Categorías
Ser Mamá

Esposos estresan más a las mujeres que los hijos

Según un estudio, los esposos estresan más a las mujeres que los propios hijos; ¿Tu qué opinas? Veamos a qué se puede deber.

La gran cantidad de tareas diarias que comienzan en la casa, siguen en el trabajo y terminan, a última hora del día, en la casa, agobia a muchas madres de familia. Pero un reciente estudio demuestra que lo que realmente las estresa es su marido.

Si es tu caso, te dejamos esta receta especial de té para tranquilizar tus niveles de estrés y poder relajarte. ¡Pruébala!

Reduce el estrés con manzanilla

¿A qué se debe que los esposos estresan más a las mujeres?

La encuesta, elaborada por la Universidad de Padua en Italia, reveló que las mujeres se sienten más estresadas por el comportamiento de sus parejas que por el de sus propios hijos.

En la indagación, tres cuartas partes de las mujeres afirmaron que hacen la mayoría de las tareas del hogar y tienen la mayoría de las responsabilidades de crianza.

Una de cada cinco afirmó que la falta de ayuda y apoyo de sus maridos era la causa de gran parte de su estrés.

Este estudio también analizó a los hombres en sus vidas y descubrió que muchos de ellos confiaban mucho en las capacidades de sus esposas.

Ahora que sabes por qué tu esposo puede llegar a estresarte tanto, te compartimos esta información que te ayudará a ponerle fin. Recuerda que lo mejor es la comunicación, quizá, sea tiempo de sentarse a platicar; mira por qué te lo decimos:

Los 10 errores más comunes que generan peleas de pareja

Por Miguel Soria

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 tips para que los niños ayuden en casa

 

Categorías
Así Crece

Tu hijo no expresa sus emociones, podría tener Alexitimia

Se presenta en el 10% de la población y genera problemas para socializar, hacer amigos y encontrar pareja. Si has notado que tu hijo no expresa sus emociones, revisa esta información.

El profesor de psiquiatría Peter Sifneos dio a conocer  el término «alexitimia» en 1972, para referirse a un trastorno que imposibilita a la persona detectar sus propias emociones, por lo tanto, darle un nombre a lo que siente.

Estas personas son incapaces de identificar y de expresar sentimientos como el amor, el odio, la alegría o el enojo, que son considerados tan comunes. Aunque eso no significa que no las sientan, sino que no pueden expresarlas.

La alexitimia puede aparecer desde temprana edad, porque los niños no ponderan sus estados mentales ni los vinculan a palabras, por lo que si los papás no estimulan el reconocimiento ni enseñan cuáles son los términos adecuados para describir cómo se siente el menor, esto generará el bloqueo y desarrollará el trastorno.

La alexitimia primaria puede deberse a factores hereditarios, manifestándose en ese caso desde la infancia; o aparecer como consecuencia de alguna enfermedad neurológica, como la esclerosis múltiple o el párkinson, o como causa de ictus, traumatismos o tumores cerebrales.

Y la alexitimia secundaria, se presenta cuando la persona ha sido sometida a situaciones traumáticas intensas en la vida adulta (por ejemplo, malos tratos) y puede ser causa de un desorden en el aprendizaje emocional del afectado.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a reconocer sus emociones? 

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

También te invitamos a leer:

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

FOTO GETTY IMAGES

 

 

Categorías
Padres e Hijos

5 acciones de los papás que generan ansiedad en sus hijos

La ansiedad, estrés, miedos, inseguridades y problemas de conducta son cada vez más frecuentes en los niños. Y una de las causas que se ha encontrado son algunas acciones de los papás. Te compartimos cuáles son estas acciones para que revises si podrías estar haciendo alguna de ellas. 

Aunque todas estas acciones de los papás  son sin querer y con el afán de proteger a sus hijos, recuerda que los extremos pueden ser contraproducentes.

Estas acciones resultan tóxicas en la crianza y aquí te decimos cuáles son:

La sobreprotección

Ésta les causa daños emocionales a los pequeños y los hace ser incapaces de hacer algo por sí mismos, por lo que son desconfiados y el tener que intentar algo, sin ayuda de mamá o papá les genera ansiedad y sentimientos de inseguridad. Debemos protegerlos, pero darles libertad de explorar, de vivir, de conocer y de tomar sus propias decisiones.

Permisividad

Cuando los padres permiten que los niños hagan lo que quieran también puede ser una causa de ansiedad ya que en el fondo tienen un sentimiento de abandono emocional por parte de sus padres así como una poca atención en sus obligaciones como padres y eso lo resienten los niños.

