La OMS, los centros de salud y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva a demanda hasta los seis meses. Si debes regresar a trabajar y deseas seguir con la lactancia, encuentra la forma que más se adecue a ti y a tu ritmo de vida.

3) ¿DEJO DE AMAMANTAR A MI HIJO MAYOR SI TENGO UN RECIÉN NACIDO? No tienes por qué: puedes darle a ambos. De hecho se ha observado que hay leche materna de sobra y que el hijo mayor no “roba” la del recién nacido. Además, favorece el vínculo entre hermanos y, al compartir inmunidad, el más pequeño recibe más defensas.

4) ¿ESTÁ BIEN DARLE PECHO MÁS ALLÁ DE LOS DOS AÑOS? Apóyate siempre en tu pediatra y no dudes en consultarle cualquier duda. Además hay muchos estudios que avalan que no solo la leche materna a edades superiores sigue manteniendo todos sus valores nutricionales, sino que además mejora mientras el niño crece.

Por Odeth Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 problemas en la lactancia y su solución

Categorías
Lactancia

¿Qué es la lactancia mixta?

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por la lactancia mixta. Te explicamos en qué consiste y cómo practicarla.

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula decimos que la lactancia es mixta. ¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

1. Por deseo de la mamá cuando ella decida.

2. Por imposibilidad de la mamá de darle todas las tomas a su bebé.

3. Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no gana peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos: prematuros, bebés con alguna patología, etc.

¿Cómo hacer la lactancia mixta?

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

1. Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que deben separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando mamá regrese lo pondrá al pecho.

2. Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y fórmula simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen subir de peso por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No hay que confundir este caso con aquellos en los que parece que la leche está aguada o no se tiene leche. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la mamá.

Antes de implementar la lactancia mixta debes saber:

1. Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que tu bebé esté mucho tiempo al pecho y otras en las que con poca leche se habrá saciado.

2. Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerlos al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

3. Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula.

FOTO GETTY IMAGES

Conoce los beneficios para ti y para tu hijo de la lactancia materna en este video:

Te invitamos a leer también: 

5 problemas en la lactancia y su solución