Categorías
Ser Familia

El poder de los abrazos

El poder de los abrazos

El contacto físico con tu bebé lo ayuda a crecer y madurar bien. Acúnalo y abrázalo cada que puedas, no temas a “malcriarlo” en esta etapa lo necesita mucho.

¿Tienes mascota?

Tu perro y tu recién nacido, ayúdalos a conocerse y amarse

El poder de los abrazos

Cientos de veces quizás has oído “se acostumbrará a los brazos, no lo cargues”. Es un mito. Los niños que pasan su primer año de vida en brazos o en porteo, son más cariñosos, alegres y resistentes a las enfermedades comunes.

El bebé aún no entiende palabras, pero sí siente tus gestos. Tu hijo sólo sabe sentir amor a través de la piel, mediante un abrazo, besos o una caricia. Hay muchos estudios que demuestran el efecto positivo del abrazo amoroso de los padres en la salud de los pequeños.

Bebé sabio

Los niños nacen sabiendo qué necesitan. Si tu bebé llora es porque tiene  una necesidad básica no satisfecha. La necesidad primaria es el amor que le dan sus papás y necesita recibirlo en grandes dosis todos los días. Piénsalo: ¿qué tan malo puede ser que se acostumbre a los abrazos de la persona que ama? Cuando crezca, ante alguna dificultad que se le presente, ten por seguro que tus brazos le calmarán.

Mira por qué debes tener contacto con tu bebé…

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Acude a su llanto

Los abrazos son un “alimento” para los corazones, significan amor y aceptación.

Por mucho que te critiquen familiares o amigas, ¡no dejes llorando a tu bebé! Piensa que es su forma de comunicación y si lo hace es porque algo no anda bien.

Tu hijo se está adaptando al mundo y busca reafirmar que es amado y aceptado: todos necesitamos cariño y un bebé, ¡mucho más!

¿Cuántas semanas tiene de nacido tu bebé?

Foto: Getty Images

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE 2018.

Esto puede interesarte…

8 consejos para dormir con un recién nacido

Categorías
Ser Familia

Cómo enseñarle el valor del dinero a tu hijo

Cómo enseñarle el valor del dinero a tu hijo

¿Qué lecciones buscas darle acerca del dinero? ¿Cómo quieres que tu niño lo vea?

Cómo enseñarle el valor del dinero a tu hijo

Lo que signifique para ti el dinero, representará para tu hijo. ¿Es algo que no tienes, es un recurso para lograr bienestar, es producto de tu sacrificio, de tu trabajo o de tu talento…? Gracias a teorías comprobadas, como la ley de la atracción o la reprogramación neurolingüística, hoy sabemos que las creencias atraen prosperidad, riqueza o bienestar a la vida; poco a poco, de manera subconsciente y debido a la repetición de patrones, te adueñas de ideas que en vez de llamar y propiciar lo que tanto anhelas, lo ahuyentan: desde el amor hasta el dinero o la realización profesional.

Alejandra Novoa Soto, terapeuta en visualización de Centro AREA, explica su teoría en este sentido: “Hay que comprender que el dinero es energía, es nuestra propia energía porque nosotros lo generamos o no. Si hablamos de que el dinero tú lo produces, cuando tú estás bien, mental y físicamente, te puedes levantar cada día para generar (ir a trabajar, vender…) dinero”.

Justo por ello, en este tema de enseñarle el valor del dinero a tu hijo, es importante que primero tú te cuestiones tus creencias y emociones respecto del mismo: ¿tú lo estás valorando, qué valor le entregas, en qué lugar lo estás colocando en tu vida?

TU VALOR, SERÁ SU VALOR

¿Dónde pones tu atención cuando hablas del dinero? ¿Tu modo de hablar y pensar llaman a la carencia o prosperidad? Porque justo eso es lo que tu niño está escuchando, asimilando y reproduciendo. A continuación podrás ver cuáles son estos pensamientos; busca romper con aquellos que no aportan a un valor de abundancia.

¿En el gasto? Todo lo que pagas debería significarte una inversión, no un gasto. La inversión es un beneficio para ti y los tuyos. Siempre, lo que uno da tiene un beneficio porque la vida, por naturaleza y por ley, es ida y vuelta: dar y recibir. Y cualquier beneficio se vale: “Me hace sentir bien darlo o me va a redituar”; mientras no maltrates a nadie, no le quites a nadie lo que le corresponde o no afectes a otros.

