Categorías
Así Crece

10 frases de psicología positiva para tu hijo

10 frases de psicología positiva para tu hijo

Los niños aprenden lo que ven y si eres capaz de transmitirles una visión positiva de la vida, ellos tendrán una mejor estabilidad emocional.

10 frases de psicología positiva para tu hijo

Como papá o mamá, siempre buscas dar lo mejor a tu hijo, para que se encuentre bien, enfócate en lo que quieres con tu pequeño ¡y logra un cambio!

Apoya a tu hija así…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

  1. Eres único, especial, diferente e increíble.
  2. Tu buen humor (o la característica más sobresaliente de tu hijo) es tu mayor fortaleza.
  3. Vale la pena luchar por lo que quieres.
  4. Disfruta hoy, no pienses demasiado en el pasado y tampoco exageres pensando en el futuro.
  5. Elige tus batallas.
  6. Todo tiene una solución.
  7. Inténtalo sin miedo.
  8. Si algo no te encanta de ti, atrévete a cambiar, puedes ser más audaz si te lo propones.
  9. Déjalo ir, si algo te hace daño o ese amigo no es como tú creías…
  10. Nunca es tarde para decirle a alguien que lo quieres.

¡Educar en positivo, es posible!

Foto: Getty Images

Mira cómo tener más paciencia…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Los niños aprenden lo que ven y si eres capaz de transmitirles una visión positiva de la vida, ellos tendrán una mejor estabilidad emocional.

 

Categorías
Especiales Salud

7 emociones que dañan a los niños

7 emociones que dañan a los niños

Especialistas te dicen por qué estas emociones dañan a los niños y su desarrollo.

7 emociones que dañan a los niños

No todas las emociones son positivas para el buen desarrollo de tu hijo, pero debes ayudarlo a reconocerlas para que pueda manejarlas y encontrar un equilibrio.

Miedo extremo
Ira
Tristeza
Ansiedad
Culpa
Berrinches
EstrésConoce esta enfermedad y sus síntomas…

¿Qué es el lupus?

Lo más importante es que al hablar de sus emociones le ayudes a manejarlas, lo cual se traducirá en una larga lista de beneficios:

  • Evitar que las reprima o las niegue
  • Prevenir que las somatice
  • Ayudarle en el aprendizaje (pues todo lo que se interioriza con emoción perdura para siempre)
  • Enseñarle a tomar decisiones

¿Cómo manejar las emociones?

Enojo

Todas las emociones son necesarias porque tienen una utilidad. Por eso no hay que negarlas. Ni siquiera las que, a primera vista, tienen connotaciones negativas, como el enojo, que en realidad es una reacción a la frustración, a sentirse atacado o no respetado, pero si se aprende a manejarlo bien no tiene por qué ser algo que lleve a la violencia.

Esto puede ayudarte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Miedo

Normalmente se expresa alejándonos de lo que produce temor. Pero también se puede sentir ante cualquier novedad, como cambiar de ciudad. ¿Cuál es la parte positiva de esta emoción? Que avisa de un potencial peligro. Sin embargo, si no se gestiona puede acabar perjudicando al niño. Por eso es buena idea que te diga lo que le da miedo, explicarle que también lo sientes a veces y que vas a estar ahí para que pueda tomarte de la mano y se sienta mejor.

Tristeza

Aparece como respuesta a una pérdida, ya sea de una persona (aunque sea una pérdida momentánea, como cuando mamá se va a trabajar) o de una expectativa, por ejemplo, cuando la tarde en el parque se cancela por la lluvia. Asimismo, hay niños que se niegan a sentirla, y lo que generan es tensión. Juan se ha quedado a dormir en casa de los abuelos y por la noche está triste porque extraña a su mami. A la abuela le da pena e intenta entretenerlo: le pone la tele, le cuenta un cuento…

Reconocer las emociones ayudará al buen desarrollo de tu hijo…

¿Tu hijo es muy enojón?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudar a tu hijo…

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Categorías
Especiales Salud

8 tips para controlar las fobias infantiles

8 tips para controlar las fobias infantiles

Hay escenarios que adquieren el poder de asustar a tu hijo al grado de petrificarlo de miedo.

¿Qué es una fobia?

Un miedo intenso ante objetos o situaciones concretas​ como, por ejemplo, a las arañas.

Mira cómo tranquilizar a tu hijo…

5 tips para calmar a tu hijo tras una pesadilla

¿Se puede controlar una fobia?

Identifica si tu pequeño ha caído preso de una fobia para que lo ayudes a liberarse.

Las fobias infantiles son algo para preocuparse cuando interfieren en la vida cotidiana de los chicos. En estos casos, hay que pedir ayuda profesional.

Es extremadamente nocivo obligar al niño con fobia a estar frente al objeto o situación que la causa este trastorno.

De ser así, sólo se conseguirá que el menor desarrolle aún más pánico e inseguridad.

8 tips para controlar las fobias infantiles

Lo ideal es que tu pequeño se convenza de que puede superar su temor y vaya haciéndole frente de forma gradual para que gane seguridad poco a poco.

La psicoterapia puede ayudar para que el pequeño pueda ir elaborando sus miedos y aprenda a reconocer sus sentimientos, de acuerdo con su edad y entendimiento.

Apoya  a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

Así también, la familia es un elemento crucial para que cada chico pueda lidiar con su pánico. Aquí te damos algunos tips para lograr esta meta:

  1. Hazle sentir a tu hijo que está protegido.
  2. Si es muy pequeño, procura que no esté alejado de ti por periodos prolongados para evitar que el miedo al abandono se traduzca en una fobia.
  3. Disminuye el nivel de ansiedad. Construye relaciones tranquilas y afectuosas.
  4. No minimices sus temores ni lo ridiculices o te burles de éstos.
  5. Busca cuentos donde sus personajes enfrenten los miedos con confianza.
  6. Acepta cuando eres lo suficientemente temerosa como para transmitir ese sentir a tu hijo.
  7. Usa el ejemplo para hacerle entender que el objeto o situación que le da miedo no ofrecen ningún peligro.
  8.  Busca ayuda profesional para que te asesore y solucionen juntos el problema

Tener miedo puede impedir el buen desarrollo de tu hijo.

¿Tu hijo tiene alguna fobia?

Foto: Getty Images

Comunícate mejor con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo hablarle de los sismos y otras catástrofes a tu hijo?

Ante los sismos u otras catástrofes, los niños pueden crearse infinidad de historias para explicarse lo ocurrido y todo lo que ven; ocurre que su cerebro no alcanza todavía a distinguir la fantasía de la realidad; mira cómo hablarle de los sismos. 

¿Cómo hablarle de los sismos y otras catástrofes a tu hijo?

A los cinco años de edad, los niños todavía entienden mucho de lo que ocurre a su alrededor a través de su pensamiento mágico, ese que mezcla su fantasía con la realidad, dando vida a explicaciones que ponen en marcha toda su creatividad.

Por ello, es necesario darles una explicación para que puedan entender el mundo que habitan y estimular la adecuada maduración de su pensamiento; así como ayudarlos a trabajar las emociones que pudiesen tener a raíz del evento. Te decimos cómo hablarles de los sismos y otras catástrofes que pudiesen vivir o ver a través de los medios de comunicación:

1. Indaga qué tanto sabe del tema. Lo primero es ver qué sabe del tema, pues podrías darle información innecesaria o que podría confundirlo porque no la entenderá. Pregúntale qué vivió, qué piensa de lo que pasó, qué le han dicho sus maestros, primos o amigos; es necesario escucharlo atentamente antes de decirle cualquier cosa.

2. Sé concreta en la explicación. No es conveniente ahondar en detalles ni intentar darle una explicación científica; puedes complicar esta charla queriendo hacerle ver la realidad tal cual para que sea una personita consciente cuando la verdad es que es un niño y su cerebro no está listo para entender algunas cosas, solo necesita saber qué pasó de modo preciso: “algunas veces la tierra se mueve y no está bajo nuestro control ni podemos saber cuándo lo volverá a hacer”.

3. Descubre qué siente y piensa. Para algunos chiquitos puede ser muy divertido sentir que la tierra se mueve, es un juego que quisieran repetir; para otros, resulta un acontecimiento traumático por los desastres que vieron en su alrededor cercano y el estrés que sintieron. Es importante saber lo que tu niño piensa y siente; ambos están unidos: si un niño pensó “qué divertido”, su emoción será la felicidad. Si pensó “se me va a caer la escuela”, seguramente va a sentir miedo. Escúchalo, nunca digas “aquí no pasó nada”, mejor déjalo hablar, que te cuente cómo vivió el suceso; permítele expresar sus emociones para que se sienta acompañado.

4. Valida sus emociones. Se trata de hacerle ver que así como él siente miedo, tú también, porque ello lo ayudará a no sentirse solo, sino comprendido. Siéntete con la libertad de expresar tus emociones frente a él, pero demostrándole que sin importar lo ocurrido, van hacia delante. El mensaje debe ser “no niego que me asusté, sin embargo, tampoco puedo esconderme o ya no hacer mis actividades”. Como tú reacciones, él lo hará.

5. Dile la verdad. Sé honesta, si le dices “nunca va a volver a pasar”, cuando tiemble otra vez, o las calles se inunden, perderás credibilidad frente a él. Háblale desde lo real, que sepa que estos desastres ocurren en el mundo y que seguramente pasarán de nuevo porque nadie tiene control sobre ellos. Incluso los chiquitos que tienen mucho miedo necesitan la verdad.

6. Hazle sentir seguridad. Puedes lograrlo ayudándolo a ver que la prevención es su mejor defensa. Un ejemplo: “es como cuando llueve, ¿tú sabes cuándo va a llover? Es algo que no podemos controlar, pero cuando sacamos el paragüas, estamos seguros, por eso lo llevamos en el bolso; en la escuela te han explicado qué hacer en los temblores para que tus compañeritos y tú estén seguros, en los simulacros, ¿recuerdas? ¡Muéstrame lo que te han enseñado!”.

7. Sin fotos ni imágenes. Si a los adultos muchas veces nos afecta ver las secuelas del desastre, para los niños son incomprensibles porque ellos no tienen la capacidad de abstracción para saber que eso ya pasó; se quedan con la idea de que lo que están viendo está ocurriendo en ese momento, por lo que podrían estar estimulando un estrés continuo en él.

8. Sé muy cariñoso con él. Necesita que estés cerca de él, atenta y disponible a que se exprese y a escucharlo; muchos niños reconstruyen la historia en sus juegos o a través de dibujos, eso es muy bueno porque así van asimilando lo que pasó

FOYO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Los miedos más comunes en los niños

Categorías
Ser Familia

Niños violentos con sus padres, ¿por qué ocurre?

¡No te calles! Padres y madres también pueden ser abusados por sus propios hijos; los niños violentos con sus padres es un fenómeno social y psicológico necesario de atender por el bienestar de ellos mismos y de la familia.

En su portal, el psicólogo Andrés Cánivas explica que las causas de los niños violentos son, sobre todo, la baja tolerancia a la frustración, impulsividad, falta de habilidades en resolución de conflictos, distorsiones cognitivas y problemas relacionados con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), queno se han logrado trabajar adecuadamente con ellos.

Igualmente, la separación o divorcio de los padres podría despertar en los niños ira y, por tanto, conductas agresivas hacia ellos. Otro factor importante es el estilo educativo excesivamente permisivo, en el que los padres no ponen límites claros a los niños para mostrarles las conductas correctas, o el estilo autoritario, en el que el niño suele ser tratado por sus padres con violencia física y psicológica.

El experto señala que la edad en que los niños violentos suelen manifestarse es entre los 13 y 16 años: inicialmente puede ser que tu hijo se niega a hacer lo que le indicas o que cuando quiere algo que no le das reaccione con palabras hirientes y actitud grosera, pero pococ a poco el tono de su violencia sube y puede  llegar a ser realmente violento, lastimarlos físicamente.

Sin duda, es una conducta que puede prevenirse desde temprana edad manteniendo un canal de comunicación abierto con tu hijo, cercanía y contención emocional, así como un equilibrio familiar aún dentro de un entorno de separación de la pareja.

Sin embargo, lo que tu hijo debe sentir en su entorno familiar es la seguridad de que siempre podrá contar con sus padres, su protección y amor. Esto es lo que los niños buscan en sus progenitores.

¡No te calles! Es una manifestación de violencia intrafamiliar que muchos optan por callar por la misma razón de siempre: vergüenza y culpa

Si eres un padre o madre que está viviendo tal situación, no lo pienses más: tu hijo necesita ayuda de un profesional de la conducta humana, y tú también. Necesitan aprender a resolver la ira que podrían estar guardando por esta situación conflictiva.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo saber si mi hijo hace bullying?

 

 

Categorías
Salud Ser Pareja

Peleas de pareja ocasionan problemas intestinales

Peleas de pareja ocasionan problemas intestinales

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

Los problemas de pareja pueden derivar en enfermedades intestinales.

Peleas de pareja ocasionan problemas intestinales

Según una investigación reciente realizada por el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, EUA, las personas casadas que pelean a menudo son más propensas a sufrir de intestino permeable.

La razón

En las peleas se liberan bacterias en la sangre y esto puede elevar la inflamación causando esta enfermedad intestinal.

Este es el primer estudio que muestra las consecuencias para la salud de las peleas conyugales.

Esto podría servirte…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

Cambios fisiológicos

Esta angustia conyugal cotidiana, al menos para algunas personas, está causando cambios en el intestino que conducen a la inflamación y, potencialmente, a la enfermedad.

El estudio

Los investigadores de Ohio State reclutaron a 43 matrimonios sanos, los encuestaron sobre sus relaciones y luego los animaron a discutir y tratar de resolver un conflicto que probablemente provocaría un fuerte desacuerdo. Los temas delicados incluyeron el dinero y la relación con los suegros.

¿Te suena conocido?

¿Tus suegros insisten en decirte cómo educar a tu hijo?

Los investigadores dejaron solos a las parejas para estas discusiones, grabaron las interacciones de 20 minutos y luego vieron cómo peleaban las parejas. Clasificaron sus comportamientos de luchas verbales y no verbales, con especial interés en la hostilidad, cosas como los ojos dramáticos o la crítica de la pareja.

Después los investigadores compararon la sangre obtenida antes de la pelea con sangre extraída después de la pelea. Los hombres y mujeres que demostraron comportamientos más hostiles durante las discusiones observadas tenían niveles más altos de un biomarcador para el intestino permeable (proteína de unión a LPS) que sus pares más menos hostiles.

Trastornos del estado de ánimo

La evidencia de intestino permeable fue aún mayor en los participantes del estudio que tuvieron interacciones particularmente hostiles con su cónyuge y una historia de depresión u otro trastorno del estado de ánimo.

Los participantes tenían entre 24 y 61 años de edad y habían estado casados por lo menos tres años.

Las parejas también fueron parte de otro estudio del estado de Ohio que analiza cómo las interacciones entre la hostilidad matrimonial y la depresión pueden conducir a la obesidad.

¿Peleas mucho con tu pareja?

Foto: Getty Images

¿Tus hijos también pelean?

Cómo evitar peleas entre tus hijos

Categorías
Ser Pareja

5 formas de disfrutar del sexo durante el embarazo sin llegar al coito

Si tienes miedo de lastimar a tu bebé in utero durante el sexo, esta información te ayudará mucho para no negarte este momento íntimo con tu pareja. Se trata de aprender a disfrutar del sexo durante el embarazo sin llegar al coito con el llamado sexo tántrico. Te contamos qué es.

Para disfrutar del sexo durante el embarazo

El llamado sexo tántrico ocurre cuando las parejas consiguen compartir un vínculo único porque redimensionan sus encuentros amorosos y los convierten en algo verdaderamente especial.

En el tantra, el objetivo no está centrado en el coito, sino en el placer (esto es lo que facilita llegar a los orgasmos múltiples). Y justamente esto es lo que lo hace una excelente opción para disfrutar del sexo durante el embarazo, pues si bien tener relaciones sexuales durante el embarazo no es malo ni inadecuado (a menos que tu médico te lo prohiba), los miedos y dudas acerca del bienestar de tu bebé puede hacerte no entregarte por completo al momento ni a disfrutar del sexo al 100.

Y el sexo tántrico busca múltiples formas de dar y recibir placer, más allá del coito. Fomenta la estimulación de los cinco sentidos y el sexo se experimenta con posiciones variadas que permitan el acceso a los puntos más sensibles y un mejor acomodo de los cuerpos. También se coordinan las respiraciones de la pareja para entrar a ritmos similares.

De hecho, uno de los mayores beneficios de esta forma de disfrutar del sexo es que las mujeres se vuelven multiorgásmicas porque se entregan sin reservas y los hombres también son capaces de experimentar varias veces el clímax porque aprenden a controlar la eyaculación.

Acercarse a la sexualidad tántrica no es tan difícil. Leer e informarte al respecto es un buen inicio. También puedes encontrar escuelas serias y respetables que dan cursos tanto a nivel individual como de pareja.

¿Cómo disfrutar del sexo durante el embarazo?

La estimulación de los sentidos es muy importante, por ello es necesario acondicionar un lugar especialmente para el encuentro. ¿Los elementos? Lienzos rojos y anaranjados, almohadones grandes y mullidos, aromas de sándalo, ylang ylang o ámbar, velas, charolas con quesos y frutas, música suave.

Comiencen liberando energía sexual con una danza libre que les permita mover su pelvis y cadera. Rótenlas y balancéenlas con suavidad; luego muévanse al ritmo de la música. Mírense a los ojos, tómense de las manos, junten su frente y luego sepárense para volver a empezar.

Acaríciense. Darse placer es lo único que importa en ese momento. Usen las yemas de los dedos, los pezones, la lengua, los dientes y el cabello. Luego pasen a hacerlo con otros objetos como plumas o trocitos de hielo. Dense y entréguense un masaje sensual en zonas insospechadas.

Susúrrense cositas lindas y eróticas al oído, lancen suspiros en la nuca del otro, escuchen con atención el latir de su corazón. Junten su respiración y permitan que sus pechos se coordinen en el vaivén.

La penetración puede llegar… o no. Sí, pueden interrumpirlo para ir a dormir, realizar sus actividades y luego seguirlo. Los orgasmos llegan luego de un alto nivel de excitación y aunque forman parte de toda la experiencia, son la cereza del pastel. Prueben varias posiciones, ¡se sorprenderán con lo que pasa! Luego viene el reposo de los amantes, donde el broche de oro es la conciencia de haberse fundido como si fueran uno.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué siente el bebé cuando mamá y papá tienen sexo?

 

Categorías
Ser Pareja

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Las mentiras en una relación de pareja dañan ¡y mucho! Grande o pequeña, blanca o negra, provocan un daño que muchas veces resulta irreversible. Y es que destruyen una de las bases más importantes de toda relación: la confianza.

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Mentir no sólo significa ocultar o tergiversar la realidad: también es burlarse de una persona, creyendo que esta es lo suficientemente ingenua como para creer lo que le decimos, y por lo cual, de una manera falsa, nos creemos superiores y con derecho de engañar a alguien que confía en nosotros y usar la manipulación. Visto así, ¡es más grave de lo que parece!

Mira cómo fortalecer a tu hijo…

Potencia su autoestima desde pequeño

Tipos de mentiras

Es cierto que hay de mentiras a mentiras. Pero, si lo reflexionamos, todo tipo de mentira es dañina con el paso del tiempo. Por ejemplo, las mentiras “blancas”, van destruyendo poco a poco nuestra imagen y la confianza que nos tienen los demás. Es como una bola de nieve que va colina abajo: va creciendo hasta hacerse un problema realmente grande.

En la pareja, las mentiras blancas tal vez no sean tan graves en un principio, pero van afectando los lazos afectivos si estas son recurrentes: “no te llamé porque me quedé dormida”; “me siento mal como para ir a verte” u otras mentiras blancas van construyendo una imagen que nuestra pareja va asociando con el desinterés que tenemos hacia ella.

Las mentiras grandes o negras pueden destruir nuestra relación en el momento de ser descubiertas. Estas normalmente van acompañadas de infidelidad, desequilibrios emocionales, celopatías, etc. Con ellas, se destruye por completo la confianza, la cual es muy difícil de volver a recuperar.

Mentirle a la pareja es lo mismo que no procurar su paz o tranquilidad. Y tampoco estamos procurando la nuestra, pues siempre estaremos buscando los medios de encubrir nuestro engaño, y esto resulta muy cansado. Y la mentira tiene la naturaleza de descubrirse a sí misma: la verdad, tarde o temprano, sale a la luz.

¿Tu relación se ha enfriado?

7 razones por las que se pierde el interés por la pareja

Cómo vencer el hábito de mentir

  1. Para vencer el hábito de mentir, o dejar atrás una mentira que no nos permite vivir tranquilos, es importante tener la voluntad de dejar de hacerlo, sin importar qué tan grande o pequeña es nuestra mentira.
  2. Si la mentira hacia nuestra pareja es debido a una infidelidad, lo mejor es ser sincero, para dejar atrás todo aquello por lo que le estamos ocultando la verdad. Al mentir, no sólo estamos engañando a una persona, sino a nosotros mismos, porque estamos recreando una realidad que no existe.
  3. Piensa que tampoco te gustaría que te hicieran lo mismo. Ponte en los zapatos de la otra persona.¿Descubriste a tu pareja en una mantira? ¡Enfréntalo! ¿Realmente cres que vale la pena vivir así?

Recuerda que no hay mejor relación de pareja que aquella que está construida con confianza, paz y amor. Construye algo así para ti, para ustedes. Lo merecen.

¿Sientes que tu pareja te miente?

Foto: Getty Images

¿Estás pasando por esta crisis?

Así debes de explicarle a tu hijo tu separación de pareja

 

Categorías
Así Crece

Personajes de la vida real que causan miedo a los niños

¿Has dicho a tu hijo que si no se porta bien, el robachicos vendrá por él? Algunos padres se ayudan de personajes fantásticos para enseñar a sus hijos “a cuidarse” o para controlarlos en momentos de riesgo. Aunque a primera vista puede ser algo eficaz, este método puede tener desagradables consecuencias a la larga.

Personajes de la vida real que causan miedo a los niños

EL COCO

Cuenta la leyenda que cuando los niños no quieren dormirse o se portan mal, el Coco va a sus cuartos por la noche a comerlos. Aunque este ser “facilita” el cierre de jornada de muchas familias, la angustia que despierta en los niños no es sana. Ellos necesitan un ambiente de protección que les ayude de manera paulatina y natural a superar sus miedos. Para ello hay que tolerar amorosamente las épocas de mal comportamiento y miedos al dormir, ayudarlos a verbalizar las razones que les hacen tener pesadillas o ser rebeldes y, siempre de los siempres, anteponer su salud mental a la comodidad personal.

EL SEÑOR DE LOS HELADOS

Aunque la intención es enseñar a los niños a cuidarse a sí mismos, el mensaje oculto es que incluso deben cuidarse de quienes quieren agradarles. Desarrolla en el niño una sensación de desconfianza básica que no queremos que se vuelva parte de su personalidad. Más que condicionarlos a temer a los desconocidos, hay que enseñarles a no ponerse en riesgo y a confiar en sus instintos.

Hay que modelarles con el ejemplo las reglas básicas del autocuidado para que adquieran la capacidad de cuidarse a sí mismos cuando estén solos. Luego, hay que recordarles que poseen un “termómetro emocional” que les ayudará a identificar cuándo una persona es o no confiable y qué hacer en cualquiera de los casos. Más que enseñarles a ser recelosos y suspicaces, ocasionándoles problemas de sociabilidad, autoestima y futuras relaciones de pareja, requieren ser impulsados al disfrute de la convivencia social con la conciencia de cuidarse.

EL ROBACHICOS

Es una forma en que las abuelas enseñaban a los nietos a no salir sin permiso de casa, a no separarse de sus padres en lugares públicos y a no hablar con extraños. El costo de no cumplir estas recomendaciones es alto: serán robados y separados de sus padres para siempre; pero no es la forma de inculcar en tu hijo el seguimiento de las reglas de seguridad.

Acompáñalo hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo; de lo contrario, el retraimiento se volverá parte de su personalidad, manifestando miedos e inhibiciones. Asimismo, no poseen la capacidad psíquica ni la experiencia, madurez y/o herramientas emocionales para consolarse o para entender que es un personaje ficticio. Ellos realmente creerán que existe una persona que busca llevárselos. ¡Imagínate vivir con este miedo! Además de una sensación de incapacidad y vulnerabilidad que podría volverse parte de su esencia de manera permanente.

LOS PAYASOS

Su vestimenta es poco común, llamativa y desproporcionada; sus rasgos faciales, acentuados con maquillaje, son exagerados y maniacos. Poseen una sonrisa que de manera inconsciente causa desconfianza, sugiere falsedad. Ahora bien, si tu hijo le tiene miedo a los payasos necesita que lo respetes y comprendas.

Trata de poner en palabras aquella característica que no le gusta, ya sea su ropa, que no sabe quién está debajo del disfraz o cualquier historia que haya escuchado al respecto. Acompáñalo, sé comprensiva y verás que de manera natural se irá desvaneciendo su miedo.

EL DIRECTOR DE LA ESCUELA

La intensidad de este temor tiene mucho que ver con la relación que el niño tenga con sus propios padres y figuras de autoridad cotidianas. Se podría decir que entre más cercano, bondadoso y comprensivo sea un papá con su hijo, mejor relación tendrá con el director, pues poseerá de entrada las mismas cualidades. Por otro lado, entre más distante, colérico e inconstante sea un papá, más miedo y resentimiento le tendrá al director de su escuela.

Si tu hijo presenta este tipo de temor de forma tal que se le complique su asistencia a la escuela o su adaptación con los otros niños, profesores o reglas escolares, vale la pena pensar en la relación que lleva con sus papás, sobre todo con su figura paterna. Si mejorando la relación entre padre-hijo este temor no baja, ten una junta en la escuela para cerciorarte de que todo está bien.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Los miedos más comunes en los niños

Categorías
Ser Familia

5 frases que no debes decirle a tu hijo

5 frases que no debes decirle a tu hijo

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

Como mamá y papá, para entender el llanto de un niño no son necesarias tantas explicaciones científicas.

Mira qué hacer ante los berrinches…

Controla los berrinches sin perder la paciencia

5 frases que no debes decirle a tu hijo

Basta contemplar el momento en que tu hijo llora. Basta con reflexionar en torno a sus efectos. Entender el llanto de un niño es descubrir las emociones que lo provocan y reconocer esos sentimientos. Nuestra misión es validarlo como algo natural que merece respeto y atención.

1. «No tengas miedo»
Aunque tu principal meta sea precisamente esa, que tu hijo deje de tener miedo, no va a dejar de sentirse inseguro por mucho que se lo repitas una y otra vez (cada vez más enfadada, probablemente).

2. «Tu miedo es una tontería»
Es posible que, efectivamente, la razón por la que tu pequeño tiene miedo sea algo muy simple, (una chamarra sobre la silla que ha adoptado una forma extraña o el terrorífico ruido que hace tu vecino de arriba al caminar).

3. «¿En serio te da miedo eso? ¿Eres un cobarde? ¿No te da vergüenza?»
Nunca ridiculices los miedos de tu hijo ni te rías de ellos porque se sentirá aún más inseguro.

4. «Tu cierra los ojos y vuélvete a dormir» (y te vas de su habitación)
Es verdad que, a veces, hay que dejar que los niños se enfrenten solos a sus miedos pero, sobre todo al principio, necesitan un poco de tu ayuda,amor y paciencia.

5. «Si sigues así, me voy a enfadar»
La amenazas no son la mejor manera para infundir valor a tu hijo, todo lo contrario.

Estas frases transmiten que el miedo es una emoción negativa de la que se debe avergonzar o, lo que es peor, que hace que tú te avergüences de él.

¿Has dicho alguna de estas frases?

Foto: Getty Images

¿Se te agota rápido la paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia