Categorías
Salud

Equilibra tus emociones y vive feliz según la medicina tradicional tibetana

Equilibra tus emociones y vive feliz según la medicina tradicional tibetana. ¿Cómo? Sólo te sugiere realizar ciertos cambios de hábitos y de esta forma todas las funciones de tu cuerpo (metabolismo, temperatura, respiración, circulación…) trabajarán bien.

La medicina tradicional tibetana

La medicina tradicional tibetana es una de las más antiguas y se utiliza para curar enfermedades físicas y mentales. Dice que la energía que está a nuestro alrededor influye en nosotros, por eso, cuando hay excesos, te enfermas, te sientes nerviosa y con ansiedad.

Cambios de hábitos

De acuerdo con la filosofía del Tíbet, para que una mujer se desarrolle plenamente, debe seguir estas indicaciones:

* Practicar yoga

* Meditar

* Tomar té verde durante el día (Ojo, si estás embarazada o en etapa de lactancia, evítalo, puede tener reacciones contraproducentes para tu bebé).

* En ayunas toma té de jengibre con limón para estimular tu metabolismo. (Ojo, si estás embarazada, toma una cantidad mínima de jengibre).

* Evitar los alimentos chatarra

* Comer pocos carbohidratos

* Bajarle al consumo de alimentos azucarados

* Cocinar en casa de forma saludable

* Comer muchas frutas y verduras

* Mantener una actitud positiva

* Fluir en las situaciones de adversidad

* Vivir en armonía con la naturaleza

La medicina tradicional tibetana menciona que para que tu cuerpo esté sano físicamente, tu mente debe estar en paz.

¿Has aplicado alguno de estos consejos en tu vida diaria?

 

Categorías
Padres e Hijos

Si estimular su creatividad quieres, llévalo a conocer estos bosques

Los bosques son perfectos para estimular la imaginación y la creatividad de los niños porque los invitan a encontrar formas en las ramas y rocas, arriesgarse a saltar troncos o trepar árboles, correr de los monstruos imaginarios, crear historias de duendes y hadas… ¡Descubran en familia estos destinos que te proponemos! Son cuatro bosques que esconden maravillsos secretos y leyendas tras el cuidado de sus árboles guardianes.

PEÑA DE LOBOS, ESTADO DE MÉXICO

Duendes, gnomos y hasta extraterrestres son algunos de los seres que, según las leyendas locales, habitan en este misterioso entorno.

Lo imperdible: renten una cabaña para pasar un fin de semana en contacto con la naturaleza en su amplia zona de campamento. Por las tardes pueden tomar una expedición para visitar sus cascadas y toboganes naturales, así como conocer más sobre las presencias paranormales que se reportan en la zona.

Tip: pregunten por el servicio de alimentos y temazcal en sitios oficiales como: www.penadelobosreserva.com.mx

SANTUARIO DE LAS LUCIÉRNAGAS, TLAXCALA

A pocos kilómetros de la Ciudad de México se localiza un verdadero cuento de hadas que cobra vida por las noches gracias a sus habitantes fantásticos.

Lo imperdible: cada verano las luciérnagas hembras se iluminan con la finalidad de atraer a los machos y aparearse, lo cual genera un espectáculo luminoso único en su clase (el segundo santuario se encuentra en Nueva Zelanda). Las visitas se realizan en plena oscuridad y silencio para evitar ahuyentar a los insectos.

Tip: infórmense sobre la temporada de luciérnagas antes de planear su viaje. Los recorridos son de 8:30 a 9:30 pm.

BOSQUES DE LOS DUENDES, NUEVA ZELANDA

Despierten su imaginación en uno de los ecosistemas más sorprendentes del mundo, donde elfos y hobbits brincan por doquier.

Lo imperdible: el sendero se encuentra en el Parque Nacional Egmont y está compuesto por árboles kamahi, que crecen sobre los troncos circundantes y conforman un peculiar bosque torcido. Con frecuencia se reportan avistamientos de criaturas mitológicas que penden de los helechos colgantes para saludar a los fascinados turistas.

Tip: durante el verano se puede nadar en las piscinas naturales del área, formadas por su alto promedio anual de lluvias.

BOSQUE DE NIEBLA, CHIAPAS

Su nombre oficial es Reserva de la Biósfera El Triunfo y aloja un frágil y vasto ecosistema que puede visitarse de manera respetuosa.

Lo imperdible: en 2016 fue calificado por la BBC como “el bosque más mágico del mundo” gracias a sus especies en peligro de extinción, como el quetzal, la tángara celeste, el pavón cornudo, el mono araña y poco más de 2 mil especies de plantas, entre las que destacan hermosas variedades de orquídeas.

Tip: reserven una excursión con un guía especializado (por lo general, las salidas son desde Tuxtla Gutiérrez).

Por Carlos Valerio Sánchez

Te interesa: 5 razones para tener plantas en tu cocina

Categorías
Padres e Hijos

¿Y por qué todo mundo te dice que lleves al parque a tu hijo?

¡Descubre lo que tu hijo aprende cuando lo llevas al parque! Enlodarse, rasparse, caerse, correr por la hierba… son experiencias con mucho valor pedagógico para tu niño.

¿Qué características reúne el parque para ser tan valioso? Según los expertos en estimulación infantil, es un medio con dificultades nuevas a las que el niño se tiene que enfrentar. El suelo no es tan estable, el espacio es más amplio, tendrá que guardar mejor el equilibrio y descubrirá cosas que no están a su alcance en casa, como las piedras o el lodo. ¡Vale la pena para su desarrollo que lleves a a tu hijo al parque!

Solo hay que observarlos –rebozaditos en arena, agachándose una y otra vez, persiguiendo a las palomas– para darse cuenta de cuánto disfrutan. Aunque las ventajas no se limitan al aspecto lúdico; es un lugar idóneo para que el niño dé pasos esenciales hacia la evolución psicomotora, madurativa, social y del conocimiento de su entorno.

Esto es lo que aprende:

  1. Ya se puede mover para saciar su extrema curiosidad. Por ser un espacio para correr, saltar, subir, bajar… tu bebé se sentirá libre para desplazarse. Lo habitual es que los niños comiencen a caminar entre los 10 y 14 meses y que con ello, tengan la necesidad de conocer el medio. Subirse a un escalón, caerse y levantarse por sí mismo, guardar el equilibrio pisando un suelo irregular; sin nada se volverá más diestro para caminar.
  2. Su capacidad de manipular las cosas con las manos y los dedos se enriquece. Tomar objetos de forma más compleja le ayuda a ser más hábil. Al sujetarse en un columpio, agarrar las piedras o tocar la arena intenta concentrar su fuerza por primera vez en las manos.
  3. El parque también le brinda provechos fundamentales en cuanto a su evolución social. Si no va a la guardería, por primera vez se encuentra con niños que no son de su ambiente familiar; tendrá que aprender a estar con ellos. Hasta ahora, el cariño e interés que le ofrecían quienes estaban a su lado era gratuito, no tenía que esforzarse por conseguirlo. Solamente ten en cuenta que unos pequeños se desarrollan más deprisa que otros y no todos son tan osados; esto depende mucho de su temperamento. No obligues a tu hijo a jugar con los otros niños, mejor aguarda a que lo haga por sí mismo.
  4. La arena es el primer gran material no compacto que encuentran. La importancia de los juegos con arena está en que el pequeño no puede contenerla o sujetarla con las manos. Al manipularla, moviendo manos y dedos, desarrolla la habilidad de sujetar y presionar. Es un excelente ejercicio para conseguir independencia. Necesita experimentar con una textura que desconoce y le atrae. Poco a poco podremos comprobar asombrados cómo cada día es más experto en sus juegos. La experimentación con objetos, materiales y texturas nuevos favorece su maduración.
Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Huerting, conoce los 6 beneficios de esta actividad para las vacaciones de los niños

Enséñalos, literalmente, a cosechar lo que siembran. Aprovecha las vacaciones de los niños para hacer un huerto y acercarlos a la naturaleza. Los niños pueden colaborar en pequeñas tareas de mantenimiento, por ejemplo, regar o recoger las hojas secas del jardín, pero es más divertido si en medio de unos arbustos colocas un tomate o un laurel que ellos vean crecer. Hacer un huerto les trae muchos beneficios; ponla como una actividad para la vacación.

Puedes utilizar macetas, maceteros, jardineras o adquirir una mesa de cultivo. No es buena idea plantar en varias alturas porque las de la parte de abajo se quedarán sin sol. Para que en tu huerto esté creciendo algo durante todo el año, es conveniente combinar cultivos de ciclo corto (pasa muy poco tiempo entre lo que siembren y que recojan la cosecha), como las lechugas, y otras de ciclo más largos, por ejemplo, las zanahorias. Las plantas aromáticas dan unas flores muy bonitas. La idea es combinar el aspecto ornamental de las plantas con otras utilidades como aprender, disfrutar comer y cosechar.

¿Por qué tener un huerto?

  • Aprenden sobre la naturaleza: Josep Mª Vallés, autor de Mi primera guía sobre el huerto urbano (ed. La Galera), lo explica: “Es mejor que una clase de ciencias porque no es algo teórico, sino que se aprende en contacto con la realidad, tocando la tierra con las manos, oliendo, observando… algo que es fundamental para los niños. Se despierta la imaginación porque es un proceso muy dinámico. Cada cosa que pasa da lugar a una pregunta, a una nueva experiencia. Una de las cosas que aprenden es que todos los seres vivos tienen un papel. Por ejemplo, si a la planta que tenemos en el balcón le sale una manchita hay una catarina que se alimenta de ella y los dos tienen derecho a vivir”.
  • Asumen responsabilidades: A esta edad ya puedes encomendarles tareas fáciles como regar las plantas (si tienen una regadera de su tamaño, mucho mejor). Ver cómo crecen las plantas que ellos mismos han cultivado les hará sentirse orgullosos de sí mismos, les enseñará que, con paciencia y dedicación, se obtienen muy buenos resultados, y también que algunas veces las cosas no salen como planeamos.
  • Menos tiempo de tele: Trabajar con plantas es relajante y produce bienestar. Disfrutar de un tiempo de huerting con los niños no sólo sirve para comunicarnos y estrechar lazos; también nos quita un rato de “peligros caseros” como demasiada TV o videojuegos.
  • Comen mejor: Las frutas y las verduras son de los alimentos más rechazados por los niños, pero, ¿quién se resiste a comerse una ensalada con una lechuga plantada por ellos mismos?