Categorías
Embarazo

¿Cuándo se puede saber el sexo del bebé?

Para que tu emoción tenga una fecha concreta, te dejamos estos datos importantes acerca de cuándo y cómo se puede saber el sexo del bebé. 

A partir de la semana 20ª de embarazo los genitales del feto están totalmente formados y en una ecografía pueden distinguirse con claridad (a veces, incluso antes) y los padres pueden saber el sexo del bebé.

Saber el sexo del bebé

¿Qué se ve en la ecografía?

1. Si es un niño se pueden apreciar las bolsas escrotales (donde se ubican los testículos) y el pene.

2. El sexo femenino se determina por la ausencia de órganos masculinos y en ocasiones pueden verse los labios mayores.

¿A veces no se ve con claridad?

En algunos casos, no se puede ver si el bebé es niño o niña por diversos motivos: colocación del feto, obesidad de la madre, escasez de líquido amniótico… Si hay dudas el especialista prefiere no decir nada para que no caer en un error.

Otras pruebas para determinar el sexo del bebé son:

1. La ecografía suele ser muy confiable. Solo tiene un margen de error del 5%, y casi siempre debido a que el futuro bebé no se deja ver bien.

2. La amniocentesis lo determina con toda seguridad, pero es una prueba invasiva que sólo está indicada cuando existe riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas.

3. Al realizar un estudio completo de sus cromosomas para detectar posibles anomalías, se descubren los que determinan el sexo del bebé, pero la prueba nunca se realiza con este único objetivo, ni mucho menos para satisfacer la curiosidad de los padres.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Categorías
Salud

¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

La depresión va más allá de sentir una extrema tristeza, es un problema que va en constante aumento, principalmente entre jóvenes que tienen problemas en sus hogares y/o escuelas, o  adultos que tienen complicaciones en sus vidas cotidianas. ¿Cómo puedes ayudar a una persona con depresión?

Los individuos más propensos a sufrir de depresión son aquellos que tienen herencia familiar de la enfermedad, problemas con factores bioquímicos, situaciones de estrés, problemas de personalidad como baja autoestima, rechazo, miedo y discriminación por sus preferencias sexuales, muerte de un familiar muy cercano, por padecer alguna enfermedad terminal, traumas en la infancia y un sinfín de causas.

Los síntomas más recurrentes son:

  • Sentirse triste o vacío.
  • No tener aspiraciones en la vida.
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas.
  • Aumento o pérdida del apetito.
  • No poder dormir o dormir en exceso.
  • Sentirse mucho cansancio.
  • Sentirse sin esperanzas, irritable, ansioso, con miedo o culpable.
  • Dolores de cabeza, calambres o problemas con el aparato digestivo.
  • Pensar frecuentemente en temas relacionados con la muerte o tendencias suicidas, cuando una persona «bromea» con quitarse la vida, ¡hay un enorme riesgo!

¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

  • Invítalo a salir, aunque parezca mínimo, ir al parque, cine, teatro, plaza, fiesta o un bar, ¡le va a levantar el estado de ánimo de una manera increíble!
  • Dile que lo quieres apoyar: ¿cómo te ayudo?, ¡es la pregunta correcta!
  • Pregúntale cada día o cuando sea posible cómo se siente, esto reavivará sus ganas de hacer algo nuevo.
  • Sugiere que las cosas pueden mejorar, siempre hay una nueva oportunidad para redirigir el camino.
  • Siempre dile que lo quieres, que sientes un gran afecto, que quieres que siga mejorando en su vida y que te preocupa o alegra todo lo que le suceda.
  • Si sabes de algún sueño, meta o anhelo que tenga pendiente de cumplir, motívalo a que lo haga sin miedo a nada.
  • ¡Un pequeño presente lo hará demasiado feliz!
  • Hagan planes a futuro como un viaje, tomar un taller de arte, una fiesta, una visita a otro amigo, ¡sabrá que debe estar más vivo que nunca!

¡LO QUE NO DEBES DECIRLE NUNCA!

  • ¡Sal de la cama ya!
  • Tú necesitas ayuda
  • ¿Cuánto tiempo vas a seguir así?
  • Me molesta que seas muy pesimista
  • Tu vida es maravillosa, ¡no tienes razones para sufrir así!
  • Ya no me gusta hacer nada contigo, siempre derrumbas el plan
  • Tal vez no estaba en tu destino hacerlo

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

6 cosas que puede hacer papá para ayudar contra la depresión posparto