Categorías
Cine para ti

Por qué Rocketman te hace ser un mejor papá

Por qué Rocketman te hace ser un mejor papá

Reginald Dwight (el verdadero nombre de Elton John) era un niño tan tímido y temeroso que se odiaba a sí mismo. ¿La razón? Sus papás no lo valoraban, él sólo quería recibir amor en su casa, sólo deseaba que su papá lo tomara en cuenta y lo abrazara, sólo quería que su mamá le diera una palabra de aliento y ese amor tan especial que da mamá…

Elton John creció en una casa carente de buenos sentimientos y armonía, sólo recibía insultos y palabras que todo el tiempo lo herían. La única que creía en él y lo apoyó era su abuela materna, ella fue quien le pidió las clases de piano y quien lo llevó a la Royal Academy of Music en Londres en donde lo becaron por su extraordinario don, Elton con tan sólo escuchar una melodía, la puede tocar en el piano e imagina notas que convierte en música.

Rocketman muestra la historia de este cantante que ha ganado cientos de premios y millones de dólares gracias al personaje que construyó para ser alguien más que sí mismo:

“La gente paga para ver a Elton John, no a Reginald Dwight”.

En esta película biográfica (en donde Elton es el productor) nos deja ver lo solitario que estaba, cómo dejó que varias personas lo destruyeran, se aprovecharan y pasaran encima de él sólo porque le daban un poco de amor.

Por qué Rocketman te hace ser un mejor papá 

La lección más valiosa que nos deja Rocketman como papás es que lo más importante es el amor dentro de casa y que el ejemplo y las acciones son más importantes que las palabras. Hazle sentir a tu hijo tu amor, apóyalo en sus pasatiempos, escúchalo, abrázalo todo lo que puedas, a pesar del trabajo y la rutina está ahí para él, juega con él, dale tu atención y tu tiempo, estimula su imaginación y creatividad, llénalo de seguridad, confianza, aumenta su autoestima, no para que sea un pequeño ególatra sino para que crea en sí mismo a pesar de las adversidades de la vida diaria, para que se anime a luchar por llegar alto.

Elton John estaba tan solo y vacío que trató de suicidarse varias veces, abusó de todos las drogas existentes, era bulímico y también se refugiaba en el sexo destructivo con tal de sentir un poco de cariño. Rocketman es una película honesta que muestra el lado blanco y negro de una celebridad, donde a pesar del dinero y la fama, no todo a sido color de rosa.

Esta película es para mayores de 15 años ya que trae escenas sexuales no explícitas, pero no aptas para un niño pequeño.

¿Te gusta la música de Elton John?

Mira cómo ser más cercana a tu hijo

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Especiales

4 claves para motivar a tu hijo a seguir las reglas

Difílcilmente tu hijo va a seguir las reglas que pongas en casa si no le ofreces algo a cambio. Es verdad: motivar a tu hijo necesita una recompensa. 

Sin embargo, esto no significa que tal recompensa o motivación deba ser material. En el libro El cerebro del niño explicado a los padres , el Dr, Álvaro Bilbao aclara que los refuerzos que realmente sirven a los padres se relacionan con el reconocimiento, tiempo y cariño, no con lo material y la comida:

«Evita ofrecer a tu hijo recompensas o premios a cambio de su compotamiento
y, por el contrario, ayúdalo a sentirse satisfecho
cuando hace lo que le pediste o se porta adecuadamente». 

Motívalo a seguir las reglas

  1. Recompénsalo cuando notes un progreso en su comportamiento, una nueva actitud nueva y positiva; cuando repare un error o quiera compartir un juguete o su comida por que así le nació.
  2. Dale su recompensa inmediata a la acción positiva que veas; así su cerebro asociará su conducta reciente con la recompensa (un abrazo o un gracias): «oh, esto es lo que mami quiere que haga y por ello me da su amor».
  3. Divide por metas chiquitas y recompensas chiquitas un objetivo mayor; es generarle pequeñas satisfacciones, además de constancia y la virtud de la paciencia; esto lo ayudará también a conseguir metas a largo plazo cuando adulto. Por ejemplo, si quieres que ponga su rops en el cesto, haz un calendario y cada día que sí lo haga, pon un carita feliz en la fecha, o en su frente, o dale el beso del «bien hecho, amor».
  4. Recompensa el cambio. No esperes a que tu hijo tenga la conducta correcta para recompensarlo; motívalo cuando haga las cosas un poquito mejor o un porquito menos mal que los días anteriores. Y dile: «que vayamos a caminar juntos es porque hoy no molestaste a tu hermano», por ejemplo.

¡Ojo! La recompensa debe darle una sensación agradable y bonita para tu hijo;

¡eso sí que lo motivará!