Categorías
Especiales

Ideas para ser una mamá divertida

A los niños les encanta reír, aventurarse, arriesgarse, explorar… Date permiso de dejar la solemnidad a un lado y disfrutar tu maternidad y la crianza de tu hijo al máximo, te compartimos algunos tips para ser una mamá divertida para tu hijo que te pueden funcionar muy bien.

Para ser una mamá divertida

Juega bromas con él

¿Qué tal si se alían y le juegan una buena broma a papá? Les encantará que seas parte de una travesura con ellos.

Pasa un día completo sin gritar

¡Gran desafío! Ponte a prueba un día y trata de no levantar la voz ni una sola vez, verás que podrás encontrar una forma mucho más bella de poner límites y corregir.

Haz actividades divertidas con ellos

Mirar una película de Disney con palomitas, salir a pasear al perro, jugar un juego de mesa con los abuelos, tomar un helado y ensuciarse, hacer una búsqueda del tesoro. Dales a tus hijos lo que es más valioso: el tiempo, porque ya no lo recuperas.

Cámbiale el nombre a las cosas

En vez de decirle a los niños “vamos, apúrense” cuando estés en ese pleno caos matutino en que parece imposible llegar en hora al colegio y al trabajo, utiliza un recurso diferente: les pido que se conviertan en gacelas, animales súper rápidos. ¡A ver esas gacelas cómo se mueven!

Sonríe

En vez de poner esa cara de “se va la hora y tengo mil cosas que hacer” cuando los niños te cuentan qué sucedió en el colegio, elige sonreír. En definitiva, vinimos a este mundo a ser felices. Pues, la sonrisa es una buena forma de comenzar a serlo.

Incluye a tu hijo en lo que hagas

A veces es muy difícil compartir momentos con los chicos por todo lo que tenemos que hacer. Pero no tienes que dejar de hacer nada para pasar tiempo en familia, trata de incluirlos en lo que puedas. En el supermercado ayudan a llevar el carro, en el coche ponen música para el viaje, ayudan a preparar la cena… ¿qué más se te ocurre?

Usa más la imaginación

Si hay algo admirable en los niños es su poder para imaginar y qué lindo que es pensar en cosas imposibles, ¿no? No solo hace que la vida sea más divertida y menos monótona, sino que lleva a la mente a lugares reconfortantes.

Imagínate que tienes su edad

A veces es bueno olvidar la burbuja de ser adulto, recordar fechas, correr para hacer las cosas, cumplir con las obligaciones… ¡Uf, qué complicado! No solo les hará bien a los niños que pienses que eres una niña más, sino también a ti. ¡Y la diversión fluirá por si misma!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Fomenta en tu hijo el sentido del humor

Categorías
Así Crece

A mi hijo le da miedo ir al doctor

A mi hijo le da miedo ir al doctor

En algunos niños es común que les de miedo visitar al médico.

A mi hijo le da miedo ir al doctor

Tu hijo ya es consciente de qué es el cuerpo y sus funciones: sabe que bajo la piel hay huesos, músculos, venas… y que el cuerpo funciona como una «máquina» a la que hay que cuidar (alimentar, lavar, proteger del frío y el calor) para que no se dañe.

¿Tu hijo no puede dormir?

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Visitas al pediatra

Las visitas al pediatra se vuelven cada vez más esporádicas. Recuerda que hace un par de años, entre revisiones, vacunas y toda la colección de virus típicos de la edad, pasabas largos ratos en consulta. Ahora, el tipo de problemas médicos cambia. A partir de los cuatro años las infecciones virales disminuyen en frecuencia (aunque no se libran de las gripes y los catarros), las afecciones respiratorias mejoran (porque madura el sistema respiratorio e inmunológico) y empiezas a tener las primeras consultas por golpes o alergias.

Quizá tu hijo ahora se enfrente a un panorama impactante (¡el rojo asusta!) que pasa a formar parte del día a día en el colegio y, por tanto, a engrosar la lista de temores de los pequeños más impresionables.

¿Puede ser el caso de tu hijo?

Los miedos más comunes en los niños

 

Tips para calmar la angustia

  1. Y es que la falta de costumbre y la aparatosidad de ciertos accidentes hace que a su edad la idea de ir al hospital o simplemente hacerse daño o sangrar sea vivida con ansiedad y temor. Por eso, además de quitarle el miedo al asunto en la medida de lo posible, es importante enseñar a tu pequeño a respirar en situaciones de angustia (tomando mucho aire de una vez y soltándolo muy despacio, como si soplaras una velita que no se apaga) y a «distraer su pensamiento» (es decir, a retirar la atención del dolor o la herida sangrante y pensar y hablar de cosas que nada tengan que ver con ello) mientras llega la atención médica.
  2. Dile que lleve a la consulta a su peluche o juguete favorito para que lo acompañe.
  3. Jueguen al doctor y con sus diferentes juguetes «vayan a consulta», «cúrenlo» para que vea que es para bien.

Habla con tu hijo sobre los beneficios de ir al doctor y cómo lo ayuda a estar sano para poder jugar, bailar…

¿Tu hijo le tiene miedo a las inyecciones?

Foto: Getty Images

Cuida la salud de tu hijo…

Tips para mejorar la alimentación de tu hijo y prevenir la obesidad

 

Categorías
Ser Mamá

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Durante las primeras semanas puedes vivir momentos que quizás opacan la felicidad de tener un recién nacido; no te agobies, poco a poco te adaptarás al nuevo ritmo de vida.

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Sientes que le faltan horas al día para atender al bebé recién llegado a casa; es una sensación que la mayoría de las mamás tienen. A veces el esfuerzo físico, la tensión nerviosa, los cambios hormonales, la fatiga, nuevas responsabilidades y la depresión posparto podrían agravarse al llegar a casa. El apoyo de tu pareja y la paciencia y tolerancia contigo misma te permitirán enfrentar los retos diarios. No te sientas mal: es un periodo de aprendizaje positivo, puedes seguir estos consejos para organizarte y disfrutar tu nueva etapa como mamá.

Recuerda que la maternidad no implica renunciar a cosas divertidas, como ir al cine o al teatro con tu pareja, al concierto de tu grupo favorito, al café con tus amigas, establece rutinas y mantén un equilibrio en tu vida.

 

Establece horarios

Son clave para el bienestar del bebé, en especial durante el primer año de vida. Respeta sus horarios (las tomas de leche, el paseo diario, el baño, los ratos de juego, la siesta, el descanso nocturno…); repítelos cada día más o menos a la misma hora.

Conoce a tu hijo

Conforme pase el tiempo conseguirás distinguir el llanto de tu hijo y reconocer mejor sus necesidades. En tanto, consuélalo en cuanto llore; mientras más tardes en acudir a su lado, más nervioso se pondrá porque ahora él demanda mucha cercanía.

Deja la casa en segundo plano

Después de nueve meses de embarazo y el parto, tu cuerpo merece un descanso. Tu pareja, papás, suegros, tíos o amistades pueden ayudarte a recobrar el aliento. Podrías convocar a una reunión familiar y distribuir las tareas del hogar o contratar a una persona para que realice el aseo. Ahora el bebé ocupa toda tu atención. Tú y tu bebé son lo primero.

Recuperación posparto

Cuídate igual que en el embarazo. Por mucho que hayas subido de peso, no te sometas a ningún régimen alimentario de inmediato. Tu nutrición es muy importante porque te ayuda a reponer fuerzas para hacerte cargo de tu bebé; además, debes ingerir buenos nutrientes para que tu hijo se nutra durante la lactancia. No uses ropa ajustada ni te estreses con tu peso.

Consiéntete

Aparta un día exclusivo para ti, date un baño relajante, duerme unas horas seguidas o sal con amigas. Apapáchate, date un masaje con esencia de aroma rico, ponte una mascarilla… estos mimos tienen efectos milagrosos, ¡y aumentan tu buen humor!

Trata de descansar

Tu sueño nocturno se verá interrumpido durante varias semanas, aprovecha para hacerlo cuando el bebé duerma. Siempre que sea posible, aunque te encuentres bien, evita esfuerzos en las primeras semanas.

Esto podría ayudarte…

13 formas de consentirte antes de dormir

Organiza las visitas

Aunque se escuche un poco feo, dale citas a las visitas: tener todo el día la casa llena de gente podría estresarte. El bebé y tú necesitan tranquilidad; además, tanto tú como tu pareja deben disfrutar a su hijo a solas. Se trata de uno de esos momentos en la vida en los que debes aprender a decir NO. Te agobiarán los invitados inoportunos porque tendrás que atenderlos y tal vez no tengas nada preparado. Tus amigos y familiares sabrán entender que tanto tú como el pequeño necesitan descansar.

Haz ejercicio poco a poco

Si puedes, camina un rato todos los días, da paseos cortos y no hagas mucho esfuerzo para no cansarte. Estas salidas estimulan el desarrollo del niño y te ayudan a recuperarte más rápido, y tu bienestar influye en el bebé. Sigue las recomendaciones de tu médico para retomar tu actividad física habitual.

Mira cómo estimular a tu bebé…

Ejercicios para ayudar a tu bebé a ver mejor

Escucha y toma lo mejor

Cuando hay un recién nacido en casa, todo el mundo es “experto”. Algunas personas te alabarán o criticarán por todo: las horas de sueño del bebé, la lactancia, si debes taparlo, cargarlo, apapacharlo… trata de ser firme. Consulta al pediatra si necesitas ayuda con algún tema o entra a nuestras redes sociales, nuestros expertos pueden darte consejos, estamos contigo 24/7.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
  • Pinterest

Papá en acción

So tienes pareja, el papá de tu bebé debe tomarse sus días de descanso obligatorios en el trabajo tras el nacimiento del bebé y, si puede pedir algunos días de vacaciones, ¡mejor! Así los dos tomarán la llegada del niño con más tranquilidad, pueden aplicarse las 24 horas del día, tomar turnos para descansar y atender al bebé, así como ver entre los dos la mejor forma de atender al pequeño.

No pienses en el trabajo

Algunas mujeres tienen problemas para olvidarse de su trabajo durante la incapacidad por maternidad: no sientas culpa. La incapacidad es un derecho necesario y reconocido legalmente. Ten en mente que tu equipo puede arreglárselas sin ti.

Sobrevive a un mal día

No es raro perder los nervios un día que el pequeño no ha parado de llorar… A veces las responsabilidades y la falta de sueño te sobrepasan y podrías sufrir episodios de rabia. Esto NO quiere decir que seas una mala mamá o que no quieras a tu bebé. Eres un ser humano. Si te sientes así, pide ayuda y desconéctate un rato.

Retoma el sexo con calma

Además de ocuparte del bebé, reserva un tiempo especial para la vida en pareja, a pesar de las tensiones y el cansancio. La maternidad puede producir fatiga física, molestias en la zona genital, disminución del deseo y un aumento de la sequedad vaginal; volver a establecer la vida sexual lleva su tiempo, puede causarte ansiedad o los primeros contactos después del parto pueden resultar dolorosos. Es importante aguardar al momento oportuno, no te sientas presionada ni obligada; sigue las instrucciones de tu doctor, él te indicará si pasando la cuarentena estás lista para reactivar tu vida sexual o si debes esperar y qué tratamiento anticonceptivo será mejor para ti. Recuerda que aparte del coito, existen muchas formas de mostrar cariño y amor.

Si deseas esperar para tener otro bebé, mira esto…

¿Qué anticonceptivo te conviene para después del parto?

 

Algunas mamás te comparten su experiencia…

«Mis papás y suegros llamaban antes de ir a visitarnos y si yo tenía otros planes, como pasear o dormir un poco, les proponía que vinieran a otra hora. Algunos amigos conocieron al niño cuando tenía más de un mes. Terminé dando citas, con día y hora, para que no se juntaran las visitas. Al principio algunas personas me lo tomaban a mal, pero luego lo comprendieron». -Lulú

«En cuanto nació el bebé, las abuelas se presentaron en casa listas para ayudar. Entonces, distribuimos las tareas: mi suegra iba al súper y hacía la comida y mi mamá lavaba ropa y trastes. Así pude dedicarme a mi hijo». -Isa.

«No podía dormir durante el día, pero me relajaba mucho acostarme en el sillón y escuchar música mientras mi hija hacía sus siestas. También me tomaba con mucha tranquilidad la lactancia. Siempre que podía, amamantaba a mi bebé en la cama y luego me quedaba un rato allí descansando. -Brenda. Mi hijo se calmaba fácilmente cuando lo cargaba y lo tenía pegado a mi cuerpo. Por eso, en casa yo hacía muchas de las tareas con él; lo mecía y cuando salía a la calle siempre lo llevaba en el canguro». -María.

Atender a un recién nacido puede ser agotador, date tiempo para ti.

¿Qué medidas has tomado tú con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo recibir más nutrientes…

Alimentos posparto que debes consumir

Categorías
Salud

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más, mira los beneficios

¿Cuántas veces al día le pides a tu hijo que se concentre y siga las instrucciones de lo que le acabas de pedir? ¿Quieres que tu hijo en alguna situación esté quieto y que te haga caso? A veces pensamos que poner atención y seguir instrucciones es algo natural, como comer y que tu hijo debería hacerlo solito, pero, a comer con cubiertos fue aprendiendo poco a poco, ¿verdad? Entonces, ¿le has enseñado a tu hijo a concentrarse?

¿Qué es el Mindfulness?

A diferencia de las meditaciones tradicionales, en el Mindfulness no se tiene que estar completamente quieto, sino que se puede realizar mientras se juega, habla o camina. Es una forma distinta de aprender a prestar atención mediante los cinco sentidos para hacer que una persona sea consciente de sí misma y de su entorno.

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Practicar mindfulness ayuda a tu hijo a…

  • Trabajar la empatía, gratitud y paciencia
  • Escuchar
  • Apreciar el «aquí y ahora»
  • Saber qué espacio que ocupa en el planeta
  • Aprender a ver con atención
  • Comprender su entorno
  • A respirar
  • Mantener su atención
  • Tener más empatía por otros
  • Aumentar su autoestima
  • Vivir con más felicidad
  • Mejorar la memoria
  • Estar más relajado
  • Solucionar tareas
  • Tener más seguridad

Hacer las cosas con conciencia y atención motiva a ser generosos y a compartir lo bueno con los demás. Además, aprender a sentir y controlar la respiración ayuda a concentrar la atención por más tiempo.

¿Practicas yoga?

Mira los beneficios de la meditación para ti…

Cómo aprender a meditar y sus beneficios

 

Categorías
Ser Mamá

Cómo ser más libre

Cómo ser más libre ante un mundo que te exige tanto

A veces, como mamá te preocupas de más y cargas con el peso de todo y de todos. Mira cómo sentirte más libre, relajada y feliz.

Cómo ser más libre

No te castigues

No te digas frases negativas como “soy tonta”, no te insultes ni lastimes ni preocupes de más por ese problema que tuviste.  Aprende del error, dale la vuelta y sigue.

Sonríe todos los días

Si haces las cosas con alegría, tendrás más energía. Si generas buena vibra, obtendrás lo mismo de regreso.

No critiques

Mejor acepta a las personas como son, hablar mal de otros habla de una debilidad.

Consiente a tu interior

Puedes practicar respiración o mindfulness, para recolectar tu vida y ponerla en equilibrio.

Cree en ti

Tú tienes la clave para lograr todo lo que quieres hacer, es cosa de que te pongas en acción y pienses en cómo sí.

Valora lo que tienes

Cada que te acuestes por la noche, da gracias por todo lo bueno que te pasó en el día.

Quiérete

Consiéntete, date un masaje, ponte una mascarilla, date tiempo para ti.

Sé flexible

Quizá no todo se dé como lo esperabas, pero ir aceptando los cambios de la vida es lo que te hará fluir.

Piensa positivo

Es fácil ahogarse en un vaso con agua, lo mejor es que tomes con cierta perspectiva cada situación y trates de sacarle el mejor jugo.

¿Qué situación te estresa?

Esto puede interesarte…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor