Categorías
Salud

Tips de alimentación para niños con aparatos dentales

Si tu hijo está bajo tratamiento de ortodoncia, al menos durante dos años, puede tener dificultades a la hora de comer, sobre todo después de sus citas de ajuste de los brackets. Te compartimos estos tips que ayudan a los niños con aparatos dentales a comer sin dolor o tantas molestias.

Niños con aparatos dentales

Dolor, sensibilidad en los dientes, irritación en la parte interna de la boca y encías o molestias al masticar son algunos de los problemas que puede tener tu niño si usa  algún aparato dental a causa de un proceso de ortodoncia.

En este caso es necesario controlar que tu hijo consuma la cantidad de calorías que necesita. A pesar de las incomodidades y molestias que pueda generar el aparato, es recomendable seguir una dieta equilibrada y saludable.

Los expertos recomiendan:

  • Evitar los huesos y los cartílagos de la carne y preferir las partes más blandas. Se recomienda cortar todas las carnes en trozos pequeños y cocinarlas bien.
  • Darles frutas suaves como las uvas, sandía o el melón. Y en el caso de las frutas duras como  peras o manzanas deben ser cocidas, al horno o en puré.
  • En el caso de los vegetales, los más duros como la zanahoria, el betabel o el brócoli deben comerse preferiblemente al vapor.
  • Los postres deben preferir los flanes, pudines, gelatinas y yogures que son suaves y no causan molestias. Aunque debemos controlar los azúcares de estos porque pueden causar caries.
  • Algunos alimentos crocantes como los frutos secos, palomitas de maíz, vegetales crudos duros, chicles o ciertas frituras están completamente contraindicados.

FOTO DE GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Categorías
Belleza

Síntomas de que el estrés está dañando tu piel

El estrés no solamente afecta tu salud mental, también le causa daño a ciertas partes del cuerpo, como tu piel.

Cuando la ansiedad se encuentra presente en tu vida, tu piel se puede ver afectada por granitos o imperfecciones, además pierde luminosidad, provocando que se vea opaca o oscura.

Por otra parte, están las ojeras marcadasel primer síntoma de que debes relajartes un poco, pues estas molestas manchas se harán más visibles y oscuras, además no vienen solas, también aparecen bolsas e inflamación en la zona.

En seguida, llega la resequedad y deshidratación, la piel se ve más seca tras la rutina de limpieza, otro síntoma es cuando la piel absorbe muy rápido la crema que se le aplica e incluso puede haber aparición de descamaciones en algunas zonas.

El estrés puede perjudicar al colágeno y la elastina que componen la piel, por lo que algunas líneas de expresión se pueden comenzar a marcar o hacer más visibles de lo que ya son, provocando la apariencia de rasgos más duros y, en ocasiones arrugas que se vuelven definitivas.

¿Qué puedes hacer?

Para estos tipos de problemas en la piel, primero debes tratar de relajarte más, manejar tu estrés y ansiedad. Por otra parte, existen algunos elementos que te pueden ayudar a contrarrestar los efectos que ya hemos mencionado, como un gel o roll-on antiojeras, tratamientos faciales, tratamientos naturistas o masajes.

También existe el rodillo masajeador de jade, instrumento que ayuda a la sangre de tu rostro a circular correctamente, busca alternativas, ¡pero recuerda estar relajada!

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

13 formas de consentirte antes de dormir

 

Categorías
Embarazo

Cómo ayudar a tu pareja en la últimas semanas de embarazo

Son las más difíciles tanto en lo físico como en lo emocional. A mamá le cuesta cada día más cargar el peso de su pancita, tiene nervios, miedo y estrés. Justo por esto, necesita de toda tu comprensión y ayuda para vivir estas últimas semanas de embarazo lo mejor posible.

Hay mucho que puedes hacer para ayudar a tu pareja en este último mes del embarazo

