Categories
Padres e Hijos

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Antes de que pierdas el control con tu hijo, cierra los ojos y respira. Te damos 5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia.

Hay veces en que tu hijo saca las peores emociones que hay dentro de ti, calma, recita en tu cabeza una y otra vez: paciencia, paciencia y más paciencia.

Gritar o dejar que tu enojo se desborde en tu hijo sólo te traerá tres problemas más:

* Te sentirás agotada

* Tu mente estará aturdida

* Tendrás la culpa de tratar mal a tu hijo

¿Cómo no gritar?

Sobre todo, no pierdas la paciencia y no olvides que tu actitud y las relaciones familiares dentro de tu hogar son un ejemplo para tu hijo.

Si sientes que vas a perder la cordura cuando tu hijo hace alguna travesura…

Sigue estas recomendaciones

1) Actúa, sin gritar. Si tu hijo hace algo que te molesta mucho, detén la acción despacio y sin arrebatos.

2) Cálmate. Si estás muy alterada, lo mejor es que dejes a tu hijo en un lugar seguro hasta que te tranquilices.

3) Desahógate. Respira hondo y suelta el aire con suavidad (exhala e inhala tanto como lo necesites).

4) Toma el control. Una vez que tú estés tranquila, podrás arreglar la situación.

5) Habla con tu hijo. Está bien dejarle ver a tu hijo que su acción te molestó, te hizo enojar, te hizo sentir triste o incluso llorar, él aprenderá a que mamá puede enojarse, y mucho, pero no muestres  descontrol frente a él.

Ten en mente que por más mal que haya hecho tu hijo no puedes darte el lujo de estallar. Los arrebatos no educan, al contrario, te alejan de tu hijo. No es bueno que te dejes llevar por el enojo, pero sí debes mostrar tu desagrado y poner límites claros.

¿Tu hijo ha agotado tu paciencia? ¿Qué haces para calmarte? ¿Le has dado un golpe?

Categories
Salud

Tips para fortalecer las defensas de tu bebé

¿Estás notando que tu bebé se enferma muy seguido o más que otros bebés? Además de acudir a revisión con el pediatra, te compartimos estos tips para fortalecer las defensas de tu bebé. 

El sistema inmunológico es el encargado de proteger al cuerpo de gérmenes. Desde el octavo mes de gestación la placenta empieza a transmitirle anticuerpos al bebé que lo protegerán durante sus primeros seis meses de vida.

Para que las defensas maduren correctamente es necesario que tu bebé esté en contacto con los microbios, porque así su organismo aprenderá a rechazarlos. Por ello debes lograr un equilibrio entre una higiene adecuada y cierto contacto con los microbios más comunes.

Ahí radica la conveniencia de dejar a los niños un poco libres para tocar y chupar objetos, gatear o arrastrarse por el suelo o jugar con las mascotas de casa (vacunadas).

Tips para fortalecer las defensas de tu bebé

  • No le des antibióticos sin la orden del pediatra.
  • No fumes delante de tu hijo.
  • Pinta su habitación en colores pastel, con una luz agradable contribuirás a su bienestar y potenciará sus defensas.
  • La leche materna está repleta de sustancias que potencian la inmunidad: extiende la lactancia tanto como puedas.
  • Si le recetan antibióticos, dáselos en las cantidades y tiempo indicados para que no desarrolle resistencia a ellos.
  • Tu hijo debe dormir lo suficiente: entre 16 y 20 horas (recién nacidos); y 14 a 15 horas, de seis a 12 meses.

LLÉNALO DE APAPACHOS, CARICIAS, MASAJES Y BESOS
Muchos estudios vinculan el estrés y la inseguridad emocional con una disminución de las defensas del organismo. Tu misión para reforzar el sistema inmunológico de tu bebé es proporcionarle un entorno estable, transmitirle amor mediante tu atención, voz cálida y contacto físico.

Las vacunas preparan el cuerpo del recién nacido para generar anticuerpos, lo que le protege de ciertas enfermedades infecciosas en extremo peligrosas o al menos minimizan el riesgo de que las contraiga. Asegúrate de que tu hijo cumpla con el esquema de vacunación que fija el sector salud.

