Categorías
Ser Mamá

Esposos estresan más a las mujeres que los hijos

Según un estudio, los esposos estresan más a las mujeres que los propios hijos; ¿Tu qué opinas? Veamos a qué se puede deber.

La gran cantidad de tareas diarias que comienzan en la casa, siguen en el trabajo y terminan, a última hora del día, en la casa, agobia a muchas madres de familia. Pero un reciente estudio demuestra que lo que realmente las estresa es su marido.

Si es tu caso, te dejamos esta receta especial de té para tranquilizar tus niveles de estrés y poder relajarte. ¡Pruébala!

Reduce el estrés con manzanilla

¿A qué se debe que los esposos estresan más a las mujeres?

La encuesta, elaborada por la Universidad de Padua en Italia, reveló que las mujeres se sienten más estresadas por el comportamiento de sus parejas que por el de sus propios hijos.

En la indagación, tres cuartas partes de las mujeres afirmaron que hacen la mayoría de las tareas del hogar y tienen la mayoría de las responsabilidades de crianza.

Una de cada cinco afirmó que la falta de ayuda y apoyo de sus maridos era la causa de gran parte de su estrés.

Este estudio también analizó a los hombres en sus vidas y descubrió que muchos de ellos confiaban mucho en las capacidades de sus esposas.

Ahora que sabes por qué tu esposo puede llegar a estresarte tanto, te compartimos esta información que te ayudará a ponerle fin. Recuerda que lo mejor es la comunicación, quizá, sea tiempo de sentarse a platicar; mira por qué te lo decimos:

Los 10 errores más comunes que generan peleas de pareja

Por Miguel Soria

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 tips para que los niños ayuden en casa

 

Categorías
Salud

¿Sientes que vives cansada? Averigua si tienes el Síndrome de la Fatiga Crónica

¿Tu rendimiento habitual ya no es el mismo, realmente te sientes agotada todos los días aunque hayas dormido bien y conforme avanza el día, te sientes con menos energía física y mental? Sí conviene que acudas a un médico lo antes posible para que él valore si sufres de fatiga crónica, o no. 

¿Qué es la fatiga crónica?

Es una inflamación del sistema nervioso central y muscular que acarrea muchos síntomas, tantos que puede llegar a confundirse con otras enfermedades, como la fibromialgia, en la que también está presente la fatiga por una duración de 6 meses o más,  sin una causa evidente.

Este síntoma se basan principalmente en la disfunción endocrinóloga (de las hormonas), inmunológica y neurológica. Si además del tiempo de fatiga te descubres algunos de los siguientes, no dudes en ir con tu médico, tu calidad de vida puede venirse abajo porque sí es una enfermedad discapacitante.

De hecho, esta enfermedad es «crónica» porque el el porcentaje de curaciones es muy bajo, oscila entre un 5-10%. Aunque, existen algunas enfermedades que sí suelen tener tratamiento y que pueden provocar también fatiga: hipotiroidismo, trastornos depresivos graves, trastornos hormonales, la obesidad, etc.

Algunos factores relacionados con la fatiga crónica y que se encuentran en fase de estudio son la edad, el estrés, la respuesta autoinmune ante algunos virus, sustancias químicas, agentes tóxicos y la genética.

Detecta tus síntomas:

  • Limitación en realizar las actividades diarias
  • Dolor de cabeza frecuentes
  • Debilidad
  • Insomnio (trastornos en la cantidad de sueño y en el ritmo de sueño).
  • Deterioro de la memoria
  • Fatiga persistente después del reposo
  • Fatiga intensa después de una actividad física (dolor, fatiga mental y muscular)
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Sensación de pesadez en brazos y piernas (dolor en músculos y articulaciones)
  • Falta de atención y concentración
  • Intolerancia a los olores

¿Cómo tratar la fatiga crónica?

No tiene cura, se atienden los síntomas para prevenirlos con las siguientes acciones:

  1. El ejercicio no debe ser excesivo ni de alto impacto.
  2. La alimentación es básica para una mejor calidad de vida.
  3. La vida social activa y sana es indispensable para no caer en la sensación de aislamiento.
  4. Es esencial redistribuir las tareas de la casa o del trabajo; delegar y no «obsesionarse» con la perfección y obligación.
  5. Las técnicas de relajación son vitales para reducir el estrés.
  6. Y cuando se esté bajo días de mucho trabajo o estrés, es necesario evitar las actividades intensas no obligatorias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Alimentos para aumentar tu energía