Categorías
Ser Bebé

Cuida la dieta de tu bebé prematuro y evita complicaciones

Si tu bebé nace prematuro requerirá atención, cuidados y una alimentación adecuada a sus necesidades. Ocurre que puede presentar problemas de salud, porque deja el vientre cuando aún sus órganos no han madurado.

Un bebé prematuro podría sufrir complicaciones como:

  • síndrome de dificultad respiratoria,
  • hipertensión pulmonar,
  • anemia,
  • problemas de nutrición (ya que tiene un sistema digestivo inmaduro),
  • inflamación intestinal severa,
  • sangrado cerebral, hipoglucemia y retinopatía, que provoca alteraciones en la vista y lesiones graves en los ojos.

Por estas razones es necesario que su alimentación tenga unos cuidados y precauciones especiales.

EL MEJOR ALIMENTO PARA TU BEBÉ PREMATURO

Para un bebé prematuro es la leche materna. Pero, a diferencia de la que produce una mujer que tiene un bebé de término, la de un bebé pretérmino no tiene los nutrientes necesarios, podría decirse que también es prematura.

Por eso, a estos bebés se les debe dar una nutrición especial compuesta por la leche de mamá junto con un fortificador que contiene los aditamentos nutricionales que el bebé necesita, pues requiere más energía, así como una mayor cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes para protegerlo de enfermedades.

ASPECTOS QUE TE RECOMENDAMOS CUIDAR EN LA ALIMENTACIÓN DE TU PREMATURO

• Debes darle fórmula especial para prematuros hasta que llegue a un peso próximo al normal al nacimiento (3 kg), pero toma en cuenta su desarrollo neurológico, generalmente el cambio de leche se sugiere a los ocho o nueve meses.
• Procura que la hora de comer sea un tiempo tranquilo y relajado para ti y para él. Los bebés prematuros deben ser alimentados con más frecuencia que un niño nacido a término, de ocho a diez veces al día. Elabora un esquema con el médico y trata de seguirlo al pie de la letra.

Te invitamos a leer también:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Bebé

¿Mi bebé está creciendo bien?

¿Mi bebé está creciendo bien?

Es una preocupación que tienen los papás primerizos, pero no hay que obsesionarse. Aquí te decimos cómo es el desarrollo de los pequeños, aunque debes tomar en cuenta que cada niño es diferente.

¿Mi bebé está creciendo bien?

En general, los miedos proceden de la sensación que tienes de la capacidad de distinguir o no cuando realmente pasa algo malo con tu hijo. Las preocupaciones más grandes para los papás son saber si…

Esto podría ayudar a tu hijo…

Beneficios de la natación en bebés

Obsesionados con el percentil

¿Por qué no hay que preocuparse?
Un niño alegre y activo raramente padece alguna enfermedad seria o está mal alimentado (la malnutrición siempre afecta al carácter y a la actividad). El que a los padres les parezca más o menos delgado es otra cosa.

Hay que tener en cuenta que los niños no ganan peso de igual manera: engordan más en los primeros meses y lo hacen mucho menos a partir de los 5-6 meses.

Si, además, el pediatra descarta cualquier posible patología, lo mejor es no estar pendiente de si es más o menos delgado que otros de su edad. En estas situaciones suele ser útil indagar cómo era alguno de los padres o familiares cercanos a esa edad.

¿Y si el pediatra me oculta algo?
Con mayor o menor tacto, de forma más o menos explícita, todos los pediatras informan a los padres del estado de salud de sus hijos y, si llega el caso, les hacen saber cuándo algo no va bien, remitiéndoles al especialista oportuno.

Para evitar esta ansiedad, frecuente en muchos padres primerizos, es muy importante ser concreto en las preguntas que haces.

Lo ideal es llevar la consulta bien preparada y escribir en un papel todas las dudas que hayan surgido desde la última visita, cualquier síntoma del niño que te inquiete.

¿Crees que tu hijo está bajo de peso?

Foto: Getty Images

Incluye estos alimentos en las comidas de tu hijo…

Deficiencia de hierro afecta el desarrollo cognitivo de tu bebé

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

A la hora de escoger la ropa del bebé debes asegurarte de que cumpla con tres requisitos: que sea cómoda, segura y práctica.

¿Ya tienes el nombre para tu nena?

10 nombres de origen japonés para niña

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

Elige la mejor con estas recomendaciones. ¡Toma nota!

Una práctica pijama de tres piezas.
Un outfit casual para el fin de semana.
Playeritas de algodón, son lo mejor.
Un coordinado perfecto para el calor.
¿Tienes una fiesta? Mira qué ponerle a tu bebé.
Un outfit clásico y con mucho estilo.
Una pijama ligera para época de calor.
¿Tienen una fiesta? ¡Este look le quedará bien a tu nena!
Un dulce outfit perfecto para la época de calor.
Un par de jeans y un coordinado de puntos para estar a la moda.

Los bebés no necesitan demasiada ropa porque le quedará pequeña en poco tiempo. Lo mejor es tener pocas prendas, pero de buena calidad y ¡de su talla.

¿Te dieron mucha ropita en el baby shower?

Fotos: Getty Images y cortesía de Little Me

Mira por qué está bien que tu bebé nade…

Beneficios de la natación en bebés

Categorías
Ser Bebé

Tips para prevenir accidentes en la cuna

De acuerdo a los pediatras, el 25 por ciento de las muertes que se dan durante el primer año de vida ocurren en la cuna del bebé. Te compartimos algunos tips de los expertos para evitar accidentes en la cuna. 

Tips para prevenir accidentes en la cuna

Evita poner objetos en la cuna 

Los pediatras recomiendan no tener nada en la cuna de tu bebé. Dile adiós a los protectores, almohadas, peluches y frazadas gruesas.

Evita dormir con tu bebé los primeros cuatro meses

Aunque quieres cuidarlo de cerca, los expertos advierten que no debes dormir con ellos, mucho menos durante los primeros cuatro meses de vida, si es prematuro o muy pequeño y si los padres han tomado medicamentos para conciliar el sueño.

Controlar su espacio

El uso de barreras en la cuna es ideal para evitar que se caigan, éstos deben estar separados por unos 6 centímetros para evitar que meta su cabeza entre ellos.

Elige la cuna adecuada

Debido a que pasará mucho tiempo en ella, la recomendación es adquirir una nueva y verificar su solidez. Además, que no tenga decoración en su armazón, así evitas que se caiga o tu bebé lo arranque.

El colchón

Asegúrate de que el colchón quede ajustado, sin huecos por los que quepan los dedos de tu hijo. Cámbialo por uno de menor grosor cuando crezca, para evitar que pueda trepar por lo barrotes de seguridad.

La ubicación importa

Colócala lejos de ventanas, persianas y cortinas.

Por Odeth Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 mitos sobre la muerte súbita del lactante

 

Categorías
Ser Bebé

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

La cabecita de tu bebé es muy frágil y delicada, pero eso no significa que no puedas acariciarla. Simplemente hay que seguir unos sencillos consejos.

Al cargar al recién nacido en brazos es muy importante sujetarle bien la cabeza con una mano tras ella, hasta que el niño sea capaz de sostenerla por sí solo, evitando movimientos bruscos del cuello y zarandeos.