Por Mayra Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Espirulina, una proteína similar a la carne con muchos beneficios para tu hijo

Categories
Ser Bebé

¿Es conveniente ponerle aretes a tu bebé?

Es una costumbre que las mamás, en especial las mujeres latinas, quieran ponerle aretes a su bebé  justo al nacer y que los lóbulos de sus orejitas sean perforados antes de salir del hospital. Te invitamos a conocer el momento ideal y las precauciones para que tu bebé pueda usar aretes sin riesgo.

Una de las razones principales de esta costumbre es porque se cree que la bebé recién nacida sentirá menos dolor, por tanto, es más fácil de perforar.

Sin embargo, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) recomienda esperar a que tenga un cuadro de vacunación más completo, lo cual se da a los dos años de edad.

También, afirma que si la perforación se hace correctamente y posteriormente se realiza un seguimiento cuidadoso, hay pocos riesgos de sufrir alguna infección.

Tips para ponerle los aretes de manera segura

Si tienes planeado perforar los lóbulos de tu bebé recién nacida, toma en cuenta las siguientes precauciones:

1. Asegúrate de que el equipo para realizar la perforación esté esterilizado, hecho a base de materiales quirúrgicos hipoalergénicos, y diseñado especialmente con el propósito de perforar el lóbulo.

2. El equipo incluye los aretes para bebé, que se dejan puestos después de la perforación.

3. Si en el hospital no hacen la perforación del lóbulo a las recién nacidas, pídele a tu pediatra que te recomiende a un especialista para que pueda hacerlo.

4. Cerciórate de que sean aretes de oro de 14 quilates por lo menos. Cualquier otro material, incluso chapa de oro, puede causarle a tu hija una infección o una reacción alérgica.

5. No uses aretes de bebé tipo arracadas, porque puede atorarse en su ropita y causarle algún daño.

6. De preferencia los aretes para bebé deben ser muy pequeños, redondos y pegados a la oreja.

7. La perforación es muy sencilla y rápida, pero a tu bebé le dolerá un poco, ya que se realiza sin anestesia. De cualquier forma pregunta a su pediatra cualquier duda que puede ocasionarle la perforación a tu bebé.

 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Estos los daños para las niñas cuando utilizan zapatillas

 

Categories
Padres e Hijos

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Sin darte cuenta, sí puedes tener un hijo preferido, aunque no lo creas. Así lo señala Jeffrey Kluger, autor de los libros El efecto de los hermanos y Por qué a mamá le gustas más tú. Te contamos más acerca de este tema. 

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Esta afirmación del periodista se basa en investigaciones donde se analizó la dinámica familiar. Entre ellos, el trabajo de Catherine Conger, de la Universidad de California (Estados Unidos), quien tras visitar a unas 400 familias para conocer sus interacciones, concluyó que “el 65% de las madres y el 70% de los padres muestran preferencia por uno de los hijos, usualmente el mayor”.

El inconsciente tiene mucho que ver y existen varios patrones distintos a la hora de que papá y mamá se inclinan por alguno, entre los más comunes son:

  • Se “reparten” los hijos y el varón es el preferido de mamá mientras que las niñas son las favoritas de papá.
  • Se pueden ver proyectados en alguno de los hijos, el que se parece más y en el que ven una posible “versión mejorada” de nosotros mismos.
  • Se pueden proyectar en la pareja, en algún familiar ya fallecido o en alguien que se quiere mucho.
  • Inconscientemente nos sintamos más preocupados por el hijo menos parecido a nosotros, porque buscamos entenderlo más.
  • Hay hijos que llegan en un momento vital determinado para “llenar un vacío”  de algo o de alguien.
  • Frecuentemente es el hijo mayor el favorito porque es el hijo al que dedicas más dinero, recursos, atenciones.
  • Aunque, el menor también tiene posibilidades de ser favorito, por una especie de compasión, porque el pequeño es el que más necesita a los padres

Y aquí entre nosotros mamá, ¿sí tienes inclinación por alguno de tus hijos?

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos

 

Categories
Ser Mamá

5 consejos para despedirte de tu hijo sin que llore

Si siempre que ya vas a salir de casa para ir a trabajar tu hijo comienza un gran berrinche, estos consejos son para ti. ¡Adiós lágrimas! Mira cómo despedirte de tu hijo sin que llore.

Es muy común que las mamás se sientan culpables cuando tienen que regresar al trabajo y tienen que separarse de sus hijos. Sin embargo, recuerda que ser una mujer profesionista no está peleado con tu papel de mamá, el que vayas a trabajar no significa que estés abandonando a tu hijo y mucho menos que esto provoque un daño emocional gravísimo e irreparable en él.

Al contrario, tienes la oportunidad de enseñar a tus hijos e hijas que eres una mujer que puede ser exitosa en lo laboral y ser la mejor mamá del mundo, ¡al mismo tiempo!

Si tu hijos está llevando mal tu ausencia, la solución no radica en que dejes de trabajar. Habla con él y explícale los motivos por los cuales vas a trabajar; habla con el corazón y verás como él te entenderá.

Cómo decir adiós sin que tu hijo llore

1. Un día antes prepara junto a tu hijo la cena, el lunch, revisa sus tareas, etc. El objetivo es que te hagas presente en su día a día.

2. Siempre sonríe cuando te vayas, evita las caras tristes y de preocupación. No hay por qué hacerlo, vas a trabajar y en la tarde regresarás contenta a casa. ¡Olvídate de la idea del abandono!

3. Cuando te despidas, dale un beso grande y dile que “disfrute su día”, “qué la pase genial” en lugar de hacer un “drama” y decirle que los vas a extrañar o que la vida es injusta porque te vas.

4. No prolongues la despedida; entrar y salir sólo empeorará la situación. Si dices adiós, te marchas. Si tu hijo se queda muy mal, justo antes de irte prométele que llamarás en cuando llegues al trabajo (o antes de meterte en el coche) para comprobar que ya está jugando (y lo haces, claro).

5. Usa la tecnología a tu favor; llama para saber como va todo, mándale un mensaje donde le digas cuánto lo quieres, haz un video chistoso de tu trabajo, comparte con ellos tus logros, etc.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

4 técnicas para serenarte y poder ayudar a tu hijo en berrinche

Categories
Padres e Hijos

5 claves para lograr que tu hijo duerma la siesta

Reforzar el sueño nocturno con una o dos siestas diurnas ayuda a tu hijo a asimilar mejor el aprendizaje y a estar más fresco y de mejor humor por la tarde. ¿Las claves? Te compartimos cómo lograr que tu hijo duerma la siesta. 

A los dos años, todavía es muy conveniente que tu hijo duerma la siesta a lo largo del día.

Se avecina una época de grandes cambios: tu hijo comienza a ir al baño solo, a vestirse sin la ayuda de papá o mamá y, en muchos casos, empieza la guardería. Para enfrentarse a todo esto necesita estar descansado.

1. ¿Cuánto necesita dormir durante la siesta?
Entre los seis meses y el año se consolida el sueño nocturno, y lo habitual es que empiece a dormir de corrido por la noche. A los dos años sigue necesitando entre una y dos siestas diurnas para completar el sueño. A esta edad duerme una media de 12 horas diarias, de las cuales diez suelen ser nocturnas y dos diurnas. A medida que crece, el número de horas se reduce. Así, a los cuatro años duerme diez horas y media.

2. ¿Por qué es tan necesaria la siesta?
La siesta no sólo le ayuda a “recargar las pilas” a mitad del día, también le facilita el aprendizaje. Porque al estar más descansado, asimila mejor los descubrimientos de la tarde. Le ayuda, además, a llegar más relajado a la hora de meterse a la cama por la noche, lo que sin duda hará que disminuyan las clásicas peleas con un pequeño que está de malas porque tiene tanto sueño que no se puede dormir.

3. ¿Cuánto debe durar la siesta?
Si el pequeño toma dos siestas al día cada una podría durar entre 45 y 60 minutos. Y si toma solo una, no deberá prolongarse más de dos horas; no obstante, estos son valores aproximados. Cada pequeño es un mundo y tiene sus propias necesidades. Lo más recomendable es que observes a tu hijo atentamente para conocer y determinar lo que es mejor para él en cada momento.

4. ¿A qué hora dormirla?
Lo mejor es que haga varias siestas y que la primera sea a media mañana, tres o cuatro horas después de que el niño se haya levantado. Para entonces, ya habrá jugado, experimentado y es muy posible que necesite reponer fuerzas para llegar descansado a la hora de la comida.

5. Siempre a la misma hora
Conviene establecer un horario fijo de siesta para que el niño forme el hábito y tenga sueño siempre a la misma hora. No pasa nada si un día no hace la siesta. Los dos años están llenos de cambios, así que tiene flexibilidad para aprender a nuevas cosas. Eso sí, siempre que estas variaciones sea ocasionales, porque si son constantes perderán las rutinas que tanto te ha costado conseguir.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Categories
Así Crece

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Su aparición no provoca fiebre ni diarrea, pero sí cierto malestar, normal y pasajero. Aquí te compartimos algunas de las dudas sobre los primeros dientes, que hemos solucionado para ti.  

Dudas sobre los primeros dientes

1. ¿Se pueden usar pomadas antiinflamatorias?

Sí, pero estas cremas no siempre son eficaces por el exceso de saliva que hay en la boca del bebé. Además, muchas contienen azúcares en sus excipientes. Unas gotas de paracetamol sobre la encía, o un antiinflamatorio, como el ibuprofeno, para bajar la hinchazón, pueden aliviarlo. En cualquier caso, antes de dar al bebé un medicamento hay que preguntar al pediatra.

2. ¿Cuándo hay que consultar al dentista si no han salido los dientes?

Aunque la causa puede ser hereditaria, si en el primer cumpleaños todavía no le ha salido ningún diente, puede existir un retraso que debe evaluar el pediatra. Si el pequeño tuviera una talla o peso por debajo de lo normal o la cabeza demasiado grande, el especialista evaluará si la ausencia de dentición se debe a la existencia de algún síndrome más complejo, como el hipotiroidismo.

3. ¿Es normal que los tenga separados?

Sí, esta separación es más llamativa sobre los 4 años, pero no es definitiva. Los dientes permanentes que saldrán después son más grandes y harán desaparecer estos espacios interdentales.

4. ¿Hay que llevarlo al dentista si se rompe un diente?

Aunque no hay que alarmarse, lo mejor es hacer una visita al dentista para descartar problemas mayores en la boquita del bebé. A veces, si el borde roto ha quedado afilado, el odontólogo optará por suavizarlo o rellenarlo con un empaste. Si el diente se ha movido de su sitio, tiene una manchita rosa o le duele pasados unos días, puede que la fractura haya alcanzado el nervio. En ese caso, el dentista decidirá si conviene extraer el diente al completo o tratar el nervio (pulpotomía).

5. ¿Por qué son importantes los dientes de leche si acabarán cayéndose?

Aunque están destinados a caerse y ser sustituidos por los definitivos, de ellos depende la correcta coordinación de las arcadas superior e inferior en el futuro. Mientras permanecen en la boca, les están guardando el sitio a los permanentes. Por eso, cuando una pieza se cae prematuramente, se pone un aparato que ocupa su espacio. La falta de cuidados puede repercutir negativamente en los que vendrán después.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Papillas para calmar el dolor de los dientes

 

Categories
Padres e Hijos

Cómo preparar a tu hijo para un examen

¿A tu hijo le cuestan trabajo los exámenes? Se pone nervioso, se le complica memorizar las lecciones, se distrae fácilmente al estudiar… Te decimos cómo preparar a tu hijo para un examen, pues tal vez a ti ya te suene muy lejano todo aquello de las pruebas, tareas y trabajos finales, pero para tu hijo es un constante reto.

Apóyalo no sólo para que salga con buenas notas, sino para que disfrute al máximo su etapa escolar.

Aquí te dejamos unos consejos para que apoyes a tus pequeños en temporadas de exámenes:

1. Alimentación: es fundamental para que tu pequeño mejore su concentración y memoria. Te recomendamos que en temporada de exámenes lo alimentes con frutas secas, como nueces, almendras y arándanos. Y ojo con las frituras y otras golosinas: éstas le roban hierro, por lo que es factible que no las consuma demasiado. Pero tampoco se las quites porque lo sentirá como un castigo.

2. Horarios de estudio: son muy importantes definirlos y lo recomendable es que sean de 1 a 2 horas por día, semanas antes de su examen. Es recomendable planificarlo, ya que le servirá de poco estudiar días antes del examen todo el día, pues es más difícil que su cerebro retenga información, además de que tu pequeño se sentirá muy presionado.

3. No todo son libros: puedes elaborar junto con él un memorama de los temas que va a ver en los exámenes. Es una forma divertida y didáctica de aprender.

4. Ambiente para estudiar: a la hora de repasar, evita que haya sonidos fuertes y distractores, como el de la licuadora o la televisión. También evitar otro tipo de distractores como el celular o la computadora. Además, si vas a estudiar con él, procura hacerlo a su lado, no de frente ni de espaldas a él, y yendo a su ritmo. No lo presiones tratando de que aprenda algo a la primera. Necesitarás armarte de paciencia.

5. Un poco de ejercicio: después de estudiar, salgan a caminar o a jugar a un parque. Su mente descansará y procesará mejor la información. Además, se relajará y no verá el estudio como un castigo.

6. No todo en la vida es un 10: Los niños en ocasiones se presionan pensando que han fallado si no sacan un 10 redondo en sus materias. Si ha salido bien en sus notas, felicítalo; si no ha salido tan bien, pregúntale con confianza y afecto qué es lo que le cuesta aprender.

Como mamá o papá, puedes hacer que la etapa escolar de tu hijo sea fructífera, divertida, productiva y muy agradable.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Factores que afectan el rendimiento escolar de tu hijo

Categories
Ser Mamá

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Los brazos suelen ser “olvidados” en las rutinas de gimnasia prenatal, pero es importante trabajar su musculatura porque cuando nazca tu bebé, llevarán el esfuerzo que implica su cuidado y protección

Recuerda que antes de realizar cualquier tipo de actividad física, debes consultar a tu médico y seguir sus indicaciones; cuídate y a tu bebé.

Mira todos los beneficios que los cristales tienen para ti…

La cristaloterapia equilibra tu cuerpo

NECESITAS:

  • Pesas de 250 gramos
  • Liga

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Prepara tus brazos para el esfuerzo que harás cuando nazca tu bebé. Estos ejercicios sirven para fortalecerlos y si los haces con regularidad (unos minutos al día), notarás cómo mejoras el tono muscular y tendrás menos riesgo de contracturas o dolor.

  1. Lo importante es mover hombros y codos, cuidando no arquear la espalda en ningún momento. Toma una pesa en cada mano y júntalas delante del pecho; manteniendo los codos a esa altura, pon los brazos en cruz y vuelve a la posición inicial.
  2. Colócate de pie, con las piernas ligeramente flexionadas y separadas, la espalda recta, el abdomen contraído, los brazos a lo largo del cuerpo y una pesa en cada mano.
  3. Dobla los codos con fuerza hasta acercar las manos a los hombros y tensa bien los bíceps. Mantén cinco segundos esta postura y vuelve lento a la posición inicial. Haz 10 repeticiones.
  4. Levanta los brazos lateralmente hasta ponerlos en cruz, luego bájalos a los costados. Haz 10 repeticiones.
  5. Pisa la cinta elástica con los dos pies y sujeta los extremos con las manos a la altura de la cintura. Mantén los codos pegados al cuerpo mientras elevas los brazos hasta tu pecho, realízalo 10 veces.
  6. Junta las manos por encima de la cabeza y vuelve a colocarlos en cruz; sostén cinco segundos y eleva de nuevo; hazlo 10 veces.

Trata de hacer estas rutinas al menos tres veces en una sesión, sin quedar agotada no hacerlo rápido. Cuídate y a tu bebé.

¿El doctor te recomendó hacer ejercicio en el embarazo?

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO EN LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE ENERO DE 2019

Foto: Getty Images

Velo pensando para cuando tu bebé llegue a tus brazos…

¿Cuándo comenzar a hacer yoga con tu bebé?

Categories
Así Crece

¿Qué son las neuronas espejo y para que le sirven a tu bebé?

Son las responsables de que tu bebé pueda aprender, ¡imitándote! Conoce cómo funcionan las neuronas espejo para que les saques todo su potencial y ayudes a tu bebé a desarrollar todas su habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Mira cómo. 

Por Jessica López con asesoría Joseph I. Sirven, jefe del departamento de neurología de Clínica Mayo

¿Qué son las neuronas espejo?

“El primer caso en el que los investigadores (el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti) encontraron la existencia de este tipo de neuronas fue en los monos (se estaban estudiando las neuronas encargadas de los movimientos de las manos).

En los monos se observó que las mismas neuronas que se activaban cuando hacían algún movimiento concreto con sus manos también se activaban cuando veían a otro mono realizar el mismo gesto, como si el mismo mono estuviese haciéndolo”, comenta el experto Marco Iacoboni.

Los investigadores comenzaron a deducir que lo mismo podría ocurrir en el cerebro de los humanos, por lo que iniciaron estudios de resonancia funcional mediante los cuales fue posible ver las reacciones del cerebro humano ante el movimiento corporal, los pensamientos o las emociones y compararlas con las de los monos.

El resultado: similitudes en las partes del cerebro que se activan cuando observamos los movimientos de otra persona. “Pero en este momento no está 100 % comprobado; el asunto es que en el cerebro humano no se puede estudiar de la misma manera que el cerebro de un animal porque es mucho más invasivo”, explica el neurólogo Joseph Sirven.

Las que ayudan a tu bebé a aprender

Esta capacidad de imitar el movimiento de quien observamos se descubrió con una particularidad: como las neuronas espejo se localizan en el sistema límbico del cerebro (regulador de nuestras emociones, memoria, hambre e instintos sexuales) nos permiten también reconocer las sensaciones de los demás e imitarlas; es decir, vivirlas en propia piel.

Justo por ello, podemos sentir el dolor, alegría, rencor, angustia, miedo… ajenos: ocurre que “somos el espejo de los demás”, como dice Marco Iacoboni, neurocientífico de la Universidad de California y estudioso del tema.

En este sentido, las neuronas espejo no solo han sido importantes para comprender nuestro proceso de aprendizaje del lenguaje y cómo conocemos el mundo que nos rodea, también son esenciales para nuestro proceso de socialización: “Podemos comprender los estados mentales de los demás simulándolos en nuestro cerebro, es lo que llamamos ‘imitación’ y esta es la base de las relaciones humanas”, concluye Iacoboni.

¿Por qué se les llama espejo?

•Reflejan la actividad que miramos en el otro; ayudan a planificar nuestras acciones porque a través de la observación re- conocemos la utilidad de cada conducta.

•Reflejan el porqué otro realiza tal activi- dad; permiten comprender lo que pien- san los demás pues están implicadas en el reconocimiento de las intenciones de las acciones de otras personas.

•Reflejan no solo lo que observamos del otro a nivel exterior, también a nivel emocional: nos ayudan a visualizar qué piensan y sien- ten los demás, por tanto, a empatizar.

A TU BEBÉ LAS NEURONAS ESPEJO LE SIRVEN PARA IMITAR A SUS PAPÁS E IR APRENDIENDO A DESENVOLVERSE EN EL NUEVO MUNDO:

•Aprenden los movimientos motores de sus adultos cuidadores.

•Reconocen el para qué de esos movimientos.

•Imitan la gesticulación de los labios y así aprenden a hablar.

•Reconocen las emociones a través de la observación del lenguaje no verbal.

¿SABÍAS QUE DURANTE TODA LA VIDA DE TU HIJO SEGUIRÁ FOIRMANDO NEURONAS NUEVAS?

Se ha descubierto que las conexiones neuronales siguen desarrollándose a lo largo de la vida, y las neuronas espejo no son la excepción. Por tanto, nuestra capacidad de empatía sí puede aumentar. ¿Qué se puede hacer para estimularla? Trata de pensar continuamente en las emociones, acciones y pensamientos de las otras personas, empatiza tú y ayuda a tu niño a ponerse en los zapatos del otro.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca del funcionamiento de cerebro de tu hijo:

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?