  1. La familia y los amigos quizá estén muy al pendiente del nacimiento de su bebé; si entran al teléfono de tu pareja muchas llamadas para preguntarle, sugiérele  grabar un mensaje de recepción de llamada que diga “hola, aún no nace el bebé, estamos bien; pronto tendrás noticias». Es para minorar el estrés social.
  2. Permanece cerca lo más que puedas. Justo ahora es cuando necesitas priorizar el tiempo con tu pareja: pide permiso para salir más temprano del trabajo, evita tus compromisos sociales con amigos, pasa tiempo en casa a solas con ella y haciendo lo que ella necesita.
  3. Mantente comunicado y al pendiente de ella. Algunos mensajes o una llamada por teléfono al día no le vendrán mal, se sentirá cuidada y amada; no olvides tu teléfono porque si ella te llega a llamar le angustiará si no te encuentra; está en un momento muy emocional.
  4. Permanece lo más calmado que puedas; ella ya estará nerviosa por los dos y necesita tu mano firme y segura.
  5. Sé paciente, puede que ella haga cosas extrañas, como el síndrome del nido, en el que las mujeres embarazadas, comienzan a preparar la casa para la llegada del bebé y todo lo quieren limpiar y ordenar. Haz equipo con ella y háganlo.
  6. Repasas las técnicas que usaras durante el parto, si lo vas a presenciar, como las técnicas de respiración, relajación, los masajes…
  7. Entiéndela; habrá momentos en que desee estar sola, con ella misma y habrá momentos en que te necesitará mucho y querrá que la mimes y le cumplas hasta el último capricho, se vale; ella tiene todo un mundo de hormonas encima actuando sobre sus emociones.
  8. Procúrale el descanso; si áun no ha dejado de trabajar, facilítale las cosas en casa, en su trayecto a casa o al trabajo; ocúpate tú de los quehaceres del hogar o contrata a alguien, que ella ocupe su tiempo en estar relajada, dormir y descansar.

Serás un gran padre si comienzas siendo una gran pareja;
el trabajo en equipo los ayudará en esta nueva etapa juntos y en este
nuevo proyecto de vida que están por experimentar.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¡Con masajes! Tu pareja puede ayudarte durante el parto

Categorías
Padres e Hijos

5 emociones que papá tiene después del nacimiento de su bebé

Papá también está pasando por un cambio en su vida personal que lo lleva a vivir emociones profundas; tener un hijo es toda una experiencia de vida, por esto, suele experimentar muchas emociones, bonitas y encontradas, tras el nacimiento de su bebé.

Ahora, papá no solo se sabe responsable de un ser pequeño y vulnerable, también, el amor que le tiene a su pareja le hace sentir preocupación por el bienestar de ella y la necesidad de proteger a su familia y descendencia. Por esto…

Tras el nacimiento de su bebé, suele sentirse…

Paternal

Quizá ahora solo quiera quedarse con su familia, es normal. Los hombres disminuyen sus niveles de testosterona en esta etapa, por lo que son menos agresivos y más sensibles. Quieres estar seguro de que ellos están bien y quieres protegerlos. Sí, tienes mucho trabajo, pero sin duda tu cabeza puede estar sólo en que tu bebé esté sano y bien. Si te es posible, no dudes en pedir la licencia paternal en tu trabajo.

Admiración

No deja de sorprenderte lo que el cuerpo femenino es capaz de hacer. Si presenciaste el parto de tu bebé, con mayor razón sentirás una gran admiración hacia tu pareja, lo cual es maravilloso porque eso profundiza su vínculo emocional y los fortalece como pareja frente a su nuevo papel como papás.

Celos

Llegará un momento es que extrañes a tu  pareja y ella sienta que en este momento sólo tiene tiempo para atender al bebé; o puede ser incluso que sientas celos de la cercanía emocional que ella tiene con su bebé. Como sea, debes comprenderte y ser paciente contigo mismo; no eres malo por ello.

Sin embargo, es necesario que te acerques a tu pareja y le cuentes tu sentir, que no lo guardes porque se podría convertir en resentimiento. Si en este momento no quieres molestar a tu pareja,  hazlo con algún amigo que haya pasado ya por el nacimiento de su bebé.

Excluido

La mayoría de los padres se sienten fuera del vínculo mamá-hijo; esta relación es muy natural, recuerda que ella lo llevó dentro de su pancita nueve meses y el bebé prácticamente ya la conoce. Además, para el bebé ella es su mayor fuente de sobrevivencia pues ella es quien lo alimenta.

A ti te está reconociendo. Y justo por esto ahora más que siempre necesitas vincularte con tu bebé y lejos de tomar una actitud indiferente a causa de este sentimiento de exclusión, acércate  tanto a tu pareja como a tu bebé. Involúcrate. Si tu pareja no te involucra, pídeselo. Explícale tus razones y lo importante que es para el bebé que los tenga a ambos.

