Categorías
Belleza

Cómo prevenir el cáncer de piel

Con estos sencillos y prácticos cuidados, te decimos cómo prevenir el cáncer de piel.

Uno de los consejos principales para prevenir el cáncer de piel es usar protector solar.

Si sólo acostumbras ponerte protector solar durante las vacaciones o cuando vas a la playa, debes cambiar de hábitos para prevenir el cáncer de piel ya que gracias al calentamiento global y a la afectación de la capa de ozono, ahora los rayos del sol afectan más la piel.

Cómo prevenir el cáncer de piel

Recuerda, en temporada de calor debes tomar más precauciones como:

  • Mantenerte hidratado
  • Usar protector solar con FPS 50 0 más
  • Usar gorras o sombreros
  • Utilizar lentes de sol (también hay para bebés y  niños pequeños)
  • Si te expones mucho tiempo a los rayos UV, puede ser que tu piel se vuelva propensa al cáncer de piel.

¿Qué es el cáncer de piel?

Un crecimiento anormal de las células cutáneas.

¿Qué zonas son más propensas a sufrir cáncer de piel?

Las zonas que tienen mayor exposición a los rayos el sol como: cuero cabelludo, orejas, brazos, cara, cuello, pies y manos.

Evita las manchas solares

Si expones tu piel, (sobre todo la de la cara) sin usar protector solar, tu piel podría mancharse, se podría pigmentar de blanco o café oscuro.

Sin arrugas

Lo que causa las arrugas, además del paso del tiempo es no tener una hidratación adecuada y exponerse al sol sin protector solar.

Si quieres verte joven por más tiempo, evita que los rayos del sol te den directamente a la cara y no salgas de casa sin usar protector solar.

¿Cuál es tu rutina de belleza para cuidar tu piel?

Mira cómo hacer que tu piel se vea joven en 3 pasos

Categorías
Ser Bebé

La razón por la que las manos de los bebés están siempre cerradas

Cada que ves las manos de tu bebé, ¡las tiene cerradas!

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

 

La razón por la cual los bebés tienen las manos cerradas durante el primer mes de vida se llama reflejo de agarre y es una etapa normal.

Tener los puños cerrados es un proceso normal y forma parte del desarrollo del bebé.

Si has observado las manitas de tu bebé recién nacido, notarás que tiene los puños cerrados o las manitas apretadas. Esto es un proceso normal, llamado “reflejo de agarre” y forma parte de su desarrollo.

Según los especialistas, el “reflejo de agarre” es un tiempo en el que el bebé se da cuenta que sus manos son una parte de su cuerpo y que puede controlar sus movimientos.

Es normal que los bebés tengan sus puñitos cerrados durante el primer mes de vida. Pasadas las 6 semanas intentará abrirlas poco a poco, y es cuando notarás que sus pequeñas articulaciones se encuentran más relajadas. Aunque también notarás que si pones tus dedos cerca de sus manos, querrá apretarlos, incluso si le acercas una sonaja ligera, hará el mismo efecto. Esto ayudará a que tu bebé vaya tomando fuerza para sujetar objetos.

De hecho, al tocar sus palmitas, inmediatamente intentará apretarlas, siendo esto parte del efecto reflejo.

 

Para los especialistas, es importante observar este tipo de señales, pues una rigidez anormal en sus manos puede ser indicio de enfermedades, ponte atenta a los movimientos de tu bebé.

Esto se debe a que las manos de tu bebé pasan por un desarrollo en el cual, con el tiempo tu hijo se va dando cuenta de que forman parte de su cuerpo.

A partir de las 12 semanas verás que tu bebé empieza a mover mucho más las manos, a jugar, a controlar más sus movimientos.

A las 15 semanas, verás que tu bebé querrá alcanzar con las dos manos los objetos frente a él.

A las 20 semanas tu bebé tomará los objetos con las dos manos y se las llevará a la boca para seguir explorando.

 

¿Has notado que tu bebé aprieta sus manos? ¡Cuéntanos!