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

  1. No se debe nunca sacudir a un bebé, ni jugando ni por enfado ni para que se calme. Lo que nos puede parecer una sacudida suave puede no serlo objetivamente, especialmente si se actúa por irritación, ya que se le puede provocar una contusión cerebral.
  2. Las andaderas son una causa frecuente de golpes en la cabeza en lactantes, por lo que se desaconseja su uso. Pueden ser motivo de accidentes, algunos de gravedad, afectando a la cabeza en el 75% de los casos. La gran movilidad que la andadera le brinda al bebé dificulta que podamos acudir en su auxilio mientras ocurre el accidente. Los estudios demuestran que la mayoría de estos accidentes tienen lugar en presencia de un adulto.
  3. En el coche es fundamental colocar a los niños en sillitas de seguridad de acuerdo a su peso y etapa para que queden correctamente sujetos, por si llegara a haber un accidente, tu hijo estará bien protegido de alguna contusión grave.
  4. Nunca dejes al bebé ni un segundo solito sobre tu cama. Es común que se te olvidó el pañal, ropita, biberón o cualquier cosa y se vuelve «fácil» dejarlo solo un segundo en la cama, pero basta ese segundo para que los accidentes ocurran, porque, por más pequeño que sea tu bebé, se mueve y cuando menos lo esperes, podría caerse y hacerse un grave daño.

Se han reportado miles de casos de recién nacidos con fractura de cráneo debido a esas caídas inesperadas, cuida mucho a tu bebé.

¿Se te ha caído tu bebé de la cama?

Con estos consejos, evita que tu bebé se roce…

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo saber si tu bebé tiene calor o frío?

Entre las lluvias, los días calurosos, o bochornosos, te decimos cómo puedes saber si tu bebé tiene frío o calor de manera práctica y segura.

Una de las preguntas más frecuentes que escuchamos por parte de los papás, sobre todo cuando son primerizos, es cómo saber si su bebé tiene calor o frío. Quizá el sentidos común nos haga pensar que si nosotros tenemos frío, ellos también; lo mismo para el calor. Sin embargo, debemos comprender que no es la manera correcta.

La temperatura de los bebés no es la misma que la nuestra, en gran medida porque aún no pueden regularla y porque su circulación sanguínea apenas se va desarrollando. Por ello, no es bueno que hagas la comparación. Para determinar la temperatura de tu bebé, más allá de usar un termómetro para saber si tiene frío o calor, lo normal es hacerlo a través del tacto.

La mejor manera de averiguar si necesita más abrigo es tocándole las piernas, los brazos o el cuello. La pérdida de color en las mejillas también puede indicar que el bebé está pasando frío. Aún así, debes tener en cuenta que, debido a su circulación, prácticamente todos los bebés tienen fríos los pies y manos.

Para saber si tu bebé tiene más calor de lo habitual, puedes sentir su pancita y frente, además de que posiblemente sude un poco de su cabeza y esté de mal humor. De se así, lo recomendable es llevarlo a una habitación fresca, quitarle la ropa, darle aire con un abanico y hacerle tomar mucho líquido. Si su temperatura no cambia, usa el termómetro y, de ser necesario, acude con su médico.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

¿Cómo prevenir que tu hijo padezca alergia al sol?

Categorías
Ser Bebé

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Los primeros días de nacido el pediatra te indicará los mejores cuidados, pero casi siempre, se recomienda aplicar merthiolate blanco que ayuda a que el área seque más rápido después del baño y siga cicatrizando. No le arde, no te preocupes; el cordón no tiene terminaciones nerviosas.

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

  1. Evita seguir recomendaciones caseras porque podrían causarle una infección a tu bebé.
  2. No le pongas nada encima del ombligo de tu bebé, colocarle algún objeto podría favorecer la humedad causando alguna infección.
  3. No le aprietes el abdomen con fajas, podría darle cólico y reflujo.
  4. Si evitas que se cierre el orificio umbilical puede ocasionar a la larga una hernia.
  5. Trata de que su ombligo no se jale con la ropa.
  6. No dejes que el ombligo quede debajo del pañal porque puede infectarse con pipí o popó. Dobla el pañal para que quede por abajo de la cicatriz umbilical.
  7. Si el ombligo de tu bebé no se cae de forma natural en los primeros 15 días después de nacer, acude al pediatra para que lo revise.
  8. Lava de formasuave con agua y jabón neutro durante el baño.
  9. Seca muy bien el ombligo para evitar la humedad y cualquier riesgo de infección, lo que debes favorecer en realidad es que el cordón quede bien seco después del baño; puedes usar una toalla o gasa.

Si notas algún tipo de secreción o mal olor del ombligo de tu bebé, corre de inmediato al médico, podría tener una infección, esto es una señal de alarma.

Experta: Dra. Geraldine Loredo Fuentes, Médico general, doula y educadora perinatal y de lactancia maternal.

Foto: Getty Images

¿A los cuántos días se le cayó el ombligo a tu bebé?

¿Tu bebé tiene cólicos?

6 tips para calmar los cólicos del bebé

Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Ser Bebé

Mi bebé está estreñido, ¿qué hago?

Lo primero es identificar si tiene un verdadero caso de estreñimiento o un pseudoestreñimiento (disquecia infantil). Te cuento lo que necesitas hacer para averiguar si tu bebé está estreñido y cómo ayudarlo.  

¿Qué hacer si tu bebé está estreñido?

La disquecia infantil es una dificultad del bebé para relajar el esfínter anal al mismo tiempo que puja, por lo que tiene 10 minutos o más de pujo con esfuerzo, llanto intenso, se pone rojo e irritable y cuando evacúa, las heces son blandas o incluso líquidas.

En el estreñimiento las heces son de consistencia sólida y seca, además la frecuencia de las evacuaciones va disminuyendo al pasar de los días y puede o no estar acompañada de rastros de sangre.

Las causas más comunes varían con la edad y son entre otras: alimentación con fórmula, deshidratación, inicio de la alimentación complementaria, exceso de productos lácteos y astringentes o bajo consumo de fibra. En todo caso, un cambio de la dieta puede ser más que suficiente para aliviar el problema de base.

Aunque, mucho ojo, no olvides que hasta los seis meses, tu bebé solo debe ser alimentado con leche materna o en su defecto fórmula infantil. No es recomendable el uso de jugos, infusiones o agua en ellos. Un bebé de lactancia materna difícilmente estará estreñido por la fácil digestión de la misma. Si usas fórmula es posible que sea necesario cambiar de línea, pide a tu pediatra te ayude a encontrar la más adecuada para tu bebé.

Si tu bebé ya inicio alimentación complementaria, disminuye los alimentos como plátano, manzana, arroz y ofrece más durazno, ciruela, verduras o avena. Y no olvides que tu bebé también necesita agua, ten un vaso a la mano para que pueda tomarlo de manera frecuente.

Pero mientras el cambio de alimentación comienza a surtir efecto o si tu bebé aún se encuentra con lactancia exclusiva, puedes realizar algunas estrategias que ayuden a tu  bebé a mejorar la función intestinal, entre ellas:

  1. Masajes: hazle masajes en el abdomen iniciando del ombligo, yendo hacia afuera y haciendo una espiral con movimientos circulares hacia la derecha.
  2. Ejercicios: con tu bebé acostado boca arriba, lleva las piernas hacia el cuerpo , de modo que las rodillas queden flexionadas en contacto con el abdomen (como si hiciera cuclillas) y posteriormente, realiza movimientos alternados de las piernas en un movimiento de pedaleo de bicicleta.
  3. Ayúdalo a relajar el esfínter: el uso de supositorios de glicerina es común, pero, es más recomendable hacer un estímulo externo; este consiste en colocar al bebé boca arriba con las piernas hacia la cabeza (como cuando cambiamos el pañal) y frotar muy suavemente la circunferencia del esfínter anal, para que este se relaje y facilite la evacuación. Puedes realizarlo con aceite vegetal para que no haya fricción. Esta medida también es útil en el caso de disquecia.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos

 

Categorías
Especiales

¿Ser mamá te estresa? 6 claves para que tu maternidad no te supere

Muchas mujeres sufren una ruptura con su propia identidad, proyectos, trabajo, ambiciones, tiempo libre y cuerpo cuando comienzan la maternidad; sienten que ya no son ellas mismas y poco a poco el ser mamá las supera. ¿Te está pasando? ¿Sientes que ser mamá te estresa?

La maternidad es una tarea que implica amor infinito acompañado de muchos esfuerzos y malabares, pero saber darle a cada cosa su sitio y encontrar el equilibrio es la clave.

Que tu maternidad no te supere

Para lograr el equilibrio que necesitas en tu nueva faceta hay algunas actividades que puedes poner en práctica:

Ponte guapa

Además de una amorosa mamá, eres esposa, pero ante todo mujer y por eso debes de gustarte y sentirte bien con lo que tienes frente al espejo. Para lograrlo, las pequeñas complacencias que antes te permitías para cuidar tu físico debes tenerlas presentes. Cada una tiene esos pequeños detalles y caprichos que le hacen sentir bien; piensa en algo de tu vida de antes de ser madre que te hacía sentir bien y prométete traerlo de vuelta. Es probable que no ocurra con la frecuencia de antes, pero al menos una vez al mes haz algo que te haga sentir guapa.

Promueve tu actitud zen

Un bebé trae muchas alegrías pero también es desconcertante. No sólo ocurre un gran cambio de vida, sino que también tu pequeño cambia con rapidez por lo que constantemente tienes que crear nuevas formas de hacer las cosas; eso agobia con facilidad. Ser consiente de que es normal sentirse de esa manera es fundamental, por lo que crear espacios para tomar perspectiva y tratar de desconectarte de los momentos de estrés es tu nuevo reto: una idea es que cuando pongas a dormir a tu bebé tienes la opción de cerrar los ojos, hacer ejercicios de respiración y meditar concentrándote en como entra y sale el aire de tu cuerpo, intentando evitar cualquier pensamiento al menos durante 15 minutos.

En pareja

Inevitablemente cuando nace el bebé se descuida un poco a la pareja y si antes había que cuidar la relación, ahora hay que hacer un esfuerzo extra. Conforme tu chiquitín crezca será cada vez más sencillo, pero mientras eso ocurre hay que buscar espacio para los dos. Sigan haciendo cosas que hacían antes de que llegara tu hijo y procura conservar la ternura entre ustedes: darle un beso y abrazo cuando llegue y se vaya, comprarle su comida favorita y, por supuesto, procurar el romance.

Diviértete con tu bebé

Es normal que al estar ocupada entre atender sus necesidades básicas, cuidar tu casa, la familia o el trabajo acabes exhausta al final del día y con la sensación de no haber hecho nada. Para contrarrestarlo, no hay nada mejor que hacer una actividad con tu pequeño; nada de celular, televisión y conversaciones de adultos, sólo tu hijo y tú. Las opciones son infinitas: una clase de música o estimulación oportuna para él, yoga mamá y bebé, masaje y reflexología, etc.

Busca tu tiempo

Aprende a pedir ayuda a tu pareja y familia no sólo para no llevar toda la carga del bebé y descansar, sino para hacer algo que te guste. Está comprobado que las mamás que desean hacer algo fuera del universo del bebé y no lo hacen, empiezan a sentirse insatisfechas, enojadas con el mundo y frustradas. Reconecta contigo misma y respeta tu tiempo para hacer o aprender algo que no tenga que ver con cambiar pañales.

Reactiva la agenda telefónica y sal con tus amigas.

Nadie cuidará mejor a tu pequeño que su padre, así que ir a cenar o a comer con ellas al menos una vez al mes sin el bebé, te dará un respiro. Aprovecha para desahogarte y ponerte al día de lo que ocurre en sus vidas, eso te ayudará a ver que eres la misma mujer de siempre. También es sano socializar con otras mamás y crear nuevas amistades; primero tendrán sólo el factor común de los hijos, pero con el tiempo verás que hay gente muy interesante a tu alrededor que tal vez no hubieras conocido de no haber sido por el hecho de tener un bebé.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Cómo disfrutar más a tu recién nacido