Azoro

Muchos aspectos cambian en tu vida al convertirte en papá. Empezando porque desde ahora serás responsable del bienestar de una personita completamente desvalida; tendrás noches de desvelo y tu dinero ya no será solo para tus gustos. Pero será en los pequeños y asombroso detalles de la vida cotidiana los que te dejarán con el ojo cuadrado frente a tu paternidad: como cuando tu bebé salpique pipí en tu playera, o vomite sobre tu hombro o te ofrezca el bocado de comida que no le gustó y sacó directo de su boca. Sin duda tu vida de ahora en adelante estará llena de sorpresa. ¡Y maravillosas¡

Fuente: Voy a ser papá. Armin A. Brott

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué todo niño necesita pasar tiempo a solas con papá «sin mamá»?

Categorías
Salud

¿Qué son y para qué sirven los percentiles?

Cuando llevas a tu hijo con el pediatra, seguro te hablará de “los percentiles”; son datos importantes que el médico valora. No te angusties, sirven para dar seguimiento y asegurarte de que tu bebé crece de forma saludable. Te explicamos más. 

¿Qué son los percentiles?

Estas orientaciones te pueden servir de guía. Dependen del origen o la raza Los percentiles son datos estadísticos que se obtienen tras medir la altura, peso y perímetro craneal de un número significativo de niños sanos a lo largo de su crecimiento.

Los pediatras suelen utilizar los percentiles obtenidos de varios niños con características similares a los que pasan por su consulta, por eso utilizan como referencia aquellos de la Organización Mundial de la Salud, que se han recabado al analizar el crecimiento de niños de diferentes procedencias y razas.

¿Para qué sirven?

Existen para valorar el desarrollo de tu hijo y detectar anomalías en su crecimiento. Por eso, más que saber dónde se sitúa un niño en un momento concreto, es más importante ver cómo evolucionan los valores. Si un niño se desvía, la herencia genética también cuenta en su valoración. Por ejemplo, una talla en percentil 10 que se mantiene durante la infancia puede ser normal si los padres tienen una talla equivalente en adultos, pero puede no serlo si los padres de ese niño son altos y les correspondería una talla en percentil 90.

Por eso, coinciden todos los pediatras, es casi imposible pensar en una patología concreta sólo con la información de los percentiles. Únicamente son un dato más en la valoración de cualquier desviación del desarrollo del niño. Muchas enfermedades pueden causar una evolución anormal, desde las que no presentan ninguna gravedad (como una gastroenteritis o gripe), hasta padecimientos más serios. Por ello es trascendente ponerlos siempre en relación con otros signos y síntomas.

El pediatra mide la talla, peso y perímetro craneal de los niños desde que nacen hasta que concluye su desarrollo. Si bien suele aprovechar las revisiones pediátricas para hacer el seguimiento, pedirá  a los padres que vuelvan cuando considere importante seguir la evolución de los percentiles con más frecuencia.

¿Qué significa entonces que tu hijo está en el percentil 90 de talla? Que está por encima de la media (que es 50) y que, como él, hay un 10 por ciento de niñas de su edad en la población estudiada. Si se encontrara en el percentil 10 estaría por debajo de la media y, como ella, también habría un 10% de niñas de la población de referencia.

¿Cuándo deberías preocuparte?

Sólo si el percentil de tu bebé cambia de forma drástica. Por ejemplo, si baja de peso considerablemente: si siempre ha estado alrededor del percentil 50 y de pronto cae hasta el 20. Tu pediatra deberá buscar por qué ha sucedido este cambio de peso y determinar si requiere de mayor cuidado.

A veces ciertas enfermedades (como la gripa o infecciones en el estómago) provocarán estos ajustes, así como las variaciones en hábitos alimenticios, los cambios de leche o si hay afectaciones hormonales o problemas genéticos.

Ten en observación a tu bebé y llévalo a consulta con frecuencia para asegurarte de que gana peso proporcionalmente a su altura. Entonces, ¿cuál es el mejor indicador? Si te preocupa qué tan alto o delgado será tu hijo cuando crezca, es muy probable que sea parecido a ti y a tu pareja (¿cómo son ustedes? Altos, bajitos, medianos, delgados…

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

5 señales de que tu bebé está creciendo bien

 

Categorías
Ser Mamá

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

Tú puedes conciliar tu maternidad y tu trabajo; solo necesitas organizar tus actividades y tu tiempo. Te compartimos estos tips.

Cuida los horarios de sueño de tu hijo…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

Tomar la decisión de ser mamá o profesionista no debe ser excluyente, debido a que ambas actividades pueden combinarse a la perfección, sólo es cuestión de que lleves una correcta organización de tus actividades, señaló la psicóloga Luz María Huerta, de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

  1. Lleva una agenda con todas tus actividades.
  2. Date un espacio para disfrutarte a ti misma. Lee un libro, ve una película, arréglate para verte bonita, haz ejercicio, entre otras.
  3. No descuides la relación de pareja. Lleva una buena comunicación y divídanse las labores del hogar.
  4. Ve a tus amigas. Los terapeutas indican que pasar tiempo con las personas que nos hacen sentir bien, ayuda a elevar el buen humor.
  5. Dedica horarios específicos para tu profesión, tus hijos y las labores domésticas. Evita combinarlas.

Luz María Huerta señala que las únicas desventajas a las que se enfrenta una mamá profesionista son el estrés, la ansiedad y el desgaste energético, por la cantidad de cosas que se deben hacer para desempeñar correctamente las actividades en el trabajo y con la familia.

Beneficios de que mamá trabaje

No obstante, existen muchos beneficios que se obtienen al ser una mamá profesionista, la especialista cita las siguientes:

  • Existen grandes satisfacciones a nivel personal y laboral
  • Otorgas una mejor educación a tus hijos
  • Ayudas a cubrir las necesidades básicas y más de tus hijos
  • Obtienes grandes reconocimientos a nivel personal y profesional
  • Mejoras tu autoestima y la de tus hijos

La psicóloga Luz María Huerta recomienda que tengas un plan y organización en tus actividades, y evites sentimientos como frustración, depresión, ansiedad e incluso insatisfacción en la vida.

Si decides ser una mamá profesionista tendrás muchas alegrías y te sentirás muy orgullosa de todo lo que haces. 

¿Eres mamá y trabajas?

Foto: Getty Images

¿Te sientes agotada?

5 cosas que te están impidiendo disfrutar el ser mamá

Categorías
Nutrición

Tips para hacer jugos saludables y aprovechar su valor nutricional

¿Eres fan de los jugos? Estos tips te ayudarán a aprovechar todo su valor nutricional para cuidar la salud de tu familia y enseñar a tu hijo hábitos saludables. Haz de los jugos parte de una alimentación equilibrada, correcta y muy saludables. 

Tips para hacer jugos saludables

Utiliza de preferencia una mezcla de verduras y frutas.

Las verduras y frutas nos dan una gran cantidad de importantes nutrimentos como vitaminas y minerales; las frutas nos aportan también energía a través de la fructosa (azúcar propia de las frutas), por lo que te recomendamos mezclar verduras y frutas en una proporción de 3 a 1 para disfrutar de sus nutrimentos sin aumentar de manera importante tu consumo de calorías.

Te interesa: Recetas de jugos de verduras y sus principales beneficios

Evita los extractores, prefiere las licuadoras.

La fibra es uno de los aportes más importantes de las verduras y frutas que está primordialmente presente en las partes que se descartan en un extractor; por lo tanto, te recomendamos licuar las verduras y frutas completas para poder obtener todos sus beneficios. 

Cuida las porciones.

Recuerda que si bien los jugos nos ayudan a la hidratación ya que sus ingredientes son principalmente agua, también nos aportan energía, por lo que deben ser considerados un alimento líquido; y como alimento debemos cuidar la cantidad que consumimos. Para evitar excesos, te recomendamos no exceder de una porción de un vaso de tamaño estándar, es decir 240 ml.

No agregues endulzantes o utiliza aquellos que son bajos en calorías.

Disfruta del sabor naturalmente dulce de las frutas que utilizas para preparar tus jugos. Escoje frutas maduras que son más dulces, y si requieres que sea un poco más dulce, utiliza sustitutos de azúcar para no aumentar la cantidad de energía. 

Aprovecha la variedad y las verduras y frutas de temporada.

Para tener una dieta saludable es indispensable que sea variada, por lo tanto, te invitamos a hacer uso de tu imaginación y probar diferentes combinaciones de verduras y frutas aprovechando aquellas que son de temporada.

Por último recuerda siempre manejar los alimentos cuidando la higiene en la preparación y la conservación; especialmente en la época de calor.

Por Ana María González, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutrición.

FOTO: GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Chocolate, jugo, té, licuado, café…? Descubre la bebida más saludable para tu hijo

 

 

 

Categorías
Ser Mamá

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

Este es un consejo del Dalai Lama para ser felices: «hay que actuar como seres humanos». ¿Qué significa? ¿Cómo este pensamiento del líder espiritual de 81 años piede ayudarte a hacer que cada día sea el más feliz en tu vida, en la de tu hijo y en la de tu familia? Vamos a descubrirlo. 

En nota publicada en el portal de CNN acerca del Simposio Emory-Tibet realizado en diciembre de 2017 al que acudió el Dalai Lama, se da cuenta de una charla entre Sanjay Gupta, corresponsal médico de la CNN y su Santidad. Entre las declaraciones hechas del líder espiritual acerca de la felicidad resaltamos estas:

“Necesitamos desarrollar la amistad genuina y (para ello) la confianza es muy importante. Para poder confiar, si usted muestra amor genuino, entonces la confianza viene. Creo que parte de eso, es la sonrisa genuina”.

Y la misma ciencia avala estas palabras: estudios han demostrado que la risa libera muchas sustancias que estimulan el bienestar emocional: endorfinas, adrenalina, dopamina y serotonina. Asimismo, la experiencia personal es muestra: ¿cuántas veces te ha pasado que con solo sonreír aminoras el enfado de tu pareja, o haces sentir bien a un amigo, o provocas las carcajadas de tu hijo?

En su libro Mi Viaje Espiritual, el Dalai Lama se autonombra un “reidor profesional” y cuenta que él proviene de una familia alegre que siempre está “divirtiéndose, burlándose mutuamente, bromeando”. Es que el buen humor es esencial para disfrutar, para generar bienestar y crear felicidad en cada momento vivido.

Otro punto en el el pensador no se equivoca:

«Es importante que los líderes, particularmente los líderes espirituales, actúen como un ser humano y sean juguetones. A veces todo el mundo es muy formal… eso es una tortura”.

Así que el gran secreto para hacer que cada día sea el más feliz es sin duda… LA SONRISA. Por ello, ríete cada vez más, saluda a las personas con una gran sonrisa, vive tus minutos diarios recordando momentos que te hagan reír, no temas reírte a carcajadas…

HAZ QUE CADA UNO DE TUS DÍAS Y LOS DE TU HIJO SEAN EL MÁS FELIZ DEL AÑO

  1. Despiértalo con una sonrisa
  2. Platica con él con una sonrisa en tu rostro
  3. Cuando hables por teléfono con él, sonríe
  4. Déjalo en la escuela y despídete sonriendo
  5. Hazle bromas, cosquillas, mimos; provoca su sonrisa
  6. Cuando llegues a casa y lo saludes, hazlo siempre con una sonrisa
  7. Pídele que te cuente que hizo con sus amigos en el día y resalta los detalles divertidos para que los hagan sonreír
  8. ¿Tienen perro o gato? Jueguen con él; los animales estimulan el buen humor
  9. En el desayuno o cena, procura siempre acariciar su cabecita, mirarlo a los ojos y sonreírle.
  10. Aprovecha tus días de descanso para sentarte con él a mirar la tele, abrazarlo, decirle te quiero y sonreírle.

Estas 10 acciones son muy simples y muy sencillas de hacer; te tomarán minutos y ganarás años de felicidad. Empieza a hacerlas un hábito diario y casi sin darte cuenta, naturalmente, cada uno de tus días estará lleno de felicidad; ¡será el más feliz!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Una sonrisa irresistible

 

 

 

Categorías
Especiales

Tus 10 superpoderes de mamá

¡Sí, tú eres una mujer real! Pero con toda una dotación de habilidades, talentos, capacidades…que la maternidad te ha venido proporcionando. ¿Lo has notado? Si no, te dejamos esta lista de grandes virtudes que te caracterizan como mamá, que te hacen toda una heroína (creételo); de hecho, para tu hijo ¡tu eres su supermamá!

El rol de una super heroína es un gran desafío, pero aun así lo juegas: atiendes a tu hijo (física, emocional, psicológicamente…), tu casa, tu pareja; a menudo una jornada laboral fuera del hogar y tareas domésticas, ¡uf!, aunque al final del día caigas rendida. ¿¡Cómo puedes!? Gracias a una serie de «superpoderes» o cualidades que en circunstancias normales las mujeres desarrollamos (o se nos agudizan), precisamente a partir de la experiencia de la maternidad.

Reconoce en ti, si no todos, por lo menos varias de estas virtudes maternales

Ubicuidad

Aunque estés en la oficina, o el dentista, también estás junto a tu hijo, ya sea a través de las instrucciones que dejaste escritas en el refrigerador, para quien lo cuida en casa, o bien, dentro del biberón que preparaste con todo cariño y pulcritud, y que, junto con el niño, se fue a la guardería, o mediante el entorno físico «a prueba de accidentes» que has construido en tu casa, o… ¡Sí!, desde que eres mamá, estás delante, al lado y detrás de él… aunque te halles en otra parte.

Humildad

Si de los adultos es molesto recibir críticas, aun cuando son dizque «constructivas», escucharlas de la descendencia puede resultar un tanto vergonzoso: «¡Ay mami, dices muchas groserías!», «¡otra vez se te hizo tarde!», «¿estás embarazada?» (cuando obviamente ni por error), «¿por qué le dijiste una mentira a mi abuelita?»… Y sin embargo, aguantas. Es más, consideras modificar aquello que provoca los cándidos cuestionamientos de tu retoño, porque en el fondo de tu corazón deseas ser un buen ejemplo para él.

Empatía

¿A qué mamá no se le han contraído las entrañas frente al dolor de pancita que aquejaba a su hijo, o ha sufrido por culpa de un pequeño tirano que en la escuela agredía a su nene? ¿Habrá alguna que no hubiera preferido que esa abeja encajara su aguijón en su brazo y no en el de su hijo? La maternidad es quizá la experiencia que más oportunidades brinda la vida para sincronizar con las emociones de los demás, en especial con tu sangre.

Liderazgo

Por cuestiones hormonales, tu cuerpo y mente te pide ser generosa, escuchar con atención, estar al pendiente y administrar toda clase de recursos; al mismo tiempo, tu mayor gratificación es ver crecer a una persona (tu hijo) y facilitar su desarrollo. Por todo esto, como dice Marta Romo, ejecutiva de Eurotalent (consultoría en coaching empresarial) y autora del libro La mujer líder, «la maternidad es la mejor escuela de liderazgo femenino».

Entereza

Hay que reconocerlo, la maternidad es, a menudo, muy cansada: no hay vacaciones ni días festivos y, aunque estemos resfriadas y al borde del colapso, las necesidades de nuestros retoños van por encima de todo. Seguir adelante en tales circunstancias es lo que nos hace personas más fuertes, desinteresadas, completas y capaces de amar incondicionalmente.

Afabilidad

Según reportes de entusiastas madres de familia, desde que adquirieron esta condición vibran más de emoción ante una nueva flor, perciben con mayor nitidez los colores del paisaje y reaccionan con más filosofía (inclusive con placer) cada vez que el viento les deshace el peinado. No hay duda y ellas lo reconocen: semejante cambio sólo puede atribuirse a la convivencia mueganesca que como mamás tienen con sus hijos; de quienes han aprendido las artes de redescubrir el universo y vivir el presente en su máximo esplendor.

Expresividad

Es sorprendente cómo a muchas mujeres dizque fuertes de carácter, la maternidad las vuelve verdaderos manantiales de emoción, capaces de romper en llanto al son de «Mamá», de Timbiriche, y de ponerse azules si su bebé se estira una micra menos que el de la vecina. Ocurre que la maternidad las sensibiliza para responder a las necesidades de su hijo.

Paciencia

¿Cuántas veces tu hijo te pide repetir «Toy Sory» al día durante 36 días; ha reclamado su disfraz de Spiderman o cualquier Avenger; se ha estado privando cada vez que no juegas con él a las escondidillas y se contorsiona cuando no le compras paleta de hielo rumbo a casa de su abuelita? ¿Y quién es la única persona que puede comprenderlo y complacerlo? ¡Supermamá!

Energía pura

Según un estudio realizado en Richmond, Virginia, EU, el alto flujo de hormonas como oxitocina y estrógeno durante el embarazo y parto produce conexiones cerebrales que hacen mucho más fuertes y ágiles a las mamás. En la investigación se revela que esta transformación dura toda la vida; no obstante, en ella también se reconoce que no en todas las mujeres se da, probablemente por un déficit en la corriente de estas sustancias al cerebro.

Intuición

Este poder, cuyos beneficios llegan a ser los mismísimos de una medicina de patente, lo puedes reconocer de muchas maneras: cuando captas que tu hijo está triste, cansado o enfermo, cuando sabes exactamente qué necesita, se lo das y él se tranquiliza,  al descubrir sus talentos o simplemente guardando silencio para permitir que hable o se exprese según su edad. ¡Es mágico!

¿Te gustaría ser mamá de un segundo niño? Mira cómo prepararte. 

FOTO GETTY IMAGES