¿En la carencia? La mentalidad de inversión significa dejar de fijarte en la carencia, en la queja y en el sufrimiento de pagar. Quizá digas: “Pero es que tengo que pagar la luz”; ¡pues qué bueno! Si vas a hacerlo es porque has tenido luz todo el periodo y tienes dinero para pagarla. El tema es alejar tu percepción del “no tengo” y tomar la de agradecer.

¿Podría ser tu caso?

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

¿En la angustia? Muchas veces no ganarás nada angustiándote por el dinero. Para cambiar el chip, la primera observación a ti misma es responderte: ¿ahorita mismo lo puedo resolver, puedo hacer algo más que pensar positivo? Porque casi siempre, lo que tienes a la mano en esos momentos “de angustia” es sólo la elección de cómo dirigir tus pensamientos, percepciones y emociones.

¿En el merecimiento? Si te sientes merecedora de lo que tienes, entonces eres merecedora de mucho más. Porque, ¿qué te ha traído pensar como has pensado hasta este momento? Si el dinero va y viene como y cuando quieres, sigue así. Pero si estás en el mismo círculo de deuda y carencia, es esencial que empieces a pensar diferente.

¿En el agradecimiento? Es una herramienta fundamental para que tu mente comience a funcionar con pensamientos más luminosos, creativos y asertivos. Eso te ayuda a dar valor a lo que eres y posees: “Cuánto me tardé en comprar esa pantalla que hoy estoy viendo, cuánto me costó, cuánto tuve que hacer para obtenerla”… Es autovaloración buena.

Mensajes que le ayudan a tu hijo a valorar el dinero

Las palabras tienen una vibración y una energía, lo que hablas es lo que creas y las vibraciones parecidas se atraen, así que si hablas desde la abundancia (y tu niño te escucha) en vez de criticar o notar la carencia, la atraes (y así, le enseñas que el dinero es un bien que él mismo debe generar). Mira cómo enseñarle el valor del dinero a tu hijo:

  • Cambia la palabra “necesito” por “quiero”: dejas de ser víctima y de darle peso a lo que no tienes para empoderarte y ser consciente de que sólo tú conseguirás lo que quieres, nadie más.
  • “Me encanta lo que hago, me va bien y cada vez estaré mejor”; es valorarte a ti misma y saber que tú eres creadora de lo que te ocurre en la vida, por lo que sabes que el dinero nunca te faltará, ni las oportunidades para obtenerlo.
  • “Hoy gano esta cantidad, mañana generaré más”; es saberte merecedora de abundancia y de todo lo bueno que la vida tiene guardado para ti.

Ideas para aprender a valorar

  1. Haz una lista de 50 cosas que hoy tienes y de las cuales ya no podrías prescindir. Una de ellas: tu celular. Empezarás a agradecer.
  2. Escribe una lista de 30 maneras de cómo SÍ puedes conseguir dinero; verás que hay muchas ventanas de oportunidad.

Haz un plan de acción con base en objetivos, puede ser uno personal y uno familiar.

¿Cómo ve tu hijo el dinero?

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO

Foto: Getty Images

Mira cómo consentir a tu hijo…

Cómo hacer un delicioso Mac´n Cheese

Categorías
Ser Mamá

Cómo decirle a tu hijo «me importas» todos los días

Con pequeñas acciones dile a tu hijo “me importas”

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

Con pequeñas acciones, puedes transmitirle a tu hijo seguridad y demostrarle lo especial que es para ti, lo mucho que lo quieres y cuánto te importa.

Los niños comprenden el mundo de manera muy distinta a los adultos, y no siempre ven en los gestos habituales lo mucho que nos importan.

Para un adulto, el que su pareja lo invite a comer o le prepare algo en casa podría significar un gesto emotivo lleno de significados especiales. Sin embargo, para un niño, comer es una rutina cuyo significado se reduce al hecho de alimentarse.

Por eso es importante establecer vínculos con tu hijo, para que se sienta seguro y sepa lo mucho que te importa. Aquí te dejamos unos tips para lograrlo:

  1. Llámalo por su nombre: aunque pensemos que les gusta que los llamen más con palabras de cariño, el que pronuncies su nombre, marca una diferencia que le da a su identidad personal un aspecto positivo.

  2. Hazle preguntas todos los días: sentir curiosidad por sus amigos, actividades o vida escolar es una forma de que se sienta muy querido y acompañado.

  3. Se empática: si tu hijo se siente cansado, triste o enojado, o por el contrario, está feliz, hazle ver que tú también compartes esas emociones, e incluso contarle alguna anécdota parecida a lo que está viviendo.

  4. Escucha sus necesidades y responde a ellas: se consciente de lo que realmente necesita su hijo y no evadas sus problemas con algún distractor. Lo mejor es resolver situaciones.