Categorías
Padres e Hijos

¿Qué es «suicidio», mami?

Sigue estos consejos para dar a tu hijo la respuesta más adecuada a su edad; es importante que sepas qué decirle y qué hacer ante el tema del suicidio, pues en la actualidad lo vemos y escuchamos no solo en las noticias y redes sociales, sino cada vez más en la vida diaria.

PREPARADA PARA LA RESPUESTA

  1. Evita decirle “no es nada, olvídalo”. Al hacerlo, conviertes el tema en un tabú y ello significa que él crecerá pensando que es “malo”. El suicidio es una realidad social que hay que prevenir y, por tanto, conocer.
  2. Nunca le mientas. Lo mejor es nunca hacerlo porque cuando tu hijo se entere de la verdad puede llegar a sentirse menospreciado, además arriesgas la confianza que te tiene.
  3. Aunque te suene extreme, es importante que le dejes clara la razón de la muerte: el suicidio no suele ser la causa de la muerte, sino las lesiones o efectos derivados, como un paro cardiaco o respiratorio.
  4. No temas hablar de la muerte con tu hijo; es parte del proceso natural de vida y quizá esta pregunta sea una oportunidad para ayudarlo a comprender las pérdidas.
  5. No inhibas tus emociones, aún si es enojo o frustración. Él necesita también entender y conocer lo que las personas sienten a raíz del suicidio, pues son parte de vivir y aceptar las pérdidas. Además, si las inhibes, puede entender que lo “correcto” es ponerse un caparazón para no sentir dolor.
  6. No entres en demasiado detalles, responde la pregunta solamente: defínele qué es suicidarse, es decir, es quitarse uno mismo la vida, “matarse”. Seguramente tu hijo te hará más preguntas de lo que le respondas, por eso debes ser precisa y no darle información que no te está pidiendo.
  7. Si tú no te sientes capaz de responder la pregunta, acude con un familiar dispuesto o con un profesional. Sobre todo si la situación proviene de que acaban de vivir el suicidio de un familiar y ahora te toca darle la noticia.

En verdad, no pasa nada por hablar del suicidio; el tema será tan complicado como tú quieras que sea. Lo mejor es hacerle ver a tu hijo que es una forma en que la gente está muriendo, que no es bueno ni malo, solo que ocurre. Ya si te pregunta por qué ocurre, tras decirle que las personas que se suicidan se sienten muy solas en el mundo, déjale claro que él te tiene a ti a su papá, y ustedes lo aman profundamente.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

 

Categorías
Especiales

10 mitos sobre los piojos

10 mitos sobre los piojos

Desmitificamos algunos de los mitos entorno a la pediculosis.

Mira qué debes incluir en tu alimentación…

Que durante tu embarazo no te falte vitamina D

10 mitos sobre los piojos

Según los científicos, los piojos son más resistentes que antes, y aguantan temperaturas de 50ºC a -30ºC. Esta enfermedad no distingue sexo o edad, y es altamente epidémica en la edad escolar y en la adolescencia.

La pediculosis es un problema que afecta a 3 de 10 menores en edad escolar y al 27% de sus padres.

Mito 1: saltan de cabeza en cabeza

Realidad: los piojos no saltan ni vuelan. Solo caminan, y lo hacen con mucha velocidad. Pueden pasar de una cabeza a otra con mucha facilidad, a través del contacto o de alguna prenda.

Mito 2: los piojos provocan enfermedades

Realidad: los piojos no son una enfermedad ni representan riesgos a la salud pública. Causan comezón por una erupción, pero hay muy pocos riesgos serios de salud.

Mito 3: Los piojos mueren cuando abandonan el cuero cabelludo

¡Falso! Los piojos pueden vivir hasta 24 horas sin contacto con el cabello o el cuerpo cabelludo. Así que pueden propagarse a través de cojines, almohadas, sillones, etc

Mito 4: los piojos se producen por tener el cabello sucio y el pelo largo

¡Falso! Los piojos no se contagian por falta de higiene. Les gusta tanto el pelo sucio como el limpio. Contagiarse de piojos no depende del largo del pelo ni de la frecuencia del cepillado o el lavado. Si bien es cierto que anidan más en las niñas, porque suelen tener más contacto físico entre ellas.

Mito 5: Los animales pueden contagiarnos

¡Falso! Los piojos de los animales no son transmitidos a las personas.

Mira cómo ayudar a tu hijo este ciclo escolar…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor

Mito 6: Los piojos producen comezón porque muerden el cuero cabelludo

¡Falso! El motivo del picor que causan los piojos no es debido a sus mordeduras, sino a la saliva que inyectan ellos para alimentarse.

Mito 7: Todos los productos contra los piojos erradican el problema de inmediato

¡Falso! Ciertos productos no matan al piojo ni a las liendres. En efecto, el continuo uso de productos antipiojos ha derivado en que el piojo genere defensas para protegerse y es resistente a muchos de ellos.

Mito 8: Eliminados una vez, erradicados para siempre

Realidad: las liendres eclosionan después de entre 7 y 10 días. Si el tratamiento antipiojos usado no elimina los huevos, las probabilidades de infectarse de nuevo son muy altas.

Mito 9: Los piojos se detectan rápidamente

¡Falso! El sistema inmune tarda de 4 a 6 semanas en desarrollar sensibilidad a la saliva del piojo. En ese tiempo, un piojo hembra puede poner de 6 a 10 liendres por día. Por lo tanto, cuando empezamos con picores, muchas generaciones de piojos ya estarán viviendo en la cabeza.

Mito 10: Las liendres también se contagian

¡Falso! Las liendres no se contagian. Solo los piojos.

Se puede tener piojos a cualquier edad, pero los niños en edad escolar, tienen más riesgo de contagio. 

¿Tu hijo ha tenido piojos?

Foto: Getty Images

Estos consejos pueden servirte…

Cómo tener un cabello sano

 

 

Categorías
Lactancia

Lactancia materna con mucho amor

Lactancia materna con mucho amor

Muchos mitos y temores acompañan a la lactancia. El principal es que no todas las mujeres tienen la capacidad de dar pecho, ya sea por limitaciones físicas, de salud o por baja producción…

Lactancia materna con mucho amor

Pero la doctora Álvarez Peña explica que, sin excepción, cualquier mamá es capaz de alimentar a su hijo. El cuerpo femenino está completamente apto para que una vez que recibe el estímulo constante de la succión por medio de la boca del bebé, produzca la suficiente leche para alimentar- lo hasta dejarlo satisfecho y cumplir con todas sus necesidades nutricionales. La especialista argumenta: “Son casos muy remotos, por ejemplo, cuando las mujeres se han sometido a una cirugía de reducción de senos, a la presencia de VIH/SIDA o que el bebé tenga galactosemia. Solo en estos casos se limita, aunque se puede recurrir a los bancos de leche”.

Mira lo que debes consumir mientras estás en lactancia materna…

Alimentos posparto que debes consumir

Dudas más comunes

Despejar las dudas es esencial para sentirte segura y transmitirle a tu bebé protección. Recuerda que la lactancia es un momento de comunicación muy emocional entre ustedes.

La leche no se corta

La leche “no se va” ni se corta ni es insuficiente; como mamá, ten la seguridad y convéncete de que siempre tienes a tu alcance esta posibilidad para tu bebé.

¿Cuándo se supone que “baja la leche”?

La producción de leche se inicia desde antes del nacimiento (a partir del tercer mes de gestación) y el recién nacido comienza a sacarla desde el primer momento en que empieza a succionar.

¿Cuándo debo empezar a amamantar?

Cuanto antes, mejor. De ser posible debes pegarte a tu bebé al pecho justo después del nacimiento. Así se acelerará el proceso de lactancia. En algunos hospitales retrasan el proceso unas horas, pero puedes hablar con tu médico para solicitarlo.

¿Se puede dar pecho tras una cesárea?

La cesárea no altera la producción de leche ni su composición, pero sí propicia algunas dificultades. Si se ha utilizado anestesia general, la primera toma deberá retrasarse hasta que haya pasado el efecto por completo. Si se empleó la epidural se puede comenzar de inmediato.

¿Se le debe dar leche a libre demanda?

Al principio tu bebito tomará la leche que necesita, sin seguir horarios establecidos. Algunos bebés piden leche más seguido, pero si tu niño no reclama el pecho cada tres horas, debes ofrecérselo.

¿Cómo sé si mi leche en verdad es buena?

Si sale de tus pechos, significa que es la mejor para tu hijo.

¿Cómo sé si mi bebé quiere comer?

Dándole el pecho: si se despierta, se mueve mucho, se lleva las manitas a la boca con frecuencia, hace ruiditos…

¿Cuál seno ofrecer y por cuánto tiempo?

Lo ideal es que el bebé se alimente de ambos pechos en una misma sesión, porque así se estimula la lactancia y se evita la acumulación de leche en un solo lado. Permite que el pequeño vacíe primero un pecho (se llevará unos 20 minutos) y luego, si quiere, ofrécele el otro.

¿Cómo extraigo mi propia leche?

Puedes extraer la leche con ayuda de un sacaleches y guardarla en el refrigerador para luego dársela en biberón más tarde.

El momento en el que alimentas a tu hijo debe ser un tiempo y espacio dedicado a ustedes: mientras más relajada estés, mejor será la calidad y producción de leche.

¿Cuántas semanas de nacido tiene tu bebé?

Foto: Getty Images

Mira cómo aliviar las rozaduras de tu bebé…

5 tips para aliviar las rozaduras

 

Categorías
Padres e Hijos

3 falsas creencias en la crianza de los hijos

¿Alguna vez te has descubierto con el pensamiento de que tienes un niño malo porque es desobediente, berrinchudo, chantajista, grosero? La especialista Teresa García, psicoterapeuta en su libro No hay niño malo nos invita a reflexionar en este tema, pues nos cuenta que la mayoría de las personas se dejan llevar por falsas creencias en la crianza de los hijos acerca de cómo debe ser un niño y de cómo debe ser educado.

Creencias en la crianza de los hijos

Claro que amo a mi hijo, le doy todo. Los patrones más frecuentes entre los padres para hacer sentir a su hijo querido es decirle te quiero, abrazarlo y besarlo o, regalarle cosas, pero no son las mejores formas.

La verdad: Ellos se sienten queridos cuando están contigo, escuchas su plática o historias, compartes sus juegos, sobre todo, cuando conectas con lo que sienten: “Veo que estás preocupado, asustado, ¿quieres platicarme?”. El amor se siente y los pequeños son totalmente sensoriales; ellos tienen sus emociones a flor de piel, justamente por ello muchas veces reaccionan tan intensamente.

Lo que necesitan de sus padres es que estén con ellos durante su emoción: cuando están enojados, tristes, alegres; ellos no entienden su sentir, solo lo sienten, por lo que requieren de un adulto que les diga qué es eso que están viviendo.

Tu papel es… nombrar la emoción: “oye, sé que estás enojado, está bien, tienes todo el derecho a sentirte así”.

Se portan mal para llamar la atención, manipular o hacernos enojar. Creemos que cuando un niño hace un berrinche o comete una falta de respeto es porque quiere imponernos su voluntad y solemos reaccionar con un regaño, gritos o un castigo; o simplemente lo ignoramos “hasta que se cansa”. Tras esta conducta hay una carencia.

La verdad: Los niños reaccionan con las emociones desbordadas porque no las saben manejar, por lo tanto, su reacción es un impulso. Ellos necesitan de sus padres empatía, por ello es esencial que estos se pregunten qué le está pasando realmente al niño; en el instante, lo que importa es identificar lo que él está sintiendo, después será posible hablar de su reacción y de lo que esta hizo sentir a los demás.

Tu papel es… redirigir su conducta impulsiva, no sus emociones: “entiendo que estás enojado, pero no puedes aventar los objetos, mejor vamos a rugir como leones, o tengamos una guerra de almohadazos”.

Si no lo castigo, me va a tomar la medida. La idea de controlar la conducta de los hijos para cuidarlos bien y hacerlos chicos de bien conduce a sobrevalorar la obediencia, cuando lo importante es formar personitas seguras de sí mismas. Entonces, se trata de ayudarlos a desarrollar conexiones neuronales que les vayan permitiendo tomar mejores decisiones, lo cual significa que se les debe permitir practicar.

La verdad: Un niño que controla a su padres habla de unos papás inconsistentes; quizá, caen continuamente en darle lo que pide de mala forma para que se calme, lo cual le enseña que puede hacer lo que quiera.

Tu papel es… enseñarle que siempre habrá consecuencias y límites, a través de la negociación y dejándolo tomar decisiones controladas por ti. Por ejemplo, no vas a negociar si el niño se lava o no los dientes, pero sí con cuál de los cepillos se los lava. Ante las opciones, ellos perciben que pueden decidir, esto los hace responsables de sí mismos.

Tere García argumenta que la educación de los pequeños debería partir de su comprensión, así como de un constante trabajo de autoanálisis por parte de los padres para determinar los mejores modos de criar a su hijo, pues cada niño tiene un modo muy particular de ser. En este sentido, cada padre debe conocer a fondo a su hijo con el fin de poder acompañarlo en su crecimiento.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

9 errores comunes de crianza

Categorías
Salud

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

En los bebés, el 70% de su cuerpo es agua, es por eso que una deshidratación puede poner en riesgo su vida. Aquí te develamos algunos mitos acerca de cómo hidratar a los bebés.

La hidratación es «el proceso mediante el cual se reemplazan los líquidos que el cuerpo ha perdido por el sudor, la respiración y la eliminación de deshechos del organismo», señala la nutrióloga García. Al mantener bien hidratado a tu bebé le aseguras su buen estado de salud.

Y es que la infancia es una etapa fundamental para el desarrollo intelectual y físico; y el agua constituye más del 60% del organismo, por lo que forma parte fundamental de varios procesos: mantiene la eficiencia de los impulsos eléctricos, regula la temperatura
corporal, elimina sustancias tóxicas del cuerpo y favorece el aprovechamiento de
nutrimentos.

LOS MITOS QUE RONDAN LA HIDRATACIÓN

Además de la leche materna, durante sus primeros meses de vida, el nene necesita agua o tés para estar bien hidratado.

Al contrario, «es importante saber que para un bebé la leche tanto materna como la de fórmula son la fuente más importante y única de hidratación, así como de alimentación. Es decir, un bebé no necesita agua ni té». Por eso se recomienda que las mamás que lactan también tengan una correcta hidratación.

Previo al primer año de edad no se pueden dar otros líquidos. 

Darle a tu bebé pequeñas cantidades de agua simple de los seis a los 12 meses favorece el hábito de consumirla. Lo apropiado «antes de los diez meses, es que el bebé tome el agua en mamila para evitar que ingiera tragos muy grandes. Posteriormente se puede hacer el cambio paulatino de la mamila a un vasito entrenador. Lo ideal es dársela entre las comidas, para evitar que se llene de líquido y ya no quiera consumir otros alimentos que le proporcionarán nutrimentos importantes».

La hidratación sólo se logra con agua.

«De los seis a 12 meses la introducción de alimentos diferentes a la leche también forma parte del aporte de líquidos; las verduras y frutas son ricas en agua que, al incrementar la ingesta de nutrimentos, entre ellos el agua, contribuyen a cubrir la demanda». Pero la leche en esta etapa sigue siendo la principal fuente de hidratación y se complementa con los líquidos que contienen los alimentos que empieza a consumir.

Los niños requieren menos hidratación cuando hace frío.

Esto es totalmente falso, ya que el nivel de agua en el cuerpo se debe mantener siempre. En la época invernal es muy común que como mamás tapemos mucho a los pequeños, sin embargo, esto hace que puedan perder agua por medio de la sudoración. Es importante mantenerlos hidratados en frío y calor.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo