Categorías
Ser Familia

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

¿A qué edad debes cubrir como papá tu desnudez frente a tu hijo? Descubre las señales que te ayudarán a entender si lo estás incomodando.

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Durante los primeros meses del bebé, nos resulta cómodo tanto a papá como a mamá bañarnos con nuestros pequeños. Incluso, hay papás que acostumbran estar en casa sin ropa. Sin embargo, hay cierta edad en que los hijos pueden mostrar cierta incomodidad ante este tipo de costumbres.

Los expertos dicen…

Alba García Barrera, investigadora de la Universidad a Distancia de Madrid, afirma que la desnudez de los padres frente a los hijos todavía es un tema sin resolver, pues algunos expertos opinan que ésta puede ocasionar futuros problemas sexuales; por otro lado, hay especialistas que opinan que es la mejor forma de que el niño descubra el cuerpo humano.

Las señales

En realidad no hay una edad específica en los hijos en la cual los padres deban cubrirse frente a ellos. Sin embargo, los niños pueden tener un cambio de actitud entre los 2 y 5 años, y esta se refleja en su lenguaje corporal con las siguientes señales:

  • Muestra mucha curiosidad sobre el cuerpo de mamá o papá
  • Rechaza el contacto físico, como los abrazos y besos
  • Parece excitado
  • Quiere tocar los órganos sexuales de mamá o papá
  • No deja de mirar los cuerpos de mamá o papá
  • Hace muchas preguntas sobre la diferencia en los cuerpos

Cuando los niños presentan estos signos, puede que esté percibiendo de forma negativa la desnudez y se deben tomar medidas necesarias. Más que platicar con él y tratar de explicarle, los padres deben valerse de su intuición para saber que sus hijos se sienten incómodos, pues desde pequeños empiezan a desarrollar el sentido de la intimidad y la privacidad.

¿Qué hacer?

Lo mejor será cubrirse frente a tu hijo para que también descubra el sentido de pertenencia personal de sus cuerpos y no crearle conflictos.

¿Le pasa a tu hijo?

Mi hijo se toca los genitales, ¿cómo saber cuándo es sano y cuándo no?

Las preguntas incómodas

Hay parejas que han tratado cubrirse desde un principio de sus hijos, pero esto no evitará que empiecen a diferenciar la sexualidad y madurez de otros cuerpos. Si empieza a preguntar, lo mejor es describir sin juicios, tal y como le explicarías otro tema de forma natural, sin entrar en grandes detalles.

Algo muy importante es que no debes mostrar incomodidad a tus hijos sobre el tema de la desnudez y la sexualidad, pues podrías cohibirlo sin querer. Lo mejor es ser claro y respetuoso para transmitirle un mensaje positivo y hacerlo sentir seguro.

¿Tu hijo te ha hecho preguntas sobre tu cuerpo?

Foto: Getty Images

¿Tienes a un pequeño curios en casa?

¿Por qué mi hijo quiere saberlo todo?

Categorías
Así Crece

Mi hijo se toca los genitales, ¿cómo saber cuándo es sano y cuándo no?

Una inquietud muy frecuente entre los papás es qué hacer cuando su hijo se toca los genitales. No es una conducta que deba preocuparte, solo es muy importante identificarla para actuar en consecuencia y de manera adecuada. Conoce de qué manera se manifiesta esta conducta, la delgada línea que divide una conducta sana de una mala y qué puedes hacer cuando sorprendas a tu hijo(a) tocándose.

¡Estoy muy asustada!… ¡Mi hija todo el tiempo se está frotando con la rodilla de su papá!, llegó una paciente con esta queja al consultorio.

Muchas inquietudes rodean el mundo de los niños. Nuevas sensaciones y experiencias aparecen todos los días. En este contexto los niños comienzan a descubrir su cuerpo y las sensaciones que provoca el contacto o el roce con las distintas partes de su cuerpo y se encuentran con la novedad que su cuerpo es diferente al del sexo opuesto.

¿A qué edad empiezan a tocarse?

Normalmente sería de los dos a los cinco años, que es justo cuando exploran el mundo incluyendo su propio cuerpo.

Según Freud, hablando de las 5 etapas de la sexualidad, nos enfocamos en la etapa fálica, ¿de qué trata esta etapa?

La etapa fálica va de los 3 a los 5 años de edad. El núcleo de energía de los niños se encuentra en el área genital, ellos experimentan placer al tocar sus partes íntimas y al masturbarse.

El erotismo es una parte importante dentro de esta etapa, aquí lo que van a tratar de hacer es explorar su cuerpo mediante sensaciones, succiones y miradas.

Los sentidos también ayudan al niño a saber qué es lo que le genera placer y que es lo que no, por ello, el tacto forma parte importante del desarrollo infantil.

Desde la succión del pulgar se ve un acto de placer en el niño, pero ahí no lo notamos como algo “malo”, cuando para el niño es exactamente lo mismo que tocarse los genitales.

La masturbación es parte de su desarrollo y lo que debemos de hacer como papás es transmitir el concepto de la privacidad, explicarle al niño que lo que está haciendo está bien por que se está conociendo, pero que es mejor si lo hace de forma privada o en un lugar donde se sienta más seguro.

Muchos niños se tocan los genitales y se succionan el dedo al momento de acostarse para ir a dormir. ¿Por qué lo hacen? Lo hacen porque sienten placer, se arrullan y les ayuda a quedarse dormidos más rápido. Los niños pasan de la succión a la masturbación.

¿Cómo saber cuando ya no es un juego exploratorio sano o verlo como un foco rojo?

  • Cuando un niño fuerza al otro a jugar
  • Cuando ya no están dentro de las edades de exploración o existe mucha diferencia de edades entre los niños que están jugando
  • Tu hijo se vio forzado en mantener un secreto
  • Cuando hay estimulación oral por parte de alguno sobre los genitales del otro
  • Cuando ocurre con mucha frecuencia y no puede ser redirigido
  • Cuando está asociado a una agresión física
  • Cuando hacen el simulacro de actos sexuales adultos

En este caso seria importante hablar con un profesional para que se oriente en cada caso.

¿Qué pasa si estos roces o esta masturbación los hace con frecuencia?

Hay que valorar si es por tiempo prolongado, o no, muchas veces lo pueden hacer para descargar su energía, esto es más común en los casos de niños hiperactivos, pero no hay por qué alarmarse, solamente hay que estar al pendiente si llega a irritarse o a alguna infección, en ese caso sí hay que acudir a un pediatra.

Otra causa que puede ser es la ansiedad, cuando un niño se siente muy ansioso lo primero que va a hacer es tratar de calmar esta ansiedad y ¿cómo lo va a hacer? Tocándose, sacando esta energía, lo mismo sería en caso de que el niño se sienta estresado.

¿Qué debes hacer tu hijo se toca los genitales?

Educarlo y guiarlo de forma que no vea la sexualidad como algo negativo, si no todo lo contrario, esto obviamente sin castigos y sin regaños.

Para los niños no hay diferencia entre partes de su cuerpo, no saben que lo que están tocando es una parte “íntima” o es su panza; no distinguen, tampoco saben que se debería de hacer en privado.

El tema de la sexualidad infantil es un tema tabú dentro de nuestra sociedad.

Muchos pensamos que la sexualidad es solamente llevada a cabo en la adolescencia o en la adultez y no le damos importancia, o lo vemos como algo negativo cuando es la sexualidad infantil. Como humanos, somos seres sexuados y sería un error pensar que en los niños no puede haber sexualidad.

Los niños usan la masturbación como tema de descarga y relajación, no es una cosa morbosa, si yo me hago o me hacen “piojito” en la cabeza sería otro tipo de masturbación.

Una de las cosas mas importantes es que el niño no lo vea como algo malo, como algo sucio, que sepa que es completamente normal y que se puede hacer sin ninguna culpa.

El pudor es lo que debemos de tratar como papás, decirle al niño que está bien que explore su cuerpo, lo que no está bien es que alguien más lo explore por él.

Explicarle al niño que su cuerpo es suyo y que nadie más lo puede tocar si él/ella no quiere. Esto para prevenir cualquier tipo de abuso, que sienta que debe cuidar de él y que él puede poner sus reglas.

Los niños entienden mucho mejor con ejemplos.

Otra cosa importante es decirle al niño cómo en realidad se llaman las partes de su cuerpo: pene, vagina, vulva, testículos.

Cuando tu hijo se toque, decirle: “Ese es tu pene”, no “tu cosita o tu pilín”, a tu hija decirle: “Esa es tu vagina”, en lugar de “tu colita”.

Poner apodos hace que sientan vergüenza, pena, culpa, cuando se habla de estos, a parte de que puede sentirse ajeno a sus partes íntimas por el hecho de llamarlas por otro nombre.

Lo que necesitas tratar de evitar es que tu niño sienta confusión cuando escuche el nombre incorrecto de sus partes, ya que muchas personas les llaman de otra forma y no todos entienden con los mismos apodos.

¿Cómo te gustaría que tu hijo creciera pensando y viviendo su sexualidad?
Educar la sexualidad abiertamente ayuda a la seguridad y confianza de los niños,
saber que es completamente natural que les surjan dudas de cualquier tipo y como papás estar ahí para responderlas.

Por Mtra. Loretta Nieto Gállego, psicóloga, terapeuta sexual y de pareja. Whats app: 55 4566- 1865 @twomindstherapist

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Mi hijo pequeño se estimula los genitales

Categorías
Padres e Hijos

Masturbación en niños, ¿es normal?

La masturbación está inevitablemente relacionada al campo del deseo sexual, ¿pero qué se debe pensar cuando está práctica aparece en niños pequeños?

De acuerdo con estudio que publicó la revista ‘Pediatrics’, a partir de los cinco meses de edad los bebés comienzan a explorar su cuerpo, a tocar sus genitales. Y esto lo hará más frecuentemente después de los tres años.

Por supuesto que es de lo más normal que realicen preguntas sobre su cuerpo y que comiencen a serles evidentes las diferencias entre ellos y las niñas.

Getty Images

Para saber si los niños realmente se están masturbando o se trata de otra situación, hay que poner atención en los movimientos pélvicos contra el piso u objetos, alguna postura inusual, sudoración, sofocos, cambios en la respiración o si se ruborizan.

La práctica de la masturbación en niños se puede considerar normal. Los pequeñines no tienen la connotación sexual que los adultos le damos, simplemente lo hacen por sentir una sensación agradable.

Hay que hablar con nuestros hijos para explicarles que no está mal explorarse, pero no deben hacerlo frente a los demás, ya que es una situación privada. También hay que advertirles que deben tocarse con cuidado, de otra manera pueden lastimarse o rozarse.