Autoridad implacable

Es el polo opuesto de la permisividad y en estos casos una autoridad fuerte hace que los niños sientan ansiedad porque no les permitirán ser ellos mismos, quieren hacer cosas pero todo les causa miedo por ser regañados y  también sentirán abandono emocional porque pensarán que su criterio y sus opiniones nunca son correctos.

Constantes críticas

Las críticas constructivas hacen en los niños y adultos que aprendan y crezcan, pero cuando son agresivas y constantes no resultan para nada benéficas. La crítica constante en forma de acusación, comparación o señalamiento negativo genera sentimientos de inseguridad e incapacidad a los niños. Además, será tanta su inseguridad que dejarán de esforzarse para lograr nuevas metas.

No dejarlos decidir

Hay que permitir a los niños que sean capaces de poder dar su opinión y tomar sus propias decisiones siempre teniendo una comunicación directa con él, así ellos se sentirán que son importantes para la familia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Identifica cuáles son los tipos de ansiedad que afectan tu vida diaria

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo crece un niño que tiene una mamá tóxica?

Primero, tenemos que definir, ¿quién es una mamá tóxica? En términos generales es una mamá narcisista; lo cual es una patología grave cuyas consecuencias suelen ser malas para los niños. Te explico cómo crece un niño que tiene una mamá tóxica. 

La patología narcisista, es fundamentalmente, una carencia afectiva importante que incapacita a la persona para relacionarse emocionalmente con los demás, no importan las necesidades de los otros, sólo las suyas.

El vacío interior impide dar amor, no se pueden conectar con las necesidades de sus hijos, exige que se comporten de acuerdo a lo que ella necesita, fomenta la imagen exterior y es sumamente cruel si no se cumplen sus demandas.

¿Cómo afecta la mamá tóxica a sus hijos?

Se repite el ciclo, crecen hijos con un gran vacío emocional, viven sintiéndose que nada los hace felices, ni satisface, buscando «algo más» en todos los aspectos de su vida: más dinero, más trabajo, parejas con más belleza, inteligencia, dinero, recursos…

El “amor” queda condicionado a la aprobación del otro (cuando niños, de su mamá), pero nunca llega, nunca es suficiente; así, cuando adultos, pueden buscar parejas que los maltratan y rechazan, tal cual lo hizo mamá; o, ellos son los narcisistas que nunca están contentos con nada porque nada es suficiente para ellos. La empatía no opera, las relaciones son una transacción de vacío (no hay conexión emociona con las personas con quienes se relacionan), ansiedad, necesidad y utilidad (las personas solo le sirven para cumplir sus propósitos o satisfacer sus necesidades momentáneamente, pero luego las desecha).

¿Qué puede hacer la mamá tóxica?

Si consideras que estás sobreprotegiendo a tus hijos, si quieres que hagan lo que tú consideras correcto sin saber o respetar sus necesidades, si no puedes conectarte emocionalmente con ellos, estás muy preocupada por el reconocimiento y el qué dirán; probablemente estás lidiando con algunos rasgos narcisistas.

Sin embargo, no debes sentirte mal, culpable o «mala mamá» por esto. Son cuestiones inconscientes que no hiciste a propósito, puedes cambiarlas en la medida que generes consciencia. No es fácil, pero es posible; no te sientas culpable.

Tú también fuiste niña y eso fue lo que te tocó vivir, tampoco eres la única responsable de la educación de tus hijos, los papás también influyen para bien y para mal.

Atrévete a romper el círculo y busca vivir de otra manera, por tu bien y por los que te rodean, especialmente tus hijos.

La diferencia depende de si te atreves a reconocerlo y trabajarlo en terapia o sigues sufriendo y lastimando.

Por Psic. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, presidenta de la Asociación de Egresados de Psicología de la Universidad Iberoamericana

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Te cuesta trabajo ser cariñosa con tu pareja (o con tu hijo)?

Categorías
Salud

¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

La depresión va más allá de sentir una extrema tristeza, es un problema que va en constante aumento, principalmente entre jóvenes que tienen problemas en sus hogares y/o escuelas, o  adultos que tienen complicaciones en sus vidas cotidianas. ¿Cómo puedes ayudar a una persona con depresión?

Los individuos más propensos a sufrir de depresión son aquellos que tienen herencia familiar de la enfermedad, problemas con factores bioquímicos, situaciones de estrés, problemas de personalidad como baja autoestima, rechazo, miedo y discriminación por sus preferencias sexuales, muerte de un familiar muy cercano, por padecer alguna enfermedad terminal, traumas en la infancia y un sinfín de causas.

Los síntomas más recurrentes son:

  • Sentirse triste o vacío.
  • No tener aspiraciones en la vida.
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas.
  • Aumento o pérdida del apetito.
  • No poder dormir o dormir en exceso.
  • Sentirse mucho cansancio.
  • Sentirse sin esperanzas, irritable, ansioso, con miedo o culpable.
  • Dolores de cabeza, calambres o problemas con el aparato digestivo.
  • Pensar frecuentemente en temas relacionados con la muerte o tendencias suicidas, cuando una persona «bromea» con quitarse la vida, ¡hay un enorme riesgo!

¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

  • Invítalo a salir, aunque parezca mínimo, ir al parque, cine, teatro, plaza, fiesta o un bar, ¡le va a levantar el estado de ánimo de una manera increíble!
  • Dile que lo quieres apoyar: ¿cómo te ayudo?, ¡es la pregunta correcta!
  • Pregúntale cada día o cuando sea posible cómo se siente, esto reavivará sus ganas de hacer algo nuevo.
  • Sugiere que las cosas pueden mejorar, siempre hay una nueva oportunidad para redirigir el camino.
  • Siempre dile que lo quieres, que sientes un gran afecto, que quieres que siga mejorando en su vida y que te preocupa o alegra todo lo que le suceda.
  • Si sabes de algún sueño, meta o anhelo que tenga pendiente de cumplir, motívalo a que lo haga sin miedo a nada.
  • ¡Un pequeño presente lo hará demasiado feliz!
  • Hagan planes a futuro como un viaje, tomar un taller de arte, una fiesta, una visita a otro amigo, ¡sabrá que debe estar más vivo que nunca!

¡LO QUE NO DEBES DECIRLE NUNCA!

  • ¡Sal de la cama ya!
  • Tú necesitas ayuda
  • ¿Cuánto tiempo vas a seguir así?
  • Me molesta que seas muy pesimista
  • Tu vida es maravillosa, ¡no tienes razones para sufrir así!
  • Ya no me gusta hacer nada contigo, siempre derrumbas el plan
  • Tal vez no estaba en tu destino hacerlo

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

6 cosas que puede hacer papá para ayudar contra la depresión posparto

 

 

 

 

 

 

 

Categorías
Así Crece

Mi hijo se toca los genitales, ¿cómo saber cuándo es sano y cuándo no?

Una inquietud muy frecuente entre los papás es qué hacer cuando su hijo se toca los genitales. No es una conducta que deba preocuparte, solo es muy importante identificarla para actuar en consecuencia y de manera adecuada. Conoce de qué manera se manifiesta esta conducta, la delgada línea que divide una conducta sana de una mala y qué puedes hacer cuando sorprendas a tu hijo(a) tocándose.

¡Estoy muy asustada!… ¡Mi hija todo el tiempo se está frotando con la rodilla de su papá!, llegó una paciente con esta queja al consultorio.

Muchas inquietudes rodean el mundo de los niños. Nuevas sensaciones y experiencias aparecen todos los días. En este contexto los niños comienzan a descubrir su cuerpo y las sensaciones que provoca el contacto o el roce con las distintas partes de su cuerpo y se encuentran con la novedad que su cuerpo es diferente al del sexo opuesto.

¿A qué edad empiezan a tocarse?

Normalmente sería de los dos a los cinco años, que es justo cuando exploran el mundo incluyendo su propio cuerpo.

Según Freud, hablando de las 5 etapas de la sexualidad, nos enfocamos en la etapa fálica, ¿de qué trata esta etapa?

La etapa fálica va de los 3 a los 5 años de edad. El núcleo de energía de los niños se encuentra en el área genital, ellos experimentan placer al tocar sus partes íntimas y al masturbarse.

El erotismo es una parte importante dentro de esta etapa, aquí lo que van a tratar de hacer es explorar su cuerpo mediante sensaciones, succiones y miradas.

Los sentidos también ayudan al niño a saber qué es lo que le genera placer y que es lo que no, por ello, el tacto forma parte importante del desarrollo infantil.

Desde la succión del pulgar se ve un acto de placer en el niño, pero ahí no lo notamos como algo “malo”, cuando para el niño es exactamente lo mismo que tocarse los genitales.

La masturbación es parte de su desarrollo y lo que debemos de hacer como papás es transmitir el concepto de la privacidad, explicarle al niño que lo que está haciendo está bien por que se está conociendo, pero que es mejor si lo hace de forma privada o en un lugar donde se sienta más seguro.

Muchos niños se tocan los genitales y se succionan el dedo al momento de acostarse para ir a dormir. ¿Por qué lo hacen? Lo hacen porque sienten placer, se arrullan y les ayuda a quedarse dormidos más rápido. Los niños pasan de la succión a la masturbación.

¿Cómo saber cuando ya no es un juego exploratorio sano o verlo como un foco rojo?

  • Cuando un niño fuerza al otro a jugar
  • Cuando ya no están dentro de las edades de exploración o existe mucha diferencia de edades entre los niños que están jugando
  • Tu hijo se vio forzado en mantener un secreto
  • Cuando hay estimulación oral por parte de alguno sobre los genitales del otro
  • Cuando ocurre con mucha frecuencia y no puede ser redirigido
  • Cuando está asociado a una agresión física
  • Cuando hacen el simulacro de actos sexuales adultos

En este caso seria importante hablar con un profesional para que se oriente en cada caso.

¿Qué pasa si estos roces o esta masturbación los hace con frecuencia?

Hay que valorar si es por tiempo prolongado, o no, muchas veces lo pueden hacer para descargar su energía, esto es más común en los casos de niños hiperactivos, pero no hay por qué alarmarse, solamente hay que estar al pendiente si llega a irritarse o a alguna infección, en ese caso sí hay que acudir a un pediatra.

Otra causa que puede ser es la ansiedad, cuando un niño se siente muy ansioso lo primero que va a hacer es tratar de calmar esta ansiedad y ¿cómo lo va a hacer? Tocándose, sacando esta energía, lo mismo sería en caso de que el niño se sienta estresado.

¿Qué debes hacer tu hijo se toca los genitales?

Educarlo y guiarlo de forma que no vea la sexualidad como algo negativo, si no todo lo contrario, esto obviamente sin castigos y sin regaños.

Para los niños no hay diferencia entre partes de su cuerpo, no saben que lo que están tocando es una parte “íntima” o es su panza; no distinguen, tampoco saben que se debería de hacer en privado.

El tema de la sexualidad infantil es un tema tabú dentro de nuestra sociedad.

Muchos pensamos que la sexualidad es solamente llevada a cabo en la adolescencia o en la adultez y no le damos importancia, o lo vemos como algo negativo cuando es la sexualidad infantil. Como humanos, somos seres sexuados y sería un error pensar que en los niños no puede haber sexualidad.

Los niños usan la masturbación como tema de descarga y relajación, no es una cosa morbosa, si yo me hago o me hacen “piojito” en la cabeza sería otro tipo de masturbación.

Una de las cosas mas importantes es que el niño no lo vea como algo malo, como algo sucio, que sepa que es completamente normal y que se puede hacer sin ninguna culpa.

El pudor es lo que debemos de tratar como papás, decirle al niño que está bien que explore su cuerpo, lo que no está bien es que alguien más lo explore por él.

Explicarle al niño que su cuerpo es suyo y que nadie más lo puede tocar si él/ella no quiere. Esto para prevenir cualquier tipo de abuso, que sienta que debe cuidar de él y que él puede poner sus reglas.

Los niños entienden mucho mejor con ejemplos.

Otra cosa importante es decirle al niño cómo en realidad se llaman las partes de su cuerpo: pene, vagina, vulva, testículos.

Cuando tu hijo se toque, decirle: “Ese es tu pene”, no “tu cosita o tu pilín”, a tu hija decirle: “Esa es tu vagina”, en lugar de “tu colita”.

Poner apodos hace que sientan vergüenza, pena, culpa, cuando se habla de estos, a parte de que puede sentirse ajeno a sus partes íntimas por el hecho de llamarlas por otro nombre.

Lo que necesitas tratar de evitar es que tu niño sienta confusión cuando escuche el nombre incorrecto de sus partes, ya que muchas personas les llaman de otra forma y no todos entienden con los mismos apodos.

¿Cómo te gustaría que tu hijo creciera pensando y viviendo su sexualidad?
Educar la sexualidad abiertamente ayuda a la seguridad y confianza de los niños,
saber que es completamente natural que les surjan dudas de cualquier tipo y como papás estar ahí para responderlas.

Por Mtra. Loretta Nieto Gállego, psicóloga, terapeuta sexual y de pareja. Whats app: 55 4566- 1865 @twomindstherapist

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Mi hijo pequeño se estimula los genitales